La leyenda del murciélago, leyenda tradicional mexicana

la Leyenda del murciélago, se origina en el estado de Oaxaca, del país azteca, un pájaro desprovisto de alas para volar, sube al cielo, a pedirle al Creador que le diera alas, pero en ese momento, no tenían  disponibles, sin embargo, por recomendación del Creador, gozo de tener hermosas alas, y que por su arrogancia las perdió.

Leyenda del Murciélago

La Leyenda del murciélago

La leyenda del murciélago, y muchos se preguntarán, de qué estado es la leyenda del murciélago, le contaremos que se origina en el estado de Oaxaca, México.

Cuenta la leyenda, que este pájaro, era el más hermoso que existía en la creación de aves que pudo haber formado el creador del universo, era tan hermosa y encantadora la presencia de este pàjaro, que las otras aves, se paralizaban ante la fascinante imagen, para observar la hermosura de su creación.

En sus inicios el murciélago, era tal cual como se conoce en la actualidad, tenía por nombre biguidibela, que se compone: biguidi: que significa mariposa y bela, quiere decir carne, lo que traducía “mariposa desnuda”.

La leyenda del murciélago con plumas,  narra que es un pájaro conocido desde tiempos arcaicos, y siempre han sido despreciados, exceptuando la cultura china, quienes consideran que estos mamíferos voladores, significan felicidad.

Un buen día, estando el clima frío y nublado, el ave se llegó hasta el cielo para visitar al Creador del Universo, para solicitarle, que le diera plumas, tal como él observaba que otras aves tenían y podían volar, y muchas gozaban de hermosos y llamativos coloridos. Pero, para ese momento el creador, no tenía disponibles plumas para darle, por lo que le sugirió que bajará otra vez a la tierra, y le pidiera a cada ave que se encontraba en su camino una pluma, y con ésto cubriría su desnudo cuerpo.

El murciélago obediente a las órdenes del Creador, baja a la tierra, y recurre a donde estas las aves con con sus plumajes más grandes, fuertes y con vistosos y llamativos colores. Las otras aves, sin egoísmo y ayudando al mamífero volador, y una vez que finaliza su andar, el murciélago, contaba con muchas plumas hermosas y de encantadores colores que revestían su desnudo cuerpo.

El ave, viendo su encantadora belleza, comenzó a volar sin descansar, luciendo con orgullo a todos los pájaros que se detenían para admirar su belleza y colores. Estremecía con fuerza sus mágicas alas emplumadas, aleteaba con alegría y gozo, se sentía feliz, y mostraba superioridad y petulancia.

Así fue se comportando, y en uno de sus revoloteo forma el arco iris, verdaderamente un fenómeno natural con espectacular hermosura.

Estaba tan orgulloso y arrogante, que se convirtió en una criatura humillante para con las demás aves, mantenía una continua jactancia, que se dedicaba a minimizar a cuántos pájaros se encontraban cerca de él, no les daba importancia a sus cualidades, que hasta el colibrí lo humilló con su soberbia porque no poseía una poca parte de sus coloridos y encantos.

Para el Creador no existía secreto, y observa que el murciélago, no se contenía en su disfrute de tener hermosas y coloridas plumas, se dedicó a aplastar a las demás aves, entonces, le solicita que subiera de nuevo al firmamento, donde llegó arrogante presumiendo y aleteando enérgicamente con gran gozo.

Comenzó a mover sus alas, con gran fuerza aleteaba sintiéndose orgulloso, mientras tanto, sus plumas se despegaban una a una, quedando su cuerpo al descubierto, y su desnudez quedo como al comienzo.

De esta manera, transcurrió todo el día, en el cielo hubo una gran lluvia de plumas, y a partir de ese momento, el murciélago quedó desnudo para siempre, y por su pena, se fue a vivir dentro de cuevas oscuras y frías, por lo que prefirió no recordar que veía, para así no volver a vez los hermosos colores que en una oportunidad disfruto el plumaje que tenía en su cuerpo.

El murciélago, sintió vergüenza al verse desnudo, como en sus inicios, volvió a la tierra, se introdujo en las cuevas y no quiso ver más nunca. Desde ese momento, lamento su egoísta y petulante comportamiento.

Otra leyenda para niños

Cuenta una leyenda colombiana, narrada por el escritor Luis Olarte: que en una oportunidad, se encontraban juntos los pájaros y los ratones en una batalla campal, pero, ninguna se le venía a la memoria la causa de esta guerra, sin embargo, el odio no paraba.

Los murciélagos, observando la actitud entre los ratones y los pájaros, que cada vez era peor, se declararon neutrales en el problema. Con lo que buscaban no ser víctimas del arrebato.

Decidieron elegir dos delegaciones y las enviaron para mediar sus intenciones con toda neutralidad. Cuando la delegación, va hacia la región de los ratones, y la otra hacia el lugar de los pájaros.

Los ratones, de inmediato exclamaron: “ahí vienen los pájaros nocturnos”, y no les permitieron hablar, los recibieron con una atroz tunda. Los pájaros, protestaron de la misma forma. Cuando vieron, que los murciélagos llegaron, pronunciaron: “ratones con alas”, intentaron devastar a la humilde delegación.

A causa de este hecho, y a partir de ese momento, los murciélagos habitan ocultos en cuevas heladas, oscuras, y únicamente se atreven a salir de ellas en horas nocturnas. Le invitamos a descubrir otras fantásticas leyendas, en los siguientes enlaces:

 

(Visited 600 times, 1 visits today)

Deja un comentario