Historia de los vikingos en España y su herencia

La historia de los vikingos en España y su herencia data desde los años 844, cuando arribaban con sus cantidades de naves y hombres, para causar estragos en sus territorios y pobladores de las diferentes ciudades de la Península Ibérica.

Vikingos en España

Vikingos en España

La Península Ibérica, se encontró envuelta en enfrentamientos entre cristianos y musulmanes, fue un territorio ideal para esta clase piratas. Durante el transcurrir del tiempo ocurrieron ciertas acciones, donde los escandinavos devastaron muchos territorios importantes de la actual España.

La primera llegada de los vikingos a España, se cita en el año 844, cuando los cronistas árabes mencionan que rodeaban sus embarcaciones en las costas como “pájaros marinos rojinegros”.

Cuentan en la historia plasmada en los Los Annales Complutenses, del siglo XII, sobre una invasión, cercana de Gijón con vikingos que provenían en 54 embarcaciones y que luego treparon por la cercana ría de Arousa, es la mayor de las rías de Galicia.

Luego, Ramiro I de Asturias, los domino en la Coruña. A partir de ese entonces, la expedición asaltó las ciudades como Lisboa, Cádiz y Sevilla, todas bajo el dominio de los omeyas del linaje árabe que se encontraba en Córdoba.

Cuentan que en el año 858, luego de despojar Algeciras, Orihuelas y las islas Baleares, implantaron una plataforma invernal en la Camarga, es un territorio en la Provenza francesa que se encuentra ubicado al sur de Francia, donde se dio comienzo al atraco Arlés y Nimes, y se trasladaron vía río Ebro, sus arroyos, para embestir contra Pamplona, atrapando como prisionero al rey García I Íñiguez, quien fue liberado una vez que cancelaron una suma importante por su liberación.

Cuenta la historia sobre Compostela, que fue plasmada sus escrituras entre los años 1.107 y 1.149, mantiene que en el año 968 arribaron a Galicia.

Las razones de su llegada, cuentan que se debe por faltas cometidas hicieron que desembarcarán personas de los normandos a estos territorios, devastando el templo de Santa Eulalia de Curtis, otras de la región; sus religiosos fueron encarcelados y asesinados con espadas; por lo que el fuego terminó con las escrituras, y las propias piedras terminaron consumidas por las llamas.

Durante ese año, ocurrió la contienda de Fornelos, donde el obispo de Santiago, llamado Sisnando Menéndez, fue vencido y asesinado, lo que permitió que los asaltantes quedaran con el camino libre para continuar saqueando el territorio.

De acuerdo al historiador francés Dudon de Saint-Quentin, devastaron a dieciocho comunidades, mientras en ese año se mantuvieron en espacios gallegos, hasta que Gonzalo Sánchez lo dominó, asesinando a su cabecilla de nombre Gundræd, Gunderedo, quien había arribado con cien embarcaciones y ocho mil hombres gladiadores, especialmente para atacar a Jakobsland, mejor conocida como tierra de Santiago.

Sin embargo, las escrituras se diferencian entre que fueron ocho y cuatro las embestidas por parte de los vikingos a la península. Luego de asaltar toda la costa norte de Europa, inclusive las islas británicas, aproximadamente unos ochocientos cuarenta y tres vikingos se fundaron en la ciudad francesa de Bayona, más tarde prosiguieron hacia el sur.

El historiador y político español, conocido como Claudio Sánchez Albornoz, relata sobre la Historia Completa de Ali ibn al-Athir, donde señala una contienda contra unos al-magnus, quienes construyeron temporalmente una base en la propia península, en el territorio Guetaria-Mundaca. Igualmente, manifiesta que se trata de paganos en general y no especialmente a vikingos.

 

Luego, los vikingos ejecutaron otro embate a la península, a finales del siglo X, asaltaron a Lisboa nuevamente, y Santiago de Compostela. Otros escritores, fragmentan la presencia vikinga en tres fases a saber:

  • Un período de transcendencia directa, con el propósito de buscar información y el mercadeo de esclavos.
  • Un segundo período que se divide en dos fases repetidas de excursiones durante los siglos IX; en la España musulmana; X y XI la España cristiana.
  • Un tercer período de asentamientos.

España en la era vikinga

Luego de dar un pequeño resumen de los vikingos en España, les hablaremos de la era vikinga en esta península, que dio lugar entre los siglos IX y X, para ese entonces, España, estaba dividida entre Al-Ándalus y los legendarios reinos cristianos.

En sus inicios, los nórdicos atinaron las coronas de Asturias y Pamplona, al igual que el sello hispánico, como espacio del Imperio y su dinastía carolingio.

En siguientes arremetidas, se encontraron junto con el Reino de León. Es importante resaltar, que entre el primer combate surgido por parte de los vikingos en España y el último pasó más de un siglo. El estado de la península, no tuvo muchos cambios, en el último refugio islámico, el Reino de Granada, no cesó sino hasta finales del siglo XV.

Las incursiones vikingas en España

Como se mencionó en un fragmento anterior, los asaltos vikingos en España se pueden fragmentar en tres concentraciones, que a continuación se describen:

Bordeando la costa Atlántica

El primer grupo escandinavo que arribó al territorio español, ocurrió en el año 844. Se trató de un ataque al litoral atlántico de la Península Ibérica y luego una concentración por el río Guadalquivir. Una enorme tropa vikinga que había ejecutado una invasión por el río Garona al sur de Francia, finalizó en la costa cantábrica luego de una gran tempestad.

Para el 1 de agosto, una gigantesca armada formada por un gran número de embarcaciones vikingas, es visualizada en la costa de Gijón. Los hombres escandinavos, descienden para agarrar agua y se retirar sin ocasionar problemas. Luego, con el transcurrir de unos días, los nórdicos se proponen a asaltar poblaciones cercanas a La Coruña.

Termina, la intrusión cuando las cuadrillas de Ramiro I de Asturias, devastan a los vikingos y los fuerzan a que se retiren. De esta manera, se plasma los Anales castellanos segundos, igual conocidos como Anales Complutenses.

Luego de su corta pelea en la Coruña, la expedición consigue lo que deseaba en Lisboa. Una enorme ciudad, fue rodeada por un tiempo de 13 días entre los meses de agosto y septiembre, hasta que la tropa musulmana, fue designada para desalojarlos. Lo que origina que los nórdicos, continuarán el trayecto hacia el litoral ibérico del sur, arribando al golfo de Cádiz.

Tomaron Cádiz, y se enrumbaron por el río Guadalquivir, asaltando las zonas que estaban a su paso, y generando enormes muertes para que nadie, pudiera advertir que estaban presentes en esos lugares.  Luego, vencieron a los musulmanes en la guerra de Cabal. Continuando el curso del río, aproximadamente unos 4.000 vikingos arribaron a fines del mes de septiembre a Isbiliya y Sevilla.

Los sevillanos salieron en estampida a Carmona, como lo relata el historiador andalusí Ibn al-Qutiyya en su Historia de la Conquista de al-Ándalus. Sin embargo, en el transcurso de unas semanas, llegó un ejército de diez y seis mil hombres que provenían de Córdoba, quienes fueron enviados por Abderramán II. El príncipe de Córdoba, colocó al frente de este contingente a Musa ibn Musa al-Qasi, uno de los personajes de la época.

La reacción de Al-Ándalus 

Los vikingos, implantaron una base en Tablada y fragmentaron sus fuerzas en cuatro equipos importantes para sus batallas, a saber:

  • El primero: conformado por aproximado de 200 hombres, que combatieron contra Morón.
  • El segundo: asalto a Benilaiz
  • El tercero: Embistió contra Fuente de Cantos
  • El cuarto: atacó a Córdoba.

El gigantesco regimiento de Musa Benilaiz, destruyó al primer grupo en la contienda de Morón, y arremetió el fortín de Tablada, donde fallecieron muchos usurpadores.

Los musulmanes, capturaron y eliminaron aproximadamente a unos 400 usurpadores después del combate. La gran parte de ellos fueron decapitados, y sus cabezas colgaban en las palmeras de Sevilla. Mientras, que otros fueron sepultados vivos con la cabeza hacia afuera, quienes serían decapitados después que fueron pisoteados por los caballos. Además, los andalusíes, le dieron fuego a 30 embarcaciones nórdicas.

Los vikingos, que tuvieron la oportunidad de huir, hicieron trato de entregar a sus prisioneros y entregar el botín por comida, vestimenta y una salía hacia la costa, donde se encontraba parte de la flota. Los fatigados guerreros, que consiguieron salir salvos de la Península, seguían su excursión por el Mediterráneo, devastando el territorio bizantino y llegado a Alejandría.

Los escasos cautivos nórdicos, que no fueron ejecutados, se transformaron al Islam, y se implantaron como granjeros. Como resultado del combate, Abderramán II restableció las protecciones de Sevilla, y ordenó edificar embarcaciones especiales para proteger el litoral Al-Ándalus. Igualmente, se instauró un procedimiento de correos a caballo para advertir de forma oportuna y veloz de próximos ataques.

La expedición de Björn Ragnarsson 

La segunda invasión vikinga en España, fue capitaneada por Björn Ragnarsson, conocido por su seudónimo Castado de Hierro. Desde su base, en el río Loira, el hijo de Ragnar Lothbrok, contrató una cuadrilla de cien embarcaciones, para que llegarán a la Península Ibérica.

Durante el año 858, las naves de Björn viajan por la ría de Arousa para arremeter contra Santiago de Compostela, una ciudad que se encontraba protegida por una gran muralla y que éstos acechaban.

Los cristianos le cancelan un impuesto para que se vayan, sin embargo, los nórdicos continúan con el acorralamiento. El rey rey Ordoño I de Asturias, envía una tropa gobernada por el conde Pedro Theon, que ocasiona una fuerte derrota a los asaltantes, de una cantidad de 100 embarcaciones que llevaron los vikingos, únicamente pudieron huir 62 naves.

Luego de la fuerte adversidad en territorio cristiano, la tropa escandinava se fue hacia el sur. Un fracasado desembarco en el litoral portugués, les causó pérdida de otras embarcaciones, sin embargo, unos 60 consiguieron arribar a Algeciras. Ciudad que fue asaltada y la mezquita envuelta en llamas.

A continuación, se propusieron a ejecutar invasiones por el Norte de África, mucho antes de asaltar las islas Baleares y Orihuela, dirigidos por el río Segura. Después de apartarse a la costa francesa mientras que pasaba el invierno, la excursión tomó rumbo a Italia.

La captura del rey de Pamplona 

Transcurridos algunos meses, el hijo de Ragnar, estaba de retorno a las tierras ibéricas. Las naves de Björn Ragnarsson, progresaron al curso del río Ebro, entrando hasta Pamplona. En donde capturaron al rey García Íñiguez de Pamplona, quien le tocó cancelar la suma de 70.000 monedas de oro para conseguir su libertad.

Por inigualable victoria, la segunda visita de los vikingos a tierras españolas, tuvo una gran desventura. Cuando atravesaban el estrecho de Gibraltar para retornar a su vivienda, Björn se encontró con una gran escuadra de personajes cordobés. Durante la acometida, los vikingos se le devastaron aproximadamente 40 naves. Las escasas embarcaciones que consiguieron escaparse de la armada musulmana llegaron a su hogar en 862 repletos de tesoros y fortunas.

La última visita a España 

La tercera y enorme concentración de asalto vikinga en la península ibérica, comienza en el año 966. En contraste con los acontecimientos anteriores, esta concentración está compuesta por varios conatos de penetración.  Durante el año 966, 28 embarcaciones nórdicas son divisadas en Alcácer do Sal, cerca de Lisboa. Es cuando se genera una gran contienda naval, que vencen los escandinavos, y aprisionaron a muchos de ellos. Pero, una expedición musulmana, que provenía de Sevilla los aguardaba y recuperaron muchos de los prisioneros.

En el año 968, el caudillo Gundræd conocido como Gunderedo, envía una armada con cien embarcaciones que se dirigen por la ría para arremeter contra Santiago de Compostela. El obispo Sisnando, lidera los pelotones defensores, que son vencidos en Fornelos pierden a su gobernante.

Durante los tres siguientes años, los vikingos asaltan sin impedimento a los vecinos de Santiago. Para concluir, en el año 971, el Reino de Asturias se enfrentó. Un pelotón dirigido por el obispo Rudesindo y el conde Gonzalo Sánchez impide a los nórdicos que se lleve a cabo la batalla donde falleció Gundræd.

Transcurridos unos meses más tarde, un cuantioso grupo de drakkars, se acerca a Lisboa. Pero, los andalusíes, habían conocido la lección, y los atraparon agrupando las expediciones del Mediterráneo y del Atlántico. Siendo este la última y fracasada intentona de arremeter contra España.

Asentamientos vikingos en España 

De manera, que en contraste a otras tierras como Francia e Inglaterra, los vikingos no consiguieron implantarse ni causar un significativo efecto en la península ibérica. Así, como no lograron colonizar sus territorios ni persuadir culturalmente.

Sin embargo, durante un buen tiempo, se ha mantenido que no existieron colonizaciones vikingas en España. Pero, en un lugar de Galicia se han hallado rastros arqueológicos que pueden calificarse como un campamento temporal de estos gladiadores escandinavos.

Específicamente, el probable asentamiento vikingo está ubicado en Os Moutillós, una zona próxima a la playa de San Román, en la ciudad de Vicedo Lugo. Actualmente, los expertos en la materia, están profundizando y analizando este territorio.

A pesar de que Os Moutillós, es el único que se ha hallado, no se puede descartar que hayan existido otras colonizaciones vikingas en España.

Problemática

En el caso que se estudia la literatura, que existe referente a los ataques vikingos a España, y especialmente a Galicia, se puede verificar de manera oportuna que la gran parte de las obras y estudios tienen cierta longevidad, que se muestra en un enfoque parcial, donde se observan diferencias y contradicciones, al igual que menciones a lo misterioso y sobrenatural, a costumbres y una data que no tienen sustento o manera de ser verificados y comprobados.

Al-Ándalus

Durante los años 844, 889, 966 y 971, los vikingos atacaron a Al-Ándalus. Las importantes fuentes crónicas, que relatan haciendo mención a estos asaltos provienen de escrituras de los historiadores árabes Ibn al-Qutiyya e Ibn Idari, que datan entre el 30 de septiembre del año 893 y el 1 de octubre de 845.

Son notados por los historiadores árabes, de forma genérica como majus, vocablo que expresan para paganos; almajanes, almozudes o almonedas, todas estas expresiones se originan de kajus, o exclusivamente, como al-Urdumâniyyun, del latín Normanni, Nordmanni, Lordomanni, Lormanes o Leodomanni.

Algeciras

Durante los años 858 a 862. La incursión vikinga, que egresó de su base de la Loira con 62 embarcaciones, y gobernada por Björn Costado de Hierro,  hijo del cabecilla Ragnar Lodbrok y el cabecilla Hastein, consiguieron atacar la ciudad de Jazirat al-Khadra de Algeciras, luego de su acoso durante tres días, y le prendieron fuego a la mezquitas de la medina.

Luego, fueron echadas por la población local, que lograron capturar a dos de sus embarcaciones, el poder vikingo atravesó el estrecho de Gibraltar a Nekor, en Marruecos, para llegar a las Islas Baleares.

Cádiz

En el año 844, luego de rodear a Lisboa, durante varios días, se van a Cadiz para tomar Qabil, y después a territorio Medina Sidonia, recorren por el Guadalquivir hacia Sevilla.

Lisboa

Luego de salir de La Coruña, la expedición con 100 aproximadamente, llegan a Lisboa. Después de contienda naval con muchas bajas, los vikingos consiguieron atrapar a muchos prisioneros.

Sevilla

En el año 844, luego de tomar a Cádiz, se dirigen por el Guadalquivir y llegan a la Isla Menor. El siguiente día asesinaron a los pobladores de Coria del Río, y tres días más tarde toman a Sevilla Islámica. Por varias semanas, atacaron territorios como Córdoba, Morón y Constantina.

Sin embargo, en la contienda de Tablada, las fuerzas de Abd al-Rahmán II dominaron a los vikingos que habían rodeado a la ciudad de Sevilla durante una semana.

En 859, aunque se edificaron murallas, los vikingos consiguen entrar a la ciudad, derribando la mezquita de Ibn Adabbas, en la actualidad iglesia de San Salvador.

Asturias – Gijón

En el año 844, la expedición es divisada en la costa de Gijón, pero solo llegan a buscar agua.

Galicia – La Coruña

Los vikingos, descienden en el Farum Brigantium, nombre que se le daba y se conocía actualmente el faro de la Torre de Hércules.

Lugo

Luego que descienden en la Coruña, los vikingos ingresan en la población Chantada.

Santiago de Compostela

En el año 858, ascienden por la ría Arousa con cien embarcaciones para arremeter en contra de la ciudad.

En el año 899, después de la donación por parte de Alfonso III de Asturias de los conventos de las islas Cíes: San Esteban en la isla del Medio y San Martín en la isla sur, a la catedral de Compostela, éstos son eliminados por Ulf, conocido con el apodo El Gallego.

Año 968, una expedición con cien naves, bajo el control de Gundræd, vía ría, para arremeter en contra de la ciudad. El religioso Sisnando, logró permiso del rey Sancho para proteger a la ciudad y prevenir invasiones, se enfrenta a los vikingos con un gran tropa en Fornelos y fallece durante la contienda. Año 970. Arremeten en contra de Galicia e invaden a Santiago de Compostela por escaso tiempo.

Tuy

Asaltan Tuy, dirigidos por Olaf Haraldsson, conocido luego de la canonización como San Olaf. Para atacar y saquear Tuy, ingresan por el río Miño, y después continúan por el mismo hasta llegar a Orense, Betanzos y Ribas de Sil.

Levante español

El paso de los vikingos por el Levante español, contiene el asalto de la costa de Murcia y el saqueo de la ciudad de Orihuela.

Los vikingos, implantan mínimos reinos o principados en Valencia, Almería, Denia y Baleares. A continuación les presentamos ciertos enlaces para obtener más información:

(Visited 301 times, 1 visits today)
Categorías Nordica

Deja un comentario