La Diosa Diana, Diosa de la caza y su amor prohibido

Para la mitología romana es conocida como Diana, y  la mitología griega como Artemisa, es la deidad protectora, de los cazadores, de la caza, de la castidad, y de las mujeres al momento de dar a luz. La diosa Diana en la Biblia aparece en Efesios, narrando lo sucedido con la imagen de la diosa.

Mitología Diana

Para la mitología romana, Diana era la diosa que defendía la naturaleza, siendo también la diosa de la caza. Por lo general, era comparada con la diosa Artemisa de la mitología griega. Le gustaba relacionarse con animales, y las tierras vírgenes, luego fue nombrada diosa de la luna y de la pureza.

Se le asociaba como ser la hermana gemela de Febo, niña de Latona y de Júpiter. Los robles fueron protegidos y bendecidos por esta deidad.

La diosa Diana, era admirada por su capacidad atlética y por su excelencia como cazadora. Con el tiempo se unió a otros dioses romanos a saber: Egeria, hada de los anfibios, especialista y gran colaborador en partos; y Virbio quien poseía la fuerza sublime de los bosques.

Cuenta la historia de la diosa Diana, que existen varias narraciones sobre el nacimiento de la diosa Diana y su gemelo Febo. Entre tantas leyendas, aparece que Calímaco, Juno le impidió a Latona, que diera a luz en la tierra o en una isla. Juno, molesta con su esposo Júpiter, por embarazar a Latona, pero, la isla de Delos, no le obedeció a Latona por lo que pario justo en ese lugar.

En la canción heroica de Artemisa, la isla donde dio a luz Leto, fue en Ortigia, mientras que la leyenda arcaica de Creta, Leto fue venerada en Phaistos, pero, la mitología de Creta, Leto alumbró a Apolo y Artemisa en las islas que actualmente se conocen como Paximadia.

Un escrito sobre el nombre antiguo de la isla Ortigia, afirma que Zeus, convirtió un Lect en una codorniz, para impedir que Hera, se diera cuenta que era infiel, Kenneth McLeish, recomendó en código Leto, que tuvo escasos dolores de parto, como una madre codorniz cuando pone el huevo.

El mito, sobre el nacimiento de Diana, mantiene la duda de quién nació primero si fue ella o su hermano Apolo, la gran mayoría de las leyendas, demuestran que Diana nació primero, y se transformó en la partera de su propia madre, apoyándola para que diera a luz a su hermano Apolo.

Diana, en el trabajo de parto de su madre, vio lo que padecía al momento de partir a su hermano, por lo que Diana prometió mantenerse en virginidad por el resto de su vida, tal como su hermana Minerva, que después fueron conocidas como “las vírgenes blancas”

La diosa Diana, recibió de las manos de su padre Júpiter, su arco y flechas, así como un grupo de ninfas que la acompañaban a sus cacerías. Sus compañeras al igual que ella, deberían de mantenerse en castidad por el resto de sus vidas.

Entre sus características, Diana, gozaba de una formidable agilidad, una belleza espectacular y habilidades para la caza. A pesar de esto, no era la más piadosa para los dioses. Es probable por su carácter violento y duro.

Diana diosa

Cuenta la leyenda, que se deja ver su carácter por el comportamiento con Calisto, que se trataba de una mujer purificada para la diosa Artemisa, y debería de cumplir el juramento de mantenerse en virginidad en el bosque, y el resto del séquito de la diosa.

Sucedió, que desde que la vio, le puso encima sus ojos, el dios Zeus se enamoró perdidamente, y manifestó que debería ser de él, a como fuera. Sin embargo, Calisto, se percata que se acercaba a ella para conquistarla, pero sería rechazado.  Por lo que apareció como Artemisa para que fuera suya. Luego, que el dios consiguió su cometido, Calisto término preñada.

En su conocimiento, y tenía claro las consecuencias que le traerán su embarazo, por lo que hizo todo lo posible para mantenerlo oculto, pero, un buen día Artemisa y sus compañeras, se fueron a bañar en un manantial, y cuando Calisto se desvistió, la diosa y su séquito comprendieron su secreto.

Este hecho, fue visto por Artemisa como una falta grave, y procedió a transformar a Calisto en un oso, luego, Hera, la esposa de Zeus, conoce el misterio, y le solicita a Artemisa, que la mate en una de sus cacerías, lo que Diana aceptó.

Algunas leyendas, narran que Zeus lo transforma en un grupo de estrellas, teniendo como finalidad otorgarle una posición eterna. Otras leyendas, manifiestan que no murió por una flecha de Artemisa, sino que fue convertida en un oso que se desapareció entre los bosques.

El hijo de Zeus y Calista, lleva por nombre Arcas, en el instante que su madre, Calisto, se convierte en oso, fue rescatado por el dios Hermes, a solicitud de Zeus, quien luego se lo dio a la Pléyade Maia, para que lo criaran.

Cuenta la leyenda, que cuando Arcas, es adulto, regresa a la propiedad de su madre, y es recibido por su abuelo el Rey Lycaon, quien le otorga una alta posición en su corte, y después cambia el nombre de su reino a Arcadia, en su honor.

Arcas, procedió a educar a los Arcadios, los enseño a sembrar, preparar el pan, coser y muchas otras actividades que él sabía, ésto lo ayudó a ganar reconocimiento y la amistad entre los súbditos no se hizo esperar. Luego, que desaparece físicamente su abuelo, Arcas se queda solo con la responsabilidad de realeza.

La relación con su madre, narra la leyenda, que Calisto, no pudo verla sino cuando era adulto, se fue a cazar al bosque donde ella habitaba. Cuando Calisto, ve a su hijo, luego de haber transcurrido mucho tiempo, corrió para abrazarlo, sin saber quién era. Arcas, observa que un oso, se moviliza velozmente, tomó su arco y flecha disparó atacando a su madre, sin saber de quién se trataba.

Se pensaba, que Zeus, se sentiría acongojado por lo ocurrido a Calisto, debido a que tenía gran parte de sus calamidades, pero, antes de que muriera, la convierte en un grupo de estrellas, para que se mantuviera inmortal. Al morir Arcas, también fue transformado para que se fuera a vivir en compañía de su madre.

El mito, no termina con esto, Hera la esposa de Zeus, celíaca, triste por su determinación, busca apoyo de Tetis, su cuidadora, que antes era titán de la aguas y maldijo al grupo de estrellas, para que envolvieron continuamente un largo sendero, desde el océano  y jamás descendieran del horizonte.

La diosa Diana en las sagradas escrituras, aparece en un pasaje: Grande es Diana de los Efesios!”…” En el versiculo de hechos 19-23-42, narra lo sucedido con la imagen de la diosa Diana, quien supuestamente cayó del cielo, quien le rinde veneración, culto y adoración en las zonas de Asia, dos décadas más tarde, luego de la muerte y asenciòn de Cristo Jesús al trono Celestial”

El arte de Diana y Calisto

Diana y Calisto, se representan en una fábula, usada como tema del Renacimiento, el Manierismo y el Barroco, elaborada por Tiziano y Rubens. En conclusión la suntuosidad de los pintores, se les consistió hasta que llegaron a los desnudos, escenas y una gama de estados mentales.

La mayor inspiración fue Ovidio con Metamorfosis, que muestra la relación entre la diosa Diana para los romanos, y Artemisa para los griegos, y Calisto, con especial énfasis se evidencia en la imagen, cuando Diana descubre que la ninfa está embarazada de Zeus, que había hecho creer que era Diana para aprovecharse de tener amores con Calisto.

En la reunión entre Tiziano y Felipe II, durante el año 1959, es probable que naciera la idea de crear famosas poesías, obras inspiradas en “Metamorfosis” de Ovidio, que tenían la finalidad de decorar un recinto privado con obras de estilo erótico.

Se buscaba, que en el recinto, se pudieran mostrar libremente la belleza de la mujer desnuda, desde cuatro puntos de vistas diferentes, se obtuvo como resultado seis lienzos, que se reunieron años más tarde en el Palacio de Aranjuez, según Wethey: Dánae; Venus y Adonis; Diana y Calisto; Diana y Acteón; Perseo y Andrómeda; y el Rapto de Europa. Calisto gozaba de ser la ninfa favorita de Diana.

Jupiter, sedujo a través de artimañas a la ninfa, quien quedó embarazada. Una tarde, Diana y sus acompañantes, deciden ir a refrescarse del calor que hacía, se desnudan, pero, Calisto se mantenía con la ropa puesta, a lo que la diosa ordenó a las ninfas que la desvistiera, por lo que de inmediato quedó al descubierto su embarazo.

Acto seguido, Diana expulsa a Calisto de su lado, y Juno sulfurada por la infidelidad de su esposo, convierte a la ninfa en osa. Júpiter, se compadeció de lo que le sucedía a Calisto y su hijo y los transformó en estrella, por lo que de ahí provienen las constelaciones denominadas: Osa Mayor y Menor.

Tiziano, elige el momento de confusión que ocurría, justo cuando las ninfas despojan de su ropa a Calisto, mientras tanto, la diosa Diana, acompañada de su corte, hace el papel de juez supremo.

Las ninfas y las diosa Diana, aparecen integradas en un paisaje, hecho común en la obra del maestro, que lo había plasmado desde el primer instante, que siguió la estela de Giorgione, exhibiendo sus cuerpos desnudos, bañados por una fuerte luz dorada.

Los gestos y las posturas, quedan al descubierto, y muestran la tensión vivida, sobre todo se observa en la cara de Calisto, que queda indefensa por no poder defenderse ni impedir, ser despojada de su ropa, y la posición de Diana confirmando su decisión.

En las obras, se observan los lienzos, con diferentes tonalidades característicos del clasicismo: azul, rojo y amarillo, enseñando que, a pesar de usar Tiziano una pincelada veloz y empastada, no se alejó de las calidades táctiles de las telas o los complementos usados.

La emoción del ambiente, formada es otra de las importantes novedades que aparecen por el maestro en esta época de 1550. Con estas obras artísticas, se fragmenta la imagen típica de Felipe II, representado como un hombre oscuro, encerrado en El Escorial.

Las “poesías”, nos señalan a un joven monarca, que le gusta el arte  la belleza femenina. El dominio de estos trabajos, es la base en la obra de Rubens, quien llegó a recalcar muchas obras como el Rapto de Europa.

Relación entre Diana y Artemisa

En la mitología romana Diana, era la diosa virgen de la caza, defensora de la naturaleza y la Luna, mientras que la mitología griega es Artemisa. Diana, hija de Zeus y Leto, se encontraba entre los 12 habitantes del Olimpo al lado de su padre. Hermana melliza de Apolo, diosa de la caza y del campo. Se simboliza como una diosa virgen, rechaza la sexualidad.

La diosa Diana, también se asocia con distintos nombres, tales como: Granjero, Allevia, Amaryssia, Valentía, Dytynnaia en Distomo, Hécate, Elaevolos, Elafiaia, Hola, Emery, Apelación, Lafaria, Limnitis, Momia, Diana, Salvador en Pellini, Tricyria, Philomerika. Con gran habilidad para manejar el arco y las flechas, su gran objetivo la mujeres de mal comportamiento.

Artemisa de la mitología griega, es hermana gemela de Apolo, diosa de la luna y de la naturaleza salvaje, de alma libre, sugiere la maternidad, honesta y se guarda en virginidad, simboliza la virtud, apoya la justicia, la castidad, el trabajo, disfruta de la naturaleza  de los juegos.

Artemisa, quien se guardaba virgen, no se hacía esperar ante la belleza masculina, lo que aparece en las narraciones de Orión, el gran cazador boeciano. Artemisa, quedó prendada ante la majestuosa hermosa y lo invito a que la acompañara a cazar.

A la diosa Diana, se le muestra como una diosa casta, que rechaza la sexualidad, es probable, que en un comienzo una diosa madre poco  decente, que era venerada por Ephesus, Éfeso, actualmente el oeste de Turquía.

¿Quién toma su personaje en Griego?

Artemisa, una diosa de carácter dinámico, enérgico, fuerte y salvaje, Muchas de sus actitudes se desarrollan y resuelven, al compás de sus ingeniosidades en las que aparece su imagen finalmente.

La diosa Artemisa, la infante alegre y demandante de Zeus, que más tarde se convierte como una pequeña jovencita que debe llevar a cabo, respetar y desarrollar los mandatos de la esposa de su padre y su hermano.

Haciendo frente a la indecisión de Apolo de batallar contra Poseidón, Artemisa, se vuelve anímicamente negativa, y se enfrenta a su propio hermano, por casualidad, de forma lenta y con desaire.

Hera, quien estaba presente en el acontecimiento, se siente ofendido por su mala gestión y la rabia comienza a amenazarla con sus propias flechas. Entre las actividades más fascinantes para Artemisa, está la caza por lo que la divisaban como quien tiene un alma salvaje y sin afecto.

Una joven, con grandes ocupaciones y rápida, la diosa libre y activa, llevaba oculto una gran parte de su fortaleza en la cacería y diversión en los bosques. Se acompañaba con espectaculares y bellas ninfas, rodeada de perros salvajes, que eran llevados por el escorpión, corrían libremente por los ríos, lagos y otros afluentes de agua, por las colinas de las montañas, que reaccionan con animales salvajes.

Lucía una vestimenta sencilla y suave, que hacía juego con sus acompañantes, le encantaba todo lo que representaba energía y fuerza, al igual que poseer control sobre la naturaleza. Se sentía atraída y disfrutaba de la vida natural, de los peces nadar graciosamente en el agua, y las criaturas aladas visibles, todos bajo su seguridad.  La diosa Artemisa, protectora de naturaleza, tenía bajo su custodia la agricultura y los animales.

Los territorios que han venerado a la diosa, han disfrutado tierra fértil, con cosechas abundantes y los campos con buenos recolectores, existen animales fuertes y de buena calidad.

Sin embargo, existían un gran número de instalaciones que estaban acorde con los compromisos, la realidad se comparaba con lugares destruidos a causa de la furia vengativa, con la misión de devastar cosechas y diez años.

Los Admeto y Oineas, se enfrentan a la desidia y carencia de interés surgidos por el desprecio de la diosa. Admeto, al festejar su boda, olvido sacrificar como se lo había prometido a Artemisa. La diosa, indignada por esta falta, le envía una serpiente a su lecho, mientras se preparaba para quitarse la vida. Apolo, hizo esfuerzo por salvarlo, lo que fue inútil.

Convenio a las Moiras, para que le permitieran vivir mejor, a cambio de eliminar la existencia de otra persona. Mientras que, Mori, la esposa de Alkistis se ofrecía.

Sin embargo, Hércules interviene, para salvarla de que su espíritu se escurriera hacia Hades. Oineas, se despreocupo por proteger la ciudad de Kalydonas, es decir a Artemisa. Su descuido le costó a él a su familia y a la ciudad. La diosa envió un cerdo enorme, para que destruyera la tierra, los animales y las personas.

Ninguno de los presentes, intentaron asesinar al gigante cerdeo, sin embargo, Meleagros, el hijo de Oine, fue quien finalmente lo ejecuto, pero, extrañamente, mediante un impacto murió en medio de una reunión. La esposa y madre de Meleagros, ante su muerte se liberó de sus dificultades. Sus hermanas, que sintieron la tristeza de su muerte, cambiaron de Artemisa a ajo.

La diosa, a pesar de tomar parte de los acontecimientos, igual forma parte de las doce obras de Hércules. Heracles, se dedicó a encontrar una rana con cuernos que le brillaran y patas de bronce, que le pertenecía a Artemisa.

La diosa Artemisa, con el apoyo de su hermano Apolo, no permite que maten a la criatura salvaje, y lo obliga a entregar a Tirinto, el rey Eurystheus. Luego, que tiene la criatura, Eurystheus, promete darle energía.

La leyenda con Hércules, Artemisa se asocia con su hermano el dios Apolo, con el futuro por mucho tiempo. A consecuencia de Niobe, y por su cantidad de hijos, logró el apoyo de los hermanos gemelos en su disciplina, con siete flechas de Artemisa, y siete de Apolo, que luego fueron clavados a sus catorce infantes y asesinados.

Por algún motivo, Artemisa, en una oportunidad masacró a Huion, una niña de Daiamion y admirador de Apolo, es probable porque estaba embelesado por su belleza, cuenta la leyenda que había superado la de la espectacular diosa.

Las batallas entre los griegos y los troyanos, no deja apartada a Artemisa. Acompaña de su hermano Apolo, Marte, Afrodita y Leto, la diosa participa en el ejército de Troya. Entre los principales acontecimientos, ocurridos antes de la batalla se propició por la ira de Artemisa.

El griego con armas, y por faltas de la vida, no tuvo tiempo para iniciar. Una acción incorrecta por el comandante de Agamenón, había provocado el hecho, de inmediato sin control, atacó una pequeña montaña de Artemisa, asesino un ciervo sagrado.

Esto género en la diosa, una gran rabia, al extremo que pidió la pérdida de la niña de Ifigenia por vueltas, para colaborar a la ruta de las embarcaciones griegas. Eneas, en medio de la batalla, reconoció el apoyo de Artemisa y Leto, y conoció cómo recuperar su bienestar y regresar a la batalla.

La hermosa diosa Artemisa, poseía poderes que se notaban, muchos eran buenos, mientras que otros eran vergonzosos e iracundos. Conversaba sobre la persecución, la naturaleza, las montañas, la vida rebelde y la luna, y en algunos lugares se relacionaba con la agricultura y los animales domésticos.

La espectacular diosa Artemisa, habita por lo general en el Olimpo, en los bosques, montañas, en aguas marinas, y en cualquier afluente de agua. Los antiguos griegos, pensaban que la diosa Artemisa era de carácter nervioso, con una reverencia a algunos espíritus, a perros y jovencitas, que confesaron cómo amar a la naturaleza y a los animales.

Con su actitud desafiaba a los monstruos salvajes, perteneció a una de las tres diosas que nunca contrajeron matrimonio. Las especies de animales favoritas para Artemisa se encuentran el ciervo y el oso. Sus figuras principales, el arco, el carcaj, el venado y la media luna.

No perdonaba a las personas, que dejaron de cumplir con sus promesas, no toleraba la seducción, ni tampoco la humillación. Niobe, en una oportunidad, maltrato a Leto, la madre de Artemisa. Por lo que la diosa, la persiguió a Nobe, hasta su vivienda, y con su arco asesinó a sus siete hijas, mientras tanto, su hermano Apoyo le daba un abrazo a la ejecución de sus siete hijos.

De igual manera, Artemisa en una ocasión masacro la nieve, su niña y su amada Daidalea, su hermano Apolo, regocijado de su grandiosidad, siendo el logro final, que ella misma superó.

La diosa Artemisa, se relacionaba con el número 6, mientras que Apolo con el número 7.  Como hecho interesante en la vida de Artemisa, fue que le pidió como una bendición especial a su padre, hacienda eterna y guardando virginidad.

La historia entre Diana y Acteón

Acteón, era hijo de un señor cazador de Aristeo y Autónoe. El sagaz centauro Quirón, fue quien lo crió, transformándolo en un enérgico y animado buscador. Un buen día, tras una persecución, Acteón, comentó que poseía camadas que reposaban bajo la sombra por largo tiempo. Entonces, se dirige al bosque para encontrar un espacio adecuado y fresco que le permitiera descansar.

En un lugar cercano, existía un valle lleno de abetos y cipreses que brotaban Artemisa, un convento, un bosque repleto de árboles, que cubría todo el valle. Cercano se encontraba un manantial de aguas cristalinas que formaban un majestuoso lago. En este lugar, Artemisa, se proponía a descansar y a bañarse, luego de una larga persecución, la rodeaban ninfas y sus servidoras.

Acteón, se aproxima con un alegre y elegante andar, sin percatarse de nada, todos los duendes se encaminaron hacia el hombre, envuelto de su dama especial para cubrirla con sus cuerpos. La hermosa Artemisa, le sobrepasó con su espectacular altura de la cabeza y posó su mirada en el intruso, éste se quedó tranquilo e inmóvil, agitado y distraído por su hermosa figura brillante.

La diosa, se inclinó hacia un lado le rozó al hombre la cara y el cabello con el agua. El servidor, se siente vencido por una ansiedad inexplicable, sin embargo, abandonó el lugar corriendo. Él no era humano, la diosa lo había convertido en venido. Mientras que escapaba, observó su imagen en una piedra sobre el agua.

Su percepción y corazón, mientras que batallaban, el terror y la desdicha, los canes de caza se despertaron. La generosidad Toja, fue lanzada contra el ciervo falso, los perros callejeros y sus dientes de aceros brotaban líquidos.

En ese preciso instante, arribaron sus amigos que aceptaron un largo andar, desde el lugar. Sus asociados, lo llamaban, pero ya había otorgado su alma, lastimado por las lanzas de sus colaboradores.

Su relación amorosa con Orión

Artemisa, diosa maravillosa, encantadora y representante de la persecución de los animales salvajes y de la luna, su hermano gemelo Apolo, señor de la luz, la predicción, las expresiones de los humanos y el sol.

Orión, era un perseguidor increíble, que todos conocían por su habilidad, fue usado por el rey Enopión, con la intención de asesinar a los animales fieros gigantes que atacaban a los habitantes de la isla de Chios, y se comentaba que buscaba a los monstruos en Hades y en el cielo.

Hubo un acontecimiento, en la isla de Creta, lugar donde Artemisa y Orión cruzaron su mirada por primera vez, lleva consigo su can, Sirius, éstos quedaron prendados uno de los otro, sintieron un hechizo compartido, además que él es un buscar con gran habilidad, y ella es la diosa de la persecución.

La diosa Artemisa, sintió una fuerte atracción por Orión, y se sentía enamorada, su comportamiento era alegre, y transcurrió muchos días cazando en su compañía.

Su hermano Apolo, estaba ansioso que le prestará atención, le lloro porque la luna ya no iluminaba por la noche, desde que la diosa abandonó su trabajo, por lo que sospecho que la diosa no debería enamorarse de un mortal elemental. Por lo que, envió un mortal escorpión Goliat para que terminará con la vida de Orión.

El ágil Orión, se defendió atacando al escorpión con flechas por la espalda, pero el caparazón  del animal, lo resguardaba de armas, Orión viendo que no podía vencer, acude al apoyo de su perro Sirio, quien descubrió como correr en lado contrario a la criatura, y poder huir nadando en la isla de Delos.

Apolo, comprendió que su propósito de asesinar a Orión había fracasado, pero esto, conociendo la habilidad de su hermana con el arco, eligió engañar a Artemisa, para que ella misma eliminara la vida de Orión. Con su astucia, reta a la diosa para darle un flechazo a objetivo diminuto que poco se visualizaba, que luego se dio cuenta que era Orión, quien nadaba rumbo a la isla Delos.

Artemisa, se da cuenta de su error fatal, hasta que el cuerpo de Orión llega a la orilla, lloro empedernidamente por su muerte durante mucho tiempo, mandó el cuerpo de Orión y su perro a cazar a las estrellas, los convirtió al cuerpo sublime de Orión y la estrella de Sirius.

Estatua de la diosa Diana la Cazadora

Se encuentra en el manantial, conocido como Diana la Cazadora, se refiere a una estatua ubicada en la carretera Paseo de la Reforma, en la ciudad de México.

Su creación se inició en el año 1938. El responsable del bosquejo del manantial, estaba a cargo del diseñador de nombre Vicente Mendiola Quezada, y el modelo fue elaborado por el artista Juan Fernando Olaguíbel. Se comenzó el 10 de octubre de 1942, para ese momento gobernaba el presidente Manuel Ávila Camacho.

Funciones

Inicialmente, Diana, representaba la caza, los animales y tierras salvajes. Luego, era la diosa de la luna, reemplazando a la Luna, también era símbolo de castidad. Consagra los robles. Alabada y admirada en la poesía, por su energía y fuerza, con habilidades de persecución y la caza, además de poseer una belleza espectacular. Formaba parte de una trinidad con otras deidades romanas: Egeria, la ninfa acuática, su sirviente y colaboradora comadrona, y Virbio, el dios de los bosques.

Culto

La diosa Diana, celebra su onomástico cada 11 de agosto. Proviene su culto cuando el rey servio Tulio, esclavo de nacimiento, le ofreció un altar en el monte Aventino, a mitad del siglo VI a.C.

Este lugar, tiene como significado que el culto a Diana, continúa siendo del extranjero, como el Baco, jamás fue lleva oficialmente a Roma, como ocurrió con Juno, luego del saqueo de Veyes.

Cuentan, que aparentemente su culto proviene de África, donde había un religioso, el Rex Nemorensis. En este territorio se encontraban las tribus latinas, un sencillo templo abierto, que Roma aspiraba unir en una sola.

La diosa Diana, fue extendida de la civilización griega, un acontecimiento que finalizó con la aparición de Diana en compañía de Apolo, en el primer lectisternium de Roma. Fue considerada, con gran ceremonia por los ciudadanos de clase baja y los esclavos, quienes lograron recibir asilo en los templos de la diosa Diana.

Arte

Muchos romanos, ordenaron elaboración de réplicas de su figura en mármol, especialmente Diana de Éfeso, que se encontraba en el Templo de Artemisa, la diosa era representada a los romanos en su vestimenta griega.

En otras ocasiones, estaba acompañada por un ciervo, como en la Diana de Versalles, por ser la patrona de la caza. El ciervo, es probable un mito de Acteón.

Diosa de la luna

Diana es una divinidad de los romanos, protectora y reina de la caza, los animales salvajes, la virginidad, defensora de los cazadores, velaba por las mujeres en momentos de alumbramiento, castigando a los dolores y a la muerte en este proceso. También fue designada como diosa de la Luna, de la decencia, y símbolo de pureza y castidad.

Las creyentes que adoraban a Diana alcanzaban la fertilidad, habilidades para la caza, conocimientos asombrosos sobre los animales, y territorios desconocidos.

Origen de Diana

La diosa Diana, es hija de Júpiter y Latona, nace por la unión infiel de Júpiter, lo que generó que Juno, tomará venganza de Latona y sus hijos, no les permitió que alumbraran en el continente, o cualquier otra isla del mar.

Latona, dio a luz en una isla flotante, pero, Juno arrancó a Nona la diosa de los partos, para impedir el nacimiento, sin embargo, pudo distraer a Juno para que se librará a Nona, Diana llegó al mundo primero que su hermano Febo, a quien ayudó en su nacimiento.

Atributos

La Diosa Diana, le manifestó y solicitó a su padres que le concediera algunos anhelos, entre los que le rogó que no deseaba contraer matrimonio, así como quería tener un par de canes con orejas gachas, ciervos para que condujeran su carruaje, y ninfas para que la acompañarán en sus actividades de caza. Su buen padre le concedió todos sus deseos. De manera que, Diana se mantuvo en la virginidad como sus sequitos.

Por lo general es representada, armada con su arco, de figura esbelta y atlética, con su cabello peinado hacia atrás de su cabeza, luce un sencillo pero hermoso atuendo que la ayuda a resaltar su hermosa naturaleza.

También, es mostrada como una joven delgada, acompañada por ninjas, un ciervo y sus canes de caza. Lleva puesta una diadema en forma de media luna creciente, como atributo de ser la diosa que representa la Luna.

La Diosa Diana, defensora de la naturaleza, reina de los bosques, habitaba en santuarios dentro de los bosques, y afluentes de agua, cuentan que sus animales salvajes conviven juntos en armonía y tranquilidad. Siendo relacionada con el mundo de las hadas.

Castigos

Se mantiene la creencia, que la diosa Diana, es una de las deidades más vengativas que existan, cuando se sentía ofendida por insultos por parte de hombres, los transformaba en animales como chivos, y ordenaba a sus canes que los asesinaran; mientras que era ofendida e insultada por mujeres les ocasiona dolores de parto o la muerte, en señal de castigo.

Obtén más información interesante visitando:

(Visited 961 times, 1 visits today)
Categorías Romana

Deja un comentario