Dios Júpiter en la mitología: ¿Quién es?, características, y más

El Dios Júpiter un digno representante de la mitología Romana, también conocido con el nombre de Jove, quien representaba el padre de todos los Dioses y el cual tenían como su equivalente Griego, al Dios Zeus; te invitamos a conocer todos los importantes aspectos de este poderoso Dios;  no te lo pierdas, pues es muy interesante.

Dios Júpiter en la Mitología

Introducción

Con el Dios Júpiter en la Mitología Romana, estamos en presencia de uno de sus más importantes representantes, que nos permite el conocer una serie de aspectos de su vida, al igual que las características que le han simbolizado a través de toda la historia.

Siendo necesario conocer previamente lo que es la Mitología Romana, para con ello entender todos los precedentes que ha sentado, en el desarrollo de  las civilizaciones, que han estado expuestas a su influencia, de una manera u otra.

Los antiguos habitantes de Roma, ciudad que es hoy en día la Capital de Italia, uno de los países que conforman la comunidad Europea; tenían una serie de creencias basadas en mitos y leyendas, con los cuales desarrollaban sus vidas en tiempos remotos de su civilización.

Esta mitologías se encontraba formada básicamente en dos partes, considerándose que la primera, era de tipo ritualista, donde se realizaba culto a los dioses y se creía en la existencia de una serie de mitos que les daban vida. (Te invitamos a conocer a la Diosa Venus)

La otra parte estaba compuesta por una serie de relatos de tipo literario, que se habían fundido con los originados dentro de la Mitología Griega. Pues se considera que de manera inicial, los romanos no realizaban relatos secuenciales sobre la vida de sus dioses, pero sin contaban con una serie de aspectos relevantes.

Como lo ha sido el hecho de tener rituales, sacerdotes y panteones dirigidos a la adoración de estos dioses y muchos mitos en los que se hace referencia a la presencia de ellos, especialmente relacionados con la fundación y el auge que tuvo todo el Imperio Romano.

La creencia que ellos manifestaban de cómo eran sus dioses, era bastante diferente a como lo manejaban los Griegos; siendo ejemplo de ello, el hecho de considerar algunos dioses, como seres que se entrelazan con los humanos, pero para los cuales no se plantea un vida de forma secuencial, ni contaba con relatos específicos de ellos.

Dios Júpiter en la Mitología

En nuestro articulo vamos a dar a conocer quién es el Dios Júpiter en la Mitología Romana, para con ello, establecer a precisión una serie de características que envolvían a este personaje, que tuvo gran influencia para la vida del Imperio Romano, y por ende ha dejado su legado para toda la humanidad.

Siendo importante el considerar que uno de los escritores literarios de la antigüedad que baso sus textos en la vida del Imperio Romano, como la presencia de sus dioses, fue Virgilio en su obra Eneida, lo cual se dice que fue realizado a encargo del emperador Augusto, con la finalidad de glorificar a todo el imperio y darle un origen mítico.

Por tanto este escritor baso muchos de sus textos, en referencias tomadas de los poemas del famoso poeta griego Homero, especialmente en los relativos a la guerra de Troya, y en la fundación de la ciudad de Roma. Por ser Júpiter el principal de sus dioses, siempre ha estado presente en todos los mitos, y por tanto les invitamos a conocer de forma detallada toda su trayectoria mitológica.

¿Quién es? El Dios Júpiter en la mitología

El dios Júpiter en la mitología, es uno de los principales dioses a el que se hace referencia al hablar en los mitos o leyendas, considerado que es el mismo Zeus, cuando se le traslada a la mitología griega. Este es un dios todopoderoso, conocido como el padre de todos los dioses y hombres en la tierra.

Dotado de muchos atributos, pero generalmente representado por el rayo, el águila y la presencia de un cetro, que simbolizaba todo su dominio sobre los demás dioses. Se considera que aun hoy en día, esta es un tipo de deidad que sigue siendo adorado, al menos por un grupo de devotos, que buscan el renovar su fe en este tipo de religión pagana seguida antes del cristianismo.

Este dios nace de la relación entre los dioses conocidos como Saturno y Ops; considerándose que en la mitología romana Ops era la diosa de la fertilidad y que representaba a la tierra, siendo además de origen sabino; pues había nacido en un antiguo pueblo de Italia, y era identificada entre los griegos como Rea.

Por otro lado el padre de Júpiter fue Saturno, quien era identificado dentro de la mitología griega, como el dios Crono que era conocido como un generoso monarca de la edad denominada como dorada.

Dios Júpiter en la Mitología

El Dios Júpiter en la mitología, además cuenta con la existencia de hermanos como se han conocido bajo los nombres de Neptuno, Plutón, Vesta, Ceres y Juno; considerándose que esta última diosa fue también su esposa.

Ya desde su nacimiento este gran dios destaco y marco con ello uno de los episodios más interesantes que se conocen en cuanto a la mitología romana, pues se cuenta que su padre por temor a ser destronado, devoró a su hijos y con ello evitarlo; pero Júpiter fue protegido por su madre, ya que era el menor de todos ellos.

Esto lo hace entregándole a Saturno, una piedra envuelta en pañales en lugar de su hijo, y este rey la devora. Con el paso de los años crece Júpiter y logra en determinado momento de su vida, hacer que Saturno vomite a sus hermanos; siendo de esta manera como Júpiter al lado de estos otros dioses se impone y asume su trono en el mundo.

Un elemento interesante y el cual estaremos observando todo nuestro recorrido, es que prácticamente los dioses romanos son los mismo dioses griegos, pero siendo identificados con otros nombres. Sin embargo su representación y características son básicamente las mismas, y por tanto es normal, que se encuentre tanta similitud por ejemplo en la vida de Júpiter y Zeus. (Te sugerimos leer el artículo sobre el Dios Ares)

Júpiter ha sido considerado uno de los principales dioses de la triada capitolina romana, teniendo en ella a su esposa Juno y también a su hija que fue conocida con el nombre de Minerva; considerada como la diosa de la sabiduría, artes y estrategia militar, que era representada como Atenea en la mitología griega.

Al dios Júpiter en la mitología romana, se le rindió culto, lo cual fue introducido según se conoce, gracias a Numa Pompelio, quien fue el segundo rey de Roma, luego de Rómulo. Construyendo en honor a este dios un gran templo en la colina capitolina.

En este lugar se veneraba la presencia del dios Júpiter, quien para ese entonces era conocido bajo el nombre de Júpiter Optimus Maximus. A partir de ese momento, todo su legado histórico ha queda como referencia mitológica romana, para toda la humanidad. (Puedes ver también La Guerra de Troya)

Dios Júpiter en la Mitología

Presentado como el Dios Romano

El dios Júpiter en la mitología romana, ha representado uno de sus mayores exponentes, pues es considerado con el dios que es padre de los otros dioses y de todos los hombres en la tierra; siendo esta la principal responsabilidad que ha tenido este representante divino.

Los romanos consideraban que este era una deidad que tenía el poder de controlar los cielos, y por tanto podía crear las nubes, ejercer control sobre los rayos, truenos y relámpagos. De tal forma que se consideraba que imponía castigos a los demás seres con estos elementos, si faltaban a su autoridad.

Él tenía un poder que era realmente inmenso además de extenso, pues no solo estaba presente como un elemento religioso, sino también era el que podía controlar los elementos de la naturaleza, con un control total del plano terrenal.

Para todos los romanos en la antigüedad, Júpiter era un dios que se consideraba el protector de su ciudad, del estado romano y de quien emanaban las leyes, autoridad y todo el orden social reinante para la época.

Un ejemplo de la importancia que se le daba a Júpiter como dios romano, se evidencia durante la República, que fue el período de la historia dado en el 509 A.C. al 27 A.C., donde era considerar como la máxima autoridad de la República, y por tanto se le dirigía una oración, antes de emprender cualquier gestión.

Para todos los romanos, el dios Júpiter en la mitología, ha sido considerado con un ser significativo, que podía dominar los elementos celestiales a su antojo, y con ellos proteger o castigar a las personas. Por tanto todas las decisiones que se tomaran, debían pasar primero por la consideración de los dioses, teniéndose a Júpiter como quien da la última palabra.

Dentro de todas estas consideraciones de Júpiter como Dios Romano, vamos a considerar dos aspectos que son relevantes en cuanto a su existencia, como es el desempeño de este dios bajo diferentes epítetos y también la forma como se dio su caída de dios del trueno. Lo cual les damos a conocer en los siguientes párrafos.

Dios Júpiter en la Mitología

Funciones

Se considera que Júpiter tenía una serie de funciones que eran variadas en función de los que se conocía como epítetos, los cual era una especie de cargo asumido por este dios.

Por ejemplo tenemos el caso de Júpiter Fulgurator, que es el poseedor del rayo, por otra parte esta Júpiter Tonans, que era el dios que se presentaba como el amo de las tormentas.

Esta también el conocido con Júpiter Lucecio, que es el que poseía la luz, y considerado el proveedor de todo el universo. Y ejerciendo su papel en el ámbito político se encontraba Júpiter Optimus Maximus Soter, con una enorme supremacía que los convertía en la deidad patrona de todo el estado romano.

Este fue un dios con muchos otros cargos, conocidos durante toda su historia dentro de la vida romana, pero que siempre estuvo involucrado en la protección del pueblo romano y mantener todo su territorio libre de la invasión extranjera.

Características

Júpiter es un dios del cual es importante conocer una serie de sus características, para poder conocerle adecuadamente; pues fue considerado como dios supremo que estaba asociado a elementos como es el caso de los truenos, los relámpagos y la presencia de las tormentas.

Cuando existían los primeros ciudadanos en el territorio, que fue identificado posteriormente como el Imperio Romano; ellos tenían una serie de creencias en cuanto al hecho de sentir que eran vigilados por la presencia de espíritus, que eran los de sus propios antepasados y por este motivo, les añadieron una triada de dioses.

La triada se encontraba conformado por el dios Marte, a quien se le atribuía el control de la guerra; Quirino aristócrata romano, que fue divinizado por Romulus, al considerar que este velaba por la vida de su pueblo; y en último lugar estaba Júpiter, que era su dios supremo.

Luego se realiza un cambio en cuanto a los miembros de esta triada, colocándose tanto a Juno esposa de Júpiter, como a Minerva, su hija, en el lugar que era ocupado por Marte y Quirino. Considerándose que el titulo más importante que se le ha otorgado a Júpiter ha sido Júpiter Optimus Maximus, con lo cual se da a conocer que era el mejor y más grande de todos.

Dios Júpiter en la Mitología

Y por tanto estaba dotado de características que pueden ser resumidas de la siguiente manera.

  • Era considerado un dios impulsivo que provocaba que cualquier hombre temblara de horror al oír su nombre; debido al hecho de que era un dios que castigaba con el uso de sus potentes rayos.
  • Era un dios que era presentado físicamente con una larga y poblada barba blanca.
  • Su emblema era un águila vista arriba del imperio, que el mismo dirigía y que hacia sentado en un majestuoso trono.
  • Los castigos que el imponían contaban además con la aprobación de los otros dioses. (Les sugerimos leer el artículo sobre La Diosa Afrodita)

  • Él se desempeñaba en su puesto de dios bajo diferentes epítetos o cargos, pues podía ser considerado como Júpiter Fulguratos, dios del rayo; como Júpiter Tonans el dios del trueno o también como Júpiter Lucecio, el dios de la luz.
  • Siendo uno de sus epítetos más conocidos el de Júpiter Optimus Maximus Soter, donde el dios era considerado como el mejor de todos por ser el más poderoso y el salvador del Imperio Romano.
  • Sus lazos con la justicia estaban representados por la exclamación “Por Jove”, para identificar que las cosas se hacían en el nombre de Dios.
  • Júpiter se siempre defendió al pueblo de Roma, en contra de los intereses extranjeros, siendo los límites de su territorio defendidos por Júpiter Terminus.
  • Por otro lado Júpiter Víctor, era el que llevaba a la victoria a todos los ejércitos romanos, que se encontraban batallando para conquistar con ello nuevos territorios.
  • Era usual que los soldados romanos luego de su triunfo en el campo de batalla, pasaran a agradecer la ayuda de Júpiter en el Templo que fue edificado en su nombre en el monte Capitolino. (Les sugerimos leer además el artículo sobre la Diosa Atenea)

Dios Júpiter en la Mitología

Júpiter deja su Gobierno

El reinado de Júpiter, por considerarlo de alguna manera, estuvo amparado por muchos de los gobernantes romanos, siendo uno de ellos Julio Cesar, quien en algún momento ha servido como sacerdote personal del propio Júpiter; pero luego de su muerte se comenzó a seguir los lineamientos del Emperador Augusto.

Este Emperador comienza a iniciar el culto imperial, donde se buscaba seguir la adoración del propio Emperador en lugar de su dios Júpiter. Por ello en algún momento se conoció que el Emperador Calígula dijo ser el un dios viviente.

Por otra parte está el caso de Alejandro Magno, que se consideraba que era hijo de Zeus, y estaba el Emperador Galba, que decía ser el descendiente de Júpiter. Además se ha conocido en investigaciones históricas, que el Emperador Elagabalus, en un tiempo reemplazo a Júpiter, por Elagabal, considerado como un dios Sirio.

Pero todo esto volvió nuevamente a su lugar, tomando a Júpiter como su dios gracias a la actuación de Alejandro el Severo, quien conocía la adoración que el pueblo sentía por Júpiter, y por este motivo, le devolvió a su puesto de dios supremo. En la siguiente imagen se observa un busto dedicado a este mandatario romano.

Dios Júpiter en la Mitología

Para la época durante el siglo III, Júpiter como dios es reemplazado por un nuevo culto dedicado al Sol Invicto, considerado como el protector de todos los soldados, pero el Emperador Diocleciano, lo instaura nuevamente como Dios Supremo, hasta que se presenta la influencia de San Agustín, que fue considerado como el creador de la Ciudad de Dios.

Quien consideraba a Júpiter como un adultero, que no podría proteger a los romanos de su eminente desastre. Surge para ese entonces el cristianismo y cae el Imperio Romano, durante el siglo V, D.C.; siendo considerado para este momento a Júpiter como el resto de los dioses de su época, como solo recuerdos mitológicos.

Siendo por tal motivo que se conocen hoy en día sus nombres para identificar a los planetas, como ha sido el caso de Júpiter, Mercurio, Venus, Marte, Saturno y Neptuno. Todo esto trajo que además su memoria fuese opacada por la presencia de Zeus entre los griegos.

Pero su papel dentro de la historia, ha sido muy importante dentro de toda la cultura romana, siendo considerado un rasgo presente en sus vidas, a pesar de que estuvo expuestos a los vaivenes de los Emperadores. Por tal motivo es nuestro interés darle a conocer a todos, cual ha sido el legado que ha dejado para la humanidad, este importante dios.

Dios Júpiter en la Mitología

Legado

El Dios Júpiter en la Mitología, dejo un importante legado que ha sido duradero dentro de todo el mundo occidental, no obstante de todos los vaivenes sufridos durante su reinado. Siendo uno de los elementos típicos que le representaban, el término Por Jove, el cual aún hoy día es considerado coloquial y todavía es un arcaísmo contemplado dentro del mundo.

Pues es empleado cuando se desea calificar a una persona como jovial, alegre, optimista de con un temperamento dinámico. Siendo su nombre de Júpiter, ampliamente conocido pues identifica a un planeta del sistema solar.

Por algún tiempo era empleado además para identificar el día jueves de las semanas, los cual se visualiza dentro del lenguaje español, al igual que en el francés o el italiano. Lo cierto de todo esto, es que Júpiter ha sido un Dios venerado por los romanos, pues gracias a él contaban con la protección para cada uno de ellos y para mantener intacto todo el Imperio romano, al menos hasta que llegó su caída. (ver también el artículo sobre El Ave Fénix)

Dificultad entre Saturno y el Dios Júpiter

Como se ha manifestado durante los párrafos iniciales, Saturno era el padre de Júpiter que tenía como su equivalente griego en Cronos. Este rey llamado Saturno por el pueblo romano, tenía la preocupación de que podía ser destronado por uno de sus hijos, ya que tuvo varios y los cuales eran los hermanos de Júpiter, que en este caso era el menor.

Cuentan las leyendas mitológicas romanas, que cuando nace Júpiter, su madre trata de esconderlo de su padre; debido a que para el momento ya se había comido a sus otros hijos. Ella envuelve una piedra en pañales y se la entrega a Saturno, quien se la traga sin darse cuenta.

Mientras lleva a Júpiter a un sitio seguro, para ser criado entre ninfas y otras criaturas, que le enseñan todo lo posible, hasta que llega a una edad en la que puede hacer frente a su padre, y obligar a que le devuelva la vida a todos su hermanos.

Siendo en este momento en que Júpiter toma el trono del mundo y comienza a imponer su mandato, a todos los demás dioses. Contemplándose además que este dios se casa con su propia hermana Juno y de cuya unión nace posteriormente Minerva, formando ellos tres una trilogía, adorada por todo el pueblo romano en su monte capitolino.

Relación entre Júpiter y venus

Se considera que dentro de la mitología romana, existen diversos relatos en los cuales se manifiesta que Júpiter no era un esposo fiel, y por tanto disfruto de muchos episodios románticos con otras diosas e incluso con mujeres consideradas como mortales.

Es de esta manera que se conoce de la relación entre Júpiter y Venus, considerada como la diosa del amor. Pero la cual no fue la única, pues se le ha asociado con Ceres Proserpina, que era la diosa de la primavera, con Diana de la que nació su hijo Apolo, dios del sol y una hija llamada también Diana, considerada la diosa de la Luna.

Se cuenta que cuando aparece Venus en la vida de Júpiter, este se queda prendado de su gran belleza y sensualidad, y por tal motivo él quiso desposarla, pero la diosa venus lo rechaza y por tanto Júpiter lleno de ira decide castigarla.

Dios Júpiter en la Mitología

Asignándole como esposo al dios más feo de todo su reino, que era el Dios con dotes para la herrería, y cuyo nombre fue vulcano, que era precisamente quien le creo su rayo a Júpiter. Este dios conocido bajo el nombre de vulcano, era también considerado el dios del fuego y patrono de todos los oficios que se relacionaran con el uso de los hornos, la herrería y muchos trabajos donde mediante el fuego se forjaban los metales.

Un dios que era asociado con su equivalente griego conocido con el nombre de Hefesto, en su mitología. Lo cierto de todo esto es que a Venus, quien sería Afrodita entre los griegos, no le gustaba la idea de tener que casarse con un dios cojo, al cual ella despreciaba.

Esto le lleva a que a pesar de estar unida a vulcano por mandato de Júpiter, en vista de que con esto él pensaba que nadie más se uniría a ella. Lo que logro es que esta diosa comenzara a ser infiel, ya que no era feliz a lado de su esposo; teniendo por tal motivo varios amantes, pero el principal de todos ellos fue el dios Marte.

Este dios era considerado como el de la guerra y con él tuvo además varios hijos, entre los cuales ha destacado la participación mitológica de Rómulo, fundador de la ciudad de Roma y Adonis, que era como el dios cupido o dios del amor.

Pero además venus busco también el amor de Poseidón, de Mercurio y de Eneas; y nunca se doblego ante el amor del dios Júpiter. Ella era una diosa que solía manifestar ira y proferir maldiciones, cuando se sentía ofendida o si no era honrada adecuadamente.

Un hecho curioso relativo con la diosa Venus, es el hecho de que los placeres y excesos se desbordaban en sus fiestas, y muchas de ellas incluso fueron consideradas como obscenas. Es por este motivo que se considera que las enfermedades de transmisión sexual, son identificadas con el nombre de venéreas.

¿Quién es como un Dios Griego?

En este punto es importante aclarar que se trata en este párrafo, de la existencia de dos dioses, como lo son Júpiter representante del Panteón Mitológico Romano, en tanto que Zeus es representante del Olimpo, y el dios supremo dentro del Panteón Mitológico de la cultura Griega.

Por tanto no es el mismo dios, pero se parecen mucho, puesto que la mitología romana, ha sido escrita tomando como referencia la mitología griega ya existente.

Así durante los relatos históricos basados en los conocimientos referidos a los tiempos antiguos, se planteaba con frecuencia la existencia de valiente guerreros, que además eran todopoderosos y que siempre sorprendían a la humanidad con todas sus hazañas.

Muchas de estas leyendas han servido de base para la creación de películas sobre el tema, teniendo como referencia en la mayoría de ellas, el hecho de que los dioses siempre manejaban la vida de los mortales a su antojo. Zeus ha sido considerado como el dios griego más popular y poderoso, quien siempre estuvo envuelto en la vida de los otros dioses y el desarrollo de la humanidad.

Pero por otro lado también Júpiter como dios romano, tuvo gran influencia en el desarrollo de todo su pueblo, siendo en este sentido el protector de la humanidad también, pues cuando los seres humanos estaban en peligro, solían invocar a su dios y este venía a salvarlos.

Ambos son considerado como los amos del cielo y poseedores del trueno rugiente, donde su presencia era la que guiaba el destino y comportamiento asumido por los seres humanos en la tierra, no obstante que cada uno de ellos también eran soberanos de los otros dioses.

Tanto Júpiter como Zeus, hacen cumplir su mandato lanzando el rayo en caso de ser necesario, y se dice que este es nuevamente recuperado por un águila, que es parte de su simbología.

Dentro de la mitología romana a Júpiter se le considera casado con su hermana Juno, en tanto que Zeus en la mitología griega está casado con Hera, que también es su hermana. Por todo esto y muchos otros elementos, se tiende a confundir a estos dos dioses, pero es necesario tener presente, que se trata de personajes diferentes.

La historia a nivel de nuestros niños

Es importante el enseñar a los niños la historia de una manera que se les haga fácil su comprensión, pero a la vez dándole toda la información básica que les es vital para poder comprender de quien se trata.

Pues la mitología romana, forma parte de la cultura general que debe ser aprendida por los niños durante su formación educativa, ya que con ella se va conociendo de forma adecuada, como se fueron sucediendo muchos hechos históricos importantes de la humanidad.

Por tanto para ello se puede emplear como relato un mito, mediante el cual se le dé a conocer al niño, quien era Júpiter y además, de una manera adecuada para él. Siendo considerado para ello el siguiente mito romano, que es la historia de Júpiter, al lado de su esposa Juno y con la presencia de Lo.

En la antigüedad existía un dios poderoso que era el rey de todos los dioses en el cielo, quien ademas tenía dos hermanos llamados Plutón, a quien le encomendó el mundo bajo tierra y Neptuno, a quien le había encargado las profundidades de los océanos.

El Dios Júpiter en la mitología estaba encargado de gobernar por igual el cielo, la tierra y toda la vida que se encontraba en ella. Pero todo esto era monótono para él y en ocasiones se tornaba aburrido.

Por este motivo comenzó a pensar, que podía hacer para que su vida fuese más interesante, así imagino que podría ser un pulpo, y aprovechar para visitar a su hermano Neptuno, pero en ese momento no le apetecía nadar.

Luego se le ocurre que quizás fuera bueno visitar a Plutón, bajo la tierra, ya que vivía muy solo. Pero no tenía mucho sentido lanzar sus rayos en ese lugar lúgubre.

Quizás podría entretenerse cazando a otros dioses, pero para qué, si todos le tenían miedo. Entonces se le ocurre que tal vez fuese bueno llama a Juno, su esposa, pero ella era un diosa bastante ocupada, pues pronto tendría lugar su festival, donde aceptaba el agradecimiento de todas las mujeres casadas de Roma.

Pero por un momento observo la tierra, y en ella vio a dos personas que transitaban por ella y grita en voz alta “Oye, estúpido”, para con ello comenzar una pelea entre estos hombres, ya que uno pensaría, que aquel insulto había sido por uno de ellos; así comienzan a pelear y a Júpiter esto le parecía divertido.

Luego observa el río y ve un destello en él; se trataba de una hermosa ninfa de este río llamada Lo. Pensó Júpiter que se trataba de una hermosa jovencita. Haciendo que ella fuese a visitarlo en el cielo, con una densa alfombra de nubes creadas por él.

Juno al ver esta capa tan densa de nueves comienza a sospechar, y se dirige al cielo, Júpiter se percata y esconde a Lo, transformándola como pequeña vaca blanca. Por supuesto Juno que no era tonta, le pregunta de dónde provenía esa vaca, que era tan hermosa.

Júpiter no sabía que decir en aquel momento, pues Juno le pidió que se la diera como regalo; teniendo por tanto que acceder y concederle la vaca a Juno, que la mantenía bajo su vigilancia.

Pero Júpiter no estaba conforme, y busca la ayuda de su hijo Apolo para que rescatara y liberara a la vaca, que como todos sabemos es la ninfa Lo. Por tanto hace que Apolo comience a cantar, para que con su canto el guardia se quedara dormido. Siendo este momento aprovechado por Apolo para liberar a Lo y devolverla como ninfa a el río.

El único detalle es que la hizo regresar a la tierra pero aun convertida en vaca. Una vez que Juno se da cuenta de que su vaca no está, envía a un tábano en su busca, es decir, un pequeño animalito similar a una mosca, que suele picar al ganado.

Cuando este tábano encuentra a la vaca, la pica y ella comienza a gritar, nadando espantada hasta la desembocadura del río, donde se une al mar, para escapar de este molesto tábano. Pero lamentablemente las vacas no son buenas nadadoras.

La vaca seguí gritando “Moo Moo”, hasta que fue nuevamente alcanzada por el molesto tábano. Y de alguna manera ella siguió corriendo hasta llegar a Egipto, que era un sitio muy caluroso y triste para una ninfa de río, y recordemos que la vaca, es la pequeña ninfa Lo.

Juno era tan astuta que se enteró que su vaca se encontraba en Egipto y llego a donde estaba ella, y en ese momento cambia a la vaca en su forma original. Contando en ese momento con todo el agradecimiento de la ninfa, que se encontraba aterrada llorando.

Juno solo le dice a Lo, que encuentre un esposo y se retira nuevamente a atender su festival. En cuanto a Lo, vuela a toda velocidad para dejar Egipto atrás y llegar nuevamente a su río, su amado hogar.

Júpiter es todo un personaje, que es además empleado para ser considerado dentro de las fabulas infantiles, por ello nos gustaría que sus niños puedan conocer la siguiente fabula que les vamos a contar.

Fabula Júpiter y Los Defectos

Esta es una pequeña historia que ocurrió hace algún tiempo, cuando el dios Júpiter decide enviar un mensaje a todos los animales que vivían en la tierra, para que ellos corrigieran cada uno de sus defectos.

Por ello llama en primer lugar al señor mono, y le pregunta si estaba a gusto con el cuerpo que tenía; a lo que el mono responde que no tenía motivos para quejarse de su cuerpo, pues consideraba que está mejor que el de otros animales, pues el del oso, parecía estar a medio hacer.

Luego le toca el momento de presentarse al oso, de quien se pensaba que se iba a quejar; pero por el contrario, comenzó a resaltar todas las cualidades de su figura y además indico que en realidad estaba mejor que el elefante, pues debería tener una cola más larga, unas orejas más pequeñas y con ello se vería mejor.

Cuando es el turno del elefante, este tampoco se queja de su físico, sino por el contrario comienza a hablar de la ballena, y esta a su vez comienza a criticar a la hormiga, y así sucesivamente con todos los animales del mundo.

La reunión se sale de control y Júpiter se da cuenta que todos y cada uno de los animales, lo que hace es quejarse o hablar mal de otro animal, pero sin considerar que ninguno de ellos tiene defectos. Por tanto Júpiter decide suspender la reunión y le manda retirarse a todos.

Luego de todo estos el gran Dios Júpiter se queda pensando por un instante, y llega finalmente a la conclusión, siendo que de todos los animales el hombre es el peor. Pues a él le dieron unas alforjas con la finalidad de echar delante los defectos de los otros y el olvidar los propios. Esto considerándose el propio Júpiter como hombre.

La moraleja de esta historia consiste en que lo primero que se debe tratar de corregir es los propios defectos de uno mismo, para poder destacar luego las faltas de los demás, y esto lo aprendió Júpiter gracias a la enseñanza dejada por todos los animales del mundo.

Conclusiones

El dios Júpiter en la mitología romana, ha sido un factor fundamental para el desarrollo de todo el Imperio Romano; ya que ellos adoraban a muchos dioses, pero consideraban a Júpiter como su protector, y gobernante. El cual asumía varios cargos en función si era desde el punto de vista político, como dios del rayo o de la luz, todos estos epítetos que asumió durante su historia fueron importantes.

Júpiter forma una triada junto con su esposa Juno y su hija Minerva; conocida con el nombre de Capitolina, siendo la que se encargaba de todo lo relativo al desarrollo y cuidado del Imperio Romana.

Básicamente Júpiter fue el dios supremo, hasta la llegada del cristianismo, donde termina quedando solo como parte de sus mitos y leyendas, y no por ello queda olvidado.

Se ha establecido que este es un dios similar a Zeus, pero se trata de dos personajes diferentes, pues Zeus es el dios supremo de Olimpo, dentro de la mitología griega, en cambio el Dios Júpiter en la mitología, es el dios supremo que forma parte de Panteón de la mitología romano.

Lo que ha pasado en este sentido, es que a medida que los romanos comenzaron a expandir su territorio y a conquistar otras ciudades, también fueron conociendo de la existencia de otros dioses que eran venerados por los pueblos a los que llegaban.

Así ellos comenzaron a adoptar para ellos todos los que les gustaban, pero siendo bautizados por ellos con nombre romanos, y consideraban que habían sido dioses romano durante todo el tiempo, es por ellos que se presentan tanta semejanza entre ellos.

Sin embargo ello en sus relatos lograron cambiar algunas personalidades, pues deseaban que fueran lo más parecidos posibles a sus creencias romanas. Por ello existen detalles como es el hecho de que se dice que Júpiter siempre permaneció en los cielos, en tanto que Zeus bajaba frecuentemente a tierra.

De esta manera se fueron manejando todos los mitos para adaptarlos a su propia cultura, pero siempre considerando que los dioses eran seres de poderes superiores, que intervenían en la vida de los seres humanos, considerados por todos ellos como mortales.

Con todo esto esperamos que se haya conocido adecuadamente quien fue el dios Júpiter en la mitología romana, pues forma parte de un gran legado cultural que ha quedado como enriquecimiento cultural de la humanidad.

Gracias a todos nuestros lectores por el tiempo que han dedicado a esta lectura, y si ha sido de su agrado, les invitamos a continuar visitando este blog, pues frecuentemente se están añadiendo temas similares a este, para que con ellos puedan tener un amplio aporte educativo. Buona Giornata a Tutti e Grazie mille. Feliz días para todos y muchas gracias.

(Visited 3.335 times, 4 visits today)
Categorías Romana

Deja un comentario