Leyendas y Mitos de Honduras más populares

Descubre junto a nosotros todos los secretos que esconden los Mitos de Honduras, apasionantes y misteriosas historias que involucran en su gran mayoría a criaturas diabólicas o seres celestiales. Conoce cuales son las leyendas más famosas del país y su paso por la historia.

Mitos de Honduras

Mitos de Honduras

En esta oportunidad nos vamos a trasladar hasta uno de los más hermosos e históricos países del continente americano como lo es Honduras, nación ampliamente conocida en el mundo no solo por su turismo y lugares encantadores sino además por tener una de las culturas más completas del mundo. Allí tienen lugar importantes leyendas y mitos que se han ido transmitiendo de generación en generación.

Las leyendas y Mitos de Honduras involucran elementos indígenas, criaturas diabólicas y hasta seres celestiales. Algunas de las historias más populares son la de la Sinaguaba, el Sisimite y el Cadejo Blanco, solo algunas de estas manifestaciones que conoceremos a continuación. Cada uno de estos mitos representa un hecho fantasioso y misterioso que muchos consideran inventos de la abuela.

Al igual que ocurre en gran parte de Latinoamérica, los mitos son originarios por lo general de las zonas rurales con vestigios de las historias indígenas. En Honduras es cotidiano contar este tipo de historias y escuchar hablar de entidades diabólicas y fantasmas que salen a atemorizar a los habitantes del país. Ciertamente existen muchos mitos en Honduras pero los más famosos tienen que ver con el terror y los seres misteriosos.

Los enamoramientos del duende de Trujillo

Sobre este duende cuenta la historia que se trataba en principio de un ángel bastante dulce y que tocaba la guitarra pero que fue expulsado del cielo por su contunda de mujeriego. Una vez que llegó a la Tierra se convirtió en un terrorífico duende: Un hombrecito orejón, de barriga abultada y con su cabeza tapada con un gran sombrero.

Mitos de Honduras

La historia dice que este duende acostumbra a robarse a las mujeres bonitas, especialmente jóvenes. Hoy en día, cuando una mujer cree haber visto el duende debe decir “recuerda la música del cielo” y de esa manera el duende se espanta y huye del lugar. El duende inyecta terror en sus víctimas arrojando cosas a la ventana de las mujeres. Cuando se lleva a las mujeres, más nunca se vuelve a saber de ellas.

La siguanaba

La Siguanaba está considerada como una de las historias o Mitos de Honduras cortos más populares de todos los tiempos. Esta historia narra la vida de una muchacha, bastante atractiva físicamente, quien aparece cerca de un río a medianoche ante los hombres que traicionan a sus esposas o novias. Ella primero los enamora, pero cuando los hombres caen en sus garras, ella se convierte en un ogro. La mujer se les aparece únicamente a los hombres infieles y a jóvenes donjuanes.

El Sisimite

Se ha convertido en otro de los Mitos de Honduras más transmitidos de generación en generación. Se trata de otra de las versiones de las criaturas gigantes que aparecen de la nada y desaparece de la misma manera. Esta criatura también es llamada Itacayo y por lo general recorrer las altas montañas en busca de las más remotas cavernas para habitar.

Este tipo de monstruos llamados “Sisimite” sienten especial atracción por las mujeres. Dice la historia que las secuestran y se las llevan a sus cuevas. También se cuenta que de esta unión nacen hombres-simio. Todavía se usa esta historia para causar terror en las jovencitas que se van de sus casas.

El comelenguas

Narra la historia que en una época los finqueros de Honduras comenzaron a quejarse por la constante pérdida del ganado vacuno. Cada vez las vacas aparecían muertas tiradas en el pasto como si alguien las hubiese atacado, especialmente una criatura salvaje. Las vacas aparecían con una misma característica: Sus lenguas cortadas de raíz y las quijadas partidas, dislocadas.

Han salido a la luz algunas fotografías de animales muy extraños que parecen prehistóricos y que fueron señalados de ser los comelenguas. No obstante, aún no se tiene certeza alguna de que estos animales hayan existido, aunque ciertamente en la década de los 40, se recogieron datos de criaturas similares en Brasil, misma década donde ocurrieron la mayoría de los casos en Honduras.

El cadejo blanco

El cadejo blanco no es más que la historia de un perro misterioso que aparecía únicamente a las personas que deambulaban por las calles a altas horas de la noche. De acuerdo a varias teorías, este perro tiene dos formas; una blanca que es la buena y otra negra que representa la versión mala. El perro negro se le asocia con el mal y dicen que persigue a las personas que andan borrachas.

Por su parte el perro blanco representa la versión buena. Cada vez que este animal se le aparece a una persona lo hace para brindarle protección. Protege a los que no andan metidos en vicios pero que tuvieron que deambular por la calle de noche por alguna razón diferente..

El Cristo de Santa Lucía

La historia de El Cristo de Santa Lucía la comparten los pueblos de Cedros y Santa Lucía. Cuenta el mito que los habitantes de ambas localidades observaron con asombro como los Cristos de sus iglesias principales estaban intercambiados y decidieron devolver cada uno a su lugar de origen. Ambas poblaciones salieron en procesión hacia Tegucigalpa, en donde se intercambiarán a los santos.

Sin embargo los de Santa Lucía no pudieron llegar debido a que el Cristo se empezó a poner extremadamente pesado en un sitio llamado La Travesía. Por esa razón no pudieron cargarlo más en esa dirección por lo que la imagen tuvo que regresar a la iglesia de Santa Lucía.

La mula herrada

Se considera una de las historias más terroríficas en Honduras. La historia cuenta la vida de una hermosa joven que murió luego de enterarse de la muerte de su madre, causada por los puñetazos de una mula “chúcara” le había dado cuando ella la había dejado sola. La joven fue enterrada y al tercer día de su entierro, se paró de la tumba convertida en una mula negra “herrada”.

El mito dice que la mujer se levantó de la tumba convertida mitad mujer y la otra mitad en mula. Dicen que ese fue el castigo por abandonar a su madre. Testigos aseguran haberla visto en horas de la noche cabalgando cerca de algún sitio en donde se reúnen personas de la mala vida, instándolos a cambiar su actitud. Sin duda uno de los mitos de honduras de miedo más espeluznante de la historia.

La lluvia de peces de Yoro

La lluvia de peces de Yoro fue considerado un fenómeno meteorológico bastante extraño que tuvo lugar en la ciudad de Yoro, Honduras. Fue una lluvia de peces que aún, tras haber transcurridos varios años, no tiene explicación. Esta lluvia de peces todavía sucede entre los meses de mayo y julio. De acuerdo a los habitantes de Yoro, este hecho extraordinario sucede desde hace un siglo aproximadamente.

Se cree que el origen supersticioso de este fenómeno se debe a la historia del padre Subirana. Este fue un religioso que visitó Honduras entre la década de 1856 y 1864. Al encontrar mucha gente pobre y en necesidad de comida, oró durante tres días y tres noches continuas pidiendo a Dios un milagro que ayudará a los más necesitados a conseguir alimento.

El cerro brujo

El cerro brujo se trata de una montaña de tamaño menor que se encuentra ubicada en las cercanías de la ciudad de Tegucigalpa en Honduras. Este mito tiene una historia reciente, de hecho, se viene contando desde hace unos 40 años para acá. Cuenta la leyenda que en lo más alto del cerro se tenía planificada la construcción de una residencia, que no se llevó a cabo debido a que un hombre gigante apareció en el lugar.

Hay quienes dicen que se pudo tratar de El Sisimite pero aún nadie sabe con claridad el origen de aquel misterioso hombre que apareció en plena construcción de la obra. Lo cierto es que el trabajo se paralizó por miedo a que el gigante apareciera de nuevo. Después de eso el lugar fue bautizado como “El cerro brujo” como se le conoce aún en estos tiempos.

Los cíclopes

Corresponde a otro de los Mitos de Honduras más populares de todos los tiempos. Los indígenas de la selva misquita hablan acerca de la existencia de un ser parecido a los cíclopes. De acuerdo a las versiones, a mediados del siglo XX, un indio llamado Julián Velásquez no quiso ser bautizado. Este indio vivió cerca de la laguna Seca, pero viajó hacia la costa atlántica junto a un brujo.

Fue en ese lugar donde encontró a una tribu de antropófagos que poseían un solo ojo. La historia dice que Julián fue capturado y estuvo bajo prisión junto con tres ladinos para ser engordados. Julián, después de muchos intentos, pudo finalmente escapar de la tribu. Nunca más se ha oído hablar de tales cíclopes.

La sucia

Se trata indiscutiblemente de uno de los Mitos de Honduras largos más conocidos y difundidos de la historia. También se habla de esta historia en otras partes de América Central y México. Narra la vida de una atractiva mujer que vivió siempre junto a sus padres. Cuando cumplió sus 15 años conoció a un niño de quien se enamoró perdidamente.

Fue a ver a sus padres y le pidió su mano en matrimonio debido a que sabía de su familia y tenía la reputación de un trabajador que aceptaron de inmediato. Llegó el día de la boda y el fraile solicitó un documento donde indicara que ambos habían sido bautizados. Pero ella no lo tenía, así que el fraile no se casó con ellos. La niña entró en una depresión muy fuerte y terminó volviéndose loca.

Después de eso el chico perdió toda la esperanza de poder casarse con la jovencita y se fue. Allí fue donde no quiso quitarse nunca más el vestido de novia. Un día cuando caminaba por un río, escuchó que su eterno enamorado iba a casarse con otra mujer lo que la hizo sentirse aún más triste y desesperada comenzó a correr y gritar hasta que se encontró un precipicio y saltó.

Allí murió y su alma fue dejada en esta tierra, buscando a su ser querido. La historia dice que a veces se le puede encontrar por las noches cerca de los lagos o los ríos, aún con su vestido de novia y por lo general se le aparece a los hombres que son atraídos por la belleza de esta mujer, pero cuando se acercan, la mujer se convierte en algo muy horrible.

Casa cazada de copán

Este mito hablar acerca de una pequeña casa que se sitúa sobre una colina verde donde las vacas duermen y pasan el rato. Se cree que ninguna persona ha vivido en esa casa durante mucho tiempo. Los habitantes dicen que cualquiera que intenta vivir en ella muere antes de tener tiempo para abandonarla. Vecinos asegura escuchar gritos horribles que provienen del interior de la casa. A continuación le dejamos los siguientes enlaces:

(Visited 3.696 times, 1 visits today)

Deja un comentario