La Inmaculada Concepción de Murillo

En este artículo hablaremos sobre la venerable Inmaculada de murillo conoceremos un poco de qué trata su historia sus características como pintura, la realización de ella a manos de quién fue, su valor histórico como arte, y cuál fue su relevancia en la Iglesia, también conocerás  cómo la han preservado a lo largo de los tiempos ya que fue unas de las últimas obras más importantes de la época  en la que fue hecha .

inmaculada de murillo-1

Inmaculada de Murillo

Este arte data desde mil seiscientos sesenta y mil seiscientos sesenta y cinco, es un óleo sobre lienzo,  de 274 x 190 cm. Uno de los temas de la historia del arte español, en este asunto es oportuno de tomar en consideración a Murillo como el retratista por excelencia del asunto de la Virginal Concepción. Evidentemente no es el autor de esta representación pictórica, que ya se venía utilizando en España a partir de mediados del período XVI, no obstante, es el más considerable de sus expositores.

En los tiempos de Murillo habían finalizado ya en Sevilla las disputas causadas en la segunda década del siglo XVII entre franciscanos y dominicos acerca del hecho de si la Virgen María fue impoluta o no en el instante de su embarazo, suceso que sobresalió con un abrumador triunfo filosófico de los originarios sobre los segundos. Efectivamente, los franciscanos conservaban una teoría optimista inmaculadista que al mismo tiempo compartía con entusiasmo la población sevillana.

Descripción de la Inmaculada de Murillo

Imagen de cuerpo fragmentado; al frente, el creciente de la luna y a los lados, seis querubines. Los colores de la túnica y el manto, el cabello libre, las manos entrelazadas sobre el pecho y la mirada elevada y devota nos muestran que estamos ante la representación de la Virgen  y la luna creciente nos afirma que estamos frente a la Inmaculada Concepción, que en las interpretaciones de cuerpo completo se personifica siempre a sus pies.

Es atractiva en esta Gloriosa imagen al igual que en las demás obras del pintor la disipación de los acostumbrados emblemas de las Letanías lauretanas, plegaria a mariana que se vincula muy continuamente con las representaciones pictóricas inmaculista. En preferencia de ellos, Murillo ingenia alrededor de María una enorme gloria de querubines, pintados en las muchas diferentes conductas con un trazo muy desarticulado, que consigue fusionar las imágenes con la ambiente celeste. Los semblantes de la Purísima María y de los serafines son bastantes realistas y poseen muchos detalles.

inmaculada de murillo-2

Bartolomé Esteban Murillo. La realización

Bartolomé Esteban Murillo nació en Sevilla, fue bautizado el primero de enero de mil seiscientos dieciocho, falleció en mil seiscientos ochenta y dos el tres de abril, fue un artista barroco español. Educado en el naturalismo tardío, prosperó hacia las técnicas mismas del barroco pleno con una impresión que de vez en cuando anticipaba el movimiento artístico en varias de sus más características y copiadas confecciones emblemáticas, como lo es la Inmaculada Concepción o el Buen Pastor en imagen pequeña.

Con un distintivo sustancial de la escuela sevillana, con gran número de estudiantes y seguidores que transportaron su predominio hasta una fecha bien elevada del siglo XVIII, Sandrart quien era un historiador de arte, pintor y grabador de artes alemán del siglo XVII introdujo una fabulada biografía   muy corta en su instituto Picture Eruditse de mil seiscientos ochenta y tres con el Autorretrato del retratista grabado Richard Collin.

Limitado por los clientes, la mayoría de sus obras están hechas por trabajos de carácter religioso consignados a las iglesias y monasterios sevillanos, con la diferencia de otros destacados artistas españoles en su época, labró también la pintura de género de manera prolongada y emancipada a lo largo de gran parte de su carrera.

En este vídeo te invitamos a ver un poco sobre la de biografía y trabajos de el pintor Bartolomé Esteban Murillo.

Importantes Trabajos de Murillo

No obstante se pudiera considerar lo opuesto, en parte debido a la notoriedad con la que Murillo ha caminado hacia el auge, éste pintor no es tan sólo uno, de enaltecidas y dulcificadas vírgenes. Si bien es cierto que es sencillamente identificable por el uso de colores brillantes, de ligeras incorporaciones y de ilusiones distinguidas y contenidas, aunque no es la única clase de pintura a la que se entregó; en realidad su arte sobre llevaría una transformación a partir los originales temas de corte tenebrista de su adolescencia.

Con los que recoge el coexistir en los sectores más pobres de Sevilla, incluso las lindísimas y serenas inmaculadas de finales de sus años. Asimismo, modelos de costumbrismo realista se pueden apreciar lienzos tales como el titulado Niños comiendo Melón y Uvas, o Vieja Espulgando a un Niño, en los cuales también sale uno de los contenidos periódicos de Murillo: la niñez, que surge personificada de forma anecdótica, participante en las obras marianas, e inclusive con una efecto trágico.

Afamados son sus retratos religiosos, en los cuales personifica lo asombroso de una forma natural, diversas veces según iconografías de lo diario, así como ocurre en la ya indicada Sagrada Familia del pajarito, e incontables son sus Inmaculadas, bellas, pulcras, tiernas y melodiosas (del Escorial, de la Media Luna, Concepción), al igual que ocurre con aquéllas estructuras de vírgenes con niño.

inmaculada de murillo-3

Historia y valor de la Inmaculada de Murillo

El Museo del Louvre fue quien adquirió la obra en mil ochocientos cincuenta y dos, por una asombrosa cantidad de 615.000 francos; esto la pondría posiblemente en categoría de ser la más costosa del mundo en aquel tiempo. Esta pintura se exhibió casi cerca de un siglo en el Museo de Louvre, tiempo en la cual la obra de Murillo fue perdiendo valoración.

Eso favorece la explicación de que el Régimen de Vichy cediese a facilitársela a Franco dentro de un trueque de pinturas en mil novecientos cuarenta y uno, al igual que la Dama de Elchey otras piezas del Tesoro de Guarrazar, la obra de Murillo entró en el Prado, en tanto que las otras obras fueron al Museo Arqueológico Nacional (La Dama, como garantía de Prado 1971).

La Gloriosa Soult pasó por el estudio del Museo del Prado en mil novecientos ochenta y uno, esto era para la elaboración de una exhibición en honor a este autor, siendo encargado Federico Sopeña. El conocido en aquel entonces restaurador del Prado Antonio Fernández Sevilla, se dedicó a su método superficial. En el transcurso del año 2009 la obra estuvo llevada a más de un arduo proceso de reconstrucción en obradores del museo.

inmaculada de murillo-4

Otras características de la inmaculada de murillo

Las Vírgenes de Murillo se caracterizaron por una finura y una elegancia exclusiva a la imagen femenina y tierna. La sensibilidad, lo agradable y lo delicado son nombres particulares de su trabajo. Justamente, en esta se distinguen con facilidad. El autor sevillano realizó un lienzo armónico y pacífico, en la que priorizan el equilibrio compositivo y expresivo, con una sutileza jamás agitada por emociones extremas. Excelente pintor y un gran proyectista, imagina sus iconografías con un delicado razonamiento de la divinidad y con melodiosa cordura, lejano del dinamismo de Rubens o del melodrama italiano; María tiene sobre si un manto blanco, insignia de pureza, y túnica azul, el distintivo de perpetuidad.

Significado

Se forma con la Concepción Inmaculada de Murillo un ejemplo diferente y pictórico que surge mezclado al anuncio de la Contrarreforma. Es la alusión emblemática de la mujer del Apocalipsis sometiendo a Lucifer (mixtura de víbora, reptil y ave rapaz según San Isidoro), sin embargo la culebra no se visualiza en la obra. Parece una pintura realista; más sin embargo está saturado de emblemas. La veneración a la Virgen se vincula con el de otras Hermosísimas Diosas Madres de la Antigüedad mediterránea.

El pintor y su época

Si bien en España se dieron durante el siglo XVII unos conflictos monetarios y políticos, es un tiempo de ostentación cultural (“Siglo de Oro”). Al ser el capitalismo casi irreal, la clientela de los artistas está formada fundamentalmente por los santuarios y monasterios, millonarios e importantes. Los ilustres y el Parlamento optan por pintores extranjeros. De ahí que la mayor parte del lienzo sea religiosa contrarreformista. Escasamente existe obra mitológica y tampoco histórica, el panorama es insuficiente. Se labra la posada y la imagen. En la segunda parte de siglo por autoridad flamenca (Rubens) y veneciana se desenvuelve el barroquismo, un género más hacendoso y pintoresco. A este tiempo corresponde Murillo.

Inmaculada de Soult

Dificultosamente logramos hallar en la historia de la pintura universal iconografías más notorias y representadas que las Inmaculadas de Murillo. El entusiasmo mariano presente en España causó la ejecución de una gran cifra de Vírgenes, recalcando igualmente las de Zurbarán, Ribera o el mismo Velázquez. No obstante será Murillo, con esa hermosura exclusiva que poseen sus Vírgenes, quien las perpetuó.

La distinguida como Inmaculada Concepción de Soult debe su apelativo a que fue hurtada por el mariscal Soult durante la Guerra de la Independencia y se la quedó en posesión. Arribó a Madrid en 1940 gracias a un acuerdo con el Estado francés. Fue pedida por Don Justino de Neve, canónigo de la catedral de Sevilla, para la capilla del Hospital de los Honorables Sacerdotes de dicha ciudad, del mismo modo se la distingue como la Inmaculada de los Venerables.

La estructura se asienta en un triángulo, cuyo ángulo superior es la cabeza de la Virgen; inclusive para aumentar esa impresión triangular ha ampliado la imagen de María en la parte baja. La luz brillante que resplandece la escena ocasiona un evidente efecto meteorológico que disuelve los alrededores, estableciendo a su vez una enérgica contraposición que induce mayor actividad, formando de ésta la más barroca de sus Vírgenes.

En este vídeo verás una pequeñas síntesis de la vida del pintor Murillo.

Tradición de la Inmaculada de Murillo

La costumbre indica que Murillo en ese tiempo se negó a apartarse de la Inmaculada  salvo que le cancelarán el doble de lo acordado, incremento que fue aceptado por los religiosos sin dificultad. A partir de ese tiempo la obra siempre reposó en su lugar originario luego que en 1810 sería decomisada por los francos y situada en el Alcázar. Su formidable tamaño de allí que sea distinguida como “La Grande” la defendió de ser transportada a Francia por lo que en 1812 fue restituida al monasterio en donde persistió hasta la Desamortización de 1836.

Murillo manifiesta en este trabajo uno de sus primeros ensayos por modificar las representaciones artísticas de la  Virgen, incluyendo la eficacia y el movimiento propio del Barroco. Probablemente el sevillano observó cierto tallado de la Purísima ejecutada por Ribera en 1635 para las Agustinas en la que salen elementos visiblemente renovadores.

Resumen

La Inmaculada Concepción es el indulto por la cual, María habría sido concebida sin pecado de todos los provenientes de Adán y Eva. Cuando discutimos sobre la concepción divina de María, no apuntamos a su maternidad virginal, sino a la pureza de su madre Santa Ana, que en el pensamiento de Dios Padre absolvería a la Virgen del Pecado Original y que, según los dogmáticos de la Edad Media, se trataría de una Conceptio Passiva y no de una Conceptio Activa.

La confección del dogma y la defensa anticipadamente de la disciplina de la Inmaculada Concepción ha sido dificultosa y diligente, permitiendo ver la lucha de las dos fisonomías más distintivas de la Iglesia; franciscanos y dominicos.  La Inmaculada Concepción de Murillo es una obra de arte que encierra toda la creencia de los cristianos.

Si te ha parecido interesante el artículo te invitamos a que visites los siguientes link:

¿Qué es el Temperamento? Tipos y características

Reflexiones para un drogadicto ¡Conócelas!

Descubre ¿Como Rezar la Novena a la Virgen Del Carmen?

(Visited 47 times, 1 visits today)

Deja un comentario