El mito de Hércules, llamado también Heracles

El mito de Hércules, también conocido como Heracles, proviene de la mitología griega y romana, se trata de un héroe, quien en su trayectoria, realizó un sin fin de aventuras,  siempre salía airoso, fue un personaje que mantuvo amores con muchas mujeres y concibió una gran cantidad de hijos. No deje de leer este interesante artículo, donde conocerá su atrayente historia, quien ha contado con innumerables producciones cinematográficas.

Mito de Hércules

El mito de Hércules

El mito de Hércules, también conocido en griego como, Heracles, siendo unos de los ídolos más populares de la mitología griega y romana.

En la mitología griega, Heracles, Heracles o Hércules, era hijo de Zeus y Alcmena, una reina mortal, era su hijo adoptivo y bisnieto de Perseo por la generación materna. Al nacer fue llamado Alceo o Alcides, honrando a su abuelo Alceo, este vocablo significa fortaleza. Mientras, que Hércules en la mitología romana, representa el personaje de la mitología griega Heracles.

Cuentan, que el día que nació Hércules, retumbó un gran trueno en Tebas, al igual que otros augurios avisaron el renombre del hijo del dueño y amo del Olimpo.

El mito de Hércules, relata que Alcmena, trajo al mundo un par de mellizos, Heracles e Ificles. El padre, en anhelo de conocer cuál era su verdadero hijo, ordenó que fueran dos serpientes y se acercarán a la cuna de los recién nacidos mellizos.

El susto y terror envolvieron a Ificles, quien le provocó salir corriendo, mientras que Hércules, destruyó a las serpientes, demostrando que el hijo merecido de Zeus.

Mito de Hércules

Mientras tanto, Hera, era conmovida por los celos, por lo que decidió destruir al recién nacido, con su poder envió dos aterradores dragones para que se encimaron sobre él y lo eliminarán, pero, el fuerte niño, sin ningún temor los volvió añicos y triunfó sobre la maldad.

Mientras tanto, ante el acontecimiento, el sabio Palas, consiguió tranquilizar la ira de Hera, siendo así, que la reina de los dioses lo tomó en sus brazos y amamantó el hijo de Alcmena. Cuentan, que Hércules, dejó el pecho, y cayeron unas pequeñas gotas de leche que se esparcieron sobre el cielo, por lo que se formó la vía láctea o camino de Santiago.

Los educadores más especializados, fueron los responsables del aprendizaje de Hércules: Autólico se encargó de enseñarle sobre la lucha y conducir vehículos; Eurito, rey de Elia, le enseñó el manejo del arco; Eumolpo le enseñó sobre el canto y la música; Cástor y Pólux sobre la gimnasia, Elio le enseñó a tocar la lira; mientras que el centauro Quirón le enseñó sobre la astronomía y la medicina.

Entrando Hércules en su juventud, se apartó a un sitio alejado para cavilar sobre lo que sería su vida, y que sería su futuro, en ese lugar, se aparecieron dos mujeres de gran tamaño: una era la Virtud, con especial belleza, con su cara espectacular y repleta de dignidad, sus ojos estaban llenos de pudor, la modestia se notaba en su fisionomía blanca y pura.

Mientras que la otra, era la delicadeza o voluptuosidad, con trazos ondulados y color rosado, mirada fuerte y brillante, y una colorida vestimenta que dejaba entrever sus tendencias. Estas buscaban ganarlo, con sus encantos, pero, Heracles decidió a la virtud.

La vida del héroe Hércules, no fue fácil, aguantar y soportar varias pruebas como realizar actividades complejas, pero como homenaje por su pesadumbre obtuvo la promesa de vivir para siempre junto a los dioses en el Monte Olimpo.

Hércules era distinguido como el más enérgico y con más fuerza de los mortales, inclusive entre los mismos dioses. En recompensa a su poca inteligencia o sabiduría, los dioses le otorgaron una espectacular fuerza contra los gigantes. Según el mito de Hércules, relata que siendo un día caluroso, intimido al sol con su arco, porque la temperatura estaba insoportable de caliente.

La personalidad de Hércules, era cambiante por lo que su carácter lo hacía que mantuviera muchos problemas. Por lo que, por su enorme fuerza tenía dificultades para controlarla, especialmente cuando se enojaba.

Hércules, padecía porque su orgullo constantemente era lastimado, por lo que respondía con comportamiento rencoroso, y en el caso que cualquiera le causaba daño o molestia, no se le borraba de la memoria, y cuando tenía la oportunidad de vengarse lo hacía.

Era un personaje, con gustos golosos, le fascinaba tomar buen vino, y disfrutar de la compañía de hermosas mujeres, placeres que para él los disfrutaba intensamente así como su propia fuerza. A causa de su furia incontrolable, cometió grandes proezas. Razón por el que se hizo merecedor de los triunfos de los olímpicos.

Cuentan que Hércules, gozaba de tener enormes músculos, y su carácter rabioso, ordinario e impetuoso, la gran parte de los problemas eran buscados por él mismo.

Por lo general, usaba vestimenta con trajes de piel de león que llevaba su cabeza. Su personalidad, le permitía odiar a una persona o a un dios, pero igual podría acudir a auxiliar a un amigo.

Su parte humana, lo hacía ser rudo, y se dejaba guiar por sus bajas pasiones, pero, al tranquilizarse y llegar a su estado normal, se daba cuenta de los daños ocurridos que había generado a su alrededor. Actuaba como el más crítico de su propio comportamiento, y aun, siendo castigado por los hombres, su fuerte carácter no dejaba que otro lo enmendará.

Motivo, por el que se comprometió a no usar sus fuerzas durante sus propios castigos, hasta que se cumpliera su represión. Su madre Hera, era una mujer llena de odio, lo que contribuyó a que le sucedieran hechos espantosos, de los que no era culpable.

La diosa Hera, por su carácter impetuoso, le ocasionaba grandes contiendas a su hijo, ésta a sabiendas que no podía dominarlo, hizo que perdiera la memoria, bajo esta condición confundido y furioso, mató a su esposa e hijos. Cuenta el mito de Hércules, que Hera, esparció veneno en su copa de vino, y lo hizo perder la memoria, llegando al estado de locura, por lo que confundió a su esposa e hijos con enemigos.

Hércules, una vez que vuelve en sí, recobrando su memoria, comprende del acontecimiento ocurrido, de que devastó a su propia familia, y entra cólera con él mismo por lo sucedido, es cuando le ruega al dios Apolo para que los llevará hacia el oráculo del dios.

El oráculo, le comunicó que debería de servir a Euristeo, rey de Tirinto y Micenas, durante un periodo de doce años continuos, como enmienda por las muertes causadas, siendo parte de sus castigos, Hércules tuvo que cumplir con dificultosas actividades.

Juventud

Hércules, creció, se desarrolló como una persona enérgica y de buena salud. Junto a su hermano, recibió clases de música, del mentor de música Lino, pero el joven estudiante desde sus inicios mostraba su carácter insurrecto y desobediente. El maestro, le reprendía continuamente, hasta que llego el día que Hércules, se encolerizó de una manera que con su lira golpeó contundentemente a su profesor que cayó muerto en segundos.

El joven Hércules, tuvo que presentarse ante las autoridades, delatado como criminal, sin embargo, con su astucia salió airoso, mencionando lo que señalaba el código de leyes según Radamantis, que rezaba el derecho a matar al enemigo en caso de legítima defensa, aunque el inocente mentor Lino, no había tocado a Hércules.

Como resultado, Hércules quedó liberado. Sin embargo, Anfitrión, el padre adoptivo, viendo la actitud de su hijo intranquilo y desconfiando que volviera a tener ataques de ira, se adelantó a encaminarlo hacia el campo, lo encargo de sus rebaños. De acuerdo a las costumbres, un guía escita de nombre Téutaro, prosiguió con su formación, le enseñó el arte de manipular correctamente el arco.

Hércules, continuó ejecutando aventuras, como matar al León de Citerón, que quien perseguía y hostigaba los rebaños de la localidad, y se le ocurrió disfrazarse con su piel. Una vez, que retornaba de la caza, se halló con los mensajeros del rey minio Ergino de Orcómeno, quien había vencido, años anteriores a los tebanos, y les asignó un impuesto fuerte tributo, que deberían de cancelar anualmente.

Sin embargo, el fuerte y enérgico Hércules, arremetió contra ellos, sin piedad, les cortó la nariz y las orejas y se las amarró a sus cuellos, devolviendolos de retorno con una misiva que ese era el tributo que recibirán. A causa, de esta proeza el rey tebano Creonte, lo premia dándole la mano de su hija, la princesa Megara, con la que concibieron varios hijos. Su hermana menor de nombre Pirra, contrae matrimonio con Ificles, el hermano mellizo del héroe.

Erginos, Rey De Orchomenos

Una vez, que retorna de la caza del león de Citerón, próximo de Tebas, se tropezó con los enviados del rey de Orchomenos, de nombre Erginos, quienes llegaron a buscar el tributo que los tebanos habían otorgado a los pobladores de Orchomenos.

Hércules, se enfureció y procedió a cortarles la nariz y las orejas, se las colocó en sus cuello, diciéndoles que llevarán esta ofrenda a su maestros. Erginos, furioso, se fue contra Tebas, pero fue devastado por Hércules, y les imputó una doble ofrenda, que ellos mismos habían colocado.

En retribución de este resultado guerrero, Creón, le concedió la mano de su hija mayor, la doncella Megara, con quien concibió tres hijos. Que a causa del odio enorme que sentía Hera, hacia Hércules, hizo que llegará a la demencia por un ataque de locura, asesinando a su esposa e hijos.

Hércules, a recobrar su conocimiento, y observar el horrendo hecho, intento de suicidarse; pero al acudir al oráculo de Delfos, éste le reveló que debía de limpiarse del crimen, ofreciendo sus servicios al primo Eurystheus, rey de Micenas, quien le ordenó que se cambiará  al nombre de Hércules en latín.

Los doce trabajos de Hércules 

Como escarmiento, al comportamiento de Hércules, le fueron asignadas doce tareas, que debería servirle al primo de Hera, Euristeo, consideradas como arduas y difíciles para cumplirlas. Los doce trabajos fueron:

  1. Matar al León de Nemea y quitarle su piel
  2. Matar a la Hidra de Lerna
  3. Capturar a la Cierva de Cerinea
  4. Capturar al Jabalí de Erimanto.
  5. Limpiar los establos de Augías en un solo día.
  6. Matar a las Aves del Estínfalo.
  7. Capturar al Toro de Creta.
  8. Robar las Yeguas de Diomedes.
  9. Robar el cinturón de Hipólita.
  10. Robar el ganado de Gerión.
  11. Robar las manzanas del jardín de las Hespérides
  12. Capturar a Cerbero y sacarlo de los infiernos. Cuenta, la leyenda que Hércules, culminó sus doce tareas en el año 1.246 a.C.

 

1. Matar al León de Nemea y quitarle su piel 

El mito de Hércules y el león, se trata del león de Nemea, era una criatura cruel como un monstruo que habitaba en Nemea, acobardando a sus entornos. Era un ser que por su investidura de su piel gruesa y dura, era hermética a cualquier tipo de arma, por lo que resultaba imbatible.

Hércules, se trasladó a la ciudad, y se albergó en la vivienda de Molorco, y luego se fue a cazar a la feroz criatura. Al divisar, le lanzó varias flechas, le embistió con una espada de bronce, y luego le pegó con un bastón de olivo, que había extraído de la tierra, pero el ataque con todos estos elementos resultaron un fracaso.

Ante la situación, Hércules se le ocurre planear otra forma para combatirlo, se fue a l refugio del feroz animal, que contaba con dos entradas, y una de ellas la sello, instigo al león para que ingresara por la entrada abierta, lo cercó y luego lo sofocó.

Enseguida, Hércules, tomó el cuerpo del animal, y lo trasladó a Micenas para mostrárselo a Euristeo, pero éste, al ver la criatura y la acción encomendada, fue invadido por el miedo, al extremo que prohibió que Hércules, ingresará de nuevo a la ciudad, desde entonces, el logro de sus tareas se lo tenía que presentarlo desde fuera de la ciudad.

Euristeo, le dio instrucciones a sus forjadores que le fabricaran una tinaja en bronce, que fue ocultada bajo la tierra, y en esta se escondía, cuando le informaba a Hércules, sus órdenes mediante un mensajero.

Sin embargo, la tarea no estaba cumplida, porque Hércules tenía que arrancar la piel del león, pero, como se trataba de una piel gruesa y fuerte que era invencible a las armas, se dedicó muchas horas a la labor que no consiguió. Pero, Atenea, ataviado de anciana hechicera, lo auxilió, alertando que los mejores instrumentos para arrancar la piel del león eran sus propias garras. Con el apoyo sabio, Hércules culminó su primera tarea.

A partir de ese momento, la robusta piel del león de Nemea, fue usada por Hércules, en todas sus hazañas, como la más poderosa de las corazas, y la cabeza del león fue utilizada como casco protector.

2. Matar a la Hidra de Lerna

Una criatura conocida como Hidra de Lerna, se trata de un legendario e inhumano monstruo marino ctónico, con figura de serpiente con muchas cabezas, cuentan que poseía desde tres, cinco, nueve, cien o mil, una de éstas, estaba envuelta en láminas de bronce, significando su inmortalidad.

La Hidra de Lerna, la hacía cada vez más temerosa, era porque cuando perdía una de sus cabezas, de inmediato se regeneran dos. Igual poseía un hálito venenoso, esta criatura fue formada por Hera, en una planta de plátano, próxima a la fuente de Amimone, en el lago de Lerna, lugar donde se encontraba una entrada al infierno que la Hidra vigilaba.

Exterminar a esta criatura, fue la segunda tarea encomendada que Hércules debería de cumplir con la muerte de esta criatura, debido a que la Hidra de Lerna, era la hermana del León de Nemea, quienes eran hijos de Tifón y Equidna, y buscaba escarmentar a Hércules por matar a su hermano.

Cuenta, que Hércules arribo al pantano, cercano al lago de Lerna acompañado de su sobrino Yolao, a quien le pidió que lo ayudara, porque sólo se sentía débil ante aquel semejante monstruo marino. Se taparon la boca y la nariz con un lienzo de manera de no inhalar el aliento venenoso de la hidra, llegaron al refugio siendo la fuente Amimone.

Hércules, enseguida comenzó a lanzarle flechazos encendidos en llama hacia el refugio, de manera que la criatura saliera, y cuando se encontraba de frente, la atacó con su fuerte espada, y le cortó muchas de sus cabezas.

Cuentan, que la malvada Hera, le pidió a un cangrejo de nombre Carcinos, para que fuera hasta donde se encontraba Hércules, para que le mordiera los pies y éste se molestara, pero el combatiente destruyó al crustáceo con sus pies y continuó con su batalla.

La hidra, restablecía dos cabezas adicionales por cada una que le cortaban, entonces Hércules, al darse cuenta que era imposible destruirla de esa forma, es cuando su sobrino Yolao, se le ocurre la idea, quizás motivado por Atenea, de quemar los cuellos de la hidra para extirpar la herida e impedir, que pudiera restablecer el nacimiento de nuevas cabezas.

Luego, de que Hércules, le cortaba la cabeza  a la feroz criatura, Yolao, restregaba un tizón encendido por cada herida, con lo que consiguieron dominar a la hidra de Lerna, que finalmente falleció sin cabezas.

Hércules, agarra, la inmortal especie marina, que era frágil si el resto del cuerpo, y la sepultó debajo de una enorme roca en el sendero que conduce entre Lerna y Eleia, culminando su segunda tarea. El vencedor, empapa la punta de sus flechas con la sangre tóxica de la hidra, para emplearla en las siguientes hazañas.

Teniendo en cuenta, que Hera, en una de sus astucias para hundir al vencedor, le comunica a Euristeo, que Yolao fue quien quemó los muñones de la criatura, y éste de inmediato inválido la tarea de Hércules, alegando que éste lo había conseguido con apoyo de otro.

3. Capturar a la Cierva de Cerinea

La cierva de Cerinea, era una criatura que en sus características físicas, poseía fuertes pezuñas de bronce y cuernos de oro. Esta deidad, estaba glorificada a Artemisa, debido a que estaba dentro de las cinco ciervas que la diosa, había pretendido aprehender para atarla a su transporte, siendo la única que logró huir.

Es cuando Hércules, comienza su tarea, de acorralar durante días y noches en un año a la criatura, sin conseguir agarrarla, porque gozaba de una enorme velocidad que ni las mismas flechas le llegaban.

Un buen día, estando la cierva en la región de los Hiperbóreos, donde logró atraparla, cuando se posaba en un riachuelo a tomar agua, lanzándoles una flecha que le cruzó las dos patas sin tocarle la piel y sus huesos; actuó con extremo cuidado, debido a que su sangre es tóxica, que puede matar a dioses. Razón por la que Hércules, evitó que derramara una gota de sangre, de lo contrario debería de explicaciones.

Una vez atrapada, la paralizada cierva, la trasladó a Micenas para que Euristeo la observara. Este acontecimiento de Hércules, fue un motivo de modelo para varios héroes de tiempos primitivos como Yhuidr y Casto.

4. Capturar al Jabalí de Erimanto

El jabalí de Erimanto, una montaña de la Arcadia y la Élide, donde habitaba esta feroz criatura, con la habilidad de que ocurran movimientos telúricos bajo su voluntad, que llegaba arrancar arbustos con una simple mordedura de sus colmillos, su presencia causaba destrucciones a su alrededor, este animal se alimentaba de seres humanos.

Aventura

La hazaña comienza, cuando Hércules, va en camino al monte Erimanto, haciendo escala para visitar a su antiguo amigo el centauro Folo, recordando tiempo pasados, cuando compartió con él sus alimentos y vino.

Resultó, que otros centauros, al percibir el aroma del vino exclusivamente guardado para ellos, encolerizaron de manera que embistieron sobre Hércules. El héroe los ignoro, sin embargo, por sus continuas ofensas lograron que se alterará, tomó su arco, y de inmediato asesinó a muchos centauros con flechas embadurnadas con la sangre de la Hidra de Lerna, mientras que otros huyeron atemorizados.

Cuando Hércules, sepultaba a los cadáveres, su amigo Folo, extrajo una flecha de éste, y se detuvo a inspeccionarla, sorprendido, de la energía que contenía este mínimo instrumento, para causarle la muerte a tantos cuerpos pavorosos como los centauros. Sin querer, la flecha escapó de su mano y terminó clavada en su pie.

La flecha, embarrada con el mortífero veneno, terminó con la existencia de Folo, quien fue sepultado por Hércules a las orillas del monte, que se le asignaría su nombre: Foloe.

El trabajo

Hércules, comenzó la tarea de perseguir al jabalí por muchas horas, lo ubico en un lugar nevado, lo atrapó arrojándose sobre su lomo. El héroe, encadenó a la criatura, trasladándose vivo sobre sus hombre a Micenas.

5. Limpiar los establos de Augías en un solo día

Euristeo, entre las tareas impuestas a Hércules, se encontraba que debería de asear los establos en un día, con la intención de humillarlo y burlarse; por el gran depósito de excrementos que se encontraban en los establos de Augías, y que nunca antes se habían aseado, lo que era increíble hacerlo en un sólo día.

El trabajo

Para cumplir con la tarea, Hércules, viró el cauce los ríos conocidos como Alfeo y Peneo. A propósito de los dioses, el ganado de Augías, rey de la Élide, no padecía de ningún tipo de enfermedades; su padre el dios Sol Helios, le había obsequiado doce toros, quien protegía la otra parte de la manda, cerciorando que no ocurriera desgracias por parte de otros animales feroces de zonas cercanas.

A partir de este momento, el ganado de Augías se transformó como el máximo de toda la nación. Euristeo, le asignó esta tarea a Hércules, con el propósito de deshonrarlo y mofarlo, por la gigantesca cantidad de excrementos que existían en el establo.

El persistente y vencedor héroe, quien dominaba a aterradoras fieras, y hacedor de aventuras heroicas, se derrumbaría humillado por la actividad bochornosa. De hecho, Augías, apostó con Hércules, comprometiéndose a obsequiarle una porción del ganado si conseguía hacer el trabajo.

Ninguna persona, aguardaba porque Hércules, lo logrará, debido a que era una tarea que había que dedicarle mucha fuerza, sin embargo, el sagaz héroe, lo consigue desviando el cauce los ríos Alfeo y Peneo, de manera que atravesará los establos por un canal que había diseñado. Logró que el paso de las aguas, arrastraron la cantidad de excrementos, y ante la mirada atónita de los incrédulos, consiguió concluir su quinto trabajo.

Aventura relacionada

Euristeo y Augías, sorprendidos por el trabajo realizado por Hércules, porque pensaban que no lo lograrían, se opusieron a admitirlo. Euristeo, le comunicó a Hércules que la tarea había sido ejecutada para Augías, era por una apuesta, de acuerdo a la información suministrada por la malévola Hera, por lo tanto el trabajo no fue reconocido y declarado incorrecto. Mientras, otras versiones relatan que fueron los ríos quienes la ejecutaron.

Fue tanta la actitud de Euristeo, que al Hércules, requerir a Augías, la porción del ganado ofrecido, éste argumentó que la actividad había sido llevada a cabo por los ríos.

Ante la situación, Hércules decide llevar el caso a la Corte, atestiguando Fileo, hijo de Augías en defensa del héroe, demostró a los jueces que Augías debería de consumar la proposición. Éste, le otorgo a disgusto, lo que le correspondía del ganado, según la apuesta hecha, y de inmediato deportó a su hijo porque hizo que no ganará el juicio.

Hércules, energúmeno por la injusticia cometida, dejo la Élide, y buscando asociaciones de los príncipes de Grecia, le declaró la contienda a Augías, quien ordenó a su batallón a la resistencia, dirigido por los hermanos gemelos moliónidas, sus eficaces líderes. Éstos se valieron que Hércules, se sentía mal de salud, y les firmó un intervalo para embestirlos sorpresivamente.

Destruyeron al batallón del héroe, y mataron a su hermano Ificles, quien lo había asistido en la batalla. Por la gran cantidad de muertes, los corintios, unidos de Hércules, anunciaron oficialmente la paz al ejército de Augías, pactando una pausa sobre el estrecho terreno, en distinción a los Juegos Ístmicos, quizás antecedente de los Juegos Olímpicos en la Antigüedad, que para ese entonces, debería de existir la paz.

Hércules, siempre tenía presente aquella terrible traición, y con el transcurrir de tres años, se aprovechó que los moliónidas y su ejército, estaban festejando en honor a Poseidón, y les preparó una zancadilla, donde exterminó la tropa de Augías y asesinó a su hijo Éurito y a los moliónidas, lo que hizo que se quedará sin sus eficientes líderes. Luego, procedió a alistar otra tropa en las ciudades del Peloponeso, con quienes propició un golpe contundente. Despojó la Élide y asesinó a Augías, asignando al expatriado Fileo como Rey.

6. Matar a las Aves del Estínfalo

Cuentan que las Aves del Estínfalo, se trataban de unas aves poseían pico, alas y garras de bronce. Habitaban en la zona y bosque cerca del lago Estínfalo.

Euristeo, le asignó esta tarea a Hércules para que extermina estas aves, porque representaban un daño, siendo especies carnívoras embestía contra el ganado y las personas, además que sus excrementos tóxicos destruyen los sembradíos.

Entonces, Hércules, arriba al Estínfalo y se dedicó a lanzarles con su arco para eliminar los pájaro, logró debatir muchas, pero, fue observando que su labor era dificultosa, porque eran grandes cantidades y sus flechas no eran suficientes, al igual que su agotada energía no lo ayudaba mucho, y en el aire no podía derribarlas.

En ese momento, aparece la diosa Atenea, le entrega un cascabel o campanilla de bronce, y le explico, que lo sonará desde la cúspide de una montaña bien elevada, y que las aves al escuchar este sonido, se asustarán y volarán lejos abandonando el lugar, más nunca se les volvió a observar en sus alrededores.

La gran parte de estas especies, migraron hacia la isla de Ares en el mar Negro, pero otras se fueron a Micenas.  Al Hércules, retornar, Euristeo, se encontraba en su aposento, y muchas aves del Estínfalo, aleteaban sobre su majestuoso palacio. Al observar lo que ocurría, Hércules, no espero, y hace sonar su cascabel, y las aves se extinguieron del lugar por siempre.

7. Capturar al Toro de Creta

Al hablar del Toro de Creta, se trata de un toro que Poseidón permitió que emergiera del océano, cuando el rey Minos dio su palabra, de ofrendar un sacrificio al dios, sin embargo, ante la mirada de Minos, quien lo observó espectacular por su belleza, lo juntó a su rebaño como semental y no ordenó que lo sacrificaron.

Poseidón, furioso, produjo que la reina Pasífae, se encantará de la criatura y bajo su enamoramiento concibieron un hijo, Minotauro, ante el hecho, obró para que el toro enloqueciera, transformándolo en un animal salvaje temeroso, que brotaba por su nariz llamaradas de fuego.

Hércules, acude ante Minos, quien le permitió que apresara al animal salvaje si podía conseguirlo, debido a que estaba agotado por los daños ocasionados en Creta. Es cuando el héroe, logra encimarse en el lomo de la bestia y llevarlo hasta Micenas, mediante el mar Egeo.

Euristeo, al observar el fuerte y esplendoroso toro, deseo ofrendarlo a Hera, pero, esto no lo aceptó, por la gran brutalidad del animal, por lo que fue dejado en libertad.

El bravío y espectacular toro, cruzó la Argólide y el límite de Corinto, generando destrucciones por donde caminaba, hasta que Teseo, consiguió matarlo en los valles de Maratón, cerca de Atenas, ciudad donde era héroe.

8. Robar las Yeguas de Diomedes

Las yeguas de Diomedes, comían carne humana, por lo general extranjeros que su amo les arrojaba sin misericordia. Habitaban en la zona griega de Tracia, populares por las crueles tradiciones de sus pobladores.

El trabajo

Hércules, para cumplir con esta tarea, acudió con una gran tropa, tratando de extraer las yeguas a su amo, quienes eran perseguidas por ladrones. Hércules, le pidió a su amigo Abdero que cuidara de las yeguas, al tiempo que él y su batallón enfrentaban a Diomedes sus acompañantes.

Sucedió, que mientras Abdero, alejaba de la contienda el carro donde estaban amarradas las yeguas, éstas se soltaron y fueron devoradas. Hércules y sus tropas dominaron al batallón contrario, y éste asesinó a Diomedes, echándolo a sus propias yeguas, para que se lo tragaran sin piedad.

Quedaban algunos contrarios, que al observar que los animales feroces devoraban a su jefe, corrieron en estampida. Una vez que las bestias, se engulleron, se convirtieron en criaturas mansas, a lo que Hércules, las amarro enseguida al carro del cadáver de Diomedes, y las trasladó a Micenas. En este lugar, fueron concedidas a Euristeo, quien se la obsequio a Hera.

Aventura relacionada

Hércules, para honrar a su amigo Abdero, quien fue comido por las yeguas, mientras batallaba, fundó al lado de su sarcófago la ciudad conocida como Abdera, en este lugar, como último galardón, estableció los juegos agonales en su honor, no se permitían las carreras de carros, debido a que se asociaban con el fallecimiento de Abdero.

9. Robar el cinturón de Hipólita

La hija de Euristeo, de nombre Admete, fue la encargada de asignar la novena tarea a Hércules, enfocándose en robar el cinturón mágico de la reina Hipólita, siendo la única majestad amazona con una faja mágica entregada por su padre Ares, el dios de la guerra. El cinturón mágico representaba su autoridad como reina de las amazonas.

Refiriéndose a esta actividad, existen dos versiones a saber:

Versión 1

La reina Hipólita, al conocer de las razones del arribo de Hércules, le aseguró de entregarle el cinturón, pero como siempre Hera, encubierta de amazona, difundió la noticia que Hércules y sus seguidoras habían secuestrado a la reina, por tal razón, las amazonas arremetieron contra el vehículo de Hércules.

De inmediato, Hércules, cavilo que el ofrecimiento de Hipólita era falso, luchó contra las amazonas, asesinó a Hipólita y le arrancó el cinturón.

Versión 2

Cuentan que Hércules, retiene a una de las hermanas de Hipólita, de nombre Melanipa, y requiere como rescate el cinturón. La reina amazona, termina cediendo entregando el cinturón al héroe, quien deja en libertad a su hermana.

En el ínterin, Teseo raptó a Antíope, la otra hermana de Hipólita, y pretende fugarse con ella acompañado con Hércules. Pero, Hera, la acérrima y eterna contrincante del héroe, le avisa a las amazonas del secuestro de Antíope, con la intención de que agredan a Teseo, y para el disfrute de ella, a Hércules.

Sin embargo, éstos alcanzar a escabullirse y llevan a Antíope, con quien Teseo termina contrayendo nupcias, que de acuerdo a algunas versiones consideran la maternidad de Hipólito, el hijo de Teseo e Hipólita. Las amazonas intentan salvarla, no consiguiendo lo planeado, atacan Atenas.

Cuentan que, antes de fugarse Hércules asesina a Hipólita y lleva consigo su hacha, que más tarde le fuera obsequiada a su futura cónyuge de nombre Ónfale, quien la almacena en los privilegios de los reyes lidios. Se dice, que Zeus sujeta esta arma en unas de sus famosas esculturas.

10. Robar el ganado de Gerión

El ganado de Gerión, era una criatura en forma de monstruo enorme, hijo de Crisaor y Calírroe. Gerión, salió en búsqueda de venganza y batalló en contra de Hércules, pero, éste le arrojó una flecha envenenada, untada de Hidra, que cruzó sus tres cuerpos y terminó con su vida.

Se describía a Gerión, como una criatura antropomorfo que poseía tres cuerpos, cada uno con su cabeza y extremidades. Sin embargo, su presencia y características eran de un ser humano. Habitaba en la isla Eriteia, en la actualidad la conocida Cádiz.

Aventura relacionada

Hércules, comenzó el viaje para llegar a la isla Eriteia, durante su travesía, atravesó el desierto libio, específicamente Libia, se sintió agobiado por el fuerte clima caluroso, que se dedicó a lanzarle flechas a Helios, el sol.

El sol, ante la inclemente actitud del héroe, le solicitó que se tranquilizará, y Hércules le respondió que a cambio pedía la copa dorada que el dios usaba para atravesar el océano de oeste a este por las noches.

Así fue, el deseo fue concedido a Hércules, quien usaba la copa dorada para el viaje que emprendía rumbo a Eriteia, pero, se topa que el paso estaba trancado por las rocas al concluir el Mediterráneo.

Hércules, se propuso a retirarlas para abrir camino al estrecho de Gibraltar y colocó como lindero de este lugar, las columnas de Hércules, ubicada la primera en el peñón de Gibraltar, y la segunda en el monte Hacho de Ceuta, con una altura de 204 metros.

El trabajo

El ganado de Gerión, se encontraba resguardado en una cabaña vigilada por Ortro, perro de dos cabezas, quien era hermano de Cerbero, y por el pastor Euritión. Hércules, asesinó a los dos, y al llegar a Gerión, cuentan algunas versiones, que fue advertido por Menecio, el pastor del Hades, y lo asesinó igualmente, despedazando su cuerpo en tres partes que formaban su cuerpo.

Terminada la tarea, Hércules llevó el ganado a Euristeo; mientras que andaba en el sendero, se paró en el monte Aventino de Roma; un gigante de nombre Caco, le sustrajo a Hércules mayoría del ganado, mientras que descansaba y dormía.

El gigante, puso a que el ganado caminará hacia atrás, de manera que no quedarán señales, repitió el truco del joven Hermes. Existen, otras versiones, que relatan, que Hércules pasó parte del ganado frente a una caverna, donde Caco ocultaba el ganado robado, y en ese momento empezaron a rumiar unas a otras, con lo que dejaron al descubierto al ladrón.

También, otras versiones, narran que Caca, la hermano de Caco, le informo a Hércules el lugar donde se ocultaba su hermano luego del robo, a lo que el héroe, asesino a Caco y rescato gran parte del ganado robado.

Cuenta la mitología romana, que Hércules instaló un altar en el territorio donde el Foro Boario, el mercado de ganado, se festejará más tarde.

Cuando cruzó por Sicilia, Hércules, fue desafiado a una batalla por Érice, el rey de la isla, quien era un enérgico y activo boxeador. Hércules, acordó gran parte del ganado y su contrincante, con toda confianza y seguro de sus actos, aceptó poniendo en juego su reino.

Hércules, fue el victorioso de la batalla, donde asesinó a Érice, fue sepultado en el santuario ofrecido a su madre Afrodita, ubicado en la montaña en honor a su nombre: Erice. Hércules, abandonó el reino a sus pobladores, exclamándoles que próximamente enviará a sus descendientes a reinar, quienes fueron más tarde los heráclidas, comandados por su sobrino Yolao.

Para inquietar al héroe, Hera le pidió a un tábano que picara el ganado, con lo que se sulfuraba y se extendían. Luego, la diosa ordenó que ocurriera una inundación que subió el nivel de un río, al extremo que Hércules, no alcanzaba cruzar el ganado. El héroe, se dedicó a amontonar piedras del río, construyó un gran y amplio sendero para que las reses pasaran.

Posteriormente, Equidna, arremetió contra Hércules, y le quitó el ganado, siendo así, el héroe, acudió a reclamar sus reses, a lo que la ninfa le solicitó como rescate que sostuviera relaciones sexuales con ella. Hércules accedió y de esta unión, concibieron a Agatirso, Gelono y Escites. Finalmente, Hércules arriba a Micenas con el ganado, siendo sacrificado a Hera por instrucciones de Euristeo.

11. Robar las manzanas del jardín de las Hespérides

El jardín de las Hespérides, es el huerto de Hera, ubicado en el oeste, donde existía un solo árbol en todo el monte, que daban manzanas doradas que llevan a la inmortalidad. Los manzanos, fueron sembrados de las ramas con fruta que Gea había otorgado a Hera como obsequio de su matrimonio con Zeus.

Hércules, apresó primero al legendario del mar halios geron, el dios marino que se transformaba en distintas formas, y le instó que le enseñara el lugar donde estaba ubicado el jardín, a lo que el anciano accedió.

Aventuras relacionadas

Cuentan varias versiones, que Hércules, conoce a Anteo, al inicio o al finalizar la tarea, quien era imbatible siempre que mantuviera contacto con su madre, Gea, la tierra. El héroe, lo asesinó atándolo en el aire y lo destruyó con enérgico abrazo.

Heródoto, asegura que Hércules se aguantó en Egipto, donde la tropa del rey Busiris, lo arrestaron, debido a que el rey, para tranquilizar la furia de los dioses, les había prometido otorgar en expiación a todos los extranjeros. Hércules, se mantuvo raptado acompañado de otros infortunados quienes fueron sentenciados a morir, sin embargo, alcanzó destruir sus cadenas y huir. Observando, el vil régimen en el que se encontraba Egipto, resuelve afrontar a Busiris, a quien asesinó, protegiendo la vida de los encarcelados extranjeros.

El trabajo

Hércules, al arribar al jardín de las Hespérides, enseguida le mintió a Atlas, para que tomara varias manzanas del jardín, mientras que se ofreció para aguantar el cielo, al tiempo que acudía a buscarlas, debido a que el gigante, no tenía impedimento para hacerlo, siendo éste el padre de las Hespérides.

Una vez que retorna Atlas, no acepta el aguantar los cielos, a lo que se ofrece en entregarle el mismo las manzanas a Euristeo; pero el astuto Hércules vuelve a engañar, aceptando que tomaría el lugar de Atlas, la única condición es que se quedará aguantando el cielo, hasta que el héroe se colocará su capa cómodamente. Atlas aceptó, a lo que Hércules agarró las manzanas y se fue.

Algunas otras versiones, relatan que se trataban de las “manzanas de dicha”, que provocaron a Atalanta, mientras que otras, narran que se refieren a las “manzanas de la discordia”, utilizada por Eris, para estimular un concurso de belleza en el Olimpo, que sería la causa de la Guerra de Troya), otorgándole como galardón.

12. Capturar a Cerbero y sacarlo de los infiernos

Al culminar su última tarea asignada, Hércules demuestra que ha alcanzado destacar ante todas las aventuras, incluyendo la muerte. Sin embargo, agraciadamente, el héroe contó con el apoyo de Hermes y Atenea, deidades especiales que se aparecían justo cuando requería de su ayuda.

Hércules, se traslada a Eleusis, para iniciarse en las prácticas y misterios eleusinos, donde aprendería cómo ingresar en el Hades y cómo retornar vivo de él.

Aventura relacionada

Hércules, descubrió la puerta para ingresar al inframundo en Ténaro. Atenea y Hermes, le ayudaron a atravesar entrando y saliendo. Por la insistencia de Hércules y a su imagen feroz, Caronte, lo llevó a su embarcación, mediante del Aqueronte.

Al compás de la navegación, se toparon con Teseo y Pirítoo, quienes habían sido arrestados por el dios Hades, cuando pretendían captar a Perséfone, quien los había aguantado con hechizo en un banco.

Hércules derribó a Teseo y alcanzó removerlo del banco, sin embargo, parte de sus muslos quedaron petrificados, cuentan que esta es la causa por lo que sus descendientes tienen los muslos delgados. Al pretender liberar a Pirítoo, la tierra comenzó a temblar, causa que lo impidió quedó abandonado.

El trabajo

Versión 1

Para poder trasladar a Cerbero, Hércules tuvo que solicitar permiso con humildad al dios Hades, quien se lo concedió, con la única salvedad, que no le causará daño al animal. Hércules, con obediencia, trata a Cerbero, con amabilidad, y éste sintiendo que era recibido por primera vez con halago, lo acompañó mansamente hasta afuera del lugar.

Versión 2

Cuentan que, Hércules le arrojó una flecha al dios Hades, y lo dejó sin conocimiento y fuera de batalla, y luego de una espantosa contienda contra Cerbero, alcanzó atraparlo, y fue arrastrado en medio de la caverna Aquerusia a las afuera del Hades.

La vida de Heracles después de los Doce Trabajos

Hércules, al desempeñar efectivamente sus tareas de reparación, no debería de acatar las pretensiones del vil y miedoso Euristeo. Su vida en la tierra, daba mucho más para continuar haciendo más hazañas.

Ante todo, su matrimonio con su esposa Megara, terminó en divorcio, y éste se la dio a su fiel primo Ioalos. Luego, participó en una competencia de arquería, que fue planificada por Eurito, rey de Ecalia, en Tesalia.

Como galardón, el rey le ofreció a su hija Ilie, sin embargo, no ganó el triunfo, Eurito, por supuesto, no deseo entregar a su hija, por el antecedente de que su primer matrimonio fue una decepción.

Hércules, en instantes entró en ira, sin la intrusión de Hera, y finalmente asesinó de una sola pedrada a ifito, hijo del rey, quien lo admiraba y siempre estuvo acompañándolo.

Otra vez, Hércules debería de llevar a cabo otra penitencia. Fue rehusado por un rey asociado de Eurito y Pitia, sacerdotisa del Oráculo, quien lo desterró, de nuevo volvió a indignarse, procedió a robar los elementos de la sacerdotisa y atemorizando que devastara el Oráculo.

En este momento, se hace propicia la intervención de Apolo, quien molesto, y comenzó una batalla que fue detenida cuando Zeus mandó tan solo uno de sus rayos.

A causa de este hecho, toman la decisión que Hércules debería ser entregado en venta como esclavo. Por lo que llega a ser propiedad de la reina Onfale de Lidia, en Asia Menor. Cuentan, que le tocó disfrazarse de mujer, posarse junto a las damas servidoras de la reina, instruirse en coser, tejer y muchas otras actividades propiamente de las mujeres.

De manera chistosa, Onfale, en ocasiones se encubría con piel de león, un bastón y un arco. A pesar de, se cuenta que Hércules colaboró con él, aniquilando a algunos de sus contrincantes.

Luego de la compensación con Ónfale y recobrada el juicio, Hércules, se desquita con todos aquellas personas que se habían comportado con él de forma injusta. Retorno a Troya, gobernada por el rey Laomedonte, quien no había cumplido su promesa, luego que el héroe salvó a su hija Hesione.

Rodeó a la ciudad, que no pudo derribarla, gracias al apoyo de Telamón, hermano de Peleo. Hércules, deseaba realizar la tarea solo sin la ayuda de otros, y se acalora con Telamón, quien despavorido, edificó un altar para honrarlo.

Laomedón y la mayoría de sus hijos fallecieron, al tanto que Hesione contrae matrimonio con Telamón. Podarces, uno hijo sobreviviente, que luego recibió el nombre de Príamo, se adjudicó con el trono y la ciudad prosperó. Pero, tristemente éste tuvo responsabilidad con la caída de la ciudad en la batalla contra los griegos, una vez que era un legendario.

Luego realizó una hazaña en la isla de Cos, que al llegar a este lugar estaba envuelta en una tormenta producida por Hera. Zeus, estaba molesto que le ocurrió amarrar a su cónyuge en el Olimpo, y atar sus tobillos con yunques. Hércules, abrió camino a nueva labor, apoyando a los dioses en su batalla contra los gigantes.

Sin olvidar lo pendiente, su próxima intención fue Áugeo, rey de Elis, quien no había cumplido su promesa, cuando Hércules limpió los establos, recordemos que se trataba de la quinta tarea. Debido a que Áugeo, gozaba del consentimiento de ciertos socios poderosos, Hércules le fue dificultoso por algún tiempo eliminarlo.

Por fin, conquistó Elis, asesino a Áugeo, y anunció a su hijo Fileo rey del territorio. Hércules, en agradecimiento a Zeus, su padre, lo apoya instalando los Juegos Olímpicos.

Después de haber tomado venganza de legendarios contrincantes, Hércules, se le vino a la memoria el juramento que le hizo al alma de Meleagro para contraer matrimonio con su hermana Deyanira. Se trasladó hasta Calidón, en Etolia, ubicada en la zona occidental del centro de Grecia, de se encontraba la joven en compañía de su padre el rey Eneo, siendo su auténtico padre Dioniso, quien había remediado el daño, obsequiando al rey el don de la viticultura, que se refiere al vino.

La joven Deyanira, espectacularmente hermosa, con figura atlética y enérgica, conocedora de carros y armas, razón por la que Hércules no era el único enamorado de ella. Siendo su principal competir Aquello, dios del río, a quien el impetuoso Hércules en un momento lo ofendió y lo invitó a combatir.

En el encuentro, el dios, que por lo general poseía forma humana con cabeza de toro, se convirtió primeramente en una serpiente para escaparse entre las manos de Hércules, y luego en un fuerte toro, así transcurrió el combate, hasta que el héroe le quebró el cuero derecho, no aceptó su fracaso.

Hércules y Deyanira contrajeron matrimonio, y de su unión concibieron un hijo a quien lo bautizaron Hilo, y una hija con el nombre de Macaría. No duraron mucho tiempo en este territorio, se fueron de Calidón, debido que en otro arrebato de ira, Hércules destruyó a un joven.

Arrancaron viaje, orientados al este hasta llegar a Trachis. En el río Eveno, se toparon con el centauro Neso, quien se brindó a llevar a Deyanira por una mínima paga. Hércules, en agradecimiento, le dio dinero y en un descuido creído que tenía poder se fugó con su esposa y pretendió violarla.

Deyanira, comenzó a gritar con fuerza, a lo que Hércules tomó su arco para derribar al centauro con las flechas untadas de veneno, y éste mientras que perecía, se atrevió a cuchichear a Deyanira sus últimas palabras, aconsejando que debiera a hacer con su esposo, si éste no mostraba más interés por ella.

A lo que recogió algunas gotas de sangre que brotaban sus heridas, para rociarlas en la ropa de Hércules, si llegaba a sospechar de alguna infidelidad, con lo que estaría segura que jamás le sería infiel. Deyanira, guardo secreta y cuidadosamente el frasco con gotas de sangre.

Una vez que arriba a Trachis, Hércules, asiste en ayudar al rey Ceix, aplastando a sus contrarios. Al transcurrir algún tiempo, se trasladó a Tesalia, donde combatió con Cieno, hijo de Ares, siendo el responsable de la muerte y robo de muchos viajeros que iban camino a Delfos.

Cieno, tuvo el apoyo de su padre, pero una vez que arriba Hércules ayudado por Atenea, el dios de la guerra quedó herido, por lo que Zeus interviene con uno de sus rayos.

El rey Eurito de Escalia, fue uno de los personajes, quien lo había maltratado injustamente, y aún no había recibido su castigo. El rey, se negó entregarle a su hija Iole, como galardón, después del concurso de tiro con arco. Hércules, había dejado a su esposa Deyanira en Trachis, y con una tropa aliada, propició una guerra en Escalia, contra Eurito y su ejército.

Hércules asesinó al rey, y a todos sus hijos. Iole, intento de acabar con su vida lanzándose al vacío desde la muralla de la ciudad, pero no lo consiguió, gracias a su túnica que actuó como paracaídas, y que Hércules se encontraba en el lugar y corrió a recogerla.

Luego, de pasar la noche en su compañía, la envió a Trachis con los otros presos, y le solicitó a Deianeira que le entregará una túnica limpia, para hacer una expiación por Zeus en el cabo Ceráneo, ubicado al noroeste de Euboa.

Deyanira, ya estaba en edad avanzada, observó a la espectacular Iole, no pudo aguantar sus celos, atemorizada que su esposo no sentía que la quería, entonces, roció la túnica con gotas de la sangre de Neso, y le entregó prenda a su colaborador.

De inmediato, Hércules, se colocó la túnica y el veneno de la hidra fusionado con la sangre de Neso, comenzó su proceso y hacer efecto, el héroe su piel empezó a arder fuertemente. Se despojó de la túnica, y su piel se desprendía en trozos como si fueran cintas. Fue llevado en barco a Trachis, donde Delaneira, conoció del artificio del centauro y terminó suicidándose.

Hércules, sospechoso y entendiendo lo que ocurría, consultó al Oráculo de Delfos, quien le alertó que edificará una pira funeraria en la montaña Eta de Tesalia. Hilo, elaboró la pira, donde se subió Hércules, pero, ninguna persona intentaba de encenderla. Únicamente Filoctetes, hijo de Poeas, un pastor que justo andaba en el lugar, decidió hacerlo. Como recompensa, recibió el arco y las flechas del héroe.

Enseguida, que se encendió y ardió en llamas que envolvieron el cuerpo de Hércules, se observó un rayo en el que se esfumó el héroe, cuentan que su padre se lo llevó al Olimpo en forma de nube, donde recibió la inmortalidad. Desde entonces, Hércules y Hera, pactaron por la paz, y seleccionó a la hermosa Hebe como compañera para la eternidad.

Cuentan que, Hércules inmortal se trasladó nuevamente a la tierra con Hebe para apoyar a Iolaus en protección de los hijos de Hércules contra Euristeo. Se presume, que se le apareció a Filoctetes como una deidad divina, para que combatiera con los griegos en Troya.

Hércules, fue enaltecido más allá de la historia griega, en Roma su nombre se igualo con el dios semítico Melgart, venerado en Fenicia y Cartago.

Recopilación de aventuras independientes de los doce trabajos

En este segmento, hacemos un resumen de todas las hazañas llevadas a cabo, por el héroe, a lo largo de toda su maravillosa vida.

Participación en la Gigantomaquia

Luego que los dioses del Olimpo, castigarán a los gigantes al Tártaro, la progenitora de los últimos, Gea, concibió a los poderosos titanes de la sangre de Urano o con el mismo Tártaro para su resarcimiento.

El oráculo pronóstico, que los gigantes no podían fallecer a manos de los dioses, tan sólo que un mortal batalla junto a él, por lo que Zeus, busco a Hércules a través de Atenea.

Los corpulentos, culminaron un primer combate contra los dioses armados con gigantescas rocas y troncos de arbustos. La contienda, fue liberada de estaban viviendo los gigantes, en Flegra o en Palene.

Hércules, resolvió atacar en primera instancia a Alcioneo, gigante inmortal, siempre y cuando batallaba en su tierra primitiva. Hércules, cruzó con una de sus flechas untadas con el mortal veneno, pero a su vez que el gigante era arrojado al suelo, recobrar la vida de nuevo.

Acatando el consejo de Atenea, Hércules lo remolcó hasta las afueras de su tierra natal, y falleció por la herida causada por la flecha. Cuentan, que Hércules asesinó al gigante destrozándole el cuello con las manos. Porfirión, embistió en contra de Hércules y pretendió violar a Hera. Ante la situación, Zeus lo extinguió con el rayo, y Hércules lo consumió con sus flechas.

Efialtes, falleció a causa de un flechazo en los ojos, uno propiciado por Apolo y el otro por Hércules. Una vez que Encélado, deja el campo de conflicto, Atenea lo abatió con la isla de Sicilia, lugar donde quedó atrapado. Su soplo de fuego, proviene del Etna. Cuentan otras versiones, que Encélado fue asesinado por Sileno.

Entonces, Mima fue enterrado por Hefesto, envuelto en una masa de metal fundido, en la que continúa encarcelado.

Polibotes, fue sepultado por Poseidón, quien le lanzó un trozo de la isla de Cos, lo que originó la nueva isla de Nisiros.

Hipólito, fue devastado por Hermes, portando un casco que lo hacía invisible.

Gratión, fue derribado por las flechas de Artemisa.

Dioniso, derrotó a Éurito con su vara.

Hécate, le dio fuego a Clitío con sus antorchas del inframundo.

Armadas, con sus mazos de bronce, las Moiras asesinaron a Agrio y Toante.

Hera, venció al gigante Foitos.

Hera, persuadió para combatir contra Dionisio a Ctonio, ofreciéndole, a cambio a Afrodita, pero fue asesinado por Deméter.

Ares asesinó a Peloro.

Cada uno de los titanes, fue terminado por las flechas de Hércules untadas con el mortífero veneno de la Hidra de Lerna, exceptuando quienes quedaron encarcelados en las islas.

Muerte a Cicno y lucha contra Ares 

Cicno, era un bárbaro gigante, que busco devastar un santuario con los huesos y calaveras de las personas y animales que mataba. El gigante, reto a Hércules a una batalla única en Itone, a la que el héroe, accedió y asesinó a Cicno en la contienda. El fallecimiento del gigante, causó la violencia de su padre Ares, quien también se afrontó a Hércules. Sin embargo, el héroe, dominó al dios y lo preciso a que regresara al Olimpo.

Expedición con los Argonautas

El monarca de la ciudad de Yolco, fue ocupado tomado por Pelias, luego de haber sido designado gobernador a través de su hermano Esón o después de haber sido destronado a la fuerza.

Una vez que Jasón, el hijo de Esón, llegó a la madurez, arribo a Yolco con la intención de reclamar el reino que perteneció a su padre, sin embargo, el oráculo había alertado a Pelias, contra un hombre que estaba calzado con una sola sandalia, de esta manera es que llegó a Jasón.

Entonces, Pelias acepta entregarle el trono, condicionado previamente que llevará a cabo la aventura de traer de la Cólquide el alma de Frixo, y la piel de oro.

Jasón, remitió mensajeros por toda la Hélade, para informar la próxima expedición que se ejecutará y asistieron muchos héroes con anhelos de ser integrantes de ésta.

Existen, muchas escrituras, que coleccionan los nombres de los miembros de la expedición, dándole el nombre a la nave de “Argonautas”, conocidos igual como “minias”. Cuentan, que una cantidad entre 45 y 69 hombres marcharon en la hazaña, en éstos participaba Hércules.

Estancia en Lemnos

La expedición arribó a la isla de Lemnos, aquí se encontraron con una isla donde vivían sólo mujeres, quienes habían asesinado a todos los hombres del lugar en venganza, porque éstos, contrajeron nupcias con mujeres de Tracia, debido a que las femeninas de Lemnos, tenían mal tufo. Cuentan, que el mal tufo, había sido incitado por la diosa Afrodita, como escarmiento, porque las mujeres de esta isla habían destruido su culto.

Los conocidos Argonautas, tuvieron un buen recibimiento en la isla, se unieron amorosamente con las mujeres lemnias, la máxima autoridad era la reina Hipsípila y se mantuvieron en la isla durante mucho tiempo, hasta que Hércules que no había desembarcado, les exigió a embarcar y proseguir con la travesía.

Rapto de Hilas y abandono de Heracles

Luego, que navegaron para llegar a Misia, donde se encontraba Hilas, quien había sido encargado de buscar agua, fue raptado por las ninfas de una fuente. Hércules y Polifemo, se dedicaron a buscar el joven argonauta, sin tener éxito. De acuerdo a las costumbres, ninguno de los tres regresaron a la embarcación en Argo, que emprendió el viaje sin ellos, justo cuando Tifis, aprovecho unas ráfagas de viento.

Encontrándose en la embarcación, Telamón, le dijo en su cara a Tifos que hubiera dejado abandonado a Hércules, pero Zetes y Calais, protegieron al piloto de la nave, en un buen rato, observaron que de las aguas marinas brotó el dios Glauco, para mostrarles que el destino de Hércules, Hilas y Polifemo, no estaba en llegar hasta la Cólquide, más bien que los dioses habían mantenían reservado otros destinos distintos, Telamón concedió en su ira.

Muerte al Ceto Troyano

La diosa Hera, Poseidón y Apolo, se confabularon en contra de Zeus. Luego de la insurrección, Zeus, escarmentó a Poseidón y Apolo, y emplazo al servicio de Laomedonte, rey de Troya, quien les ordenó que edificarán una muralla, pero, una vez concluida no les pagó la deuda. Poseidón, se enfureció y mandó a un monstruo marino para que devastara la ciudad.

Laomedonte, mantenía el propósito de sacrificar a su hija Hesione a Poseidón con la ilusión de tranquilizarlo. Llegó Hércules en compañía de Telamón y Oícles, y acordaron en asesinar al monstruo, a cambio de los caballos que Laomedonte, había recibido de Zeus como recompensa por el rapto de Ganimedes. Laomedonte, aceptó y Hércules asesinó al monstruo, pero Laomedonte, no cumplió con su promesa.

Por lo tanto, en una próxima expedición, Hércules y sus acompañantes arremetieron y desvalijaron Troya, asesinando a todos los hijos de Laomedonte que se encontraban presentes, menos a Podarces. Su existencia le fue absuelta, porque Hesione, pagaría un velo de oro por él, a quien se conocía como “Príamo”, que quiere decir “el comprado”. Telamón, agarró a Hesione como galardón de batalla, contrajo matrimonio con ella y procrearon un hijo, conocido como Teucro.

Hércules implanta los Juegos Olímpicos

En referencia a este tema, existen cuatro versiones a saber, que describiremos a continuación, para que usted escoja la que más le guste:

Versión 1

Fueron implantados para festejar su triunfo sobre Augías, pero, esta versión se complica con los Juegos Ístmicos.

Versión 2

Sencillamente son instaurados en Olimpia, para hacer honrar a Zeus.

Versión 3

Verdaderamente, no fue Hércules, el hijo de Zeus, quien implanto los Juegos Olímpicos, sino otro Hércules, a quien apodaban Ideo. Se marchó hasta Olimpia con cuatro de sus hermanos para distraer a recién nacido Zeus. Al hacerse victorioso, se colocó en su cabeza una corona de olivo, y fundó la tradición de festejar muchos acontecimientos deportivos a celebrar cada cuatro años para honrar al dios.

Nota importante

Luego de edificar, el estadio olímpico, Hércules deseo conocer su tamaño, se dedicó a contar paso a paso lo largo del trayecto, y al llegar al siguiente extremo del estadio en doscientos pasos. A lo que se le denomino “distancia estadio”, que luego se transformó en una famosa unidad longitudinal.

Otras aventuras

Durante la existencia de Hércules, éste llevó a cabo varias hazañas tales como:

  • Hércules, rindió a los bébrices, gobernados por el rey Migdón, y otorgó a su nación al príncipe Lico de Misia, hijo de Dáscilo.
  • Asesinó al ladrón Termero
  • Visitó a Evandro con Antor, quien desde ese momento permaneció en Italia.
  • Asesinó al rey Amíntor de Orminio, por no aceptar que entrará en su reino. Igualmente, asesinó al rey Ematión de Arabia.
  • Asesinó a Litierses, luego de derribarlo en un concurso de cultivo.
  • Asesinó a Periclimeno en Pilos.
  • Estudió y aprendió lucha de Autólico
  • Una vez que Hipocoonte, derrotó a su hermano Tindáreo del trono de Esparta, Hércules restituye al justificado gobernador y asesinó a Hipocoonte y a sus progenitores.

La segunda penitencia de Heracles

Íole o Yole, era la joven hermosa hija de Éurito, rey de Ecalia. Hércules quedó prendado de su belleza, que conquistó perdidamente su corazón, y pretendió obtener su mano, pero Éurito, se la rechazó, porque sabía del pasado oscuro de Hércules, quien en sus ataques de ira y en estados de locura asesinaba a su esposa e hijos, y sentía temor que perdiera la mente y ocurriera la desgracia con su hija Íole y a sus futuros nietos que concebiría.

Luego, al pasar el tiempo, Éurito planificó una competencia de tiro con arco, ofreciendo entregar la mano de Íole, a quien logrará superar su marca y la de sus hijos. Hércules, participó ansiosamente esperando hacerse triunfador. Los hijos de Éurito, se destacaron en la marca de todos quienes competían en el reino, pero Hércules, fue tan certero con la diana que sobrepasó las marcas.

Eurito, al conocer lo que ocurría que Hércules estaba ganando, dio órdenes para que la competencia no continuará y no dejó que éste siguiera participando. Su hijo Ífito pretendió que entrará en razón, pero no lo consiguió, a lo que Éurito, quebranto su promesa y se hizo merecedor del odio de Hércules.

El asesinato de Ífito 

Luego de la competencia de tiro con arco en Escalia, en donde pretendió ganar y hacerse merecedor de la mano de la doncella Íole, se dispuso a irse de la ciudad, cuando las yeguas del rey Éurito fueron robadas.

Ífito, el hijo de Éurito, quien había colaborado con Hércules en la injusticia de la competencia, le solicitó a éste apoyo para ir en búsqueda de las yeguas. Hércules aceptó, y buscaron por muchas horas sin conseguirlas.

Hércules, retorno a Tirinto, su ciudad natal, e Ífito, continúo investigando sin el apoyo de nadie, y las siguió hasta Tirinto, justo a la vivienda de Hércules, donde estaban los animales robados. El popular ladrón Autólico, quien preparó la mala acción, se las había dado en venta, como si fueran suyas, pero éste estaba inocente de la procedencia de las yeguas.

Ífito, hizo lo imposible para que Hércules la entregue de vuelta, pero, se su negativa fue absoluta, manifestando que las había pagado y eran suyas. Entraron en una acalorada discusión, estando en la parte más alta de la muralla, y en uno de sus ataques de furia, Hércules empujo a Ífito al vacío, donde falleció.

Castigo

Ante el acontecimiento, Hércules sintió vergüenza, por haber matado accidentalmente a un inocente, retorno al Oráculo de Delfos, donde le impusieron una penitencia de ser servil a la reina Ónfale de Lidia, durante un tiempo de tres años. La reina, aplastaba a Hércules, le exigía que hiciera trabajos propios de mujer y vestir con vestimenta de damas, mientras que su majestad, lucia la piel del León de Nemea, y llevaba su basto elaborado en madera de olivo.

Transcurridos los tres años, Hércules abandonó su oficio de esclavo de Ónfale, y contrajo matrimonio con ella. El héroe, le regaló el hacha de Hipólita, la que había guardado en sus tesoros de los reyes lidios.  Concibieron un hijo, quien llevaba por nombre Agelao y Lamo.

La muerte de Hércules

En este segmento, le narraremos sobre cómo ocurrió la terrible muerte de Hércules, todo comenzó cuando éste se trasladó a Calidón, mientras en las gradas del santuario estaba una hermosa doncella, quien tenía por nombre Deyanira.

En este momento, por haber quedado deslumbrado por la belleza de la doncella, Íole pasó al olvido, pensando que Deyanira era la precisa para que fuera la madre de sus hijos que tanto anhelaba.

La conquistó hasta que se enamoró perdidamente de él, sin embargo, había un obstáculo en su amor, el temeroso río Aqueloo, a quien Eneo, el rey de Calidón, le había prometido entregarle la mano de su hija Deyanira. El dios, tenía la habilidad de transformarse según fuera la ocasión, Hércules lo reto a una batalla por la doncella, el dios río acepto.

Durante la batalla, se convirtió en una escurridiza serpiente, sin embargo, el astuto héroe comprendió cómo llevar lo ocurrido. Entonces, para superar sus cualidades físicas se transformó en toro, que lo hizo perder la concentración, lo que fue beneficioso para Hércules porque se encimo sobre él y lo mató en seco. Razón por la que Hércules toma a Deyanira como su esposa.

Luego de la celebración del casamiento, Deyanira recibe una misiva de su hermano, el príncipe Meleagro, quien le decía que desea verla, por lo que prepararon para visitarlo junto con Hércules.

En el trayecto del viaje, deberían de atravesar el río Eveno, para ese entonces, el centauro Neso, se ofreció en trasladar a Deyanira, mientras que el enérgico Hércules cruzaba nadando, pero, el centauro se enamoró de la doncella, y una vez que llegan a la orilla, corrió en estampida, no esperando que llegará Hércules, porque su intención era raptar y abusar de ella.

Hércules, lleno de ira le disparó una flecha envenenada con hidra que le apuntó al corazón, quedando muerto en el instante. Al tiempo que Hércules, llegaba al lugar, el agonizante Neso, le comunicó a la princesa, que recogiera sangre, y si en algún momento descubre que perdía el amor de Hércules, se lo untara, porque era una fuerte brebaje para el amor. Pero, verdaderamente era un engaño, para terminar con la existencia de Hércules, Deyanira lo descubrió muy tarde.

Hércules, aún mantenía en su mente a Íole, alzó las amas a Tirinto, y embistió a Ecalia. Asesinó al rey Éutito y a todos sus hijos y familiares, se aprovechó de la ocasión y raptó a Íole.

En honor a su acontecimiento, ofreció un gran fiesta donde sacrificó donde sacrificó doce bueyes para honrar a Zeus. Hércules, pidió para Deyanira una túnica, porque la que usaba estaba deteriorada, y deseaba que estuviera elegante para el acontecimiento.

Pero, Deyanira atacada por los celos, y pensando que su marido prefería a Íole, empapo la túnica con la sangre de Neso, creyendo que era un brebaje para el amor, pero, la verdad es que la sangre del centauro era un auténtico veneno mortífero, con desgarradores resultados.

El héroe, se coloca orgullosamente la túnica, y comenzó a sentir que su piel ardía, pretendió deshacerse de ella, pero el letal veneno ya había agarrado su piel. El sirviente que le trajo la túnica, por autorización de Deyanira, fue lanzado a las aguas del mar.

Deyanira, al conocer lo que verdaderamente había ocurrido, se suicidó, pero, el mortífero veneno, no mató a Hércules, pero, era tan inmenso el padecimiento, que él solicitó que lo asesinarán para terminar con su angustia.

Su fiel sobrino, amigo y compañero de hazañas, Yolao, le dio fuego a la pira, en la que Hércules terminó calcinado, con su vestimenta de piel de león de Nemea, que lucía sobre la túnica envenenada, en ese momento cayeron del firmamento rayos.

Los rayos, terminaron consumiendo los restos de Hércules, quien no tenía similitud con Alcmena, más bien, era como una serpiente que cambiaba su piel, se mostraba con la majestuosidad de su padre divino.

Una gran nube lo envolvió entre sus seguidores, mientras que Zeus, entre truenos, lo llevaba en su carro de cuatro caballos al Olimpo, donde Atenea lo esperaba con sus manos y se lo entregó a otros dioses. Zeus, tenía destinado para Hércules que formará parte de los Doce Olímpicos, pero, no estaba nada dispuesto a retirar a algún dios para abrir espacio para éste.

Desde entonces, Hera fue transformada por Zeus, para que adoptara a Hércules en un rito de renacimiento. Hera, consideró a Hércules como su propio hijo, y fue a quien más amo en compañía de Zeus. Entonces, todos los Olímpicos, lo acogieron con alegría, y Hera permitió que contrajera matrimonio con su hermosa hija Hebe, quienes concibieron Alexiares y Aniceto.

Hércules, se convirtió en el vigilante de las puertas del cielo y jamás se agota de estar en la entrada del Olimpo. Una vez que Yolao, retornaron de Traquis, Menecio, consagró un ternero, un toro, y un jabalí e implantó su culto como héroe en la Opus Locria, los tebanos le copiaron, pero, fueron los atenienses liderados por los pobladores de Maratón quienes le adoraron como un dios por primera vez.

Festo, uno de los hijos de Hércules, pidió a que los siciones le rindiera veneración como un dios. Los pobladores de Sición, tras sacrificar un cordero, y quemar sus muslos en el altar de Hércules como un dios, ofrecen parte de su carne como un héroe.

Los legendarios griegos festejaban la fecha 12 de octubre, como la celebración de la Herakleia en honor a la muerte de Hércules.

Heracles

En griego antiguo Ἡρακλῆς, Hēraklḗs, proviene del nombre de la diosa Hēra, y kleos, que quiere decir: “gloria de Hera”. Era hijo de Zeus y Alcmena, una reina que gozaba de la mortalidad, hijo adoptivo de Anfitrión y bisnieto de Perseo, por la generación materna.

Cuando nace, es bautizado con el nombre de Alceo o Alcides, honrando a su abuelo Alceo, lo que traduce fortaleza. Siendo adulto, cuando es nombrado con el nombre conocido hasta ahora, fue colocado por Apolo, mediante la Pitia, para señalar su condición de servicio a la diosa Hera.

En Roma, y en Europa Occidental, es conocido como Hércules y entre algunos emperadores romanos, como Cómodo y Maximiano.

Heracles en la mitología griega

Se refiere a un célebre héroe griego, el ejemplo de la virilidad y el líder del orden olímpico, que batalla en contra de los monstruos ctònicos. Su sorprendente fuerza, es el primordial característica, así como su valentía, el orgullo, habilidad y astucia, con esa ingenua y tremenda a su vez vigorosidad sexual.

Muchos lo consideran como el ancestro de los Reyes de Esparta, y el dominio de este linaje en Grecia, Arcaica y Clásica, ha sido uno de los motivos de extender su extraordinaria historia y culto, haciendo que Hércules sea el héroe por su grandeza.

Hércules en otras mitologías

La historia y veneración de Hércules se propagó en cada rincón donde se instalan los griegos, en algunos casos, el héroe se incorporaba a otras mitologías, o se asociaba con otro personaje mítico. Según los etruscos, receptivos de la mitología helénica, Hércules, se transformó en Hercle, hijo de Tinia y de Uni. Mediante, esta figura los latinos crearon el símbolo de Hércules. En la mitología romana, Hércules se personifica por como Heracles griego, solo se le agregan algunas hazañas.

Mientras, que en otros casos, los griegos compararon a Hércules con deidades divinas de otras culturas, como ocurrió con el dios fenicio Melkart, los dioses egipcios Jonsu y Herishef o el celta Ogmios. En oportunidades, este otro Heracles, fueron mostrados con calificativos de Heracles tirio, Heracles teseo, Heracles de Canopo o Heracles dáctilo.

Nacimiento e infancia

Zeus, reposó con Alcmena, hija de Electrión, y nieta de Perseo, luego de adoptar el aspecto del marido de esto, Anfitrión de Tebas, igual una perseida, quien había abandonado su casa para ir a la batalla contra los tafios. Al retornar triunfante, Anfitrión, igual descansó con Alcmena, por lo que quedó embarazada de mellizos, el futuro Hércules por Zeus e Ificles por su marido.

Siendo una noche, donde se prevenía que nacieran, Zeus prometió que el niño de la casa de Perseo, que llegará al mundo aquella noche, se transformaría en un gran rey. Una vez que Hera que se da cuenta del juramento, a sabiendas el adulterio de Zeus y rechazando el fruto de su infidelidad, busco desfavorecer. Se fue a la vivienda de Alcmena y atraso el parto, se sentó con las piernas cruzadas y la vestimenta amarrada con nudos.

Igualmente, busco que Euristeo, primo de los gemelos, nacieron con dos meses antes, para que fuera coronado como rey de Micenas. Habría dilatado siempre el nacimiento, si no hubiera sido engañada por Galantis, la servicio, quien le comunicó que había recibido a los niños durante el alumbramiento.

Hera, sin entender nada de lo que ocurría, desamarrar los nudos, consintiendo que Alcmena diera a luz a Hércules y a Ificles, quienes nacieron en Tebas. Los legendarios griegos, festejaban la llegada de Hércules en el cuarto día de cada mes griego.

Cuentan, que al nacer Hércules, Hera mandó dos serpientes para que lo matarán, mientras que descansaba en sus dulces sueños en su cuna. Pero, el héroe, apretó una de ellas con su mano, y su niñera lo consiguió jugando con sus cuerpos como si fueran juguetes.

Personajes relacionados – Compañeros de aventuras

En la existencia, trayectoria y aventuras realizadas por Hércules, se encuentran varios personajes, quienes fueron sus fieles compañeros, a saber:

Hilas

Cuando Hércules, andaba por territorios bárbaros, tiempos aquellos cuando ocurrió el asesinato de su esposa, hijos y sobrinos. Hércules, fue embestido por los driopes. Asesinó a su rey, Tiodamante, y los otros se vencieron y le prometieron al príncipe Hilas. El héroe, agarró al joven como ayudante.

Con el transcurrir de los años, Hércules e Hilas se juntaron a la tripulación del Argo. Siendo argonautas, sólo asistían en este viaje, debido a instrucciones de Hera, Hilas fue raptado en Misia, por las ninfas de la fuente Pegea.

El argonauta Polifemo, escuchó el grito que el joven pronunció al verse raptado, y le aviso a Hércules. Ambos, se dedicaron a buscarlo, pero la embarcación salió sin ellos. Jamás se conoció sobre la existencia de Hilas, se había enamorado de las ninfas y había preferido quedarse a vivir junto a ellas.

Yolao

El hijo de su hermano Ificles, su fiel sobrino y compañero en sus diversas hazañas. Cuentan, que en verdad acompañó a su tío para realizar todas las tareas, pero únicamente lo apoyó en su segunda labor. Igual acompaño a Hércules en el Argo.

Contrajo matrimonio con Megara, la primera mujer que tuvo su tío, porque el héroe se la entregó luego de asesinar a sus hijos producto del ataque de locura. Se hizo triunfador de la carrera de caballos de la primera competencia de los Juegos Olímpicos, instalado por su tío Hércules.

En sus hazañas, se enfatizó por su participación en la caza de jabalíes de Calidón. Bajo la orden de los tespíadas, los hijos de Hércules, concibió con las hijas del rey Tespio, pobló Cerdeña y Sicilia. Regreso a Grecia, antes del fallecimiento de su tío.

Su sobrino, fue quien le dio fuego a la pira en la que Hércules murió quemado. Su tío le dejó como herencia el arco con que cometió muchas proezas. Luego de su muerte, divulgó culto a él como un semidiós.

Cuentan, según Pausanias, falleció en Cerdeña, y fue sepultado en el sarcófago de su abuelo Anfitrión, donde se veneró al héroe.

Su afecto por los hijos de Hércules, era tan grande, que cuando Euristeo, los hostigaba, luego de la muerte de Yolao, éste le solicitó a los dioses del más allá, autorización para recuperar una hora de su juventud, y regresar a la tierra para auxiliarlos. La autorización fue concedida, mientras que estaba vivo durante una hora, asesinó a Euristeo.

Amantes 

Durante la vida de Hércules, mantuvo amoríos con muchas damas, se cuenta que muchas de ellas, compartieron su existencia como amantes, a continuación se detallan:

  • Megara
  • Ónfale
  • Deyanira
  • Hebe
  • Parténope
  • Epicaste
  • Astíope
  • Calcíope
  • Auge
  • Astidamia
  • Autónoe
  • Meda

Compañeros de travesías y amantes masculinos

Son muchas las versiones que se relatan sobre la vida de Hércules, entre los que se mencionan sobre sus recorridos y otros aspectos de su existencia privada.

Abdero: quien era el responsable de las yeguas carnívoras del rebaño de Diomedes, que culminaría asesinándolos. Hércules, formó la ciudad de Abdera para honrarlo, donde se veneraba con los juegos.

Admeto: participó en la cacería de jabalíes de Calidón, e igualmente fue resguardado por Apolo, de acuerdo a Plutarco y Calìmaco.

  • Adonis
  • Corito
  • Elacatas: erómeno, espartano, venerado en un templo y en los juegos que se realizan cada año, de acuerdo con Soibio.
  • Eufermo
  • Filoctetes: de acuerdo a Marcial, igualmente fue el heredero del arco de Hércules, y quien le prendió fuego a su pira. Luego, fue el profesor de Neoptólemo, hijo de Aquiles.
  • Frixo
  • Ifito
  • Jasón
  • Néstor, a quien le dio su amor por su sabiduría
  • Nireo
  • Yolao: Tebano, sobrino fiel, quien colaboró en muchas oportunidades

Descendencia

El vocablo para referirse a los descendientes de Hércules, es conocido como “Heráclidas”, igualmente, es utilizado popularmente para referirse a los descendientes de su hijo Hilo.

Cuenta, que la descendencia directa de Hércules, concibió hijos con las 50 hijas del rey Tespio, muchas versiones sostienen que concibió 49 hijos, porque una de ellas se negó, mientras que otra concibió gemelos, siendo 52 hijos, a continuación se mencionan algunos de ellos.

Hijos de Megara

Terímaco, Creontiades, Deicoonte

Hijos de Parténope

Everes

Hijos de Epicaste

Téstalo

Hijos de Astíoque

Tlepólemo, Tésalo

Hijo de Auge

Télefo

Hijo de Ónfale

Agelao o Lamo, Tirseno

Hijos  de Deyanira

Macaria, Hilo, Gleno Onites,

Hijo de Autónoe

Ctesipo Palemón

Hijo de Hebe

Alexiares, Aniceto

Hijo de Meda

Antíoco

Interpretaciones antiguas y modernas

Mediante la cultura greco-budista, el símbolo heraclida, fue traspasado al lejano oriente. Un modelo de esta cultura, ha estado presente en los tiempos modernos mostrando las entidades guardianes Niō, que se encuentran en los santuarios budistas de origen japonés.

Igualmente, el símbolo del famoso personaje de Hércules se puede apreciar en la industria cinematográfica, encontrándose en producciones fílmicas tanto para el cine como para la televisión, y que sus rodajes han sido famosos, tales como:

Hércules en el cine

Año 1958

Los Viajes de Hércules. Director Pietro Francisci.

Año 1959

Hércules y la Reina de Lidia. Director Pietro Francisci.  La Venganza de Hércules. Director Vittorio Cottafavi.

Año 1960

Los Amores de Hércules. Director Carlo Ludovico Bragaglia

Año 1961

Hércules en el Valle de la Tribulación. Director Mario Mattoli.

Hércules en el centro de la Tierra. Director Mario Bava

Año 1962

Ulises contra Hércules. Director Mario Caiano.

Los tres chiflados conocen a Hércules. Director Edward Bernds

Año 1963

Hércules contra Sansón. Director Pietro Francisci.

Goliat contra el Caballero Enmascarado. Director Domenico Paolella

Año 1964

El Triunfo de Hércules. Director: Alberto De Martino.

Hércules Contra los Hijos del Sol. Director Osvaldo Civirani.

Hércules y los Tiranos de Babilonia. Director: Domenico Paolella.

Combate de Gigantes. Director: Giorgio Capitani

Año 1969

Hércules en Nueva York. Director: Arthur Allan Seidelman

Año 1983

El Desafío de Hércules. Director: Luigi Cozzi

Año 1986

Hércules y Admeto. Director Anatoly Petrov

Año 1993

El Regreso de Hércules. Director David Parker

Año 1997

Hércules. Director: Ron Clements y John Musker

Hércules. Director: Leonard Lee y Roz Phillips

La Batalla por el Monte Olimpo. Director: Lynne Naylor

Año 1998

El Joven Hércules. Director: .J. Scott

Año 1999

Hércules: De Cero a Héroe. Director: Bob Kline

Año 2000

Hércules. Director: Ludwig Ickert y Simone Greiss

Año 2014

Hércules: El Origen de la Leyenda. Director Renny Harlin

Hércules. Director: Brett Ratner

Producciones fílmicas para la televisión

Año 1994

Hércules y las Amazonas. Director: Bill L. Norton

Hércules y el Reino Perdido. Director: Harley Cokeliss

Hércules y el Círculo de Fuego. Director: Doug Lefler

Hércules en el Mundo Subterráneo. Director: Bill L. Norton

Hércules en el Laberinto del Minotauro. Director: Josh Becker

Año 1999

Hércules y la Noche de Arabia. Director Phil Weinstein

Año 2005

Hércules. Director: Roger Young

Series de televisión

Años 1963-1966

Poderoso Hércules. Creada por Cartoon Productions

Años 1995-1999

Los Viajes Legendarios. Creada por Christian Williams

Años 1998-1999            

Hércules: La Serie Animada. Creada por Walt Disney Televisión

El Joven Hércules. Creada por: Robert Tapert

Año 2004

Stay night. Creada por: Kinoko Nasu

Año 2016

Érase una vez. Creada por Jonathan Whitesell

Para conocer otras interesantes lecturas sobre personajes, le invitamos a visitar los siguientes enlaces:

(Visited 12 times, 1 visits today)

Deja un comentario