EL Mito Casandra, su complejo, síndrome y maldición

Casandra de la mitología griega, que aparece como una doncella con grandes poderes de predecir el futuro, sin embargo, el destino, le juega una mala pasada, cuando conoce al rey Apolo, quien queda prendado de su belleza, y por una desaire de la bella joven, fue condenada por éste.  Entérese en este artículo el Mito de Casandra, su complejo, síndrome y maldición que fue objeto.

Casandra

Casandra

Que significa Casandra en la mitología  griega, el vocablo Cassandra en el antiguo griego Κασσάνδρα, traduce “la que enreda a los hombres” o “hermana de los hombres”. Era hija de Hécuba y Príamo, majestades de Troya.

Cuentan que Casandra, fue vidente de Apolo, con quien acordó a cambio de un gozo carnal, concederle el don de adivinar. Pero, cuando consulto a los arcanos de la predicción, Casandra no acepto el amor del dios; quien cuando se vio engañado, le pronunció una maldición junto con escupirle en la boca: “continuará con su don de predecir, pero, no le creerán más nunca de sus profecías.

Al pasar el tiempo, ante sus noticias reiteradas de la pronta caída de Troya, ninguna persona obedecía a sus predicciones. Casandra y Laocoonte, fueron los que vaticinaron la traición en el caballo de Troya.

Casandra, es una de las fantásticas personalidades femeninas que formaron la época homérica. Fue un símbolo, que por su energía adversa, sorprendió a los poetas arcaicos como a los clásicos.

Es una heroína que se ha mantenido viva mediante el pasar de los siglos, como la personificación inmortal de las calamidades que sobrelleva una mujer en un ambiente liderado por la fuerza masculina, el brutal destino, que además conoce el porvenir, pero está castigada a no ser considerada por el prójimo.

El mito de Casandra

El rey Apolo, fue un personaje que amaba sinceramente a Casandra, pero, cuando ella no le respondió a su amor, se enojó que la maldijo, exclamando: “su don se transformará en una incesante pena con dolor y fracaso, que no tendrá credibilidad de sus vaticinios.

Casandra

Existen otras versiones sobre el mito de Casandra, donde Apolo le escupe en la boca pronunciando palabras de condena; en versiones griegas, este hecho se presume como una pérdida del don de adivinar, sin embargo, Casandra, es distinta. En la población de Orestes, ella le jura a Apolo que sería su compañera, pero no lo lleva a cabo, por lo que él entró en furia.

Considerando que Casandra, pronóstico el desastre de Troya, el fallecimiento de Agamenón y hasta su propia adversidad, no tenía la capacidad de impedir estas calamidades, es posible por la fuerte maldición de Apolo.

Su familia, pensaba que estaba demente, mientras que en ciertas versiones, se mantuvo encerrada o encarcelada en su hogar, por lo que enloqueció. Otras versiones, narran que sencillamente no era comprendida.

Al finalizar la batalla de Troya, durante el asalto de la ciudad, Áyax, hijo de Oileo, se topó con Casandra, quien estaba albergada debajo de un altar en honor a Atenea. Aun, la doncella se aferró de la sagrada figura de la diosa, en el fuerte asalto, Áyax no escucho sus palabras, y fue arrastrada en compañía de la estatua.

Cuentan, algunos escritos, que en ese fue el momento cuando fue abusada por él, pero otras versiones manifiestan que Áyax cometió un pecado por no haber respetado la estatua sagrada de la diosa.

A causa de este hecho, el guerrero fue condenado, debido a que Poseidón, sacudido por Atenea, hundió su nave al extremo de generar una tempestad en las adyacencias de un cúmulo de rocas Giras, lugar donde falleció Áyax ahogado, o clavado en las piedras por el tridente de Poseidón. Desde entonces, Casandra fue concedida como su mujer al rey Agamenón de Micenas, quien estaba inocente que mientras, batallaba en Troya, su esposa llamada Clitemnestra se había convertido en amante de Egisto.

Una vez que Agamenón y Casandra retornaron a Micenas, Clitemnestra, le solicita a su esposo que caminara sobre una alfombra de color morado, el tono que representa a los dioses. Muy a pesar, que Cassandra, le notificó en varias oportunidades que no lo realizará, el rey no la tomo en cuenta y atravesó la alfombra, por lo que cometió una blasfemia.

Es entonces, cuando Clitemnestra y Egisto, toman la decisión de matar a ambos. En ciertas versiones, manifiestan que Casandra y Agamenón había concebido gemelos: Telédamo y Pélope, a quienes Egisto igual los mató.

El hijo de Hércules, de nombre Télefo, igual sentía un fuerte amor, amando a Casandra, cuando era pequeña, una noche la paso en el santuario de Apolo junto a su hermano gemelo Héleno; las serpientes que se encontraban en el santuario le limpiaron sus oídos y las orejas, razón por la que los dos tenían la capacidad, desde ese momento de oír el porvenir. Otras versiones, narran que Casandra, tuvo la capacidad de comprender el lenguaje de los animales, en vez de predecir el futuro.

Adaptaciones modernas

El personaje de Casandra, se muestra en el quinto texto de Geoffrey Chaucer, Troilo y Crésida (Troilus and Criseyde, 1385), como la hermana de Troilo, quien tiene un sueño que su adorada Crésida, estaba prendada de un cerdo, y le pide recomendación a Casandra.

Casandra, con su habilidad de vidente, interpreta perfectamente el sueño, y le comenta que Crésida, ya no lo amaba porque estaba enamorada y amaba a Diomedes, un guerrero griego. Por motivo de la maldición, Troilo no le presta atención a Casandra, mostrándose incrédulo.

El mito de Casandra, igual fue atendido por la literaria alemana de nombre Christa Wolf en su obra Kassandra. En el texto, se encuentra relatos de la historia, haciendo planteamiento sobre Casandra en el momento que fallece.

El grupo sueco conocido ABBA, en el tema Cassandra, se refiere como a una persona que se arrepiente de no haber tenido fe sobre su poder y fuerza, haciendo referencia a ciertos aspectos del mito.

La escritora Marion Zimmer Bradley, en el año 1987, plasmó una novela fantasiosa, haciendo mención de su historia, denominada La Antorcha, que narra la Ilíada, desde el personaje Casandra.

En la novela escrita por Marcus Sedgwick The Foreshadowing, el personaje principal, denominado Alexandra, posee el don de predecir el porvenir, aunque especialmente observa la muerte y el dolor del prójimo.

Así como el desarrollo en Inglaterra de la Primera Guerra Mundial, su poder es desconfiado. En la novela, se puede evidenciar el mito de Casandra, y conoce de la similitud de su propia vida. En Age of Bronze: Sacrifice, de Eric Shanower, Casandra es violada en su niñez por un vil religioso que intenta ser un dios.

En la novela de Clemence McLearn Inside the Walls of Troy, Casandra es muy amiga de la reina Helena de Esparta, cuando arribó a Troya en compañía del príncipe París.

Casandra, detestaba a Helena con toda su fuerza, sin embargo, la venció su alegría y armonía permanente, y se transformó en su confidente.  La leyenda en su final, cuenta que Casandra no fue violada, ni tampoco se van con Agamenón. Tan sólo, se queda junto a sus hermanas Políxena y Laódice en el santuario de Atenea.

En las obras modernas, Casandra es empleada como signo de adversidades y romances, y a veces representa a una persona que tiene visión adivinadora y es opacada por la demencia, transformando sus predicciones en fábulas o afirmaciones incoherentes, que no se pueden entender hasta que el acontecimiento augurado se lleve a cabo.

El “síndrome de Casandra”, es un significado fingido, que emplean para descifrar a quién puede predecir el futuro, pero, que está impedido para que no ocurra.

En la cinta cinematográfica, de Woody Allen, denominada “Poderosa Afrodita”, Casandra aparece en uno de los personajes, vaticinando al protagonista de su mal porvenir.

El literario argentino, de nombre Roberto Mateo, en su novela “La impronta de Casandra”, toma la idea central del mito, y lo convierte en otros conceptos, tal como Apolo, le concede el poder de adivinar el futuro, y según a solicitud de ella misma, también recibe el don de la inmortalidad, el don de la palabra verdadera, y el anhelo de transformarse como defensora de los artistas de la palabra.

Con este concepto, el autor de la novel logra traer a Casandra hasta la actualidad, logrando encuentros a través de la historia con sus cronistas, quienes en ciertos instantes de su obra nombran, por este relato histórico que Casandra, conoce, interviene y protege a Eurípides, Esquilo, Schiller y Rossetti, así como al personal principal de la novela, a quien conoce finalmente.

El escritor y poeta de origen español, conocido como Ernesto Filardi , se refiere al mito de Casandra, en el fragmento semejante del poemario. En el poema, se evidencia una identificaciòn de Troya, con un vinculo de amor terminado, mientras que Casandra se califica como la amada que desde hace mucho tiempo anterior, avisaba que la relación no contaba con bases para continuar en el futuro.

El grupo de metal gótico conocido como Theatre of Tragedy, mantiene al personaje de Casandra como la principal protagonista de su primer álbum Aégis.

Antes de la Guerra de Troya

Casandra, hija de Hécuba y Príamo rey de Troya, siendo una de las doncellas engendradas por Príamo, su educación estaría basada en una formación aristócrata, y ser entregado en matrimonio a un extranjero para solidificar relaciones políticas de Troya.

Pero, Casandra, desde muy niña, siempre demostró una gran sabiduría que estaba al compás de rebeldía. Estas características de Casandra, la califican como una persona delirada en Troya, y en su propia familia. Únicamente, su hermano mellizo, entendía a Casandra y participaba junto a ella por sus angustias.

Al llegar a la adolescencia, se transforma en una espectacular joven, con cabello oscuro y rizado y ojos negros. Por su belleza, el dios apolo le puso los ojos encima, y quedó enamorado de ella.

En el caso, que Casandra no fue tomada en cuenta ante sus predicciones, sólo en una oportunidad le obedecieron a las expresiones de Casandra, cuando París arribo a Troya para competir en los juegos atléticos, ella lo aceptó como un hermano perdido, y el rey Príamo estuvo de acuerdo como uno de sus hijos.

 Durante la guerra de Troya

Casandra, permanece durante toda la guerra de Troya, vaticinando que sería devastada la ciudad, especialmente quien le prestaría atención. Su hermano Héleno, era quien creía ciegamente en sus predicciones, por lo que intento huir de la ciudad, es cuando es apresado por los cabecillas griegos.

La profética Casandra, igual adivino a su primo y cuñado Eneas que él, sería el único que escaparía de los cabecillas troyanos, cuando la ciudad estuviera ardiendo en fuego, y que se iría a las costas de Italia para crear en ese territorio una nueva Troya, de su linaje apareció la conocida ciudad de Roma.

Una vez que los griegos, simular que salieron nuevamente para su nación, dejaron como huella un caballo de madera, Casandra alertó a los troyanos de lo malévolo que era ese obsequio. Observando, que ninguna persona le obedecía, ella misma agarró un hacha y una antorcha, y se fue donde estaba el caballo de madera, a encenderlo en fuego. Los Troyanos, en ese momento, la ofendieron y le exigieron que se fuera del territorio.

Intentando distraer a la muerte, que le esperaba cuando los griegos asaltan la ciudad, Casandra, se escondió en el Santuario de Atenea, donde se aferró a la esfinge de la diosa, rogando que la protegiera. Donde fue hallada por Áyax Oileo, abrazada a la figura.

Después de la Guerra de Troya

Cuando Casandra, llega al recinto de los griegos, fue entregada como esclava a Agamenón, rey de Micenas, quien quedó enamorado de su espectacular belleza, por lo que la convierte en su mujer.

Estando consciente del destino que lo esperaba, Casandra, cedió a aceptar la voluntad de su amo. Ciertas versiones, relatan que en el retorno a Micenas, Agamenón la embarazo de una pareja de gemelos.

Una vez que el rey de Micenas, retorna a su casa, su esposa Clitemnestra, pudo realizar su meditada venganza y verla cumplida, por el fallecimiento de su hija Ifigenia. Luego de simular una armoniosa bienvenida a su marido.

Clitemnestra, planificó su muerte para que fuera ejecutada por su amante Egisto, el deseo de la mujer estaba por llevarse a cabo. Clitemnestra, autorizó el asesinato del rey, mientras se bañaba. Una vez que fallece Agamenón, la vida de la concubina estaba en peligro, Clitemnestra, autorizó que la asesinaran a Casandra, quien ya conocía que la muerte la esperada con su llegada a Micenas. A continuación les presentamos unos enlaces donde puede encontrar información que le encantará:

(Visited 694 times, 1 visits today)
Categorías Griega

Deja un comentario