Significado e Importancia de las Leyes Cósmicas

Las leyes cósmicas gobiernan sobre un universo infinito que escapa a la percepción humana. De allí, que es imprescindible profundizar en las mismas para comprender cual afortunados seriamos si aprendiéramos a conocerlas y aplicarlas en nuestra propia vida. Si les interesa conocer más al respecto, les invitamos a que sigan leyendo.

leyes cósmicas

Las leyes cósmicas

La creación y el funcionamiento del universo, no cabe duda, ha sido objeto de innumerables investigaciones por parte de los científicos y ,más recientemente, de los físicos cuánticos. Sin embargo, también ha estado en la mira de quienes apoyándose en su fe aceptan que el cosmos es el resultado de la acción divina y el creador universal.

Al aceptar la premisa de la creación divina y el creador universal, se da por sentada la presencia de un poder superior que no solo dio origen al cosmos, sino también a todo lo que forma parte él y donde el ser humano desempeña un papel fundamental.

Así, se concibe al hombre como un hijo del creador universal, quien está destinado a seguir un camino de evolución y desarrollo espiritual para alcanzar, en algún momento, el conocimiento y la sabiduría del Padre.

En este orden de ideas, en el antiguo Egipto, los ocultistas, quienes decían manejar el conocimiento secreto de la creación del universo, defendían su postulado de que el cosmos es el resultado de la mente del creador universal y que todo lo que existe, incluido el hombre, estaba sujeto e influenciado por las leyes cósmicas que sostienen, expanden y equilibran la existencia tal como la conocemos.

leyes cósmicas

Así, desde el conocimiento empírico con respecto al universo y a las fuerzas secretas que subyacen a su existencia, Hermes Trismegisto, apoyado en su doctrina secreta, postuló los siete principios herméticos que se conocen también como las leyes cósmicas.

El Kybalion y las leyes cósmicas

Es imposible hablar sobre las leyes cósmicas si antes no hacemos referencia al Kybalion, texto donde se exponen las enseñanzas del precursor y experimentador de las mismas.

El Kybalion recoge las antiquísimas enseñanzas herméticas que se atribuyen a Hermes Trismegisto, el que fue rey de Egipto y se le conoció como «el escriba de los dioses», «el elegido de los dioses», «el Maestro de los Maestros» y «el Tres Veces Grande” (por el significado de su nombre).

De él se dice también que fue contemporáneo de Abraham y su maestro. Igualmente, que es el padre de la sabiduría y precursor de las enseñanzas esotéricas que han prevalecido durante todos los tiempos. Por si fuera poco, se le asocia con la creación de la alquimia y de la astrología.

Muchos años después de abandonar este plano físico, los egipcios lo deificaron y lo citaban como el dios Thot. Por su parte, los griegos, lo llamaban “Hermes, el dios de la Sabiduría”.

El Kybalion, perteneciente al siglo XIX, se atribuye en autoría a los Tres Iniciados, como se identificaron quienes lo firmaron, y las enseñanzas expuestas son llamadas las leyes cósmicas o los siete principios herméticos propuestos por Hermes Trismegisto.

El término hermético está asociado a lo secreto, a lo oculto y, específicamente en este libro, a las enseñanzas destinadas solo a los iniciados, de quienes se pensaba que eran los que estaban preparados para recibirlas y transmitirlas de generación en generación.

Estas enseñanzas o verdades originales han sido expuestas a través de los siete principios herméticos, los cuales hacen énfasis en la alquimia o transmutación empleando el poder de la mente:

Los 7 principios son:

  • Mentalismo.
  • Correspondencia.
  • Vibración.
  • Polaridad.
  • Ritmo.
  • Causa y efecto.
  • Género.

¿Quiénes eran los hermetistas?

Los hermetistas eran los maestros y fieles seguidores de la gran verdad que enseñaba Hermes. En tal sentido, se comprometieron a reservar el conocimiento superior y transmitirlo solo a aquellos que estaban preparados para escucharlo.

…en El Kybalion como sigue: «Donde caen las pisadas del maestro, los oídos de aquellos listos para su enseñanza se abren de par en par.» Y de nuevo: «Cuando los oídos del estudiante están listos para oír, vienen los labios a llenarlos con sabiduría.» Pero su actitud acostumbrada ha estado siempre estrictamente de acuerdo con el otro aforismo hermético. También en El Kybalion: «Los labios de la sabiduría están cerrados, excepto para los oídos del entendimiento

«Incluso en estos días, usamos el término «hermético» en el sentido de «secreto», «sellado de manera que nada puede escaparse». El Kybalion.

Los hermetistas, en el antiguo Egipto, poseían no sólo el conocimiento exterior de las cosas, sino también la sabiduría interna. Además, sabían de astrología, psicología mística, alquimia y transmutación mental. El mayor exponente fue Hermes Trismegisto, a quien se le atribuyen las leyes cósmicas.

Si quieres saber más sobre Hermes Tismegisto, les invitamos a ver el siguiente video:

En este sentido, se decía que los grandes maestros de aquella época que poseían estos conocimientos podían actuar sobre ciertos fenómenos físicos. Entre estos, controlar elementos de la naturaleza, influir en la producción de tempestades o la detención de las mismas e intervenir en la acción de los terremotos.

Se puede decir, entonces, que la transmutación mental encierra en sí misma el secreto de la magia o la alquimia propuesta por Hermes Trismegisto en las leyes cósmicas o los siete principios herméticos.

Filosofía hermética

Se decía que contenía la gran verdad y, en consecuencia, en su tiempo, la doctrina hermética fue combatida por los teólogos de la edad media. De allí, que se transmitía de maestro a estudiante y cuando se escribió sobre ella su significado fue escondido utilizando la alquimia y la astrología para que solo fuera leída por quien poseyera las claves.

El Kybalion recoge solo una parte de las doctrinas básicas porque todo lo demás permanece oculto, pero a los estudiantes se les transmitía en detalle la doctrina hermética, incluyendo todos los principios y verdades que conformaban las líneas fundamentales de la alquimia, la cual encerraba los secretos sobre el dominio de las fuerzas mentales.

De maestros a estudiantes y de boca a boca, la filosofía hermética ha permanecido oculta pero vigente hasta nuestros días. Para los mismos hermetistas era imprescindible mantenerla así, ya que consideraban que la verdad no podía ser transmitida a quien no la comprendiera ni estuviera dispuesto a abrirse a ella.

«Los labios de la sabiduría están cerrados, excepto para los oídos del entendimiento.» El Kybalion.

La transmutación mental en las leyes cósmicas

La transmutación consiste en cambiar o transformar la naturaleza o el estado de las cosas. Antiguamente, el término se asociaba con la alquimia de los metales bajos en oro, pero en el contexto de las leyes cósmicas se asocia con la mente; y se habla, entonces, de la transmutación mental.

La transmutación adquiere en este contexto un extraordinario poder, por cuanto se parte del hecho de que la misma es un arte mental.

«La mente (así como los metales y los elementos) puede ser transmutada, de estado a estado; de grado a grado; condición a condición; de polo a polo; de vibración a vibración. La verdadera transmutación hermética es un arte mental.» El Kybalion.

Así, quien descubra y ponga en práctica el poder de la transmutación mental tendrá la posibilidad de actuar desde la mente para producir cambios sobre la materia y el universo que lo rodea.

¿Cuál es el significado espiritual de las leyes cósmicas?

Para los ocultistas del antiguo Egipto, las leyes cósmicas están inmersas en el Gran Espíritu creador del universo, el  TODO, el cual es incognoscible y omnipresente. Entonces, entendiendo los principios herméticos que subyacen en la mente del TODO se puede llegar al entendimiento del significado espiritual que cada uno encierra.

«Los principios de la verdad son siete; aquel que conoce éstos, con comprensión, posee la llave mágica ante cuyo toque todas las puertas del templo se abren de repente.» El Kybalion.

El principio de Mentalismo

«EL TODO es MENTE; el universo es mental.» El Kybalion.

El principio de mentalismo es la base que sustenta a todos los demás principios o leyes universales propuestas por Hermes Trismegisto.

Según este principio, el TODO es considerado el espíritu que subyace bajo la aparente realidad que nosotros conocemos como el universo material. Al atribuirle la condición espiritual, también está asociado con aquello que es incognoscible e indefinible, pero que representa indiscutiblemente el origen de toda la existencia.

El espíritu o el TODO creó el universo y todo lo que existe en él. De allí, que lo creado desde la mente universal está sujeto e influenciado por las leyes universales que sostienen, expanden y equilibran la creación.

Así, puede entenderse que los seres humanos existimos en la mente del TODO y es allí donde experimentamos nuestra vida y aparente realidad física. También, es en ese mundo mental en el que recibimos la influencia de las leyes cósmicas por estar imbuidos en ellas.

Para una mayor comprensión de este principio, se hace necesario puntualizar sobre los siguientes aspectos:

Poder subyacente de las leyes cósmicas

El poder subyacente, también conocido como el Todo por los hermetistas, ha sido objeto de atención y reconocimiento por parte de los grandes pensadores y las escuelas de filosofía de todos los tiempos, adjudicándoles nombres de deidades o bien llamándola energía infinita y eterna.

«AQUELLO que es la verdad fundamental -la realidad sustancial- está más allá de toda denominación verdadera, pero los sabios lo llaman EL TODO.» El Kybalion.

Este poder, para los hermetistas, es incognoscible por su propia naturaleza. Se hace imposible descifrarlo y mucho menos adjudicarle características propias de los mortales, pero de lo que sí están seguros es de lo siguiente:

  • Nada existe fuera del Todo.
  • El Todo es infinito y eterno.
  • Posee un poder absoluto.
  • Es omnipresente e inmanente.
  • Su poder es único, no hay otro igual.
  • Es inmutable, ya que no está sujeto a cambio alguno.
  • El Todo es Espíritu (Mente Viviente Infinita).

leyes cósmicas

«Mientras que todo está en EL TODO, es igualmente cierto que EL TODO está en todo. Para aquel que verdaderamente entiende esta verdad le ha venido un gran conocimiento.» El Kybalion.

Partiendo de la afirmación anterior, los maestros herméticos llegaron a la conclusión de que el hombre, siempre que siga el camino del desarrollo espiritual (reconocimiento, realización y manifestación), podrá realizar al gran espíritu dentro de él.

También, aseguran que esto es posible gracias a los numerosos planos de existencia, donde cada uno lleva a otro de nivel superior, siendo la meta volver al Todo.

Espíritu

El espíritu es el nombre que le dan a la Mente Infinita Viviente, la cual es el TODO. En este sentido, debe entenderse como una concepción mucho más elevada de la que el hombre asigna a la vida y a la mente conocida por ellos. Entonces, el espíritu es la esencia real del Todo.

leyes cósmicas

«EL TODO…es ESPÍRITU, que en sí mismo es INCOGNOSCIBLE e INDEFINIBLE, pero que puede ser considerado y concebido como UNA MENTE UNIVERSAL, INFINITA Y VIVIENTE».

«En su esencia, EL TODO es INCOGNOSCIBLE.» El Kybalion.

El universo

Para la filosofía hermética, el universo y todo lo que contiene es una creación mental del TODO, es decir, que el Espíritu le dio origen a través de su mente creadora.

«EL TODO crea en su mente infinita innumerables universos, que existen por eones de tiempo; y sin embargo, para EL TODO, la creación, desarrollo, declinación y muerte de un millón de universos es como el tiempo del parpadeo de un ojo.» El Kybalion.

«El universo es mental, sostenido en la mente del TODO.» El Kybalion.

La filosofía hermética, por cuestiones de aprendizaje, divide al universo en tres grandes planos de existencia: el plano físico, el plano mental y el plano espiritual. Divisiones que asocia realmente con diferentes grados de vibración que se solapan en la escala ascendente de evolución de la vida, donde el grado más bajo es la materia y el superior es el espiritual.

Así, asignan a cada plano unas condiciones propias de poder y existencia, que en su opinión podrán ser entendidas por quienes sean entrenados adecuadamente para ello, ya que incluso pueden manejarse información que podría considerarse sagrada.

La mente

La mente equivale a la fuente creadora del TODO, la cual hizo posible la creación del universo. De allí, que no hay nada que se haya creado fuera de la mente del Espíritu.

«La mente infinita del TODO es la matriz de los universos.» El Kybalion.

«EL TODO crea el universo MENTALMENTE, de una manera semejante al proceso por el que el hombre crea imágenes mentales».

Ahora bien, como parte de esta verdad, el hombre está en capacidad de utilizar su mente para crear su propio universo. Es decir, transformar sus pensamientos y reencauzar la energía y la intención, a partir de lo cual podrá construir su propia vida en un oasis de creatividad, paz y bienestar. Por ejemplo:

  • Cambiar sus pensamientos de miedo por pensamientos de amor.
  • Utilizar la visualización creativa como herramienta para manifestar la intención de la mente divina que subyace en su interior.
  • Influir mentalmente en su mundo interior y exterior.
  • Centrar su mente en lo superior.
  • Manifestar en el plano mental lo que quiere ver manifestado en el plano físico.
  • Encauzar sus pensamientos hacia lo positivo, actuando conscientemente sobre sus sentimientos y emociones.
  • Experimentar con la fuerza mental y la comunicación extrasensorial o telepatía.
  • Afirmarse como cocreador y crear su propia realidad.
  • Experimentar el cosmos como su hogar y reconocer el papel que él desempeña.

leyes cósmicas

El cambio

Los seres humanos perciben el cambio como transformación. Todo cambia o evoluciona, nada permanece quieto en el continuo espacio-tiempo en el que se desenvuelve. Sin darse cuenta, operan sobre él y a su alrededor todas las leyes universales que gobiernan la existencia.

Aceptan que el cambio es una constante en su vida (nacimiento, crecimiento, muerte) y en todo el universo que lo rodea (alta y baja marea, acción y reacción, flujo y reflujo, ascenso y descenso, construcción y destrucción).

También, intuyen que tanto la transformación como el equilibrio que operan sobre el universo y su propia vida, obedecen a un poder superior que subyace a toda la realidad material a la que ellos tienen acceso.

El principio de Correspondencia

«Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.» El Kybalion.

Este principio hace referencia a los planos superiores de conciencia, aquellos que escapan a la simple visión del ojo humano, pero que sin embargo forman parte inherente de su propio ser.

Es de entender que todos somos creación del TODO y, en consecuencia, los principios que subyacen en el universo también influyen en nuestra vida y en nuestros planos de conciencia: el físico, el mental y el espiritual.

El entendimiento de este principio podría llevar a los entendidos a rasgar el velo de ilusión que los mantiene en la creencia de que son un cuerpo físico limitado viviendo una experiencia humana en un mundo material sobre el cual no pueden producir cambios.

Su aplicación práctica permitiría dar un salto cuántico y conectarse con la conciencia universal, esto es, reencontrarse nuevamente con el espíritu que le dio vida y manifestar aquí en la Tierra los atributos divinos que subyacen en su propio ser.

Según este principio, es una verdad que siempre existirá una correspondencia entre las leyes cósmicas y los diferentes planos de existencia: el físico, el mental y el espiritual. Lo que se puede resumir de la siguiente manera:

  • Todos los planos están sostenidos en la mente del Todo.
  • Existe una correspondencia y armonía entre los diferentes planos.
  • La vibración se manifiesta en todos en diferentes grados.
  • La polaridad caracteriza a todos los planos, encontrándose siempre los opuestos.
  • En todos los planos el movimiento del péndulo siempre está presente.
  • Toda causa tiene un efecto y todo efecto se debe a una causa.
  • En todos los planos está presente la energía creativa, la cual se manifesta en los aspectos masculinos y femeninos

leyes cósmicas

El principio de Vibración.

«Nada descansa; todo se mueve; todo vibra.» El Kybalion.

Según este principio, no hay nada en el universo que esté en reposo, todo vibra. Así, desde los planos materiales hasta los espirituales la vibración es una constante. Sin embargo, pueden identificarse infinidad de grados de variaciones en las frecuencias de esta.

Esta vibración variable hace posible que desde el ojo humano se perciban diferencias en los diferentes planos que nos conforman: físico, etérico, mental, emocional y espiritual.

Las vibraciones más altas están asociadas con energías puras propias del plano espiritual, y son tan intensas que dan la impresión de estar en reposo.

Las vibraciones más bajas se asocian con la materia, lo que es perceptible por los sentidos físicos y configura el mundo físico.

Entonces, este principio lleva al entendimiento de que la creación universal es energía en constante vibración, por lo tanto el hombre como parte del universo tiene la facultad para moverse conscientemente en la escala vibracional y acoplarse a la conciencia superior.

En torno a este principio, los hermetistas se refieren al éter, el cual ellos llaman “la sustancia etérea”. La definen como una esencia del espacio universal que sirve para la trasmisión de ondas de energía, tales como el calor, la luz, la electricidad y el magnetismo.

Según ellos, esta sustancia es en realidad un vehículo que conecta la energía vibratoria conocida como materia con la energía más sutil llamada espíritu, por supuesto en sus diferentes grados de vibración.

También señalan la relación entre las vibraciones y el fenómeno de la telepatía. Al respecto, explican que todo pensamiento, emoción o deseo, como condiciones mentales, emiten vibraciones que pueden afectar o influir en la mente de otras personas.

Principio de Polaridad.

«Todo es dual; cualquier cosa tiene polos; todo tiene su par de opuestos; semejante y desemejante son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado: los extremos se encuentran; todas las verdades no son sino medias verdades; todas las paradojas pueden ser reconciliadas.» El Kybalion.

Este principio asegura que todo tiene dos aspectos opuestos y que cada aspecto corresponde a los dos extremos de una misma continuo. Así, entre un extremo y otro hay una gran variedad de grados determinados.

leyes cósmicas

Por ejemplo, la alegría y la tristeza son dos extremos de un mismo sentimiento que se diferencia por el grado de vibración. También se pueden citar el amor y el odio, lo grande y lo pequeño, la luz y  la oscuridad. ¿Dónde termina un extremo y empieza el otro? Es imposible determinarlo con exactitud, ya que entre ambos existen grados infinitos que los caracterizan.

La importancia de este principio radica en la posibilidad que tenemos de pasar de un extremo a otro, siempre y cuando enfoquemos nuestros pensamientos y nuestra voluntad para movernos por la escala de vibración.

¿Qué pares de opuestos pueden ser transmutado de un estado mental a otro según el principio de polaridad?

«Las cosas que pertenecen a clases diferentes no pueden ser transmutadas una en la otra, pero las cosas de la misma clase pueden ser cambiadas, esto es, pueden tener cambiada su polaridad».

«Los pares de opuestos pueden ser reconciliados», y que «tesis y antítesis son idénticas en naturaleza, pero diferentes en grado»; y que la «reconciliación universal de opuestos» se efectúa por un reconocimiento de este principio de polaridad».

leyes cósmicas

Tenemos, entonces, según las enseñanzas herméticas, que en los diferentes planos muchos de los pares de opuestos pueden ser transmutados, por ejemplo:

  • Espíritu y materia no son sino los dos polos de un único aspecto.
  • EL Todo y los muchos son lo mismo.
  • La LEY y las leyes son los dos polos opuestos de un mismo continuo.
  • PRINCIPIO y principios.
  • Mente infinita y mentes finitas.
  • El calor y el frío son idénticos en naturaleza.
  • Para alto y bajo también aplica la ley.
  • Luz y oscuridad, con muchos grados entre ellas.
  • La escala musical es lo mismo.
  • Igual lo son ruido y silencio; duro y blando, ambos siguen la regla.
  • Positivo y negativa son dos polos de la misma cosa, con incontables grados entre ellos.
  • Bueno y malo.
  • Amor y odio.
  • Duras y blandas.

La Paradoja Divina en las leyes cósmicas

Dentro de este principio se aborda la paradoja divina, planteada ésta como la diferencia entre cómo percibe el TODO el universo que él ha creado y cómo es percibido por quien lo habita; en este caso el ser humano.

Para el TODO el universo es producto de su mente, pudiera decirse que no es real, es un sueño. Sin embargo, el hombre lo percibe como real y, en consecuencia, su vida, sus pensamientos y sus acciones deben ser tratados como tal.

leyes cósmicas

Si el hombre se deja llevar por la percepción del sueño, puede que nunca inicie el camino de evolución espiritual. La idea es siempre recordar que puede que sea un sueño, pero vive una realidad física de la que no puede escapar.

El Principio de Ritmo

«Todo fluye, fuera y dentro; todo tiene sus mareas; todas las cosas suben y bajan; la oscilación del péndulo se manifiesta en todo; la medida de la oscilación hacia la derecha es la medida de la oscilación hacia la izquierda; el ritmo compensa.» El Kybalion.

Este principio hace referencia a que la oscilación del péndulo se manifiesta en todo el universo. Así, lo que sube, baja; lo que avanza, retrocede y lo que se expande se contrae. Siempre habrá un movimiento hacia adelante y uno hacia atrás.

Todo lo que existe tiene la facultad de ir y volver entre los dos polos que lo conforman, tal como lo hace el péndulo. Es decir, la existencia de avance y retroceso está implícita en la energía que conforma el cosmos.

leyes cósmicas

Así, se hace evidente, por ejemplo, en lo que nace y luego muere, en las naciones que florecen y se enfrentan a su declive, en los planetas o las estrellas que se extinguen, en los fenómenos naturales que se desatan y luego volven a la calma.

Para los hermetistas era indispensable comprender este principio, pero aplicado a los estados mentales del ser. Consideraban que si aplicaban las fórmulas y métodos apropiados (la ley de la neutralidad) conseguirían escapar de ciertos efectos ocasionados en ellos mismos por la aplicación universal del principio.

La Ley de la Neutralidad

Los hermetistas sabían que la ley de ritmo afectaba innegablemente las actividades mentales del hombre, lo cual se veía reflejado en los sucesivos cambios de humores, emociones y sentimientos que vivían ellos mismos.

Pero también sabían de la existencia de dos planos de conciencia, uno inferior y uno superior, donde la ley del ritmo operaba de manera diferente, pues la oscilación del péndulo ocurría precisamente en el primero.

Entonces, aprendieron a ubicarse en el plano de conciencia superior, es decir, buscaban aplicar la ley mental de la neutralidad, la cual no impedía que sucediera lo que tenía que suceder, pero si les ayudaba a atenuar los efectos. Así, se esforzaban en usar el principio y no dejar que este los usara a ellos.

En resumen, utilizaban su capacidad mental y su voluntad para ubicarse en un grado de la escala con firmeza, impidiendo así que el ritmo del péndulo los moviera y sacudiera a su antojo.

De ser comprendida plenamente esta ley, es mucho lo que el hombre puede hacer por él mismo al evitar un constante vaivén entre períodos de entusiasmo seguidos de depresión, alegría seguida de tristeza y felicidad que se convierte rápidamente en infelicidad.

Ley de la compensación

«La medida de la oscilación hacia la derecha es la medida de la oscilación hacia la izquierda; el ritmo compensa.» El Kybalion.

Para los hermetistas el término compensar es usado como contrarrestar y aplica tanto en el plano mental como en el material.

«Hay temperamentos que no permiten sino bajos grados de regocijo, y grados de sufrimiento igualmente bajos; mientras que hay otros que permiten el más intenso regocijo, pero también el más intenso sufrimiento. La regla es que la capacidad para el dolor y el placer, en cada individuo, están equilibradas. La ley de compensación está en plena operación aquí».

leyes cósmicas

Para ellos la vida es un continuo y como consecuencia la ley aplica en cualquier momento de la existencia, ubicando a los hombres y mujeres en un lado del péndulo o en el otro, permitiéndoles comprender qué es lo que no tienen, pero también qué poseen en un instante determinado.

«Nadie puede «conservar su penique y tener el pedacito de pastel» al mismo tiempo. Todo tiene sus lados placenteros y desagradables. Las cosas que uno gana son pagadas siempre por las cosas que uno pierde. El rico posee mucho de que el pobre carece, mientras que el pobre posee a menudo cosas que están más allá del alcance del rico».

«La ley de compensación está siempre en operación, esforzándose por equilibrar y contraequilibrar, y siempre consiguiéndolo con el tiempo, incluso aunque puedan requerirse varias vidas para la oscilación de retorno del péndulo del ritmo».

El principio de causa y efecto

«Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la ley-. Casualidad no es sino un nombre para la ley no reconocida; hay muchos planos de causación, pero nada se escapa a la ley.» El Kybalion.

Les invitamos  ver el siguiente video que resumen muy bien, el principio de causa y efecto:

Este principio hace énfasis en que toda causa tiene un efecto y por lo tanto todo efecto obedece a una causa, en consecuencia la casualidad no existe, sino la causalidad. Esto es, que los eventos suceden de acuerdo a la Ley, nada existe fuera de ella.

Entonces, basándose en esto, los hermetistas buscaban de entender el arte y los métodos para elevarse por encima del plano inferior de causa y efecto y moverse en planos superiores de conciencia que le permitieran ser causantes y dominar por anticipado los efectos.

Para ello, dominaban su propio ser y eran conscientes de sus comportamientos, cualidades y poderes, lo que les permitía a su vez conocer y controlar su entorno.

El principio de género o generación

«El género está en todo; todo tiene sus principios masculino y femenino: el género se manifiesta en todos los planos.» El Kybalion.

Este principio sostiene que el género masculino y femenino forma parte ineludible del universo y, en consecuencia, se manifiestan en los planos de conciencia: físico, mental y espiritual. No hace referencia al sexo, ya que este es una manifestación física del género.

leyes cósmicas

El género realmente se refiere a la generación o creación. Así, todo lo creado mantiene dentro de sí estos dos principios, los cuales a su vez se integran, es decir, lo femenino contiene lo masculino y viceversa.

Este principio guarda la solución de muchos de los misterios de la vida, y para los hermetistas era primordial su entendimiento, ya que esclarecía la creación, la generación y la transformación mental y espiritual.

Así, se plantea la aceptación del TODO en sus dos aspectos, masculino (el Padre) y femenino (la Madre naturaleza o Madre universal), pero como dos facetas de manifestación. Por lo que puede pensarse que el género, en la mente del Espíritu, es una idea que acompaña el proceso de creación y evolución.

Género femenino y masculino

Para los hermetistas la cuestión era aplicada al género en el plano mental, y así argumentaban:

«El principio masculino de la mente corresponde a la así llamada mente objetiva, mente consciente, mente voluntaria, mente activa, etc. Y el principio femenino de la mente corresponde a la así llamada mente subjetiva, mente subconsciente, mente involuntaria, mente pasiva…».

Así, los iniciados tenían la tarea de mirar adentro de ellos mismos y conocer los aspectos masculinos y femeninos de su consciencia, ya que estas características atañen a su propio ser.

El principio femenino está dispuesto a recibir impresiones; tiene un área de operación mucho más variada que el masculino; genera nuevos pensamientos, conceptos, ideas y aplica la imaginación.

El principio masculino se mantiene en la dirección de dar o expresar; el área de operación no es tan variada como la femenina; se contenta con el trabajo de la voluntad de acción hacia el exterior.

Sin embargo, estaban seguros de que ambos principios mentales no aplican por separados, pues cuando conscientemente se ocupan de una tarea se combinan para que la voluntad estimule la porción creativa de la mente.

Importancia de las leyes cósmicas para el buscador espiritual

La importancia de estos siete principios, sobre los cuales descansa la filosofía hermética, se origina en el mismo Hermes Trismegisto, a quien se ha considerado el mayor ocultista de todos los tiempos. Se dice que sus conocimientos han sentado las bases de cualquier otra enseñanza esotérica que haya tenido lugar durante y después de la época del antiguo Egipto.

Según el Kybalion, estos principios ocultan la verdad y la sabiduría divina, y quien pueda comprenderlos tendrá la oportunidad de aplicarlos para lograr evolución espiritual y atraer bienestar a su vida.

Así, la importancia real del conocimiento de las leyes cósmicas para el buscador espiritual, podemos resumirlas en los siguientes aspectos:

Aplicación de las leyes cósmicas

El conocimiento de las leyes cósmica hace posible que se entienda el universo y los principios subyacentes que regulan su existencia. Así, entendido este, puede identificarse y comprenderse la influencia que ejerce sobre todo lo que ha sido creado.

El ser humano, como parte de esa creación, es un buscador innato. Sea desde el punto de vista científico, religioso o esotérico, siempre ha intentado dar explicaciones a la existencia del universo y su relación con él mismo.

leyes cósmicas

En este sentido, ha dado, entre otras cosas, con dos conceptos relevantes: el de la conciencia superior que subyace a toda creación y el de poder mental como fuente de transmutación de la energía. Conocimientos estos que son la base de los principios universales.

Ahora bien, según la doctrina hermética, si se llegase a comprender en profundidad el mundo mental y su funcionamiento, se tendrá la oportunidad de elegir una adecuada aplicación de los principios. Es decir, se poseerá la llave maestra que abrirá las puertas para adentrarse en el ámbito de la conciencia y el conocimiento superior.

El buscador, entonces, estará en capacidad de tomar ese nuevo conocimiento y aplicarlo para resolver problemas, ampliar su experiencia y desenvolverse con más confianza y seguridad ante las diferentes opciones que le brindan los planos de existencia física, mental y espiritual.

Obtención de maestría personal en base a las leyes cósmicas

Cuando se conoce la verdadera naturaleza mental del universo, es posible dar explicación a los conceptos de materia, poder y energía; lo que lleva a entender cómo y porqué están estos imbuidos en la mente del TODO. Sin tales conocimientos, es imposible avanzar en el camino de la búsqueda espiritual y aplicar con arte y destreza los principios.

leyes cósmicas

Así, quien toma la decisión de adentrarse en el mundo indescifrable e incognoscible de la mente creadora del universo, tendrá, por lo menos, que dominar ciertos principios básicos que le iluminarán el camino y le permitirán evolucionar espiritualmente. Solo valiéndose de ellos podrá, a través de su propia experiencia, trasmutar aquello que no le sirve y convertirlo en herramientas útiles para su avance.

A partir de allí, la maestría podrá convertirse no solo en sabiduría, sino también en experiencia y transmutación espiritual, por cuanto guiará al buscador hacia planos superiores de conciencia donde las limitaciones del mundo físico no tienen sustento. Así, se cruzaran umbrales que hasta ahora eran inimaginables en la mente del ser humano.

Comprobación de las leyes cósmicas

Adentrarse en el camino de la búsqueda espiritual permite conocer la existencia de diversos planos de conciencia, donde las leyes cósmicas aplican por igual. Así, se podrá dar explicación a fenómenos que hasta ese momento escapaban a la comprensión y al entendimiento humano.

Esto refuerza la tan citada frase “Todos Somos Uno”, ya que si todos existimos en la mente del Espíritu creador, es imposible que haya diferencia en la aplicación de las leyes o principios que rigen la existencia en los diferentes planos de conciencia.

Así, al buscador le será más fácil integrar las diferentes dimensiones que lo conforman (física, mental y espiritual) e influir en una u otra dependiendo de sus necesidades particulares.

Control de las vibraciones mentales

Si el buscador llega a comprender la energía y la escala de vibración que es propia entre el plano espiritual y material, puede llegar, con seguridad, a controlar sus vibraciones mentales e influir sobre las de otros.

En este aspecto, es común hablar de los chakras, sus niveles de energía y las enfermedades. Mientras más equilibrio y vibración presenten estos centros energéticos, mejor salud física, mental, emocional y espiritual se manifestará en el individuo.

Así también, se habla de las afirmaciones y los pensamientos positivos; los cuales al ser energía y vibración pueden actuar en favor de quien los pone en práctica.

Igualmente, no se puede dejar de mencionar la sanación a distancia, ya que a través de ella el sanador expande sus vibraciones energéticas e influye en el estado físico, mental y emocional de otras personas.

Posibilidad de cambiar de un polo a otro

Partiendo del hecho de que todo tiene dos polos y que la diferencia entre ambos extremos es la variedad en los grados con los que se manifiesta, el buscador espiritual podrá actuar conscientemente y modificar sus pensamientos, sus emociones y sus sentimientos.

De allí, que no es extraño la insistencia que se hace con respecto a la necesidad de que el ser humano, por ejemplo, deje atrás el odio y se convierta en amor; que de la tristeza pase a la alegría; de la guerra a paz y de la oscuridad a la luz.

Si esto es así, bastará con que cada quien entienda que desde el punto o grado donde se encuentra, siempre habrá un largo camino que recorrer. Este recorrido lo puede llevar al otro extremo y cambiar su vida, pero deberá tomar las mejores decisiones para caminar hacia el polo que le ofrezca bienestar y sabiduría.

Mantener la atención en el centro interior

Cuando el buscador espiritual comprende que la ley del ritmo puede actuar en su vida y bambolearle de un lado para otro como lo hace el péndulo, también buscará de aprender a manejar la ley de la neutralidad.

Entonces, comprendiendo que la vida oscila entre dos extremos o polos, buscará de reducir los efectos del vaivén ocasionados por el péndulo. Para ello, aplicando la ley de neutralidad, intentará estabilizarse y centrarse interiormente en un estado mental que le permita esquivar el impacto de la arremetida.

En la práctica de la vida cotidiana puede observarse que hay individuos que, aun en los momentos más difíciles, tienden a mantener el equilibrio y la calma. De ellos se dice que, inconsciente o conscientemente, han aprendido a utilizar la ley de neutralidad y en consecuencia usan en su favor el principio del ritmo no dejando que las situaciones lo saquen de su centro interior.

Aplicación de la ley de causa y efecto

El buscador sabe, según el principio de causa y efecto, que nada es casualidad y que esta no existe. Todo lo que llega a su vida obedece a una acción que ellos mismos han generado.

Entonces, lo importante aquí es entender el principio y en consecuencia actuar desde planos elevados de conciencia para evitar efectos no deseados.

Quien conoce las leyes universales y sabe cómo operan en el universo, entenderá que nada escapa a las mismas. Así, está consciente de que todo lo que haga en su vida tendrá una repercusión, positiva o negativa, en la misma.

Entonces, es fácil, no hagas lo que no te gusta que te hagan, no atentes contra nadie, ya que no querrás que vengan contra ti; no ignores el universo, ya que este puede devolverte lo que tú mismo has creado.

Aprende a discernir para que puedas identificar la diferencia y las consecuencias que puede haber entre tomar una decisión u otra, ya que independientemente de la que tomes afectará no solo tu vida y tu karma, sino a muchas otras personas y el entorno que te rodea.

Aceptación del Todo como Padre protector

El principio del género hace referencia al TODO en sus dos aspectos, masculino (el Padre) y femenino (la Madre Universal), como energías de manifestación en la creación.

leyes cósmicas

Y, mientras tanto, descansad caímos y serenos; estáis a salvo y protegidos por el poder infinito del PADREMENTE. «Dentro del padre-madre mente, los niños mortales están en el hogar.» El Kybalion. «No hay ni uno sin padre ni madre en el universo.» El Kybalion.

La fe en lo superior está asociada a la necesidad de ser protegido, escuchado y cuidado. Es esto lo que han enseñado las religiones a lo largo del tiempo.

Así, quien busca la conciencia superior sabe que en el fondo está buscando esa fuerza Todopoderosa, masculina o femenina, que le dio vida y no lo abandonó a su suerte, por el contrario, lo cobija todo el tiempo señalándole el camino correcto para que vuelva a casa.

Cambio en la percepción de la muerte

En la mente del hombre que posee el conocimiento superior la muerte es percibida como un paso a otro plano de conciencia. Al existir en la mente del TODO, existen infinitas posibilidades de evolución.

Desde la mente superior la muerte deja de ser el final de la existencia y se convierte en la posibilidad de vivir en otros planos de conciencia, es decir, es el cuerpo físico el que está limitado por la materia y es esa la razón por la que es perecedero, pero el espíritu viviente que habita allí puede escapar de esa situación.

Con la muerte del cuerpo físico, ahora es libre para pasar a un plano superior que le brindará la oportunidad de obtener nuevos conocimientos y evolucionar.

Comprender la existencia de planos superiores de conciencia

En la mente del TODO existe un número infinito de universos y planos de existencia, donde habitan seres superiores con poderes y atributos que los humanos no pueden imaginarse. Sin embargo, no se niega la posibilidad de que el hombre pueda ser igual, siempre que siga el camino de evolución espiritual.

Al entender que en él mismo coexisten los planos material, mental y espiritual, le será más fácil aceptar que está en capacidad de trabajar para alcanzar su maestría personal. Esto es, actuar desde el centro de su ser y desarrollar su conciencia superior.

Una vez allí, le será más fácil conectar con otros planos de conciencia superiores que subyacen en el universo infinito y de los cuales él también forma parte.

Aplicar la Ley de Neutralidad

El estudiante de las leyes cósmicas aprenderá que dentro de él posee el conocimiento que le permitirá pasar del estado de inconsciencia (en el que ha vivido hasta ahora) al estado de conciencia superior, el cual le ayudará a afrontar los acontecimientos con mayor fortaleza espiritual.

Desde este punto de vista, será capaz de mantener su equilibrio interior y tener cierto control sobre los desafíos que diariamente se le presenten. Así, aprenderá a responder y no a reaccionar.

Comprender la Ley de la Compensación

Será capaz de asociar las situaciones de vida con la ley universal de ritmo y equilibrio, entendiendo que no hay nada que no tenga una compensación. Así, el sentido de carecer de algo puede tomar un giro y el de abundancia otro. No es que unos posean muchos y otros vivan en la escasez, lo que pasa es que para un momento determinado de la existencia tú mismo adoleces de algo porque a la vez estás siendo compensado por otras virtudes o gracias.

Conocer la verdad de las leyes cósmicas y del TODO

Aquel que se brinde la oportunidad de conocer e imbuirse en las leyes cósmicas tendrá la posibilidad de conocer la mente del TODO y regresar a él lleno de sabiduría y gracia.

Recomendamos ver el siguiente video que explica de forma resumida cómo utilizar las leyes y principios de las leyes cósmicas:

El objetivo de la existencia humana, bajo la filosofía hermética, puede entenderse como un desafío a la conciencia superior que subyace en lo más profundo del ser. Es decir, despertamos y nos elevamos a otros planos superiores o vivimos para siempre en el plano material de la ignorancia y la confusión mental.

En este sentido, el buscador que sigue los principios herméticos deberá despertar de su conciencia inferior.  Luego, entretejerse con la esencia de su poder mental. Es allí donde encontrará la fuerza que lo impulsará al encuentro definitivo con su ser superior.

Al final, viviendo en la verdad del TODO, podrá disfrutar a plenitud la aplicación de las leyes cósmicas. Transformará su vida en el plano material, mientras su ser superior participa de los planos superiores de conciencia; donde las limitaciones no existen y la evolución de su espíritu le revela al fin el misterio del universo y su creación.

No se pierdan la oportunidad de seguir aprendiendo cosas relacionadas, les invitamos a visitar los siguientes artículos:

La Llama Violeta: ¿Qué Es? Beneficios y Sus Nueve Pasos

¿Cómo Hablar con los Ángeles? ¡Descúbrelo!

Sanación Espiritual Por Arquetipos ¡Paso a Paso!

(Visited 66 times, 1 visits today)

Deja un comentario