El mito de Teseo y el Minotauro, un héroe griego

Teseo fue considerado como uno de los más valientes y poderosos reyes de Atenas. Fue hijo de Etra y Egeo, aunque existen versiones que indican que su verdadero padre fue Poseidón. Una de sus mayores hazañas fue haber derrotado a Minotauro. Te invitamos a conocer más sobre Teseo y Minotauro a continuación.

Teseo y el Minotauro

Teseo y el minotauro

En nuestro artículo de hoy vamos a estar conociendo un poco más acerca de la leyenda de Teseo y El Minotauro, una adaptación de una leyenda mitológica griega. La historia cuenta que Teseo, es al mismo tiempo, el amigo y el rival de Hércules, desde el punto de vista de celebridad. Se podría decir que tanto Teseo como Hércules son uno de los más destacados héroes legendarios de sus respectivas ciudades.

Hércules en la ciudad de Tebas y Teseo en la ciudad de Atenas. La rivalidad entre ambos héroes es también la expresión de conflicto entre ambas ciudades, en sus deseos de sobresalir la una sobre la otra, a través de sus héroes. Cuenta la historia que al igual que Hércules, Teseo también participó en importantes conflictos, por ejemplo, su lucha contra las Amazonas, Centauros, Gigantes, bestias salvajes y bandidos. Hoy conoceremos una de sus más célebres hazañas: Lucha cuerpo a cuerpo contra el Minotauro.

Teseo y el Minotauro en historieta es una de las leyendas más importantes y conocidas dentro de la mitología griega. Este mito se podría decir que es bastante popular y se identifica con el nombre de “Teseo y el Minotauro”. Teseo, según la tradición, era hijo de Egeo, el rey de Atenas y de Etra. Si estudiamos un poco la historia podemos conocer que Egeo había matado al hijo de Minos, por lo que Creta sitió Atenas, que se vio rápidamente asolada por el hambre y las enfermedades, por lo que Ego tuvo que aceptar las condiciones de Minos.

Ante ese asedio por parte Creta sobre Atenas, la ciudad debía hacer entrega cada año de un tributo a Minos, el rey de Creta. La tradición indicaba que se debían entregar cada año al menos 14 jóvenes de las familias más nobles de la ciudad, siete mujeres y siete hombres, quienes tenían que ser entregados al Minotauro que se encontraba e el laberinto de la ciudad.

Al conocer la situación, Teseo tomó la decisión de ofrecerse como tributo anual más allá de que su padre, el rey de Atenas, le suplicaba que no lo hiciera para lograr acabar con la bestia. Después de mucho insistir, Teseo pudo convencer al rey para ofrecerse él como tributo anual y le dijo que si tenía éxito y conseguía regresar, pondría velas blancas en su barco, y si había fracasado, las velas serían negras.

Cuando llegó a Creta, fue el propio rey Minos quien se encargó de examinar a cada persona que iba a ser entregada en tributo para los sacrificios humanos. Fue allí, estando en la corte, donde Teseo conoció a la hija de Minos, llamada Ariadna, de quién cuenta la historia se enamoró enloquecidamente. Ariadna supo del plan que tenía Teseo y como también se enamoró de él, procedió a ayudarlo a conseguir su objetivo.

Ella sabía que a pesar de que lograse matar al Minotauro, salir del laberinto resultaría una tarea prácticamente imposible. Por esa razón, le entregó un ovillo de hilo de oro. Cuando entró en el laberinto, Teseo fue desenrollando el ovillo para después encontrar la salida. Una vez que logró encontrar al Minotauro, lo primero que hizo fue dar rodeos para tratar de agotar a la bestia.

Cuando ya estaba agotado, procedió a enfrentarse a él hasta que expiró. Luego continuó siguiendo el hilo que le había dado su amada para encontrar la salida del laberinto. Una vez que logró vencer a Minotauro, Teseo se reunió con los jóvenes que le habían acompañado y con su amada, Ariadna. Todos embarcaron y partieron con rumbos a Atenas.

La historia también relata que en ese viaje con destino de vuelta a Atenas ocurrió una impresionante tormenta que les hizo detenerse en la isla de Naxos. Una de las personas que estaba indispuesta era Ariadna, quien bajó del barco. Hay versiones que aseguran que Teseo la abandonó allí, sin embargo, otras teorías hablan que se olvidaron de que había bajado, mientras que otras dice que el barco se alejó debido a las condiciones del clima.

Hay una verdad que comparten todas las versiones y es que el barco continuó su camino rumbo a Atenas pero sin Ariadna, a quien dejaron en la isla y separando por tanto a los jóvenes enamorados. Teseo, en medio de su emoción por la victoria alcanzada frente a Minotauro, se le pasó por alto cambiar las velas negras por las blancas, como había prometido a su padre, Egeo.

Cuando Egeo, rey de Atenas, vio el barco que tenía las velas negras se imaginó que Teseo había perdido la batalla frente a Minotauro y que estaba muerto. Al no poder soportar su tristeza, se arrojó al mar. Teseo decidió llamar al mar Egeo, en honor a su padre, una vez subió al trono. Teseo, una vez que fue nombrado rey, logró unir a los pueblos formando el estado ateniense. El mito completo de Teseo y el Minotauro lo podemos encontrar en muchos libros y portales web.

Teseo

En la parte anterior de nuestro artículo pudimos descubrir un poco sobre la interesante historia relacionada con Teseo y su indiscutible victoria frente a Minotauro, pero ¿Quién fue Teseo? En la mitología griega, Teseo fue un rey de Atenas, hijo de Etra y Egeo, aunque de acuerdo a otras tradiciones, su verdadero padre fue Poseidón, el dios del mar.

La tradición cuenta que el rey Egeo, que no había logrado tener hijos con su esposa, decidió consultar al oráculo de Delfos, que le respondió lo siguiente. “No abras tu odre hasta que regreses a Atenas”. Egeo no entendió el oráculo, pero Piteo, rey de Trecén y padre de Etra, sí lo pudo entender. Lo que había querido expresar el oráculo es que si llegaba a Atenas sin haber hecho el amor, la primera mujer con la que yaciera tendría u heredero suyo.

Piteo, rey de Trecén, anhelaba que su hija Etra tuviera un heredero del trono ateniense, por ello, no tuvo otra opción que dar alcohol a Egeo hasta el punto de emborracharlo y de esa manera logró que fecundó a su hija Etra. Se cuenta que en la noche en la que quedó embarazada, se creía que también Poseidón la había poseído. El dios la sorprendió en la isla de Esferia, a donde había ido, debido a un sueño, con el objetivo de ofrecer libaciones sobre la tumba de Esfero

Fue así como Etra dedicó en la isla un templo a Atenas Apaturia e identificó a la isla Hiera en lugar de Esferia, introduciendo también entre las doncellas de Trecén la costumbre de dedicar sus zónulas (fajas) a Atenea Apaturia en el día de su matrimonio. De acuerdo a Plutarco, Piteo divulgó esta teoría sólo con la intención de que Teseo fuese considerado hijo de Poseidón, quien era muy reverenciado en su tierra. Egeo volvió a Atenas y Etra crió a su hijo en Trecén.

Una vez que nació Teseo, el rey Egeo, por temor a los Palántidas, sus sobrinos, quienes querían como dé lugar alcanzar el trono, tomó la decisión de que su hijo no pasará la infancia con él y escondió su espalda y sus sandalias bajo una roca que el niño no debía mover hasta que fuera lo suficientemente fuerte y consciente. Se podría decir entonces que los primeros años de vida de Teseo los pasó en compañía de su madre y su abuelo en la ciudad de Trecén.

Ya cuando logró cumplir los 16 años de edad, la madre de Teseo le confesó el secreto que su verdadera paternidad y llegado a esta edad, Teseo pudo levantar la piedra, calzarse las sandalias y envainar la espada de su padre y así comenzar su viaje con rumbo a Atenas para ser reconocido oficialmente como el hijo del rey. Se podría decir que Teseo fue un héroe fundador, como Perseo o Cadmo.

Su viaje a Atenas

La historia nos indica que desde que era muy joven, Teseo había logrado sobresalir por muchas cosas, especialmente por su carácter, su fuerza y una valentía que lo caracterizada. Con esas virtudes, tomó la decisión de emprender su camino hasta Atenas y lo hizo sin la compañía de ninguna otra persona, lo que demostró su valentía indiscutible. El objetivo de Teseo era llegar a Atenas para conocer a su progenitor.

Teseo viajó solo a Atenas para no temer los peligros que podía entrañar el viaje. Al contrario, deseaba emular las hazas de su admirado Heracles, a quien le unirá una buena amistad. Se dice que el primero en apreciar su valor fue el gigante Perifetes hijo de Hefesto, un salteador de camino, que ciertamente era cojo, pero que dominaba a la perfección una impresionante maza de bronce con la que mataba a los viajero, esa misma masa que quedó en poder de Teseo tras darle muerte.

Otro de los gigantes bandidos a los que tuvo que enfrentarse Teseo durante su recorrido a Atenas fue con Sinis, considerado como el doblador de pinos. Se cuenta que él tenía una forma bastante particular de deshacerse de sus presas, lo hacía doblando dos pinos, ataba las copas entre sí y un brazo de su víctima a cada una de ellas. Después de eso soltaba los árboles que, al enderezarse violentamente, desgarraban el cuerpo del desgraciado.

A pesar de ser un poderoso rival, Teseo logró vencer a Sinis de la misma manera en que él solía asesinar a sus víctimas. Después de vencerlo, Teseo tuvo relaciones sexuales con su hija Perigune de quien tuvo un hijo llamado Melanipo. Luego de eso llegó el momento de enfrentar a otro gigante, en esta oportunidad se trataba de Esciro, hijo de Pélope y descendiente de Tántalo, quien obligaba a los viajeros a lavarle los pies en el mar.

La tradición narra que Esciro vencía a sus víctimas de una brutal manera, los arrojaba al mar con una fuerte patada y una vez que los lanzaba al agua, una enorme tortuga al servicio de Hades procedía a devorar a sus rivales. Teseo se negó y cogiéndolo por los pies lo lanzó al mar. Más adelante se tuvo que enfrentar a Cerción, otro bandido que retaba a los viajeros a luchar contra él de manera desigual. Teseo también lo venció, tras levantarlo y arrojarlo fuertemente contra el suelo.

Hasta allí, el recorrido a Atenas por parte de Teseo había sido complicado por las innumerables batallas enfrentadas, sin embargo, todavía le faltaba seguir luchando. Apareció en escena otro gigante llamado Procrustes, un posadero bandido que tenía la costumbre de ofrecer a los viajeros un lecho especial: En primer lugar los seducía, los ataba a la cama y amordazada, en ella, daba entonces comienzo a una atroz tortura.

De acuerdo a la tradición, Procrustes metía en una cama pequeña a los viajeros altos y allí les cortaba las piernas y cabeza que sobresalía. Por su parte, a los más pequeños, los metía en una cama grande y les estiraba los brazos y las piernas con cuerdas y a martillazos. A pesar de todo su poder, Teseo también logró derrotarlo, haciéndolo de la misma manera en que él mató a sus víctimas.

Para matar a Procrustes, Teseo lo sedujo en primer lugar con juegos, luego de eso lo ató y amordazó en la cama más pequeña debido a que éste era de gran altura. Después lo torturó con el martillo, le cortó los pies y finalmente la cabeza. Luego siguió su recorrido hacia Atenas, no sin antes de matar a la Cerda de Cromio, que era una fuera hija de Tifón y Equidna.

Luego de varias luchas y de lograr salir victorioso en cada una de ellas, Teseo pudo llegar finalmente a Atenas, sin embargo, se encontró con un gran inconveniente: Su padre se había casado con Medea, la que había sido esposa de Jasón. De esa unión sentimental también había nacido un hijo al que llamaron Medo. ¿Quién sería el heredero ahora?

En Atenas

Una vez que Teseo se enteró que su padre había tenido otro hijo con Medea, decidió poner un alto a su plan, es decir, no confesar aún cuál era su verdadera identidad, no obstante, Medea, que era hechicera, lo logró reconocer y vio en él un peligro para que su hijo accediera al trono de Atenas. Tras sospechar, Medea organizó un plan en contra de Teseo.

El joven había acudido al palacio de manera incógnita precisamente para evitar los ardides de su madrastra, situación que aprovechó ésta para convencer a Egeo de que el recién llegado, es decir, Teseo, era un traidor. El rey entonces se dispuso a deshacerse de Teseo y lo hizo ordenándose luchar contra el toro de Maratón. Lo que nadie se imaginaba era que Teseo vencería al toro.

Tras vencer al toro, Teseo fue invitado a un banquete en el palacio para celebrar la victoria. Estando allí, Egeo colocó veneno, que le había dado Medea, en la copa del joven muchacho, pero la casualidad o propósitos le salvaron la vida a Teseo. Llegó la hora de comer y Teseo, para cortar la carne, sacó la espada que le había dado su madre antes de viajar. Egeo reconoció inmediatamente aquella arma y allí supo lo que estaba ocurriendo.

Al saber la verdad, Egeo no lo pensó dos veces y arrebató la copa envenenada de la boca de su hijo Teseo. Habiendo fracasado en su empresa, Medea decidió huir con su hijo o fue expulsada por su esposo. Fue así como Teseo es reconocido oficialmente como hijo y sucesor del rey, reconocimiento que desató una rebelión por parte de los hijos de Palante, hermano de Egeo, los Palántidas, debido a que uno de ellos habría sido el sucesor en caso de que Egeo no hubiera tenido hijos.

Haciendo uso de su valentía y destreza, Teseo pudo acorralar a sus adversarios y dar muerte a gran parte de ellos, y los restantes no tuvieron otra opción que darse a la fuga. Así, Teseo fue aclamado por todos los atenienses y reconocido como el futuro rey de Atenas.

Viaje de Teseo a la Isla de Creta

Según la tradición, la ciudad de Atenas tenía que envía un tributo al rey Minos de Creta. Este tributo consistía en el sacrificio de 14 jóvenes, siete hombres y siete mujeres, que iba a ser devorados por el monstruo llamado Minotauro. Había sido una condición impuesta tras la expedición militar de Minos contra Atenas para vengar la muerte de Androgeo.

La historia narra que Teseo, voluntariamente, decidió ofrecerse como parte de uno de esos 14 jóvenes que irían como sacrificio humano a manos de Minotauro. Le suplicó a su padre, el rey Egeo, que lo dejara ir como sacrificio, sin embargo, éste se opuso a la idea, pero después de tanto insistir, lo logró convencer, planteándose un plan que parecía interesante.

Los barcos en los cuales viajarán los 14 jóvenes ofrendados llevaban velas de color negro como señal de luto, pero el rey Egeo le solicitó a su hijo Teseo que si regresaba con vida tras su enfrentamiento con Minotauro, no olvidase cambiar estas velas negras por velas blancas, para de esa manera, él saber que aún antes de que llegase a puerto, su hijo estaba con vida. Teseo aceptó la propuesta y se le prometió a su padre cumplir aquella petición.

Cuenta la historia que en aquella expedición también viajaba un joven llamado Minos, que se enamoró enloquecidamente de una muchacha de nombre Eribea o Peribea, según las fuentes Minos quiso unirse a ella por la fuerza pero Teseo se lo impidió. En medio de la disputa, Minos indicó a Teseo su filiación divina  y obtuvo de su padre Zeus truenos y relámpagos.

Ante eso, Teseo también confesó que tenía filiación divina, recordemos que él era en realidad hijo de Poseidón. Para demostrar que tenía filiación divina, Teseo tuvo que arrojarse al agua y conseguir un anillo de oro que el rey Minos había arrojado al mar. Teseo, estando dentro del agua, fue conducido por delfines a presencia de Anfitrite, esposa de Poseidón, que le dio el anillo y una corona.

Teseo y su enfrentamiento con Minotauro

Teseo había logrado llegar a la isla de Creta, estando allí, la princesa Ariadna se enamoró a primera vista de él y le propuso a Teseo ayudarle a derrotar a su hermano (Minotauro) a cambio de que se la llevara con él de regreso a Atenas y la convirtiera en su esposa. Teseo, después de analizar la propuesta, aceptó. La ayuda de Ariadna consistía en dar a Teseo un ovillo de hilo que éste ató por uno de los extremos a la puerta del laberinto.

Existe otra versión la cual indica que la ayuda de esta princesa llamada Ariadna consistía verdaderamente en una corona que emitía un resplandor que le había dado Dioniso como regalo de boda o bien que podría ser la misma corona que le había regalado Anfitrite durante el viaje a Creta. Fue así como Teseo pudo ingresar al laberinto y encontrarse cara a cara con Minotauro, dándole muerte a puñetazos.

El mito corto de Teseo y el Minotauro narra que después de haberlo matado, Teseo procedió a recoger el hilo y así pudo salir del laberinto. Rápidamente, acompañado por el resto de los jóvenes que habían sido entregados como sacrificio y de su enamorada Ariadna, embarcó de regreso a Atenas, tras hundir los barcos cretenses para impedir una posible persecución.

De regreso a Atenas

Estando todos en el barco, Teseo y sus acompañantes comienzan el viaje de vuelta a Atenas. Durante ese viaje, Teseo decidió desembarcar en la isla de Naxos o en otra isla llamada Día y de allí volvió a partir pero esta vez sin la presencia de Ariadna. Sobre los motivos de seguir navegando sin su enamorada existen muchas versiones y teorías.

Algunas versiones hablan sobre la posibilidad de que Teseo la abandonó por su propia voluntad, sin embargo, existen otras teorías que dicen que fue por orden de los dioses para que ésta pudiera casarse con Dioniso. Lo cierto es que la expedición de regreso a Atenas avanzó sin la princesa Ariadna a bordo. Al divisar la galera desde el puerto de El Pireo en Atenas, el rey Egeo vio de lejos las velas negras en el barco,

Observar esas velas negras en el barco le hizo entender al rey Egeo que su hijo Teseo había muerto en la batalla contra Minotauro pero en realidad era que Teseo había olvidado cambiar esas velas negras por velas blancas. Creyendo que su hijo había muerto, el rey Egeo se lanzó al mar y allí murió. A partir de aquel lamentable suceso, el mar comenzó a llamarse como mar Egeo en su honor. Teseo heredó el trono de Atenas y años más tarde se casaría con una hermana de Ariadna llamada Fedra.

Las amazonas

Una vez que Heracles obtuviese en uno de sus doce trabajos el cinturón de la amazona Hipólita, Teseo, habiendo participado en la expedición, secuestró a una amazona de nombre Antíope, también identificada como Melanipa o bien Hipólita. Las amazonas atacaron entonces a Atenas con el objetivo de rescatar a la amazona secuestrada por Teseo, no obstante, fueron derrotadas por los atenienses.

Algunas versiones dice que Antíope murió durante el ataque. También se dice que Teseo se casó con ella y tuvo un hijo llamado Hipólito, pero después se casó con Fedra, tras abandonar a su anterior esposa.

Hipólito

Hipólito fue el nombre que le dieron al hijo que tuvo Teseo con su unión con aquella amazona raptada. Era un muchacho que se caracterizaba por su pasión por la caza y las artes violentas. Se dice que él odiaba a la diosa del amor Afrodita, y ésta, ofendida por el desprecio de Hipólito, suscitó una terrible pasión por el mismo en el corazón de Fedra, que se había convertido en esposa de Teseo, es decir, madrastra de Hipólito.

En una oportunidad, estando Teseo ausente, Fedra se le insinúa a Hipólito quien la despreció inmediatamente Tras ser rechazada, Fedra se quita la vida ahorcándose y dejó una nota en que la decía que Hipólito la había intentado violar. Teseo, cuando regresó y vio la falta acusación, creyó en la carta y clamó venganza a Poseidón, que envió a Hipólito un toro que brotó del mar mientras este cabalgaba en su carro. El carro volcó e Hipólito fue arrastrado por sus propios caballos.

Teseo y Piritoo

La historia habla que Piritoo escuchó hablar de la popularidad de Teseo y para comprobar su poder, robó ganado de él y cuando Teseo lo persiguió, Piritoo estaba dispuesto a enfrentarlo, pero antes de ello nació una admiración mutua que dio paso a un juramento de amistad eterna. Fueron grandes amigos, participando junto en varias hazañas. Cada uno se casó con una hija de Zeus.

Muerte de Teseo

Teseo fue rescatado por Heracles del inframundo a donde había llegado después de haber raptado a una de las hijas de Zeus. Tras ser rescatado, regresó a Atenas, peo fue expulsado de allí por Menesteo y decidió establecerse en Esciro, donde tenía posesiones. Quienes vivían en Esciro lo recibieron con clamor, por lo que Licomedes, rey de la isla, ordenó darle muerte.

Para matarlo, Licomedes hizo que se despeña desde lo alto de un precipicio. También hay versiones que hablar que la muerte de Teseo fue accidental. A continuación le dejamos los siguientes enlaces de su interés:

(Visited 10 times, 1 visits today)

Deja un comentario