Las Leyendas de Guatemala más famosas y terroríficas

Guatemala es una nación, que es rica en su cultura y por ende en sus leyendas, que vienen siendo narradas desde sus ancestros, así como acontecimientos vividos por muchos de sus pobladores, que las cuentan a manera de mantener informado a los ciudadanos, en este artículo conocerá las leyendas de Guatemala, más famosas y terroríficas, no deje de leerlas.

Leyendas de Guatemala

Leyendas de Guatemala

Guatemala es una nación centroamericana, que se encuentra envuelta de enigmáticas leyendas, donde se relatan hazañas de muchas personas que provienen de sus ancestros, así como del acontecer diario de sus propias vivencias, que asociados a su cultura maya, que muchas de sus fábulas se cuentan como parte de distracción y de alguna manera educar a quienes los escuchan, y escarmentar acciones incorrectas de muchos.

Las leyendas de Guatemala, gozan de un patrimonio cultural entre las diferentes regiones que conforman el país. Las leyendas que se relatan en el norte como en el sur, en el oriente o de occidente están impregnadas de fábulas como vienen a ser: la llorona, la siguanaba, el cadejo y mucho más.

En próximos párrafos estaremos dando a conocer muchas de las leyendas que quedaron grabados en la memoria de sus habitantes según se lo contaban sus antepasados.

Elementos que intervienen en las leyendas de Guatemala

En todas las historias se encuentran involucrados elementos primordiales que hacen realidad o ficticia cualquier narración, entre los que participan:

Nahuales y protectores

En la cultura guatemalteca, un nahual o nawales, quiere decir, espíritu o fuerza de las personas y elementos de la naturaleza. Se refiere a figuras que representan y asocian a cada individuo con el ecosistema, formando su propio equilibrio.

Leyendas de Guatemala

Además de representar la deidad protectora de cada persona desde su nacimiento. Tiene como tarea, de orientarlo así como apareciendo en sueños  cual es el símbolo y características, tales como: sin un hombre cuenta con un nahual tigre, se interpreta como una persona ágil, agresor e intuitivo.

Sin embargo, cuentan que las personas con mayor conexión espiritual con sus nahuales las tienen los adivinos o chamanes, porque tienen la habilidad de apoyar a su pueblo y pueden transformarse en su figura de nahual.

Los espantos

Son seres o deidades sobrenaturales, que se describen como espíritus de los fallecidos, que pueden aparecer a personas para sorprenderlos o asustarlos, les pueden proporcionar protección en algunas oportunidades.

Los encantos

Por lo general, se conoce como encantos, a lugares específicos donde habita una deidad, regularmente de carácter malévolo o con conexiones maléficas, existen casos que le ofrecen dinero a las personas, bien sea hombres o mujeres, a cambio de que les entreguen a sus hijos, o algunas personas que pasarán a padecer eternamente, cuentan que es un pacto parecido como quien vende su alma al enemigo.

Cuenta, que estos encantos están ubicados en lugares muy lejanos, como montañas o bosques que aún no han sido explorados por el hombre, y tienen como finalidad llamar la atención de seres humanos, generando sonidos de animales, y que se representa en forma de una gigante serpiente.

Animales

Los animales, son especies que primordialmente, componen la leyenda popular, entre los que se pueden mencionar El Cadejo, El Mico Brujo, EL caballo negro, entre muchos otros. Este tipo de animales, cuentan con distintas tareas, muchos auxiliar a las personas protegiéndose, otros le dan consejos, mientras que otros los perjudican en sus hogares con blasfemias, o ganando a sus familiares y amigos.

Entierros

Cuando se habla de leyendas, los entierros se refieren a tesoros ocultos o sepultados por personas ricas y populares de esos tiempos, joyas mayas escondidas que se conceden a una persona específica o que tenga grandes necesidades.

Cuentan, que las personas visualizan en sueños al personaje, o en su defecto observan que en el lugar donde está el entierro tiene una luz que los atrae o son llamados, la persona al proponerse a buscar en el lugar encuentran tesoros en monedas de oro, de planta, u otros elementos de oro, o artículos valiosos.

Estos elementos encontrados, no representan malignidad, y no necesitan que le den nada a cambio, tan sólo que guarden el secreto, es decir, no se debe de contar a ninguna persona, de lo contrario el tesoro se convertirá en carbón o en alimañas o gusanos.

Lugares

Muchas leyendas, se originan en lugares especiales, como es el caso del Origen del Lago de Atitlán, que cuentan que manifestó lo siguiente: “y luego de consultar entre sí, contestaron: esta bien, hermano, la mitad de la laguna es tuya, tuya será la mitad de los frutos, los patos, cangrejos y peces, la mitad de las espadañas y las cañas verdes. Igualmente, se juntará la gente todo lo que mate entre las espadañas”.

En general

Los países y sus pueblos, cuentan con sus propias leyendas y mitos, que extrañamente se parecen unos a otros. Pero, existen muchas leyendas con distintos matices que han sido difundidas en muchas partes del mundo.

Leyendas de Guatemala más populares

A continuación les describiremos algunas de las leyendas más importantes pertenecientes a esta gran cultura guatemalteca:

Leyendas de Guatemala El Cadejo

Cuenta la leyenda, sobre El Cadejo, que se trata de un acompañante ideal de las personas que son abordadas por la soledad y la tristeza, que buscan olvidar sus desconsuelos con el alcohol y que no paran hasta conseguir de consolar su sufrimiento hasta lograr incluso una muerte inesperada.

Se refiere de una deidad que se muestra como un perro de color negro, con pezuñas de cabra, posee ojos y aliento de fuego. Es un espíritu que acompaña y protege a ciertas personas. Sin embargo, se habla que es una deidad malévola que si le dan la oportunidad de lamerles la boca, los persigue durante nueve días y no permanecen en paz hasta que fallecen, para llevarse su alma.

Leyendas de Guatemala La Llorona

La leyenda sobre este personaje, famoso en muchos territorios, que se refiere a una mujer que lleva puesto un traje de color negro, que vaga durante las noches cerca de zonas oscuros, donde corre afluentes de agua, como los ríos. La historia cuenta de una mujer de nombre Doña María de los Remedios, su existencia infortunada, se debe que por un amor prohibido, ahogó a su hijo recién nacido arrojándolo a las aguas de un río.

A partir de ese instante, está destinada a deambular por las calles, montañas y ríos de diferentes lugares tratando de encontrar la tumba de su hijo. Mientras que vaga por los lugares, emite chillidos desesperados, largos y penetrantes con los que aterroriza a las personas, cuentan según la creencia, que cuando el llano se escucha lejos, quiere decir que está cerca, y que cuando se escucha cerca quiere decir que está lejos.

Al parecer, las personas que han sido víctimas de sus llantos, una vez que los oyen se paralizan, no pueden caminar, porque su paso se convierte en lento y pesado, y siente una brisa helada, lo que quiere significa que es la presencia de este espíritu sobrenatural,  es tanto el susto que se les puede detener el corazón.

Leyendas de Guatemala La Siguanaba

El nombre de esta deidad, proviene de los siguanes o barrancos, lugar preferido para asesinar a sus víctimas. Cuentan, que todos aquellos que les gusta ser noctámbulos están expuestos a encontrarla a su paso, acosa preferiblemente a los hombres conquistadores y que se lo dan de donjuanes, quienes presumen de sus amoríos.

Se les aparece en cualquier lugar que exista un tanque de agua, por lo general sucede en horas entrada la noche. Se observa bañándose y usando peine de oro, luciendo su espectacular cuerpo, que trasluce mediante su vestimenta.

El hombre que la observa, puede llegar a quedar prendado de su amor, es cuando la siguanaba lo llama por su nombre y lo arrastra hasta que se despeña por un barranco.

El Sombrerón

Cuentan, sobre el personaje el sombrerero, que se trata de una pequeña criatura, similar al de un dedo de la mano y puede ocultarse bajo la almohada. Su vestimenta es de color negro, quien lleva un cinturón reluciente, lleva puesto un enorme sombrero y botas con tacones que suenan al caminar.

Igualmente, este personaje es conocido como “tzitzimite”, de acuerdo a las leyendas, le fascina montar en caballos para dedicarse a tejer la cola y las crines con nudos mínimos, que es difícil desatarlos, éstos hacen que los caballos se vuelven ariscos, pero luego de ser montados por el Sombrerón, es cuesta arriba que otra persona se les acerque.

El sombrerón, le gusta acorralar a las mujeres que tienen el cabello largo y ojos grandes, las acosa por todos los lugares, y les danza y canta con su guitarra de cajeta, no las deja ni comer ni dormir. Es una deidad doméstica, y únicamente produce daño a las personas para protegerse.

La Tatuana

Se refiere de una mujer joven y de espectacular belleza, aparece en los pueblos y otros lugares, posee ojos grandes de color azul celeste, y es muy entendida en asuntos de amor. Instala en un pequeño recinto, venta de artificios de amor, con los que hace que los hombres y mujeres se enamoraran.

Esta deidad, al ser descubierta en el pueblo, causa bullicio, de inmediato es capturada y encarcelada en el pueblo, sin embargo continúa con su venta. Una vez que está presa, extrae un mínimo trozo de tiza o carbón, dibuja un pequeño barco en la pared, se sube a él y sale volando por los barrotes de la cárcel, se va a otro lugar continuando con sus favores de amor.

El Xocomil

Esta leyenda, se refiere al lago de Atitlán, que mantiene un cúmulo de historias y enigmas conmovedores, sobre deidades sobrenaturales que relatan sobre este lugar.

El Xocomil, se trata de la fuerza y energía del amor de un joven que sentía por una doncella, que en su anhelo de enamorarla, se transformó en un potente remolino, que le permitiera observar todos los días en el ocaso.

El carruaje de la muerte

Cuenta la leyenda del carruaje de la muerte, que se narra de una carreta que es conducido por caballos de color negro y con ojos grandes y rojos como el fuego, y que hace un fuerte sonido con las ruedas por diferentes lugares, que pasa después de las horas de las animas.

El carruaje de la muerte, tiene como fin encontrar las almas de las personas moribundas, pero, cuentan que todo aquel que ve el carruaje puede ser tentado a que ser llevado.

Narran sobre esta leyenda, que el carruaje se queda parado enfrente de la vivienda para anunciar que una persona fallecerá y se lleva su alma en ese momento. Al parecer el carruaje de la muerte, tiene la particularidad que a pesar que las ruedas produce un estruendoso chillido, no rueda en las calles, sino que vuela.

El hombre del más allá

En épocas pasadas, las personas tenían la tradición de guardar sus tesoros y fortuna enterrados en cierto espacio de sus tierras, pero, con el transcurrir del tiempo, muchas riquezas quedaron sepultados y olvidados por la muerte del dueño, quien se llevaba a la tumba el secreto del lugar exacto donde se encontraba el tesoro, razón por la que su alma no descansa en paz, hasta que entregan su dinero a una persona determinada.

Cuenta la leyenda, que en una lejana población habitaban madre e hija. La madre, era una señora trabajadora dedicada a lavar ropa ajena y preparar manjares típicos, para poder subsistir. La hija, una muchacha hermosa con facciones llamativas, trabajaba atendiendo una pequeña tienda de carbón y leña que tenían en su propia casa.

La hermosa joven, estaba obsesionada por lograr ser una dama de la alta sociedad, por lo que se pasaba el tiempo, maquinando cómo conseguir ser una mujer con grandes riquezas y fortuna, sin hacer mucho esfuerzo.

Siendo una noche, junto a la paz que acompañaba su casa, la muchacha casi que consigue su mayor deseo, sin embargo, la avaricia y su ingratitud, consiguió que el dueño de la riqueza, castigará su alma eternamente, por lo que la ambiciosa joven perdió la ocasión de lograr la fortuna que tanto anhelaba.

El señor de los cerros

La leyenda del señor de los cerros, es relatada desde los antepasados, y su finalidad es que antes de cazar o tomar cualquier elemento que pertenezca a la montaña se debe de solicitar permiso al señor de los cerros.

Cuenta la historia, que en una oportunidad dos amigos de nombres Juan y José, se propusieron aventurar para subir al cerro de la montaña, ubicado en la Nueva Guatemala de la Asunción, para ir en búsqueda de un tesoro de instrumentos aztecas y mayas.

Al encontrarse en el cerro, descubrieron que habían muchos productos de gran valor y legendarios, agarraron todo lo que desearon, además tenían hambre, por lo que se mataron un venado, buscaron leña, lo asaron y se lo comieron, luego de saciar el hambre, descansaron y quedaron profundamente dormidos. En eso José, escucha que un cerro le exclama al otro cerro:

  • Préstame algunas especies de tus animales, para desquitarme la muerte de mi venado que estos hombres se comieron.

A lo que él otro cerro, le contestó:

  • Por su puesto, los que necesites

José, enseguida despertó a Juan, y le contó lo que había escuchado, de manera inmediato comenzaron a brincar culebras, lobos, tigres y muchos otros animales que los persiguieron hasta que llegaron a sus viviendas, se quedaron callados de los que les había ocurrido, pero al día siguiente se sintieron mal de salud, por lo que son llevados a casa de una chamán y le contaron la verdad.

La chaman, los aconsejo que para que se curarán debería de subir al cerro quemar mirra, incienso, velas de diferentes colores y otros rituales; mientras que cumplían su rito, se les apareció un señor de gran tamaño, le pidieron perdón, a lo que él les exclamó: “que únicamente por esta vez los perdonaría”. Que cuando volvieran a tomar cualquier objeto y cazar en el cerro, les pidieran permiso.

La tejedora y el colibrí

La leyenda de la tejedora y el colibrí, narra sobre un muchacho que se enamoró que al ver a la jovencita por primera vez, quedó prendado de su belleza. Por lo que el muchacho se ingenio y aplicar los conocimientos adquiridos de sus ancestros, para que la hermosa muchacha se enamora de él.

Por lo que se convirtió en una hermosa y llamativa ave, un mágico colibrí, que culminó posándose sobre el tejido que elaboraba la muchacha formando parte de sus obras.

Cuenta otra leyenda de la tejedora y el colibrí, siendo una tarde, cayendo el ocaso en un mes de noviembre, se encontraba la bella muchacha típica guatemalteca, en sus actividades de tejer, las más espectacular de todas las doncellas del lugar conocido como Huehuetenango.

La bella joven, tenía una encantadora e ingenua sonrisa que enamoraba a todo caballero que la saludaba con timidez. Con su hermosa cabellera de color negro, que estaban bañados por variados hilos de algodón en tonos vivos, decoraban su cabeza, lo que hacía que luciera como una estrella.

Esa tarde, apareció un hermoso y atractivo joven del poblado, sin mencionar palabra se acercó y le agarro las manos, sus miradas se cruzaron y sus corazones latian sin parar, ambos quedaron prendados uno del otro.

Así pasó el resto de la tarde enamorándose con su mirada sin emitir ningún vocablo, sólo se admiraban con sus miradas, sus corazones emitían silenciosamente palabras de amor. Como costumbre, todas las tardes se veían, hablaban de sus vidas, familia y su anhelo de vivir juntos y ser felices eternamente.

Siendo, una tarde los enamorados observaban el crepúsculo y oír el trinar de las aves, cuando asombrosamente apareció el padre de la joven, y se la llevó obligada, amenazando al joven que no la volvería a ver.

Transcurriendo una semana, la joven estaba melancólica, su padre no la dejaba salir, y mientras se encontraba en el jardín de su casa se le apareció un hermoso colibrí, que volaba rodeándola, llamando la atención de la doncella.

La joven observa que el colibrí, hacía movimientos extraños, hasta que por  magia, el colibrí se convirtió en su encantador enamorado y compartieron juntos. El padre, se acercó a ver qué ocurría, el joven se convirtió en colibrí, y se ocultó en los tejidos que elaboraba la joven.

De esta manera continuó su romance, hasta que un buen día el joven tomó la mano de la enamorada se transformaron en colibrí y volaron hacia el firmamento.

Kapracán y los volcanes

Cuenta la leyenda, que Kapracán era un gigante con extraordinaria fuerza, que vivieron en Guatemala, se trataba de un enorme, de carácter caritativo, le agradaba ayudar a las personas para subsistir.

Lo único que pedía a cambio de prestar su ayuda, era alimento especialmente tortillas de maíz. Durante su estancia, se dedicó a vender la tierra, pero, no comercializaba terrenos, como cualquier vendedor, vendía montones de tierra, que por su gran fuerza removía grandes porciones de tierras y rocas.

Ofrecía la tierra a gente que provenía del sur. Kapracán, exclamaba: vendo la tierra… ¿no la compran?, por lo que vendía la tierra por una tortilla de maíz, o por un cigarro.

Desde ese momento, las personas del sur, comenzaron a solicitar tierra a Kapracán, para que los resguardara de los vientos y cubriera los barrancos. Las personas, le comentan: “Kapracán, te doy tus tortillas, pero me traes un volcán. Mientras que otras personas le ofrecían comida a cambio de un volcán.

A lo que Kapracán aceptaba, diciendo para tal día te traigo el volcán. Por lo que de Xinacates extrajo el volcán para La Antigua Guatemala, el Hunahpú. De Chicocox, se llevó el volcán de Fuego. De Xococ, se llevó el volcán Santa María. De Xiyac, se llevó un volcán a Chimaltenango, el de Acatenango, que lo vendió por pan.

Finalmente, se llevó el volcán Tajumulco, los pobladores sintieron angustia porque se lleva parte de las tierras sagradas a otros lugares. Todos los habitantes suplicaron a la diosa del maíz, para que los ayudará porque el lugar de Cubulco, estaba quedando con orificios que se llenarían de agua con la lluvia y se transformaban en lagos.

Este gigante hombre Kapracán, tenía la capacidad de mover las montañas de un espacio a otro, y cuando removía las tierras, generada conflictos y el Corazón del Cielo, ordenó que lo ataran con cadenas dentro del volcán de Tajumulco, cuenta la leyenda que desde entonces, cuando se moviliza produce fuertes sismos y terremotos en Guatemala.

La misa del cura sin cabeza

La leyenda, narra que en el altar mayor de una iglesia, aparece un cura con luciendo su capa y estola, oficiando la sagrada misa, y entregando otro a las personas pobres. Era un hombre ambicioso, y como condena perdió la cabeza, mientras que se dedicaba a buscar oro y tesoros durante su existencia terrenal.

El duende

Cuenta la leyenda guatemalteca, sobre un duende que podría describirse como un espectro que deambula por los lugares campesinos. Dentro de sus características, se reconoce porque su caminar es hacia atrás, porque tiene los pies invertidos.

El duende, se reconoce como una criatura que no es peligrosa ni dañina, solamente se dedica a hacerles jugarreta a los pobladores. Cuando llega la noche, en medio de la oscuridad, se divierte arrojando piedras sobre los tejados de las viviendas, u otras construcciones, y además entona canciones.

Para que el duende abandone el lugar, la única forma de espantarlo, es que los propietarios de la vivienda, busquen una guitarra y lo reten cantando. El sonido del instrumento desafinado, le produce a esta criatura que retorne a su refugio y no se acerque por largo tiempo.

También, cuenta la leyenda que en algunas oportunidades el duende, tiene la habilidad de interrumpir compromisos de contraer nupcias, es decir, si a él le atrae la prometida, hace todo lo posible para que no se case.

La Máscara de cristal

Cuenta la leyenda, que existía un hombre mayor, conocido como Ambiastro, quien tenía como profesión escultor, habitaba dentro de una montaña, y su vida estaba dedicada a tallar dioses y animales. Hizo un compromiso que trabajaría esculpiendo piedra, madera y lodo.

Un buen día, el anciano artista, decide ir a buscar otro tipo de materiales, se tropezó con una reluciente piedra de cristal, de un gran tamaño y brillante, que no alcanzó llevarla a su vivienda, por lo que se queda en medio del bosque e inicia el proceso de tallarla.

Así pasaron días y noches enteras, no descansaba  hasta culminar de esculpir la brillante y hermosa piedra de cristal, cuando logro terminar de esculpir su preciosa y radiante máscara de cristal. De retorno a su legendaria vivienda, sus antiguas esculturas todas habían recobrado vida y empezaron a darle fuertes golpes para asesinarlo.

El anciano artista, angustiado y perturbado, agarró su obra de cristal para defenderse y se la coloca en su cara, y huyó de la vivienda, sin embargo, era demasiado tarde para abandonar el lugar, el escultor había fallecido, pero, la máscara de cristal continuaba escondiendo su rostro. Fue entonces, cuando la obra tallada se transformó en la Máscara de cristal de la Diosa Nana Lluvia.

Juan Noj

La leyenda de Juan Noj, narran sobre las aventuras que vive este enigmático personaje, quien habita dentro de un volcán en Guatemala, conocido como Santa María y Santiaguito, en Quetzaltenango.

Juan Noj, se describe en muchas oportunidades como una criatura de tamaño alto, es rubio y anda en un caballo de color blanco. De acuerdo a leyendas de otros lugares lo describen como un ladino gigante que lleva cuernos.

Cuentan, que tiene una gran habilidad para bajar por los ríos en las faldas del volcán Santa María y Santiaguito en Quetzaltenango, que por lo general sucede cada 1 de noviembre a media noche.

Ciertos pobladores cercanos, aseguran que el propietario del territorio es Juan Noj, una criatura sobrenatural, que su morada está dentro del volcán, pero, por razones que el volcán siempre está erupcionando, su vivienda se quema continuamente.

Cuenta la leyenda, que por esta causa, requiere de muchas almas o trabajadores, por lo que la deidad de Juan Noj, produce pestes y enfermedades a los pueblos, para que sus pobladores fallezcan y los espíritus colaboren en construir su vivienda.

Por esta razón, ocurre que muchos religiosos mayas como tradición realizan ritos en las faldas del volcán, para mantenerlo calmado.

Ciertas versiones de la leyenda, narra que vivía junto a su esposa María dentro del volcán, y se podía llegar al lugar mediante una caverna, sin embargo, no todos tenían la gracia de conocer cómo ingresar, muchos las buscaban sin éxito, porque estaba cubierta por una tupida neblina.

Ciertas personas quedaron anonadadas observando a un animal que estaba alrededor y lo seguían, que despertaban en las orillas de un barranco cuando estaban que ya caían. Sin embargo, sólo llegaban aquellos que deseaban trabajar, y a cambio les diera su alma al dueño.

Origen del maíz en Guatemala

Cuenta la leyenda, sobre el origen del maíz en Guatemala, que emergió del cerro conocido como Witz Teninquin, que en mam quiere decir “Mazorca de maíz”, que se encuentra al pie de la Sierra Madre.

A partir del momento que sembraron esa mazorca, trajo gran abundancia de maíz de buena calidad para las personas. Cuando se escuchaban truenos en el cerro, quería decir que llovería, y que la cosecha de maíz era extraído del centro de la tierra.

Cuenta la leyenda, que el volcán resguardo todas los productos para protegerlos, en especial las mazorcas de grano sagrado. Los ancianos lo bautizaron con el nombre de Chamán al volcán Tajumulco, que en man, significa Corazón de trece cosas.

Jesús Nazareno de la Merced

Esta leyenda, nace en la ciudad de Guatemala con una de las esculturas sagradas más populares que tiene la nación. Cuentan, que en el convento de las Carmelitas Descalzas en España, habitaba una joven religiosa de origen guatemalteco. Su nombre era Eugenia, luego conocida como Sor Margarita.

Un buen día, escuchó una delicada voz que le llegó a su corazón, que le decía: “Margarita hija, mía, ¿Por qué te refugias en las galerías de este convento?, ¿Por qué no me sirves desde su ciudad natal?, ve para allá Margarita, en ese lugar es donde quiere que estés, allá hay mucho por hacer, ve allá hija mía, ve..:”

La religiosa asombrada, ante la orden que recibía, retorno a Guatemala. Por lo que tuvo la oportunidad de ver su hermosa tierra natal y fértil, a su llegada se fue al convento en la Nueva Guatemala de Asunción. Cruzó distintos pueblos de la parroquia como Candelaria y el Cerrito del Carmen, hasta que se detuvo en el convento Santa Teresa para dedicarse con vocación y sacrificio.

Llegó la temporada de Semana Santa, celebrada en el mes de abril, Sor Margarita de Santa Teresa, se encontraba orando: “Señor, soy tu sierva, más indigna, pero confiando en tu piedad, quiero rogarte una sola gracia: ¡Revélame, por favor cómo era Jesús cuando estuvo entre nosotros, mientras que anduvo en la tierra”.

De inmediato, una voz le contestó a la inquietud que tenía guardada en su corazón, de las figuras que se encontraban estaba una de Cristo tallada, muy parecida al Hijo de Dios, es el Nazareno, que está expuesto en la iglesia a la orden en la Nueva Guatemala de la Asunción.

Entonces, salió rápido de la iglesia, le solicitó a la madre superiora que le permitiera visitar la imagen en el templo. Ese día, era Viernes Santo y la imagen estaba en procesión. Una vez que observa la escultura, se queda prendada ante la mirada de Jesús que le quedó clavada en la suya.

Sintió gran dolor al ver el sufrimiento grande en su rostro, y salieron dos lágrimas de amor. Acto seguido, se desmayó y una beata la auxilio. Sor Margarita, confesó el mágico secreto que había descubierto.

Igualmente, la beata cayó de rodillas y se hizo la señal de la cruz, la beata narro la historia de cómo había sido tallada la imagen, contó sobre un joven nativo de la ciudad de Santiago de los Caballeros, que esculpió la imagen con humildad, pero con un fuerte trabajo.

La religiosa, relato después de muchos años, que Jesús Nazareno de la Merced, alcanzó popularidad por sus grandes milagros, sanando enfermos, y tranquilizando destrucciones naturales. Sor Margarita de Santa Teresa, le quedó sellado en su memoria aquel día. A continuación les presentamos algunos enlaces:

(Visited 427 times, 1 visits today)

Deja un comentario