El rey Agamenón, su muerte, mitos y relatos

Agamenón es una personaje de la mitología griega quien fue monarca de Micenas, y cuyo padre fue Atreo y su hermano Menelao. Fue uno de los protagonistas de mayor significancia dentro de los cantos de Homero, donde se le consideraba el principal líder de los aqueos en la guerra de Troya.

Agamenon

Agamenón 

Uno de los más destacados adalides de la cosmogonía griega se llamaba Agamenón, cuyas aventuras se encuentran relatadas en la epopeya griega La Ilíada atribuida tradicionalmente a Homero. Agamenón, que en griego antiguo se escribe como Ἀγαμέμνων Agamémnôn, y cuyo significado es ‘muy resuelto’, ‘obstinado’, es hijo del rey Atreo de Micenas y de la reina Aérope, nieto de Pélope y bisnieto de Tántalo.

De haber una figura de la historia cuyo proceder sigue siendo centro de controversias, este es indudablemente Agamenón, mítico soberano de Micenas. Su rol dentro de la guerra de Troya no dejó dudas, a pesar de no haberse caracterizado jamás  por poseer muchos amigos.

Juventud

De acuerdo al poeta Homero fue acompañado en su crianza por su hermano menor Menelao y su primo Egisto, hijo de Tiestes. Algunos lo registran como hijo de Plístenes y Erífile, y nieto de Atreo, en cuyo hogar Menelao y él habrían recibido educación tras el fallecimiento de su progenitor. Adicional a Menelao, Agamenón contaba con una hermana de nombre Anaxibia, Cindrágora o Astíoque.

Al hacerse adultos Atreo mandó a Agamenón y Menelao a conseguir a Tiestes, a quien encontraron en Delfos y le presentaron ante Atreo, quien le echó a un calabozo. Inmediatamente se le dio la orden a Egisto de que le asesinase, pero este, dándose cuenta que era su padre, se inhibió de tan brutal acto, dio muerte a Atreo y, tras haber echado a Agamenón y Menelao, tomó junto a su padre el trono de Micenas.

Ambos hermanos vagaron por un tiempo hasta arribar al fin a Esparta, en el cual Agamenón se desposó con Clitemnestra, la hija de Tindáreo y Menelao contrajo nupcias con Helena. Ifianasa (Ifigenia), Crisótemis y Laódice (Electra) son los nombres de las hijas de Agamenón y Clitemnestra, mientras que Orestes es el nombre de su único hijo varón.​

Menelao recibió el trono de Esparta y la totalidad de la fortuna del reino. Empero Agamenón estaba resuelto a recobrar su sitial en Micenas y vindicar la muerte de su progenitor. Su piadosa esposa Clitemnestra lo secundó y ambos permanecieron en Micenas ocultando sus reales identidades.

Con el tiempo, Agamenón logró alzar al pueblo micénico contra el dominio de Tiestes y Egisto, y el modo en que retornó a ser rey de Micenas varia de acuerdo a las fuentes. En la Ilíada se muestra como si sucediera a Tiestes de modo pacífico, pero conforme a otros lo desterró y le arrebató el trono. Luego de alcanzar el reinado de Micenas, ocupó Sición obteniendo su reino y se transformó en el príncipe de mayor poder en Grecia.

En la sección de la Ilíada reseñada como Catálogo de las Naves, se muestra una relación de las posesiones de Agamenón. Al Homero atribuir a Agamenón el mando sobre todo Argos,​ hace referencia al Peloponeso o a su parte mayoritaria, pues la ciudad de Argos era regida por Diomedes.​ Estrabón igualmente indica que el nombre de Argos era empleado ocasionalmente por los poetas trágicos como correspondiente a Micenas.

Agamenón y Menelao

Paris desafió a Menelao a un combate a muerte condicionando a que el ganador se llevaría como premio a Helena y sus fortunas. Menelao admitió el reto y estuvo a punto de matar a Paris, pero éste vino a ser rescatado por Afrodita, quien lo recubrió con una nube y lo condujo a su casa.

Agamenón demandó que el triunfo había sido de su hermano pero una saeta lanzada por Pándaro que lesionó a Menelao fue la causa de que la contienda se reanudara. El posterior fallecimiento de Menelao propulsó aun mas la ambición de poder y revancha de Agamenón.

Regreso a Grecia

Luego de la ocupación de Troya, Agamenón obtuvo como parte del saqueo a Casandra, hija de Príamo y vidente condenada, con la que, de acuerdo a una tradición recopilada por Pausanias, engendró dos hijos: Teledamo y Pélope (nombrado éste como su bisabuelo).

A través de su retorno a casa, Agamenón fue hecho desviar en dos ocasiones por las tempestades, pero al final alcanzó tierra en la Argólida, que gobernaba entonces Egisto, quien había conquistado a Clitemnestra cuando estaba ausente su marido. Al arribar éste, Egisto lo convidó a un banquete, y en medio de éste lo asesinó traicioneramente a él y a sus compañeros, y en la misma oportunidad Clitemnestra asesinó a Casandra.

¿Como Murió Agamenón?

Odiseo se consiguió con la sombra de Agamenón en el mas allá.  Menelao levantó un monumento en respeto a su hermano en el río Egipto. Pausanias señala que en su tiempo se conocía aún una estatua a Agamenón en Micenas.

Los poetas trágicos han alterado extensivamente la crónica del fallecimiento de Agamenón. Esquilo reseña que Clitemnestra asesina a Agamenón en solitario: le lanzaba una red al tanto él tomaba un baño y lo liquidaba luego por medio de tres golpes. Sus razones eran en cierta medida debidas al sacrificio que había hecho Agamenón de la hija de los dos, Ifigenia, y en parte por el proceder adúltero de la reina con Egisto.

De  acuerdo a lo que narra Tzetzes, Egisto asesinó a Agamenón con el apoyo de Clitemnestra.  Eurípides relata que Clitemnestra enrolló con una red a Agamenón para aniquilarlo, y así como Sófocles, él expone el sacrificio de Ifigenia como el motivo por el que lo asesinó. Después del fallecimiento de Agamenón y Casandra, sobre su sepultura fueron sus hijos extramatrimoniales igualmente ajusticiados por Egisto.

Por otro lado, relata Píndaro, la muerte violenta de Agamenón ocurrió en Amiclas, en Laconia,​ y Pausanias señala que los pobladores de este lugar se peleaban con los de Micenas por la posesión del sepulcro de Casandra. ​

La Guerra de Troya

Al ser raptada Helena por Paris, hijo de Príamo, la totalidad de los caudillos aqueos fueron citados para preparar un asalto contra Troya. Los jerarcas se congregaron en el palacio de Diomedes en Argos, en el cual Agamenón fue electo comandante en jefe, haya sido a causa de su mayor poder, o debido a que obtuvo el favor de la asamblea por medio de ricos obsequios.

Decidido por ejecutar la defensa de la honra de su hermano Menelao, Agamenón alcanzó extremos inconcebibles. Luego de siete años de planes, el ejército y la flotilla Aquea se concentraron en el puerto de Áulide en Beocia.

Agamenón había preguntado con anterioridad a su asistente sobre el tema y la contestación concedida fue que la contienda se desencadenaría en el instante en el que los más eminentes entre los griegos (Aquiles y Odiseo) se enfrentasen.

Una vaticinio semejante se originó de un evento maravilloso que sucedió al tanto los griegos se concentraban en Áulide: cuando se ofrendaba un sacrificio debajo de las ramas de un árbol, un dragón surgió arrastrándose de abajo y engulle un nido del árbol que tenía ocho polluelos y su progenitora.

Calcante descifró la señal como evidencia de que los griegos deberían salir a pelear contra Troya por nueve años, ya que al décimo la ciudad sería abatida. ​Esquilo narra un milagro distinto vaticinando lo mismo.​

Otro episodio de interés sucedió al tanto los griegos se reunían en Áulide: se afirma que Agamenón liquidó un ciervo que estaba sacralizado a Artemisa, y adicionalmente produjo con palabras irrespetuosas la furia de la diosa, por lo que ésta mandó una plaga al ejército griego y ocasionó una tranquilidad absoluta, de tal manera que los griegos no podían salir del puerto por ausencia de viento.

Cuando fue informado por los adivinos que el enojo de la deidad no podría ser calmado a menos que Ifigenia, la hija de Agamenón, le fuese ofrendada como sacrificio gratificante, Diomedes y Odiseo fueron encargados para su búsqueda en el campamento con la excusa de que debía casarse con Aquiles.

Esta acción demostró el carácter sin miramientos que tenía Agamenón. Ella aceptó a acompañarlos, pero al momento de ser inmolada se la llevó la misma Artemisa (de acuerdo a otras fuentes, fue Aquiles) a Táuride, lugar en el cual devino en una de sus sacerdotisas, al tanto su sitio fue ocupado por otra víctima.​

Después de todo esto finalizó la calma y el ejército logró partir hacia la costa de Troya. Agamenón contaba con cien barcos, sumado a los sesenta que había dado en préstamo a los arcadios.

Para el año diez del sitio de Troya, como se indica en libro inicial de la Ilíada. se relata cómo los griegos asaltan la ciudad y le mandaron a Criseida como obsequio a Agamenón, quien la convirtió en su concubina, aduciendo que la prefería más que a su mujer Clitemnestra y denegó su devolución a su padre Crises, uno de los sacerdotes de Apolo, no obstante el gran rescate que éste ofreció.

Crises rogó por ayuda entonces a Apolo, quien mandó la peste al ejército griego, entre otras calamidades. Luego de nueve días, y merced a la presión de Aquiles y otros adalides aqueos, Agamenón aceptó devolver a Criseida a su padre y ofrendar el sacrificio a Apolo para contener su furia y frenar la plaga.

Pero en contrapartida tomó a Briseida, quien era posesión de Aquiles, ocasionando que se encoleriza y se replegarse de la lucha, dejando a su ejército desprotegido ante la ausencia de su mejor combatiente. Agamenón entra en disputa con Aquiles por ver quién posee a Briseida, que debió conceder el segundo al primero.

Aquiles no retornaría hasta el fallecimiento de su amigo Patroclo de manos de Héctor. Zeus manda un sueño a Agamenón para convencerle de que conduzca a los griegos en la contienda contra los troyanos.

El rey, para someter a prueba a los griegos, les ordena retornar a casa, lo que se preparan a obedecer de buena gana, hasta que su arrojo es reanimado por Odiseo, que los convence de que se alistaran para la batalla.  A una pelea personal entre Paris y Menelao prosiguió una contienda en la que Agamenón asesinó a unos cuantos de los troyanos.

Al retar Héctor al más valiente de los griegos, Agamenón se dispuso a pelear contra él, pero Áyax fue escogido por él en un sorteo. Al poco tiempo ocurrió otra batalla en la que resultaron vencidos los griegos y Agamenón, humillado, les recomendó iniciar la retirada y retornar a casa, ​ pero los otros héroes no estuvieron de acuerdo.

Una propuesta para reconciliarse con Aquiles no tuvo éxito, y Agamenón citó a los jefes al anochecer para discutir sobre las decisiones a tomar.  Odiseo y Diomedes fueron mandados como espías, y la pelea con los troyanos fue reiniciada al día subsiguiente. El mismo Agamenón demostró de nuevo ser uno de los más arrojados matando cuantiosos enemigos con sus manos. Al final resultó herido por Coón lo que forzó su retiro. ​

Héctor marchó entonces triunfante, y Agamenón sugirió nuevamente a los griegos que se salvaran escapando. Empero Odiseo y Diomedes se opusieron nuevamente, y el segundo lo persuadió para que retornara a la batalla que se sustentaba en las proximidades de los barcos. Poseidón igualmente se mostró a Agamenón en la figura de un anciano y le infundió renovado coraje. ​

Todo iba desmejorando para el ejército griego y el inaplazable riesgo de los griegos incitó finalmente a Patroclo, el inseparable de Aquiles, a que participe activamente en la contienda. No fue hasta que en un asalto donde el príncipe Héctor mata a Patroclo confundiéndose con Aquiles, lo que desencadena su ira y lo motiva a volver a la guerra.

Y no solo retorna a la acción, sino que se reconcilia con Agamenón, y con la idea de vengar la muerte de su primo Aquiles guía al ejército de Agamenón a la victoria. En los juegos consagrados a Patroclo, Agamenón obtuvo el galardón dorado en la competencia de arrojar lanzas.

Agamenón, no obstante ser el comandante en jefe de los griegos, no es el adalid de la Ilíada, y en espíritu noble, coraje y temperamento es en todos ellos inferior a Aquiles. Pero, aun así, se encuentra por arriba de todos los griegos por su nobleza, poder y grandeza, ​teniendo como de Zeus su mirada y mente, como de Ares su faja y como de Poseidón su pecho. Agamenón es entre los adalides griegos lo que Zeus entre las deidades del Olimpo.

Esta noción parece haber orientado a los artistas griegos, ya que en diversas representaciones de Agamenón aún preservadas hay una destacable semejanza con las representaciones de Zeus. En la Ilíada, la insignia  de su poder y su grandeza es un cetro, elaborado por Hefesto, que Zeus había entregado a Hermes y éste a Pélope, quien lo llegaría a Atreo y éste a Agamenón.​ Su armadura aparece descrita en la Ilíada. ​

Otras Historias de Agamenón

Ateneo relata la crónica de Argino, uno de los efebos o adolescentes comprometidos con Agamenón:

Agamenón adoró a Argino, dice la historia, tras haberle observado nadar en el río Cefiso, en el que de hecho murió (pues se bañaba frecuentemente en ese río), y Agamenón le sepultó y creó allí un santuario de Afrodita Arginis.

Este suceso fue asimismo recopilado por Clemente de Alejandría​ y Estéfano de Bizancio con ligeras variaciones. Algunos poetas latinos aluden a un hijo adúltero de Agamenón, de nombre Haleso, a quien se le asigna la fundación de la localidad de Falisci o Alesia.​ Haleso fue el cochero de Agamenón en la Guerra de Troya, y peleó más adelante con Eneas en Italia.

Representaciones Artísticas

Agamenón es una figura destacada en la Ilíada así como en muchas otras piezas literarias. Los dramaturgos griegos de la antigüedad, Esquilo, Eurípides y Sófocles redactaron una sucesión de textos fundamentados en la vida de Agamenón. Igualmente fue una temática popular de añejos autores de Roma como Ovidio y Séneca.

Autores posteriores, como William Shakespeare y el literato francés Francia Jean Racine, hicieron de Agamenón parte de los personajes de sus obras.

En tiempos más recientes, Agamenón ha sido modelo para personalidades en libros del poeta T. S. Eliot y del dramaturgo Eugene O’Neill. Igualmente ha sido expuesto en películas, habitualmente las que narran los sucesos de Agamenón y la Guerra de Troya. El actor Sean Connery se mostró como Agamenón en la comedia de 1981 Time Bandits, bajo la dirección de Terry Gilliam.

En su obra “Juan de Mairena”, Antonio Machado, alguien señala: “Lo cierto es la cierto dígalo Agamenón o su porquero”. Al escuchar la frase, Agamenón responde: “De acuerdo”, al tanto que el porquero, que sabe la diferencia de que no es igual decir una verdad ataviado de traje y corbata que con turbantes y una bola mágica, afirma: “no me convence”.

  • En tiempos ulteriores se levantaron estatuas de Agamenón en diversos sitios de Grecia, y fue venerado como un héroe en Amiclas y Olimpia. Fue simbolizado en el pedestal de la eximia Némesis Ramnusia.
  • La pelea de Agamenón contra Coón fue escenificada en el cofre de Cípselo.
  • El pintor Polignoto dejó una representación de Agamenón en el lesque (edificios públicos de reuniones) de Delfos.
  • La denominada Máscara de Agamenón, hallada por Heinrich Schliemann en 1876 en Micenas, no concuerda con el personaje: los arqueólogos estiman que la máscara es de tres centurias anterior al soberano, pero quien hizo el hallazgo de la pieza la nombró así, y aun en la actualidad es conocida con ese nombre.

Otros Usos

«Agamenón» es un apelativo de Zeus con el que era venerada esa deidad en Esparta. ​ Eustacio señala que se dio esa denominación al dios por su semejanza con Agamenón. ​ Otros piensan que es un sencillo apodo que quiere decir ‘Eterno’ (de ἀγὰν y μένων).

El Mito de Agamenón

Uno de las temáticas esenciales de la mitología griega es que la totalidad de los seres humanos están predestinados, y de ello no pueden escapar y no deben extralimitarse. Los griegos estimaban que los individuos debían encarar su destino con soberbia y dignidad, obteniendo la mayor cantidad de celeridad posible.

Agamenón consideraba que podía alterar su destino por sus propio proceder, por lo que era culpable de altivez. Los individuos culpables de soberbia serían en su momento escarmentadas por Némesis, la deidad de la venganza. El relato de Agamenón igualmente nos deja advertidos del riesgo del orgullo.

En la cosmogonía griega ancestral, la mayor parte de los humanos que se alaban excesivamente su belleza o sus aptitudes sobrepasan a las de los dioses son sancionados con severidad. Le dejamos a continuación algunos interesantes artículos:

(Visited 917 times, 1 visits today)
Categorías Griega

Deja un comentario