¿Cómo Protegerse de los Vampiros Energéticos?

Los vampiros energéticos son esas personas que para aumentar sus energías físicas y mentales, absorben las de personas con quienes interactúan. Esta habilidad pueden ejercerla a distancia. En esta entrega te daremos las claves para identificarlos y cómo protegerte de ellos.

¿Qué son los Vampiros Energéticos ?

Llamados también vampiros psíquicos, estas personas tienen la habilidad de absorber todo  tipo de energía de otras personas, lo hacen para aumentar sus propias reservas. Pueden hacerlo a distancia o en la oportunidad que se les presente de interacción presencial o contacto físico.

Los vampiros energéticos carecen de energía o ésta es de niveles muy bajos. Necesita recargar y como no logra hacerlo con sus propios medios, se conecta con otras personas para absorberla. Todos necesitamos conectarnos a las fuentes de la energía divina, del amor puro, de la salud y la vitalidad.

Por lo general absorber y recargar energías de las fuentes, no representa problema alguno para una persona equilibrada. Pero el pobre vampiro no tiene esta capacidad y desesperado busca obtenerla cómo sea. Y la única manera viable es robando la de otras personas.

Es interesante concientizar que todos nosotros, alguna vez en nuestras vidas, hemos sido vampiros energéticos, interactuando y robándonos energías unos a otros.

Los vampiros psíquicos no saben que lo son. Absorben energía de otros sin darse cuenta. No quieren hacer daño; inconscientemente van y toman lo que necesitan donde quiera que puedan obtenerlo.

Vampirismo Psíquico

Cuando el aura de una persona es débil, poco desarrollada y de recursos energéticos escasos, comienza a crear un patrón de supervivencia que la llevará a invadir otras auras y absorber sus energías. Este fenómeno es el conocido como vampirismo psíquico.

Otra razón para absorber energías de otras personas es la confusión. Por ejemplo, el vampiro al no poder encontrar la energía del amor toma otras energías que confunde con el amor tales como sexo, pasión, cariño, atención y otras. Confundir otras energías es algo común y los deja muy insatisfechos e infelices.

¿Cómo Reconocer a  los Vampiros Energéticos?

Al principio no es nada fácil, se debe estar muy alerta para reconocerlos. Porque no andamos por el mundo cazando vampiros, somos seres sociables, nos gusta relacionarnos e interactuar con otros, lo menos que pensamos a primera vista es que esa persona tan agradable que acabamos de conocer es un vampiro energético.

De igual forma, el vampiro no se dará cuenta de inmediato que podrías ser su próxima víctima. En muchas interacciones, ni el vampiro ni su víctima son conscientes de que se está produciendo una transferencia de energía de uno al otro.

Los vampiros presentan gran variedad de rasgos personales y comportamiento específicos de su naturaleza. Las  personalidades básicas de los vampiros energéticos o psíquicos pueden pasar desde el agresivo y gritón, pasando por el callado e introvertido, hasta el encantador y sensual.

  • Mosca muerta: Ocultan su naturaleza vampírica, parecen pasivos y reservados, pero pueden ser muy agresivos e intimidantes.
  • Depredadores. Pueden valerse de la vulnerabilidad de las personas, asechándolas hasta que llegan el momento oportuno para  atacarlas.
  • Manipuladores: La víctima nunca puede estar segura de cuál será la respuesta del manipulador provocándole un constante estado de ansiedad que la desequilibra y que el vampiro aprovechará para manejarla a su antojo. Este tipo de situación se da a todo nivel entre familia, pareja, laboral y amistad.
  • Jueces: Son rápidos a la hora de emitir juicios sobre los demás.

  • Trabajadores: En el ámbito laboral, son personas con las que es muy difícil trabajar. Su actitud es irregular. A veces son altamente eficaces y otras totalmente inoperantes. Este cambio de actitud se debe a que va cambiando de disfraz para adoptar el más conveniente según la ocasión, que le permita absorber energía con mayor facilidad.
  • Chantajista: El chantaje emocional es utilizado por este vampiro para crear sentimientos de culpa en sus víctimas por no cumplir con supuestas obligaciones. Una frase común del chantajista: “¿así me pagas todo lo que he hecho por ti?”.

Características de los Vampiros Energéticos

Existen varios tipos de vampiros. Muchos de nosotros ya conocemos algunos y hasta los hemos reconocidos como tales. Estas personas  deprimen y agotan a quienes los rodean. Aquí te daremos una descripción de los más conocidos para que te sea fácil reconocerlos y afrontarlos.

Presta mucha atención, puede ser que entre estas características te veas reflejado. Si es así, mi estimado vampiro, hay que tomar cartas en el asunto y sanar; aprender a vibrar para alcanzar esa potente energía por tu propia cuenta y lograr la felicidad plena que mereces.

Tipos de vampiros

Pobrecito yo: Todo el día se queja, sus problemas son los más grandes. Nada es su culpa, la culpa es de los demás. Pesimista, fatalista, con expresión de preocupación, llora por todo. Dramático, vulnerable, sometido, necesitado de ayuda. No le conviene las soluciones porque perderían su fuente de energía.

El Intimidador: Logra atención por medio de gritos, fuerza física, y amenazas. Es la manera en que absorbe la energía de quienes se sienten atemorizados de desatar comportamientos agresivos de su parte. Son egocéntricos, autoritarios, inflexibles, les gusta dar órdenes, son déspotas y violentos.

El Interrogador: Cuestiona cualquier actividad y motivación de sus interlocutores. Subestiman las capacidades, habilidades, destrezas y proyectos de las personas criticándolas de manera hostil. Al hacer esfuerzos para probar tu valía y darle respuestas que pueda aceptar, más energía les estás enviando.

Culpador Profesional: Siempre buscando culpables de situaciones que han sido generadas por ellos mismos. Son abusivos y agresivos verbalmente. Siempre están a la defensiva y dispuestos a atacar hasta a sus seres querido.

El Rey del Drama: Su vida es una novela, siempre a los extremos entre positivo y negativo, sumergidos en el caos con el cual manejan sus vidas. Todo es crisis a su alrededor.

El Distante: Viven atrapados en su mundo interior de luchas, miedos y dudas. Son solitarios, desapegados. Mantienen distancia para no ser cuestionados o que otros no les impongan su voluntad. Atraen gracias a su personalidad misteriosa e inaccesible. Nada les interesa, nunca están disponibles, son escurridizos y manejan la indiferencia como defensa.

El Conversador: Expertas en monólogos, para estas personas nada es más interesante que lo que a ellas les acontece. No saben escuchar, ni les interesa lo que tengan los demás que decir. Habla por los codos y obliga a sus víctimas a escucharlas mientras se alimenta de la energía vital de sus oyentes.

Comparando situaciones: Son esas personas que cuando les cuentan algún problema, interrumpen a su interlocutor para decirles que la situación de ellos es peor. Todo lo referente a ellos es mucho más grande, mejor o peor, siempre para desmotivar a los demás.

Chismoso: Le encanta repetir chismes. La calumnia es su especialidad, siempre inventando y tergiversando situaciones infundadas y hablando a espaldas de los demás.

Contestador: A todo se opone, exige, reclama y protesta sin parar.

Halagador: Es un adulador que le encanta trabajar el ego de su víctima cubriéndola de halagos la mayoría de las veces hipócritas.

Desamparado: Hace cualquier cosa para despertar la pena de los demás. Desafortunado, nada le sale bien, siempre le falta de algo: dinero, amigos, contactos sociales, educación, oportunidades.

Fatalista: Profeta del desastre, le gusta infundir miedo en sus víctimas  anunciando tragedias y desgracias hasta que éstas pierden cualquier esperanza.

Pegajoso: Son  personas muy necesitadas que constantemente están tocando o necesitan ser tocadas. Consideran a su pareja, quien por lo general es la víctima, como un trofeo.  Sus avances son sumamente incómodos, hace sentir a la víctima abusada y expuesta en público, pues este vampiro quiere tocarla o besarla de una manera que solo se permite en la intimidad de la alcoba.

Hipocondríaco: No hay día en que se sientan bien, Siempre les duele todo y según ellos han sido contagiados de cualquier enfermedad. Sus víctimas preocupadas, le brindan cuidados, atenciones y sin saberlo, toda su energía.

Controlador: Es uno de los peores. Dicta a las personas lo que deben hacer y cómo deben hacerlo. Este vampiro controla desde la manera de vestir y hablar hasta las opiniones de la víctima. Llegará el momento en que la víctima dude de sus propias habilidades para tomar decisiones.

Altruista: El salvador de almas, gran maestro que dice a sus víctimas que no les cobrará nada pero conforme avanza, los va drenando con “donaciones voluntarias” que al final se convierten en obligaciones.

¿Cómo Saber si Somos Víctimas de Vampiros Energéticos?

Son muchos los síntomas que nos alertan de un ataque que por lo general no los relacionamos con la pérdida de energía ocasionada al ser absorbida de nuestras auras. No es necesario que esta interacción dure más de unos pocos minutos y que los efectos  sobre la persona pueden notarse durante varios días

Los ataques ocasionales no implican una interacción social, la víctima puede haber sido seleccionada tan sólo por estar disponible en ese momento. La víctima no se entera de lo que está sucediendo.

Las víctimas de los vampiros energéticos comienzan a sentirse agotadas,  física mental y emocionalmente sin  saber la razón de su malestar. Sienten que están siendo manipuladas, experimentan  culpa, baja autoestima y depresión entre otros sentimientos negativos.

Otros síntomas más comunes que puedes notar son: Mareos, tensión muscular, dolores de cabeza y náuseas. Estos malestares se presentan de manera repentina y nos llevan a un estado de confusión irritable pues no logramos entender el por qué de lo que sentimos.

Pero hay que tener en cuenta que si un vampiro te ataca de manera sucesiva, empeorarán los síntomas, puedes sentir fatiga, depresión, insomnio y otros de mayor gravedad que pueden conducirte a una enfermedad física.

¿Cómo reconocer un ataque?

El primer paso es darse cuenta de que se está siendo manipulado, abusado, maltratado. Que tu salud se ha deteriorado, que has perdido la seguridad en ti mismo y no te sientes feliz.

Cuando estamos con alguna persona y comenzamos a sentirnos mal seguramente es un vampiro que ha comenzado a absorber tu energía. Observa a tu alrededor y verás cómo atacan los vampiros. Tal vez estás siendo una de sus víctimas y no te habías percatado.

Si el vampiro controlador es tu pareja y tú muy atractiva/o, es posible que tu aspecto se convierta en un problema, porque el vampiro sentirá celos y hará lo posible para que pierdas la confianza en tu apariencia. Comenzarás a sentirte con inseguridades y baja autoestima.

Cuando una persona insiste en que es necesario  intervenir para “ayudarte” en cualquier actividad que estés llevando adelante, haciéndote entender que es superior a ti, es un vampiro atacando.

Algunos vampiros le temen a los cambios y todo lo organizan, no dejan nada al azar, piensan hasta en el más mínimo detalle y se adelantan a todos los imprevistos que puedan acontecer y agobian a todos a su alrededor para que todo se haga a su manera. Cuando alguien, sea quien sea,  te trata sin respeto, de manera desconsiderada y egoísta es un vampiro atacando.

Se entrometen en tu vida. Siempre quieren darte instrucciones de cómo llevar tus relaciones o trabajo. Todo es un problema serio y sin solución, crean tragedias donde no existen. Se quejan de sus familias, jefes, parejas, trabajo. Siempre están enfermos y sin cura, nada les hace bien, los alimentos les hacen daño

Son negativos. Te critican por todo, nada de lo tuyo sirve, ni tu pareja, ni tus amigos, ni tu trabajo. Tus mascotas son despreciables. Tu manera de vestir o peinarte, tus actividades, tus estudios. Nada de eso está bien según ellos. Tu no importas, solo sus necesidades toman en cuenta, nunca toman un NO como respuesta. Estos irresponsables culpan a los demás por sus problemas.

Ahora bien, existen vampiros que son totalmente inestables, sus relaciones interpersonales son un caos, tienen problemas de pareja, laborales, familiares. En este caso, lo más probable es que padezca de trastornos psiquiátricos o psicológicos.

Su ataque no está dirigido exclusivamente para ti, sino para todos los que lo rodean. Son vampiros involuntarios, sus trastornos de personalidad, tal vez depresivos los hace actuar con inseguridad, ira, baja autoestima, hostilidad y otras manifestaciones que deben ser cuidadosamente observadas.

¿Cómo Protegernos de un Vampiro Energético?

El cuidarnos de estos vampiros está en nuestras manos. El mejor escudo con el que contamos es el amor con que nos rodeamos y enviamos a los demás. Aquí te damos varios métodos para protegerte y liberarte de la gente tóxica.

Afortunadamente se han desarrollado procedimientos que repelen o interrumpen los ataques. Dado que los ataques vampíricos pueden durar tan sólo unos segundos, se hace necesaria una respuesta rápida.

Determina qué tipo de persona es esa que te deja agotado anímicamente para mantenerte alerta y no te tome desprevenido.

Analiza la razón por la que esa persona tiene efecto sobre ti te ayudará a protegerte de su influencia negativa. Si la persona es importante para ti y no deseas dar por terminada la relación, te sugerimos mantener con ella una conversación donde le hagas saber de qué manera te está afectando.

El momento indicado es cuando ambos estén de buen humor, en calma. No la enfrentes, solo déjale saber que la respetas (o amas, depende de la relación) y valoras la relación, pero que cuando hace, o dice algo, “me siento ofendido/triste/tensa. Te pido, por favor no volverlo a hacer”

Este puede ser el inicio de un diálogo honesto, sincero y muy provechoso para la relación cualquiera que sea el tipo de lazo que los une.

Protección cuando los vampiros son familiares, compañeros de trabajo.

Esta situación es más problemática dado que existen lazos emocionales y laborales con tus los vampiros. No puede separarte definitivamente de ellos, entonces debes aplicar otras estrategias:

  • Limita el tiempo que compartes con esas personas
  • Aprende a terminar las conversaciones diciéndoles que estás muy ocupado y solo dispones de 10 minutos libres para hablar.
  • Anteponer tus necesidades, sé honesto contigo mismo
  • Mantente calmado y pon límites.
  • No le debes nada, no es tu deber salvarle la vida ni solucionar sus problemas.
  • No escuches chismes ni intervengas en situaciones conflictivas.

Otras recomendaciones

  • Mantén distancia emocional para que no te afecte.
  • Aléjate. Si no es esencial en tu vida, puedes terminar la relación.
  • Practica meditación,
  • Aplicar el pranayama.
  • Cerrar tu cuerpo áurico.
  • Cortar lazos que atan con personas tóxicas.
  • Ejercitarse dando largas caminatas, yoga, montañismo, natación, danza.
  • Los paseos para disfrutar de la naturaleza.
  • Dormir por lo menos 5 horas diarias.

Protección con amuletos

  • Cristal de turmalina negra. Llévalo en tu bolso o bolsillo, como joya o como decoración sobre tu escritorio o cualquier lugar que desees.
  • Programar un cristal de cuarzo para protegerse o proteger el lugar. Luego lo colocas en algún lugar donde fuera de la vista y que nadie pueda tocar.
  • Realizar mandalas de protección con cristales usando hematites o cuarzos rosas o blancos. Este es para la protección de  la familia y se renueva cada

Protección con oraciones y códigos sagrados

Oración a San Miguel Arcángel

En el momento que percibamos algo diferente, invoca al arcángel Miguel para que te cubra con su escudo, defienda con su espada y te proteja de cualquier energía negativa que te quiera perjudicar. Aquí te dejamos una muy sencilla para que la recites cada vez que necesites su protección.

“Amado Arcángel Miguel, Capitán del ejército de Dios

No me desampares, cúbreme con tu escudo,

Defiéndeme con tu espada,

No permitas que ninguna energía maligna

se acerque a dañarme, aléjame de los peligros.

Dame de tu sabiduría para controlar mis temores

Tu amor y protección me guiarán,

por los caminos de la vida. Amén, amén, amén”

Igualmente puedes repetir tres veces, con total convicción, cuando sientas que el ambiente se pone pesado la siguiente oración:

“No permito, está totalmente prohibido que cualquier energía invada mi aura”

Códigos Sagrados Numéricos

Otra manera es activar los Códigos Sagrados Numéricos Agesta 7 ó 2033, para alejar vampiros energéticos. Esto se hace recitando estos números, cada uno durante 45 veces seguidas mientras nos concentramos en cerrar nuestra aura.

Visualizaciones

Cuando te sientas invadido por un mal ente relájate y visualízate que estas envuelto en una esfera de color azul y no puede entrar absolutamente nada que te perjudique ni a lo que hayas autorizado a entrar.

Recomendación final

Recuerda que no tienes por qué vivir este tipo de ataques. Pon tus límites porque nadie tiene el derecho de decidir sobre tu vida, libérate de ese sufrimiento. Recuerda que debes mantener tu vibra muy alta para evitar ser atacado por un vampiro o convertirte en uno.

Conclusiones

El humano es un ser con una identidad única y con infinitas oportunidades y posibilidades de alcanzar todo lo que se propone. Es un ser libre y consciente de su propia existencia, de todo lo que lo rodea y la manera de relacionarse con el exterior.

La naturaleza social del ser humano lo lleva a interactuar con todas esas personas que hacen parte de su mundo. El problema se presenta cuando algunas de esas personas comienzan a apoderarse de su energía.

El vampirismo psíquico es el resultado de un aura débil y recursos energéticos deficientes, lo que lleva a los vampiros psíquicos a robar la energía de otras personas para aumentar las suyas.

El vampiro tiene el poder de apoderarse de energías ajenas para aumentar sus reservas, dejando a la víctima totalmente agotada energéticamente.

Todos, alguna vez en nuestra vida hemos sido  vampiros energéticos  robándonos energía unos a otros que aunque es de corta duración sentimos gran necesidad de tenerla a pesar de la capacidad de nuestra aura de generarla.

Debemos saber que todo está dentro de nosotros mismos. Aprender a vibrar con el universo porque si tenemos una alta vibración, nunca necesitaremos vampirizar a otras personas,  pues nuestra aura fuerte y poderosa podrá abastecerse  de su propia energía.

Esperamos que este artículo te haya gustado y te invitamos a visitar los siguientes enlaces donde encontrarás contenido de interés:

¿Qué es la Terapia de Respuesta Espiritual? ¡Conócela!

¿Cómo Obtener la Deseada Paz Espiritual? ¡Paso a Paso!

Sanación Espiritual Por Arquetipos ¡Paso a Paso!

La Llama Violeta: ¿Qué Es?, Beneficios y Sus Nueve Pasos

(Visited 287 times, 1 visits today)

Deja un comentario