Leyendas de Estados Unidos, historias más aterradoras

Las leyendas de Estados Unidos están catalogadas como las más famosas del mundo, debiendo su popularidad en gran medida a las películas y series animadas. Algunos afirman que sus mejores leyendas se basan en hechos reales. Entérate aquí de algunas de ellas.

Leyendas de Estados Unidos

Leyendas de Estados Unidos

Las leyendas de Estados Unidos son un agrupación de relatos contemporáneos, basados en creencias populares, superstición y ficción, pero el modo en que se presentan los hace creíbles. Aquí cabe mencionar que estas leyendas disponen de dos características esenciales: mezclan hechos reales con sucesos inventados o ficticios, y su difusión se realiza por medio del intercambio verbal, medios de comunicación e Internet.

Es abundante la variedad de leyendas de Estados Unidos, y la mayor parte de ellas tienen un fondo tenebroso que procura aportar una moraleja un tanto lúgubre. Inclusive, para ciertos estudiosos, a causa de su relevancia y el nivel de estas crónicas, algunas han logrado el estatus de teorías conspirativas.

Leyendas de Estados Unidos Reales

Es profuso el numero de leyendas de Estados Unidos que están fundamentadas en hechos verídicos o que son muy cercanos a la realidad. He aquí algunas de ellas.

Las Vías Férreas de San Antonio

En la zona sureste de San Antonio, específicamente a poca distancia de la capilla que se conoce con el nombre de La Misión de San Juan, se cuenta que aconteció un suceso lamentable que acabó con la vida de varios niños.

Según algunos testigos que narraron los eventos, la leyenda de terror ocurrió una tarde en la que circulaba por el cruce nada más y nada menos que un transporte escolar colmado de niños. Se desconoce el motivo, pero al arribar a las vías férreas, una de las neumáticos del bus se atoró, imposibilitando que éste prosiguiera su marcha. El conductor hizo lo que pudo por hacer avanzar el autobús, más no pudo lograrlo.

Colmados de pánico y pavor los niños contemplaron por la ventana como el tren a vapor se aproximaba peligrosamente. Fueron corriendo a la puerta trasera, pero desafortunadamente igualmente estaba asegurada. La máquina del tren chocó con todas sus fuerzas contra el frente del bus escolar, matando instantáneamente a una decena de niños, así como al conductor del transporte.

Se hizo difícil reconocer los cadáveres de estas personas y apenas se les notificó sencillamente del deceso a los familiares que tuvieron la fortuna de presentar los registros dentales de los difuntos. Lo que se ha relatado ocurrió hacia fines de la década de los años 30 e inicios de la de los 40. De tal manera, que hoy en día no hay muchas personas que puedan contar de viva voz lo que aconteció realmente.

No obstante, tras el terrible desenlace empezó a suceder algo que se podría denominar como «milagroso» ya que los automóviles que han quedado atorados a posteriori de lo acontecido con el autobús escolar, no han sufrido daños en sus encuentros con el tren.

¿Cómo puede ocurrir esto? Muy simple, las personas del lugar señalan que son los fantasmas de los mismos niños fallecidos quienes de algún modo logran impulsar a los vehículos hasta sacarlos de la vía férrea.

Obviamente, algunos incrédulos han expuestos sus dudas acerca de esta asombrosa historia de terror, ya que señalan que dicha zona cuenta con un desnivel y que esa sería la razón primordial por la que los automóviles pueden ser desplazados hacia adelante.

Sin embargo, al detallarse las fotografías del sitio, no es posible reconocer imperfecciones en el suelo. Por otro parte, algunos atrevidos al paso del tiempo, han dispuesto sus autos en la vía de modo deliberado. Esto es, apagando sus vehículos para confirmar si efectivamente algo o alguna fuerza tiene influencia sobre los autos y los desplaza a un sitio seguro.

Lo que sigue llamando la atención es que en el baúl de muchos de esos carros, aparecen dibujadas unas modestas huellas de manos humanas, que corresponden con las que tendrían infantes de edades de ocho a diez años.

Lo anterior se percibe cuando el viento es algo fuerte y hace volar la arcilla del suelo que se deposita sobre los vehículos. No se puede emitir un juicio acerca de si esta leyenda de terror es verídica o no. No obstante se considera que el relato tiene cierto dejo de realidad, ya que de lo contrario ya habría pasado al olvido.

Leyendas de Estados Unidos El Platillo de Roswell

Situada en Nuevo México, Roswell es una localidad que se caracteriza por poseer un aura de misterio, particularmente  por una sucesión de crónicas que se han conformado acerca del lugar. Indudablemente, una de las más conocidas es la relativa al aterrizaje de un platillo volador a fines de los años 40.

Se cuenta que el descenso fue ocultado por la Fuerza Aérea estadounidense con la idea de recopilar mayor información acerca de los extraterrestres e impedir, a su vez, el desconcierto entre la población. Lo insólito es que merced a la importancia de esta leyenda, los fanáticos  de las teorías de conspiración aseguran que el gobierno de los Estados Unidos guarda información ultra secreta y significativa acerca de criaturas de otros planetas.

La verdad es que el asunto Roswell puede ser cierto, aunque es complicado emitir un juicio. A causa de la publicación de películas fraudulentas, este probable hecho real está ensombrecido desde que aconteció. No obstante, la edición de varios libros con testimonios verídicos hace pensar que pudo ser un hecho cierto.

Salem, La ciudad de las Brujas

Salem es una localidad situada en el condado de Essex, Massachusetts, Estados Unidos, la cual es reconocida como el sitio de mayor importancia del mundo en el cual se celebra Halloween. En cada mes de octubre, bajo la capa de los gélidos vientos otoñales, brinda acogida a todos aquellos que deseen recurrir a los difuntos y espíritus que deambulan entre nosotros, a través del célebre Festival de los muertos.

Se cuenta que, sobre todo en estos días, puede oírse el murmullo de las brujas y se llega a oler como el vaho de la muerte ha impregnado el ambiente.

Desde mucho tiempo atrás se le conoce como: La ciudad de las Brujas, y no solo motivado a estas festividades, sino porque en el curso de los años 1692 y 1693 se efectuaron una sucesión de juicios por presunta brujería, obteniéndose como resultado 20 personas colgadas y 5 fallecidos por arresto, incluyendo al niño que parió en el presidio una de las reas. Giles Corey pereció lapidado al rehusarse a admitir su culpa.

Los procesos no solo se efectuaron en Salem, sino por toda la región: la aldea de Salem, Ipswich, Andover y la localidad de Salem. Cerca de 150 personas fueron capturadas y apresadas, apenas siendo acusadas, pero por fortuna no todas llegaron a ser enjuiciadas, ya que de las veintiséis personas que participaron en ellos, todas fueron halladas culpables.

En este desvarío la primordial evidencia que fue de utilidad para juzgar y ajusticiar a los inculpados fueron las habladurías, de tal manera que al final todos se acusaban entre sí sencillamente porque no se gustaban.

Así la inocencia era de dificultosa comprobación, ya que una vez arrojada la acusación, lo mejor era declararse culpable e implorar la absolución sometiéndose a ser un paria, teniendo así la ocasión de retornar el favor a quien los había inculpado en el instante en que los jueces solicitaron los nombres de los cómplices.

De esta manera nadie se encontraba a salvo, la corte llegó a juzgar inclusive a una niña de 4 años, que declaró ser bruja ya que quería permanecer en el calabozo con su madre, imputada ya por brujería.

Entre los declaraciones acusatorias de mayor recordación, se hallan las de un par de adolescentes, que aseguraban haber llegado a conocer la verdad mediante fantasmas y espantos, quienes les causaban lesiones, asfixia y las inducían a obrar de forma sorprendente.

En ocasiones permanecían mudas, con las bocas inmóviles, otras comenzaban a llorar sin razón o andaban en cuatro patas y ladraban como perros. Una de las ellas llegó a decir que luchó con una bruja que la quería degollar.

Asimismo se empleó en el juicio un razonamiento que a nadie le dejaba escapatoria. Se comentaba que el demonio para perjudicar a los buenos, creaba espantos de las personas perversas, de este modo mientras la persona agredía, el espectro permanecía realizando sus tareas, para que la gente pudiese verlos. Nadie podía refutar esto, ya que se creía posible que una persona estuviese en dos sitios diferentes simultáneamente.

A través de este proceso ninguna de las víctimas fue llevada a la hoguera como se considera hoy en día. Tras 18 meses de comenzada la atroz cacería, el gobernador William Phips absolvió a quienes se sospechaba de practicar brujerías que aún no habían sido ajusticiados y eximió a los fallecidos.

Tiempo después, algunas de las niñas que efectuaron las denuncias de brujería admitieron que fue una invención o procedieron de ese modo al ser engatusadas por Satanás. Tras 4 años de los juicios de Salem los tribunales suscribieron una admisión de error e imploraban clemencia. No obstante, fue en octubre de 2001, más de 300 años a posteriori, cuando se oficializó la inocencia de la totalidad de los difamados por brujería.

Sigue existiendo algo que todos aquellos fanáticos de lo paranormal conocemos, y es que: el dolor se difunde más allá de la muerte; el terror que se sufrió en ese tiempo, pudo quedar adherido hasta en las paredes… gran parte de aquellas personas pudieron haber perecido con un verídico resentimiento o sed de venganza, el cual se mantiene hasta la actualidad, y ese es el murmullo que se oye en el viento.

El Cuerpo Congelado de Walt Disney

Esta es quizás una de las leyendas de Estados Unidos más populares, la cual tiene que ver con la condición del cuerpo de Walt Disney. Éste fue el creador de la grandiosa franquicia de Disney que realiza series televisivas, películas y construye parques de diversiones, y cuyo deceso ocurrió el 15 de diciembre de 1966.

De acuerdo a esta leyenda tras el fallecimiento de Walt Disney en 1966, sus admiradores de todo el mundo aseguran que fue sometido a un tratamiento de criogenia. En otras palabras, su cadáver fue sujeto a un tratamiento de congelamiento inducido, con el propósito de preservarlo hasta que la ciencia, en un futuro cercano, encontrarse  la fórmula para retornar la vida a los muertos.

Para tristeza de los fans, lo que es cierto es que el cuerpo fue incinerado un par de días después de su muerte y sus cenizas fueron sepultadas en el Forest Lane Memorial Park en Glendale, California. No obstante este hecho ha sido lo suficientemente constatado, hay entusiastas que mantienen la noción de la existencia del cadáver congelado de Disney en un lugar escondido del acceso público.

Leyendas de Estados Unidos Cocodrilos en las Alcantarillas

Es muy probable que nos hayamos conseguido con este relato referido en películas, series y hasta cómics, siendo esta leyenda una de las más aludidas en la cultura popular. Se considera que la misma provino merced a la noticia de la fuga de un conjunto de caimanes que se tenía planificado incorporar al zoológico de Nueva York, y que a posteriori consiguieron refugio en las alcantarillas de la ciudad.

Al pasar del tiempo, la crónica se volvió más aterradora, ya que se mostraron “reportes” de víctimas humanas que habían sido engullidas por estos inmensos reptiles que se caracterizaban, además, por ser sumamente violentos. Motivado al auge de este relato, el mismo sirvió de inspiración para la invención de uno de los “malos” de la serie Batman, Killer Croc, una criatura que mora en las profundidades de Ciudad Gótica.

Leyendas de Estados Unidos De Terror

Como es usual, el género del terror, siempre tiene lugar preferencial dentro de los relatos que trascienden generaciones. En particular, este categoría de leyendas de Estados Unidos de terror ya que el miedo, la noche y el desconocimiento de ciertos sucesos siempre nos aterra.

Leyenda del Camino Bloods Point

El camino Bloods Point (Illinois, Estados Unidos) comprende el trayecto entre Fairdale y Wheeler, aunándose con otros cruces desde Stone Quarry a Cherry Valley, constituyendo un área que se ha conocido por la gran aglomeración de fuerzas paranormales y actividades de fantasmas que no han tenido explicación y cuyas relatos de terror son abundantes.

Las observaciones de los espectros han comprendido desde figuras inmateriales hasta la presencia de una bruja apestosa que escudriña con morbo desde los rincones, mientras, a su costado, hay numerosos cadáveres que al parecer no han recibido adecuado entierro.

Es precisamente a altas horas de la noche cuando esta ruta cobra vida, al iluminar la luna los pasos del mal que espía desde las tinieblas de los árboles, los cuales parecieran adoptar forma humana para proseguir cada avance de los intrusos, y capturarlos, tratando de alargar sus ramas cual brazos. Probablemente ellos intenten contener a los visitantes antes de que ingresen al área boscosa en la cual los fantasmas se congregan.

El relato más célebre, es el que habla de una bruja, que de acuerdo a lo que se cree ahorcó a sus hijos en un puente del camino, para luego concluir colgándose ella igualmente. Tras su muerte, se pudo ver a su espíritu deambulando angustiado como buscando algo, quizás a sus pequeños quienes se separaron de ella al conseguir en la muerte un reposo, al tanto que ella permaneció penando por la atrocidad y cobardía de sus acciones.

Se comenta que ella fija su demoníaca mirada sobre los intrusos, al voltear estos y encontrarse con aquellos penetrantes ojos, lo único que les provoca es correr, pero ella se los imposibilita, permitiendo que el temor los domina hasta el punto de hacerles vomitar repetidas veces hasta desmayarse.

De sobrevivir la víctima a tal acercamiento, su salvación no sera duradera, ya que una maldición se le ha arrojado, y la bruja le reserva un sitio, entre su comitiva de cadáveres putrefactos, cuyas almas están confinadas al infierno. Asimismo se cuenta que el gato negro de esta perversa mujer, tiene el hábito de brincar delante de los vehículos, ocasionando accidentes o desviaciones de la carretera.

De otro lado, se relata que en este mismo puente, un transporte escolar se salió del camino, y perecieron todos los niños a bordo. Actualmente se considera que ellos prosiguen allí, y ayudan a impulsar y salvar a cualquier auto que corra el riesgo de salirse del camino y sufrir lo mismo que el bus donde viajaban ellos.

Otros fatales eventos hacen referencia a muertes en condiciones insólitas, un niño arrollado por un tren, lo cual provoca que en esta vía se observan luces de autos  fantasmas a toda hora, que las personas que circulen por allí se consigan con muertos andantes, o que oigan los gritos atormentados de los que allí perdieron la vida. Y como si fuese poco, hay dos relatos referidos al encuentro con un perro del averno que corretea a los autos.

De lo que no queda duda es que a través de la historia, en este trayecto ocurrieron numerosas muertes, y pareciese que sus fantasmas resolvieron quedarse para demandar justicia o sencillamente sobresaltar a quien altere sus dominios.

Leyendas de Estados Unidos El Rastrillo

Para el año 2003 en Estados Unidos, primordialmente en la zona rural de Nueva York, acontecieron una sucesión de insólitos eventos que implican a un curioso ser con forma de humano. Los periódicos locales habían cubierto la noticia, pero apenas todo comenzó a olvidarse despertaron.

La mayor parte de los registros en línea y escritos de la criatura fueron enigmáticamente desaparecidos y escasa  información quedó indemne. Pero al investigar un poco se ha podido comprender algo conciso acerca de la criatura.

En el diario personal de un marinero del año 1691 estaba escrito: – Llegó a mí en un sueño. A los pies de mi cama percibí una sensación. Logró llevarse todo. Hemos de retornar a Inglaterra. No podemos regresar aquí por mandato del Rastrillo.

La portada de un diario de 1880 reportaba: – Sufrí un enorme terror. He vivido el horror más grande. Observó sus ojos cuando cierro los míos. Están vacíos. Negros. Me observaron y me atravesaron. Su mano húmeda. No podre dormir. Su voz…

Mensaje de Suicidio de 1964: – Al tanto me alisto para tomar mi vida, siento la necesidad de mitigar cualquier pesar o culpa que pueda ocasionar por medio de este acto. No hay otro culpable que Él. En la primera oportunidad, pude despertarme y percibir su presencia. La segunda, pude despertarme y lo observé. La tercera, pude despertarme y oí su voz y vi su mirada

No concilio el sueño por temor de lo que pueda ocurrir la próxima ocasión que lo consiga. No puedo despertarme nunca. Adiós -. Encontrado en el mismo cajón de madera había un par sobres vacíos destinados a «William» y «Rose», y una escrito personal sin sobre: – Adorada Linnie, oré por ti. Mencionó tu nombre.

Y en tiempo reciente, relata una testigo en el 2006: – Cerca de las 4 am, me despabile creyendo que mi esposo se encontraba en el baño. Quise aprovecharme de las sábanas, pero él proseguía ahí, me observó, suspiró y apartó sus pies del borde de la cama tan velozmente que su rodilla casi me echó. Me sujetó y no comentó nada.

En la punta de la cama, sentado y observándonos a lo lejos, se encontraba lo que creí que era un hombre desnudo, o un enorme perro de alguna raza sin pelo. Su postura era inquietante y para nada natural, como si hubiera sido arrollado por un automóvil o algo así.

En un rápido movimiento, el ente rodó al costado de la cama, y se arrastró raudo en una manera parecida a la de un cojo en paralelo a la cama hasta que llegó a escasos 30 centímetros de cara de mi esposo. Se mantuvo en silencio por 30 segundos, observando siempre a mi esposo. Luego salió en carrera con rumbo a las habitaciones de los niños.

Corrí detrás de la criatura y al llegar corredor, lo vi encogido y jorobado a unos 6 metros a lo lejos, envuelto en sangre. Prendí la luz y observé a mi hija, Clara. Se encontraba muy lastimada y habló apenas en una ocasión más en su breve vida. Exclamó– Se llama el Rastrillo –. Mi esposo colisionó su automóvil esa noche, al tanto que llevaba a nuestra hija al hospital. No lograron sobrevivir.

Averiguando un poco por mí propia iniciativa luego de que todos al parecer ignoraban la situación, conseguí a un hombre en otra localidad vecina que experimentó una historia semejante. Él sabía de otras dos personas que habían observado este ser. Nos llevó a los cuatro casi un par de años de búsquedas en Internet y remitir cartas para recibir una modesta colección de lo que consideramos que eran evidencias del Rastrillo.

Ninguno aportó detalles, relatos o seguimientos. Un documento aludía a la criatura en tres páginas iniciales, y jamás lo refería de nuevo. No he observado al Rastrillo desde que destruyó mi vida, pero sé que ha llegado hasta mi habitación mientras duermo. Conozco y temo que un día me levantaré para verlo de pie, contemplando fijamente.

Leyenda del Sanatorio de Waverly Hills

El Sanatorio de Waverly Hills suele ser estimado como uno de los sitios más hechizados de los Estados Unidos. Fue construido a escondidas a partir de 1908 en las montañas de Louisville, Kentucky y sus puertas fueron abiertas el 26 de julio de 1910.

Su diseño contemplaba albergar a unos 50 pacientes de tuberculosis, cantidad que tuvo que ser incrementada luego de «la plaga blanca», de tal manera que el hospital tuvo que expandirse y en 1926 ya disponía con más de 400 salas y el equipo más avanzado de ese tiempo.

Fallecieron en sus instalaciones cerca de 63,000 personas, apenas el 5% de los pacientes sobrevivía a los cuidados médicos experimentales, los cuales asemejan más a actos de tortura. Fue empleada inclusive la TEC (Terapia Electro Convulsionante, popularmente conocida como Electroshock) con resultados funestos.

En cada oportunidad que un paciente falleció, para que los demás no se enterasen, retiraron los cuerpos al anochecer por medio de «El túnel de la muerte». Un prolongada y sombría galería a través de la colina y que contaba con una cuesta hacia la vía férrea, para disponer los cadáveres en un vagón que los llevaría hasta la morgue y el crematorio, que se hallaban ocultos del resto del hospicio.

Waverly operó como un hospital antituberculoso hasta 1961 y los relatos de terror sobre este lugar comenzaron a emerger. Quienes allí acudían relataban acerca de sombras, luces voladoras, murmullos, la aparición del espíritu de un hombre ataviado de blanco deambulando por la cafetería.

Y la inquietante presencia de una anciana esposada, con las muñecas sangrientas implorando ayuda. Inclusive reportaban haber observado al edificio con iluminación nocturna a pesar de que no había servicio de energía eléctrica. En el techo del hospicio se oían cantos de niños, y es que en dicho espacio les eran aplicados sus tratamientos de helioterapia, que consistían en exhibirlos a la luz solar.

Al cuarto piso se le considera como el área de mayor actividad del hospicio. Está colmado de sombras, presencias, chirridos de puertas, hasta voces y alaridos de dolor. Una modesta niña hace presencia para juguetear con los visitantes. Otros han observado a un muchachito pateando una pelota de cuero, este se esfuma delante de sus ojos. Un centinela contempló a una cabeza flotando por una de las salas.

Quizás una de las leyendas de Estados Unidos de terror más populares sea la del cuarto 502. Cierta mañana de 1928, la supervisora de enfermeras, de apenas 28 años fue encontrada colgando del techo de la habitación. En 1932, otra enfermera resuelve saltar por la ventana de dicho cuarto.

En la actualidad, muchos aseguran percibir una enorme sensación de opresión y de desesperación al ingresar en esa sala. Otros han percibido asimismo la presencia de gente sombra, espantos sombríos de aspecto humano que recorren el sitio. Inclusive han oído una voz que exclama: «Váyanse de aquí».

Pasados unos años, Waverly Hills es inaugurado con el nombre de «Sanatorio Geriátrico de Woodhaven». La gente comenta que en dicho sitio se efectúan insólitos experimentos con los internos y en 1982 las puertas de Woodhaven son clausuradas de modo oficial para siempre.

En todo el tiempo en que fue abandonado emergen nuevas crónicas de fantasmas. Se cuenta que una pequeña niña de cabellos rubios busca desesperadamente a sus compañeritas en el ático, y que una silla de ruedas se desplaza por si misma a través de los estrechos y solitarios corredores de la primera planta.

Se distinguen decenas de sombras en el tenebroso túnel de los fallecidos. Y se muestra Mary, una chica carente de ojos. La enfermera muerta en el cuarto 502 surge al anochecer a hacer sus recorridos. El edificio al parecer aún está alojando pacientes, ya que se oyen sus voces, y sus sonidos al toser.

La «Sociedad de Caza Fantasmas de Louisville» fue requerida por la cadena Fox Tv en 2001, para la realización de un episodio de su serie «Reality». Se hizo una investigación en el edificio y a través de su permanencia oyeron ruidos de raspones en el piso.

En cierta habitación el personal empezó a percibir un calor bastante fuera de lo normal, y la temperatura se elevó tanto  que tramos del plástico del medidor de campos se fundió. Mas tarde se reveló que aquella habitación fue la sala de TEC (Terapia Electro Convulsionante).

La Mujer que Vestía de Violeta

De las leyendas de Estados Unidos de terror, esta se origina en un supermercado localizado en un poblado muy modesto de los Estados Unidos. Uno de esos sitios en los que casi la totalidad de las personas de la colectividad se conocen y comparten entre sí.

De acuerdo a lo que se relata una mañana tres amigos realizaban las compras semanales, cuando una mujer ataviada de violeta les produjo gran atracción. La dama se aproximó a la sección de lácteos, abrió un congelador y de éste extrajo un cartón de leche.

Luego, con gran rapidez la mujer fue en dirección de las cajas registradoras. De su parte, los hombres permanecieron  inmóviles por unos instantes mirándola. Repentinamente, uno de ellos intentó alcanzarla, pero cuando arribó a la salida, la dama ya se había esfumado.

Incluso llegó a recorrer con la vista el estacionamiento tratando de ubicarla, pero fue imposible, pues como se había señalado, la mujer literalmente fue tragada por la tierra. A partir de ese día, el hombre fue cada mañana a igual hora con la finalidad de conseguirla nuevamente en el supermercado.

Pasaron tres días sin que se registrase novedad, pero en la mañana del día número cuatro, el episodio se repitió de nuevo prácticamente del mismo modo. Es decir, apenas llegó la mujer ataviada de violeta, extrajo su leche del congelador y se fue de allí sin dejar huella.

Ese misma día, el hombre que se había encariñado de dicha mujer a primera vista les rogó a sus amigos que lo acompañarán en la mañana al supermercado, pues daba por seguro de que en la tercera ocasión que la viese sería la de vencer. En otras palabras, que en esa oportunidad lograría al menos compartir con ella unas pocas palabras.

Tal y como lo había anunciado, la dama se mostró en el lugar una vez más. Esta vez, uno de los amigos del hombre la aguardaba en el supermercado mientras que él esperaba en la salida.

En escasos minutos éste la vio atravesar la puerta y fue tras ella de modo apresurado. Fue en su persecución por varias calles hasta que en un área de terracería ya dejo de verla. Al revisar con minuciosidad las inmediaciones aquel hombre se percató de que había un camposanto muy próximo a esa vereda.

Súbitamente empezó a oír el sollozo de un niño pequeño. Sin pensar mucho le siguió la pista al lloriqueo hasta que arribó casi delante de un sepulcro. Ahí pudo contemplar a la mujer de violeta con un bebé en brazos al que estaba dando de comer con una mamila.

Luego la dama removió la tapa de la cripta y metió al pequeño en ella. Luego de unos instantes la mujer se desvaneció. Asombrado y espantado el hombre fue apresurado hacia allá e igualmente levantó la tapa del mausoleo. Tal sería su sorpresa que en el interior del sepulcro consiguió a un niño vivo y vistoso recubierto por los brazos de un esqueleto que estaba trajeado de color violeta.

El hombre sacó al bebé de allí y lo llevó a un orfanato. Mas adelante se llegó a saber que tanto la mujer como la criatura habían sido sepultados vivos, pero de manera milagrosa el espíritu de ella había logrado sustentar a su hijo con vida hasta que alguien lograra conseguirlo.

Leyendas de Estados Unidos Urbanas

No contando este país con un pasado histórico muy extenso, la mayor parte de las leyendas de Estados Unidos se han formulado y compartido en tiempos no muy lejanos teniendo como escenario sus grandes urbes.

Leyenda de la Biblioteca Willard

La biblioteca Willard, cuya inauguración tuvo lugar en el año 1885, es una construcción gótica localizada en River City of Evansville. Es la biblioteca de mayor antigüedad de todo el estado, dispone de más de 100,000 volúmenes  y se le considera un símbolo de la ciudad, no solo por su legado, sino además porque está embrujada.

James y Merrit Reid fue quien la diseñó a solicitud de Willard Carpenter, un extravagante filántropo célebre por su altruismo, quien procuraba en ese tiempo crear una universidad dedicada a la enseñanza de los pobres, no obstante quienes administraban su donativo resolvieron edificar la afamada biblioteca en cuyos salones se muestra el fantasma de «La señora de gris».

La aparición inicial de este espanto, ocurrió en 1937, mientras un centinela hacía su ronda nocturna por la zona de calderas para elevar la proporción de carbón en los hornos de calefacción, fue que se mostró delante de él la traslúcida figura de una mujer levitando en el aire y difundiendo un leve resplandor que realzaba su toque fantasmal.

De acuerdo a la reseña del vigilante era una mujer madura, con traje largo, zapatos elevados, sombrero y velo, todo ello de color gris, como se habituaba en los años 1800. Luego se desvaneció ante su mirada del mismo modo que había surgido.

Luego de ese suceso acontecieron otros semejantes con los demás centinelas del lugar, quienes pretendieron infructuosamente hacer contacto, pero el ánima se mostró bastante introvertida. Uno de los contactos más insólitos fue el ocurrido a un niño de 3 años, quien se distanció por un instante de su madre. En corto tiempo retornó y se agarró con fuerza de ella, exclamando que había observado cómo flotaba una señora de gris.

Numerosos trabajadores y usuarios de la biblioteca que han podido contemplar a la dama de gris, afirman que el ambiente se enfría mucho y aparece un potente olor a perfume cuando ella se aproxima. Sumado a ello, en el edificio ocurren otra sucesión de eventos como: grifos que se abran a solas, luces que por sí mismas se encienden y apagan y obviamente, puertas que se abren y cierran por su cuenta.

Acerca de la procedencia del fantasma existen muchas teorías. Se cuenta del sepulcro profanado de una mujer dentro del área de la biblioteca, que previamente era parte de un cementerio. Otras se refieren a suicidios o asesinatos en el interior del edificio.

Pero la que más se acepta es la que asegura que la «Dama de gris» es la hija de Willard Carpenter, Louise, quien había demandado a los administradores del establecimiento para que le retornan el dinero, aludiendo que su progenitor sufría de locura para la época en la que invirtió su dinero.

La demanda no fue aceptada, y se señala que tras su muerte, el alma de Louise retornó a la biblioteca para expiar allí hasta que la totalidad de las posesiones sean reintegradas a sus descendientes. Posteriormente surgieron dudas ante ésta suposición cuando Lucille Warren hizo contacto con la «Dama de gris» y reveló entre otras cosas, que el fantasma veía, con cierta nostalgia hacia el canal de agua, cercano a la biblioteca.

Debido a lo anterior hizo la deducción de que probablemente se había ahogado en él, particularmente porque se muestra desorientada ya que al parecer no entiende qué se hace el el lugar.

Por cierto tiempo sus presencias fueron menos habituales, pero en años recientes se han acentuado, tanto así que hubo que emplazar tres cámaras en el sitio, una en el sector de infantes donde se muestra usualmente, otra en el sótano y una más en la zona de investigación.

Lo registrado por las cámaras se pueden ver “en línea”, cuyas imágenes son actualizadas cada 20 segundos, si quieres probar fortuna, puedes intentarlo por allí. Y si reconoces al fantasma, no olvides hacérnoslo saber.

Leyendas de Estados Unidos La Prisión de Alcatraz

El presidio de Alcatraz (La roca) localizado en la bahía de San Francisco, es uno de los sitios desolados más preocupantes de Estados Unidos. Principió como una fortaleza y cárcel militar. Desde 1934 hasta 1963 fue un presidio de extrema  seguridad, en el cual estuvieron confinados los más atroces delincuentes de Estados Unidos como Al Capone, Robert Franklin Stroud, Jose Sierra, James «Whitey» Bulger y Alvin Karpis.

A través de sus 29 años de actividad, el penal aludió ser muy seguro y que no hubo preso alguno que escapara exitosamente. Fueron 36 de ellos quienes lo intentaron en 14 oportunidades, en las cuales siete perecieron y dos se ahogaron.

El acontecimiento de mayor violencia ocurrió en 1946, cuando en una tentativa fallida de escape de seis presos se produjo la llamada «Batalla de Alcatraz», en la cual fallecieron tres reos y dos centinelas. El 11 de junio de 1962, se consideró a Frank Morris y a John y Clarence Anglin como los que por primera y última ocasión intentaron evadirse.

Actualmente al establecimiento se le da un uso recreacional, en en cual vigilantes y visitantes han notificado de encuentros misteriosos del categoría paranormal. Se cuenta que en noches de tinieblas el vetusto faro que fue demolido en 1906, se muestra súbitamente para luego desaparecer, en compañía de un enigmático silbido y una luz verde que resplandece.

De los lavatorios del bloque C, en el cual «el carnicero» fue ajusticiado proviene un espeso humo que ahoga a los presentes y se desvanece prontamente. Se dice que en la celda 14-D, una sección de castigo denominada como «el agujero» en la cual los reclusos son enclaustrados en completa oscuridad, un interno vociferaba que allí se encontraba confinado con él alguien con ojos rojos resplandecientes.

Sus alaridos fueron menospreciados y al próximo día consiguieron al interno muerto con una horrible expresión en su cara y dedos marcados en su cuello. Mediante la autopsia se pudo descubrir que su estrangulamiento no habría podido ser causado por él mismo. Por el mismo sector se ha podido ver deambular al espectro de un hombre ataviado con el uniforme de prisión.

Robert Franklin Stroud «El Hombre Ave» un sádico homicida, fue uno de los reclusos de mayor fama de Alcatraz, quien falleció el 21 Noviembre de 1963. Numerosos testimonios refieren apariciones fantasmales de este individuo, sentado en la cama de su calabozo.

Leyenda de La Melodía de Molly

Desde el comienzo de la civilización los relatos de terror relacionados con la música han hecho compañía a numerosas personas. De tal grado, que los ejércitos iniciales que se constituyeron, acogieron algunas de esas melodías prehistóricas para emplearlas a la hora del combate y así intimidar a sus adversarios.

Este relato de terror principia en la década de los años 50 y permanece aun como unas de las leyendas de Estados Unidos de América. Se conoce que Sam es un destacado estudiante, quien había logrado una beca en la escuela Juilliard de Nueva York, una de las de mayor prestigio de la región.

Sus gastos estaban totalmente cancelados y el curso duraba un par de años. En un comienzo, sus progenitores se resistieron a que aquel joven hiciese el viaje a la gran ciudad. Sin embargo, Sam conocía como convencerlos de indicándoles que nada de lo que se encontrase en aquel lugar alteraría su modo  de ser.

Al arribar a la «gran manzana» lo que inicialmente hizo fue ir en búsqueda del sitio en el cual se alojaría. Hizo una llamada al número telefónico que le habían indicado cuando retiró su beca y se percató de que había existido un error y que ya no iba a acudir a la escuela Juilliard, sino al Instituto Gleeson.

Igualmente le señalaron que el lugar en en cual se iba a albergar era una casa de huéspedes. El muchacho arribó e hizo presencia ante la dueña del establecimiento quien era una abuela de gran amabilidad:

– Ay jovencito, se muy cuidadoso. Si fuese tu, me volvería de inmediato a mi pueblo.

– ¿Por qué me señala eso? Mis progenitores me comentan que esta es una ciudad de gran peligro, pero considero que puedo cuidar de mí mismo.

– ¿Eres creyente en los cuentos de terror?

– Sí, conozco de algunos que provocan mucho temor.

– Entonces tienes que estar atento. Por ninguna razón te vayas a aproximar al libro de melodías que conserva el profesor Campbell en su despacho. Y por nada del mundo se te ocurra intentar interpretar alguna de las tonadas que allí se muestran, en particular una llamada «Molly».

– ¿Existe una razón para ello?

– Lo siento mucho hijo, pero no hay mas nada que agregarte. Tú sabrás si eres obediente o no a la advertencia que te doy.

Al anochecer Sam no pudo conciliar sueño meditando en cientos de motivos por los cuales no debía encontrarse con aquel libro. Sin embargo, al próximo día cogió su clarinete y abandonó la casa de huéspedes sin producir ningún ruido. Hizo presencia ante el maestro Campbell y éste le señalo que las secciones de adiestramiento serían muy estrictas y que si no deseaba vivir ese «calvario» era el momento justo para volver a su pueblo.

No obstante, el muchacho de Alabama quiso proseguir su destino. Al salir el profesor a mover su auto, Sam quiso aprovechar para averiguar por la canción de Molly. Efectivamente sobre el escritorio se hallaba un libro con cubierta de piel y hojas amarillentas debido a su vetustez. Lo abrió y se asombró al percatarse de que lo único que había allí escrito era el nombre de esa joven y unas pocas notas musicales.

De inmediato, alistó su clarinete y empezó a interpretar la melodía. En poco tiempo su corazón comenzó a contraerse sin control y sus órganos internos estallaron al ritmo de esas nefastas notas. De modo sorpresivo no existió reporte policial alguno de lo acontecido y hasta el día de hoy el Instituto Gleeson prosigue funcionando, solo que en las sombras. Este relato me la hizo llegar un amigo que reside en Manhattan.

Leyendas de Estados Unidos Muñecos de Nieve

Para Armando ésta era su primera Blanca Navidad, luego de haber residido por una década de sus años iniciales en una ciudad calurosa que no era favorable para vestir suéter en temporada decembrina.  Se encontraba entusiasmado por haberse trasladado al norte de Estados Unidos en unión a sus padres y allí poder al fin tras mucho tiempo anhelando, saber lo que la nieve.

Llegó a cumplir su deseo precisamente en Nochebuena, así que dejo de lado todos los obsequios para salir a jugar en la nieve con su progenitor. Muchas fueron las horas que estuvieron afuera, lanzándose bolas, construyendo angelitos, y obviamente, muñecos de nieve, tres ejemplares, uno para cada integrante de la familia.

Cuando ya los hubieron concluido, su madre le facilitó unas bufandas para que los vistiese, se hicieron unas cuantas fotografías para luego ingresar en la casa ya que el frío era muy penetrante. Por las ventanas el chico miraba muy ilusionado aquellos figuras de nieve, al tanto la espera se le hacía eterna para volver a jugar en la nieve. Transcurrieron así horas hasta al fin lo mandaron a acostarse.

Al próximo día se levantó antes que sus padres, y hubo que llamarle en varias ocasiones veces para que tomara su desayuno. Al anochecer nuevamente hubo que pedirle en más de una oportunidad que ingresara a la casa, siendo igual por los próximos tres días, hasta que el frío disminuyó y el sol comenzó a calentar todo para derretir la nieve y con ello los muñecos.

En su angustia al observar cómo se empequeñecen los muñecos y parecían ya como un bulto, el chico recobró sus cabezas, las redujo al apretar bien la nieve, les dio forma de nuevo a la cara y fue a ocultarlos en el refrigerador de la cochera donde se acostumbraba almacenar la carne.

Manteniendo sus acciones ocultas, permitió que los cuerpos prosiguieron derritiéndose. Al anochecer se sentía más calmado, hasta se fue a la cama sin que sus padres lo mandaran. De cualquier manera la nieve desaparecería, pero el ya había hecho lo necesario para preservar su gran obra de arte.

Eran las dos de la madrugada cuando el chico se levantó en busca de una cobija adicional, ya que el frío se había incrementado hasta el punto de forzarle a ir al baño. Al colocar los pies en el piso se percató de que estaba húmedo, un pozo de agua fría circundaba su cama, algo intrigado prendió las luces para averiguar qué ocurría.

Las huellas le hicieron salir de su habitación, por la escalera pudo observar algo de nieve, y al arribar a la sala se consiguió con un enorme bulto. Tras de él había mucho más agua, indicando el camino hacia la puerta principal, el niño se aproximó con cierta cautela.

Pudo oír un ruido leve que rasgaba la puerta en la parte inferior, al asomarse por la ventana no vio a nadie, así que abrió para saber qué es lo que ocurría. Al inicio no advirtió nada extraño pero al contemplar el jardín se percató de que los otros muñecos de nieve se habían desvanecido.

En su lugar se podían ver marcas de arrastre, al disponerse a avanzar su pie se atoró con algo y al mirar hacia abajo, se dio cuenta de que una rama le circundaba la pierna, ¡Era una de las figuras de nieve! que lo retenía con fuerza al tanto que procuraba arrastrarse hacia el interior de la casa.

La impresión no le dejo gritar, pero su impulso de sobrevivencia lo llevó a extraer fuerzas que desconocía y liberarse inmediatamente para correr hasta su habitación. Desafortunadamente se olvidó del estado en que se hallaba ésta y el charco de agua le hizo resbalar.

Se propinó un fuerte golpe, que le hizo perder la visión, pero no lo suficiente para imposibilitar observar que los despojos de los otras dos figuras de nieve se habían ocultado debajo de su cama y se movilizaban hacia él, para exigir sus cabezas.

Leyendas de Estados Unidos Populares

No se puede dejar de lado el papel que han desempeñado el cine y la televisión en la generación de relatos y crónicas que giran en torno a los personajes allí creados. Estas historias han conformado lo que conocemos como las más populares leyendas de Estados Unidos.

Leyendas de Estados Unidos Invasores

Siendo su día inicial de trabajo, Adán se encontraba sumamente contento, luego de haber sufrido mucho para echar adelante a su familia. Se le ofreció la oportunidad de ir a laborar a Estados Unidos, como celador de borregos en una finca, con la desventaja de que estaría a solas en medio de la nada apenas en compañía de los borregos por seis meses, lo cual solo era compensando por la buena paga.

Un sujeto permaneció con él una semana para entrenarlo aunque no era mucho lo que había que aprender. Adán ya había anteriormente pastoreado, apenas requería adaptarse a ese ambiente. Lo cual igualmente no revistió mayor problema, lo que permitió que su compañero partiese con su parte de los borregos a un sitio más distante.

Ya un poco más libre de la presión de que alguien lo vigilase, Adán pudo relajarse algo y partió por vez inicial con sus borregos. Se encontraba sentado debajo de un árbol, cuando al parecer vio en las proximidades de un abrevadero a una persona inclinada intentando recoger algo de agua. Hasta donde le era conocido, él debía encontrarse solo, así que se aproximó para ver quien era.

El individuo parecía estar muy entretenido en busca de algo dentro del agua ya que no se percató de que lo estaban observando y mucho menos de que se acercaban a él, hasta el punto de verlo muy de cerca y darse cuenta de que no se trataba de una persona.

Fue cuando Adán cogió su rifle, pero antes de poder apuntarle, aquel ser se incorporó, volteando al parecer enojado para mirar fijamente al hombre, y alargó su mano tomando el rifle como si fuese un poderoso imán, al que luego, con sus manos, pudo doblar cual hoja de papel y lo retornó a su dueño.

Adán algo atemorizado permaneció inmóvil, al tanto que aquella criatura humanoide de más de dos metros de alto se aproximaba poco a poco, caminando como si el piso le punzara, tal vez era así, pues se encontraba totalmente desnudo y sin zapatos.

Su tez era marrón claro, casi traslúcida, delgado, pero no se le llegan a ver los huesos, por nariz se veían apenas un par de agujeros, en una cabeza carente de orejas, pero con inmensos ojos rojos que no podían parpadear como los nuestros y unas prominencias en la cabeza.

Al aproximarse delante del hombre, levantó su esquelética mano con apenas tres dedos flacos, lo palpó en la frente, y produjo un ruido extraño, como el de los insectos al alimentarse… parecía querer decir algo, pero Adán no podía comprender.

Fue cuando el ser brincó sobre él hasta un árbol, por el cual desapareció de la vista del hombre que apenas respondía a lo ocurrido. Muy atento en saber por cuál dirección se había dirigido, Adán aun mantenía su mirada en la copa de los árboles, y repentinamente percibió como le tocaban por detrás en uno de sus hombros…

-¿Lo pudiste ver cierto?- Le preguntó un anciano, -¿A quién?- exclamó el hombre un poco turbado después del sobresalto que experimentó –A los invasores hijo, los grandotes delgados-,-Si señor los pude ver-,-Seria mejor que los dejasen hacer lo que ellos quieran, yo los he visto por aquí por más de sesenta años y nunca me han lastimado, solo permite que se puedan llevar algunos borregos y aparenta que no están…-

Conversando más con el anciano comprendió que en esas montañas era rutinario verlos, se acercaban por borregos, agua y objetos que recolectaban de las inmediaciones, como si fuesen muestras. El anciano los había contemplado desde chico cuando pastoreaba con su papá. Nunca habían herido a alguien, pero muchas personas temían que cierto día se los llevaran como a los borregos.

Gettysburg, Después de la Batalla

A través de la historia de Estados Unidos nos conseguimos con un pasaje funesto en el cual resultaron más de 51.000 heridos y 7.600 fallecidos. Todo ello tuvo lugar en una batalla que se libró en julio de 1863, en Gettysburg, una población ubicada a 56 kilómetros al suroeste de Harrisburg, Pensilvania.

En noviembre del referido año dichas tierras fueron reconocidas como cementerio nacional y el entonces presidente Abraham Lincoln, quien lideró a los triunfadores del norte, proclamó un discurso en el que convocó a realizar un esfuerzo para que tales decesos no fuesen en vano. La Guerra se prolongó por un par de años más.

En 1895 Gettysburg se transformó en un Parque Militar Nacional y en 1933 fue asignado a la administración del Servicio Nacional de Parques. A partir de aquella nefasta contienda hasta ahora se ha aludido que la región es un área de sucesos paranormales vinculados a quienes padecieron en ella, y es estimada como una de las más embrujadas de dicho país.

E inclusive se le han consagrado libros completos, como Fantasmas de Gettysburg: Espíritus, Apariciones y Lugares Encantados del Campo de Batalla, de Mark Nesbitt, el cual ha sido utilizado como guía de turistas por parte de los adoradores de los sucesos paranormales.

El presunto registro de los espectros se expande a otras poblaciones próximas y se soportan en fotografías y vídeos. En el sector del bosque hacen su aparición soldados heridos, arrojando terribles quejidos resucitando aquel doloroso momento previo a su muerte.

En la hostería Farnsworth se manifiesta el fantasma de Jennie Wade, una mujer que pereció por una herida de bala. Esta revelación se prolonga hasta el hogar donde solía residir en vida, aunada a la presencia espectral de su hermana que se puede contemplar horneando pan y diseminado la fragancia de su perfume floral.

Se refiere igualmente a la aparición de los indígenas que moraron originariamente la región, y que en la cantina Herr, la que fungió de hospicio para los confederados a través de la contienda, se oyen lamentos. En las fechas de la batalla, se afirma, eran lanzados por la ventana docenas de extremidades cortadas con la finalidad de salvar a los heridos.

Indudablemente las apariciones en el lugar son más de las que aquí se pueden relatar, ya que entre aquellos 7.600 muertos, pueden haber emergido numerosas almas que hoy día penan por el lugar, atesorando a pulso todas las leyendas que han surgido alrededor de aquellos funestos días de guerra.

Leyenda del Triángulo de Bridgewater

El Triángulo de Bridgewater es un región de aproximadamente 200 millas cuadradas (520 km²) al sureste de Massachusetts en los Estados Unidos. A partir de la época colonial, esta área ha sido un lugar de supuestos eventos paranormales.

Ubicado a apenas 30 kilómetros al sur de Boston, esta zona está limitada por las localidades de Massachusetts de Abington, de Rehoboth y Freetown, constituyendo así el Triángulo de Bridgewater, denominado así por el estudioso paranormal Loren Coleman en 1970.

Precisamente en el medio del área está situado el pantano Hockomock que en el dialecto de los indígenas Wampanoag quiere decir «el sitio donde residen los espíritus». Los originarios americanos ya distinguieron su carácter excepcional al bautizarlo así.

Quizás sea el espacio más enigmático merced al cementerio aborigen de ocho mil años de antigüedad que se encuentra allí. Se comenta que al abrir los arqueólogos los sepulcros se liberó un polvo ocre después del cual las tumbas se desvanecieron y las fotografías entonces tomadas no pudieron ser reveladas.

En los años de 1930 numerosos trabajadores de la región notificaron que habían observado inmensas serpientes enrolladas sobre el camino como si fueran tubos de un fogón antiguo. Panteras negras, tortugas enormes y perros fantasmales tan inmensos como un caballo son algunas de las especies que se han podido contemplar.

Se han reportado avistamientos de bolas luminosas que vuelan sobre el pantano, las cuales cambian de color, aspecto, tamaño y potencia y se muestran como reacciones a la acción de algún humano que ingresa en el lugar. A fines de 1960, cinco testigos observaron una bola de luz en vuelo entre algunos árboles, la cual, tras gritarle, creció y emprendió vuelo hacia ellos.

Especulan sobre enormes pájaros (thunderbirds), de, al parecer, más de 10 metros de envergadura y cuantiosas apariciones de Pie Grande (Bigfoot). Para el invierno de 1970, un poblador de los alrededores afirmaba haber avistado a un ser de unos 3 metros de altura, recubierto con un pelaje café oscuro. Igualmente una mujer lo observó, hurtando calabazas de su jardín.

Para 1993 un sujeto detiene su auto y apuñala a su prometida, para luego suicidarse, precisamente a unas millas del pantano. Numerosos casos semejantes, en los que una persona cuerda mata a alguien más, han acontecido en esta zona.

Indudablemente el Triángulo de Bridgewater, tiene algo de enigmático, por lo cual ha sido empleado como punto de congregación de sectas demoníacas que efectúan sacrificios de animales, y se supone que asimismo de personas, pues se han conseguido cuerpos mutilados.

No es necesario que ingrese al pantano para ser testigo de alguno de estos eventos sobrenaturales, ya que entre los numerosos caminos que atraviesan o circundan el triángulo, en alguna de ellas, un holgazán de pelo rojizo, hace su aparición sentado en los autos que por allí transitan. Igualmente hay un camión fantasma que se desplaza velozmente y atraviesa los autos de los conductores que tratan de eludirlo.

Leyendas de Estados Unidos La Mansión Winchester

Puede ser que el nombre de Oliver Winchester no quiere decir nada para ustedes a primera instancia. No obstante este hombre fue quien creó un arma de fuego muy conocida en el siglo XIX en los Estados Unidos de América, ya que hizo más fácil que los colonizadores pudiesen apropiarse de otros tierras de una forma muy simple.

Aun así, con el pasar de los años una nube de desdicha se encimó sobre esa familia, originando el comienzo de la leyenda de terror que verás a continuación. Después de que Oliver llegará a ser un acaudalado hombre que elaboraba rifles, resolvió negarle a su hijo su fortuna, con la ilusión de que éste no sólo preservará las buenas finanzas, sino que progresivamente ayudará a crecer la riqueza familiar.

William (el primer hijo de Oliver) se desposó y en 1866 vio la luz su pequeña hija, quien desdichadamente falleció con tan solo mes y medio de vivir en este mundo. Si a eso le agregamos que William igualmente murió breve tiempo después, motivado a un agudo cuadro de tuberculosis, ello ocasionó que la viuda quedase en un estado general de shock, ya que las dos personas que mucho había adorado, ya no estarían jamas a su lado.

Tal era la depresión de la señora Winchester, que comenzó a frecuentar sitios de baja calaña en los cuales se entrevistaba con brujas y adivinas, quienes presuntamente entraban en contacto con el más allá en busca de las respuestas que la mujer buscaba.

Más adelante la viuda se reunió con una vidente, quien le aseguró que el motivo de todos sus males eran provocados por los seres que habían muerto por causa de los rifles de su suegro empleados en las constantes batallas. Igualmente le señalo que el único modo en que podía librarse de la maldición era que prontamente iniciara la construcción de una gran casa de descanso para ella y para los fantasmas que proseguían penando.

– Algo más que no debes dejar de tener presente es que una vez iniciada la construcción de tu nuevo domicilio, no puedes para de construir, ya que si lo haces los entes malignos podrán retornar al plano de los humanos y te martirizarán hasta que fallezcas, afirmó la vidente.

Sara (era el nombre la mujer) se trasladó a otro estado y buscó con afán una propiedad que pudiese comenzar a remodelar tan rápido como le fuese posible. Consiguió una granja en cuya casa principal se contaba con ocho cuartos. En el más breve tiempo, la señora logró contratar a gente especialista en remodelaciones y prosiguió realizando ajustes a la casa por más de treinta y cinco años sin parar.

Era tan grande el temor que sentía en relación a las entidades nefastas que podían agredirla, que mandó a que en distintas partes de la construcción prevalece el número trece.

Aquellos que han conocido a fondo la mansión Winchester, no guardan temores ya que la edificación es muy irregular porque hay corredores que no llevan a ninguna parte o paredes que tienen puertas, pero no hay ningún cuarto que las conecte. Sara murió en la década de los años veinte y la mansión fue comprada por menos de $150,000 de aquellos tiempos.

Leyendas de Estados Unidos Cortas

Relatos breves que han servido para gestar anécdotas son muy frecuentes en esta nación y se han clasificado como leyendas de Estados Unidos cortas.

La Bella Joven de la Carretera

En este relato se cuenta de una bella joven que se muestra en una carretera abandonada, particularmente al anochecer, con la finalidad de que algún conductor se pare para ofrecerle llevarla a su destino final.

A pesar de que el conductor busca el modo de iniciar una conversación, la muchacha sólo contesta con pretextos o frases breves. La crónica arriba a su máximo al pedirle la joven que la deje bajar en cierta parte de la carretera, y es allí cuando se han presentado dos probables versiones de la historia.

En la primera, se asegura que ella sencillamente se desvanece, en tanto que la segunda señala que ella pudo olvidar algún objeto (una pieza de ropa o inclusive flores). Al intentar el conductor hace la posible devolución de lo olvidado, se le notifica que la joven lleva varios años muerta.

El Juego más Peligroso de la Historia

Una de las leyendas de Estados Unidos de fecha algo más reciente cuenta acerca del Polybius, un videojuego de clase arcade que habría conseguido gran notoriedad entre los jóvenes a través de los años 80. Se considera que centenares de jóvenes que lo jugaron fueron afectados por una serie de curiosos efectos secundarios, como: dolores de cabeza, alucinaciones, espasmos, cambios de conducta y hasta fallas de memoria.

Inclusive, de acuerdo a otra versión de la leyenda se asegura que los jugadores eran hostigados con mensajes subliminales que inducidos al suicidio, o a incurrir en actos agresivos contra otras personas. Lo real es que hoy en día aún se mantiene la duda acerca de la existencia de este juego.

Leyendas de Estados Unidos Las Propiedades de la Coca-Cola

Es innegable que la Coca-Cola es una de las bebidas de mayor popularidad de nuestros tiempos, más eso no quiere indicar que esté exenta de leyendas urbanas o de teorías conspirativas. Una de ellas está vinculada con el contenido resultante de su “fórmula secreta”, la cual tiene el poder de descomponer carnes, destapar tuberías, limpiar baños y hasta desmanchar la ropa. Aun así se comenta que estas propiedades son falsas.

Pero al parecer la más alucinante de todas es la relativa a una sucesión de mensajes subliminales, que fueron expuestos en un serie de exhibiciones visuales que apenas duraban un minuto. El presunto experimento llevado a cabo por James Vicary a fines de los años 50, estaban relacionados con el estudio sobre la comercialización y uso del producto. No obstante, no se conoce ciertamente si el proceso fue efectuado o no.

El Ascensor y Steve Jobs

Luego de varios años de fallecido, aún la figura que fue Steve Jobs sigue gozando de admiración y respeto por numeroso público alrededor del mundo. Sin embargo, han emergido una sucesión de relatos que cuenta acerca de cómo fue su personalidad al tanto encabezaba a la corporación Apple.

De acuerdo a la leyenda, Jobs hallaba molesto el conseguirse en los ascensores con empleados que no fueses parte de sus conversaciones regulares. En efecto, de acuerdo a testimonios de ex-trabajadores, esto sería motivo para ser objeto de sanciones fuertes o inclusive el despido.

La Anguila Mutante

En el año 2013, tomó un curso viral en Internet la fotografía de una variedad de anguila de enorme tamaño, la cual había sido atrapada por un muchacho en un lago de New Jersey. El suceso llamó aún más la atención debido al aspecto casi aterrador del animal.

Lo hechos fueron cubiertos por el medio Daily News, lo cual ocasionó que miles de internautas sintieran atracción por este desconocido ejemplar. No obstante, no transcurrió mucho tiempo para que se comprobara que todo fue una fotomanipulación. Ha de mencionarse que este relato es un arquetipo de la propensión actual relativa a la manipulación de las imágenes y otros contenidos visuales.

Los Suicidios Durante la Gran Depresión

La Gran Depresión es muestra de uno de los tiempos más sombríos tanto en los Estados Unidos como en todo el mundo. A partir de ello, no pasó mucho tiempo para que se conformarán leyendas a su alrededor que siguen provocando nuestra fascinación en la actualidad.

Wall Street fue el núcleo del desmoronamiento económico de la nación, por lo que se consideró que un número relevante de hombres de negocios se vieron forzados a suicidarse en vista de esta perspectiva tan estremecedora. Inclusive, se relata que muchos optaron por arrojarse desde rascacielos o por darse un tiro en la sien. Aun así y de acuerdo a registros históricos, el número fue muy inferior a lo que popularmente es considerado.

El Origen del Béisbol

Entre la gran cantidad de actividades deportivas practicadas en los Estados Unidos, el béisbol es estimado como uno de los de mayor importancia en el país. De acuerdo a los libros de textos, su invención es atribuida a Abner Doubleday, militar fogueado en la Guerra Civil, quien en años posteriores se destinó al mundo de los trenes.

No obstante, se piensa que esta disciplina del béisbol no es 100% originaria de esta nación, sino que más bien es una variante del “rounders”, un deporte oriundo de Irlanda, el cual fue de gran popularidad a través del siglo XIX.

Las Ratas y las Latas

Se conoce una leyenda urbana muy divulgada que narra el deceso de una mujer en Texas, Estados Unidos, a causa del consumo de una bebida gaseosa, cuya envase de metal o lata había sido contaminado por heces de ratas.

A pesar de que esta “noticia” alarmó a centenares de personas, se hizo entrever que la totalidad de las latas y demás alimentos viene recubiertos de un plástico para impedir su contacto de forma directa con roedores, insectos y otros elementos que puedan afectar al contenido dispuesto al público.

El Agujero de Mel

Esta leyenda urbana señala que en Ellensburg, Washington, se localiza el agujero de Mel (igualmente llamado como Mel’s Hole), una estructura natural que no cuenta con un fondo. Se considera que la misma fue un hallazgo de Mel Waters, un hombre que aseguró en su momento que el agujero no tenía fin.

Por si esto fuese poco, ciertos adeptos a la leyenda afirman que el mismo cuenta con atributos mágicos, como el de hacer revivir a los animales muertos. Lo verídico es que, si bien Mel’s Hole produce gran curiosidad entre el público, se ignora el punto exacto de localización del mismo, inclusive hasta para aventureros y exploradores.

Leyendas de Estados Unidos Los Skinwalkers

Los indios navajo de Estados Unidos, son creyentes en la aparición de criaturas sombrías con el poder de absorber la piel de una persona y así, adoptar su aspecto humano. Estas criaturas se han popularizado  con el nombre de skinwalkers, pero en la mitología navajo eran llamados como Yee Naaldlooshii.

Habitualmente, los Yee Naaldlooshii eran hechiceros que se transformaban en animales o personas diferentes. Para conseguir los poderes que les posibilitaron la metamorfosis, estaban dispuestos a ejecutar las peores crueldades, incluso el asesinato. Eran entonces, pura perversidad.

Una vez alcanzados sus objetivos, propagaban el pánico en los poblados y aldeas, sacando provecho de su aspecto simulado para ingresar en las casas y agredir a sus pobladores. Actualmente, se estima que han ocasionado varios percances automovilísticos, al desplazarse entre las carreteras con una rapidez asombrosa.

Un skinwalker puede sorber a su víctima con una sencilla mirada. Se muestran sólo al anochecer, ya que la luz solar es perjudicial para ellos. Cuando no están convertidos, vagan desnudos por los bosques y se tapan con las pieles de animales fallecidos. El único indicio que devela a un skinwalker es la brillantez de sus ojos, que es idéntica a los de un animal cuando ha adquirido cualquier aspecto humano.

El Túnel de los Gritos

En las proximidades de las Cataratas del Niágara, no es difícil entrar a un prolongado y arruinado túnel, al que sin embargo, pocas personas quieren aproximarse. La razón es simple: pesa una maldición sobre él.

Esta, una de las leyendas de Estados Unidos, cuenta que en su interior apareció una niña que hasta la hoy día no puede alcanzar la paz. Esta chica provenía de una familia muy humilde. Su progenitor se embriagaba, era agresivo y vicioso; con frecuencia de daba brutales golpizas a su madre y a ella, las intimidaba para que no contasen nada.

Un día, en medio de un cuadro de cólera, el hombre asesinó a su esposa y luego arrojó combustible por toda la vivienda, para incinerar el cuerpo y a su hija. La pequeña, no obstante, pudo escapar para ir en busca de auxilio. Su padre fue por ella. Pudo alcanzarla en el túnel y en ese lugar, el perverso le quemó, riendo demencialmente al tanto que ella gritaba de dolor.

Después de las muertes de su esposa y su hija se evadió del estado, y no fue vuelto a ver. Las autoridades estaban horripiladas al conseguir el cuerpecito carbonizado en el túnel. Desde este suceso todos los que visitan el lugar relatan la misma experiencia: al ingresar en el corredor son envueltos por una atmósfera opresiva, perciben que alguien los está observando.

El lugar es muy sombrío, los teléfonos no consiguen señal al estar dentro del túnel. De llevar una vela o un fósforo para iluminar el camino, un viento súbito los apaga. De usarse una linterna o un móvil, se apagan solos hasta que se logra salir del pasadizo. Y es justamente cuando, antes de alcanzar al final, oyen un grito lastimoso.

La Bestia de Bray Road

En 1930, un grupo de cazadores del estado de Wisconsin, que residían en colectividades rurales, aseguran haberse conseguido a una criatura la cual pensaban que era un lobo. Al verla de cerca se percataron de que estaba alejado de ser dicho animal. La criatura era inmensa, tenía un aspecto humanoide, andaba erguida como los humanos y estaba recubierto de pelos.

Aterrados, los hombres trataron de dispararle con sus armas, aun así el monstruo fue capaz de resistir las balas y logró escabullirse, no sin antes intimidarlos al agitarse de modo violento y tratar de matar a algunos de sus integrantes. Muchos llegaron a pensar de que era una especie de hombre lobo.

Desde que el suceso se conoció, hubo unos cuantos hombres que se adentraron en las honduras del bosque para atraparlo, no siendo exitosos. La mayor parte de ellos retornaba a sus casas sin haber conseguido ni huellas del monstruo. Mientras otros, aparecían destrozados en las arboledas.

Han transcurrido decenas de años, pero el relato de la bestia de Bray Road prosigue compartiéndolo hasta hoy día. Hay quienes estiman que esa criatura (o en su defecto, sus sucesores), sigue escudriñando por los senderos rurales desolados, aguardando alguna víctima de la cual alimentarse. Para conocer más leyendas de nuestra América, también te encantarán:

(Visited 378 times, 4 visits today)

Deja un comentario