¿Qué es el Temperamento? Tipos y características

En este artículo vamos a hablarte sobre lo que es el temperamento, sus diferentes características, los tipos de temperamento que existen, como estos influyen en la vida de un individuo y si en la medida que transcurre el tiempo si estos influirán en el desarrollo personal. Te invitamos a que leas el artículo para que conozcas un poco sobre este tema.

que es el temperamento-1

¿Qué es el temperamento?

El temperamento es la singularidad e ímpetu propio de las aficiones mentales y de la distribución imperiosa de ánimo y estimulación. La expresión viene del latín temperamentum:medida’. Es la forma normal con la que un individuo se interrelaciona con el ambiente.

En algunos casos es hereditario y no intervienen los elementos superficiales (únicamente si esas estimulaciones sean excesivamente intensas e invariables); es el manto instintivo-afectiva del temperamento, en donde el intelecto y la voluntad son los que formaran el carácter (y es aquí donde sí contribuye el entorno).

Emplea igualmente la destreza para ajustarse, el modo anímico, el vigor, capacidad de dinamismo, la docilidad, y la disciplina; el temperamento es la naturalidad normal que cada individuo posee y es único en cada uno según sea las tipologías del sistema nervioso.

¿Cuáles son los tipos de temperamentos?

En cada clase de temperamento de los individuo se habitúa a ser comprendida como el orden principal por sobre de la cual se edifica la originalidad de cada uno, con todos sus detalles y peculiaridades.

En los últimos tiempos esto quiere decir que el término temperamento se ha utilizado para hacer apunte a la genética de cada uno, la parte que se puede adquirir de nacimiento de la personalidad.

Por consiguiente, esto significa que el carácter de cada uno se mantendría casi intacto independientemente de los sucesos que nos ocurran  y la manera en el que aprendemos a gestionar nuestros sentimientos.

Y ¿cómo surge la idea de que los individuos tenemos diferentes clases de temperamentos que nos distinguen los uno de los otros?, la respuesta se encuentra en la teoría de los cuatro temperamentos básicos, la cual se origina  de la idea de que nuestra forma de ser depende de diversas tipos de materias, o “humores”, que se encuentran en nuestro organismo.

La proposición de los cuatro humores

Una de las principales figuras históricas en exponer la hipótesis de los cuatro humores que luego daría paso a la teoría de los temperamentos fue el medico griego Hipócrates.

Cerca de de los períodos V y IV en la vieja Grecia en donde residió Hipócrates, existía una creencia de mucha importancia de que todo lo que vive en el mundo tenía una composición mezclada por unos cuantas sustancias combinadas entre sí.

Hipócrates amparó esta perspectiva al respaldar la idea de que el organismo del ser humano está constituido por cuatro elementos principales, igualmente llamadas humores, para Hipócrates, estos humores son los siguientes:

  • Sangre: su compuesto asociado es el viento
  • Flema: el cual su componente es el agua
  • Bilis amarilla: que pertenece al fuego
  • Bilis negra: está corresponde a la tierra

Clasificación de los temperamentos

En siglos anteriores se realizó una clasificación del temperamento; esta fue hecha por Hipócrates, médico griego quien con su colega Galeno logró diferenciar  cuatro clases de temperamento, tomando en consideración  la irradiación del espíritu por el intercambio de los distintos humores del organismo humano

De acuerdo a esto existen los siguientes tipos de temperamento: sanguíneo, colérico, melancólico y flemático, los cuales serán explicados  a continuación:

Sanguíneo

Este temperamento está caracterizado por tener una alta susceptibilidad, posee muy poco porcentaje de actividad y asentamiento de la atención y con una muy modesta reactividad al entorno

Es propio del sistema nervioso una módica conveniencia a la actividad, es sociable y muestra una gran docilidad a los cambios que sufre su entorno.

Tipologías del temperamento sanguíneo:

  • Esta caracterizado por ser un individuo afectuoso, alegre, enérgico. Le gusta disfrutar de la vida siempre y cuando se pueda.
  • Naturalmente es flexible, a las alteraciones externas se les hace muy posible un acceso en su interior en donde inducen a una avalancha de contestaciones.
  • A la hora de tomar decisiones se inclina más por la parte susceptible que en la observación.
  • Se comunica de manera muy fácil por eso se considera abierto.
  • Su capacidad de disfrutar las cosas es original y por ende las demás personas se contagian de su ánimo que amante a la diversión.
  • Esta clase de individuos habla primero y luego es que actúan, son abiertos, eficaces y muy instintivos.

Colérico:

Se caracteriza por ser una clase de sistema nervioso, veloz y excéntrico. Tiene un muy baja la sensibilidad y es muy activo, es altamente concentrado en la actividad cognitiva, también posee alta reactividad a las estimulaciones del medio y muy alta reciprocidad, es receptivo a los cambio del medio ambiente. En el momento que se le hace una definición se irrita y no le agrada, intenta de silenciar a los demás a la fuerza cuando estos se lo dicen.

Es muy dinámico, veloz, muy positivo en sus disposiciones. Es autodidacta y ante todo es independiente; es abierto aunque no mucho como los de temperamento sanguíneo. Estos se trazan metas y propósitos. Son muy codiciosos; estiman velozmente e intuitivamente y distinguen ágilmente los impedimentos que se encuentren cuando buscan un alcanzar un objetivo.

Rasgos del temperamento colérico  

  • Estas personas son muy fogosas, vertiginosas, dinámicas, practicas, son bastantes aptas y autónomas.
  • Son muy decididos y seguros en sus resoluciones, tanto para ellos como para otros individuos, la cual tratan de imponerlas.
  • Es abierto, no tanto como el temperamento sanguíneo.
  • Usualmente prefiere el dinamismo.
  • Es una persona que no procura de estímulos ambientales, al contrario él hace estimular el ambiente con sus ideas y propósitos.
  • Es de los que se fijan objetivos altos, ya que cree en que puede hacerlo, sin embargo algunas nos las lleva a cabo; claro está que no es porque no tenga la capacidad si no por tiempo o porque ya no le interesa.
  • Es carácter imperioso y manipulador  para poder lograr sus propósitos.
  • Siempre pretende hacer lo que desea

Flemático

Fundamentado en una clase de sistema nervioso lento y moderado está caracterizado por poseer poca susceptibilidad pero una alta actividad y concentración de la atención; es propio de su sistema nervioso con muy poca reactividad a los estímulos del medio, con una pausada conformidad de la acción a la reactividad, es modo retraído y tiene muy poca tolerancia a las variedades del entorno.

Es de tipo sereno, no se sale de sus cabales y no se molesta fácilmente; por el equilibrio que tiene, es el más amable de los temperamentos. Evita un poco  no estar muy involucrado en las acciones de los otros, le es natural ser indiferente, pero lo acompaña un gran elocuencia, no le interesa llevar un liderazgo, aunque pudiera ser uno muy bueno.

En este vídeo te invitamos a conocer los cuatro tipos de temperamentos que posee el ser humano y algunas de sus características.

Peculiaridades del temperamento flemático:

  • Es una persona serena, aplacada, que jamás se altera, posee un punto de ebullición tan alto que casi ni se enoja.
  • Son de carácter sensato, inalterables, y muy equitativos.
  • Son individuos precavidos y metódicos.
  • Usualmente, es la naturaleza de personas muy competentes y ecuánimes.
  • Están caracterizadas por ser indiferentes y a la hora de decidir lo hacen con todo su tiempo.
  • Son partidarios de vivir felices, gustosamente y sin discordancias.

Melancólico

Fundamentado en una clase de sistema nervioso frágil, tiene una capacidad alta de comprensión. Actividad y juicio en un alto nivel para la atención, pero una baja reactividad a los estímulos del medio  y tiende a ser bajo en la reciprocidad de la actividad a la reactividad; es de carácter retraído y de poca flexibilidad a las variaciones del ambiente.

Es bondadoso, detallista y metódico; es muy sentimental. Es proclive a ser retraído. Pero aunque si puede ser de modo abierto, no es de los que les urge conocer personas al contrario que se acerquen a él. Sus propensiones minuciosas y su seriedad lo hacen ser de fiar.

Puesto que no consienten el abandono de alguien cuando más lo necesita, también tiene una gran predisposición que le sirve mucho para culminar lo que inicio. Aunque es un poco dificultoso persuadirlo de comenzar alguna idea, esto es porque analiza lo que tiene provecho o no de alguna circunstancia.

Características del temperamento melancólico:

  • Este es el más rico y complejo de todos los temperamentos.
  • Tiende a originar sujetos metódicos, caritativos, diestros y meticulosos.
  • En lo natural son susceptibles, proclives en ocasiones a la depresión.
  • De vez en cuando son más retraídos, aunque por la preponderancia de sus emociones, es capaz de lograr una diversidad de capacidades.
  • Es propenso a cambios emocionales muy violentos, por eso es fácil que se moleste.
  • Le molesta que lo interrumpan cuando está concentrado realizando alguna cosa sustancial.
  • Cuando se enamora lo hace con seriedad y muy fácilmente.

Rasgos del temperamento biotemperamental o naturalista

Una cantidad considerable de científicos despertaron un gran interés por un nuevo temperamento, que lo llamaron Biotemperamental o naturalista, que va en crecimiento al mismo tiempo que va desarrollándose el individuo en la sociedad. Sus principales características son:

  • Afinidad por sus habilidades
  • Comparte sus atributos con los demás

Temperamentos combinados

Determinando que en efecto no hay individuo que tenga solamente un temperamento en su personalidad, estos se acrecentaron, como suplemento de la categorización de los cuatro temperamentos, las mezclas de estos, en donde uno de los temperamentos es dominante y otro (u otros) es/son secundarios(s); por ejemplo, se dice del individuo con temperamento COL-MEL, cuando el temperamento COL es el dominante y el MEL es el suplementario. Por lo tanto, se tienen las distintas combinaciones, MEL-COL, FLEM-SAN, FLEM. Entre otros.

Algunos detalles a considerar

Ya estando al tanto de que el temperamento es propio de cada individuo, debemos saber también que estos pueden ser educados, el temperamento colérico, por colocar un ejemplo pudiera adiestrar sus arranques de rabia y así no ser tan impulsivos y el depresivo pudiera educar su dificultad depresiva.

No hay temperamento que aventaje a otro, cada uno posee sus propias facultades y fallas. Esto dependerá de cada individuo y de cómo él  manipule su temperamento para así sacar algunos beneficios de este.

La teoría de los cuatro temperamentos y la psicología

El trabajo de Galeno fue un alusivo por varias épocas de la historia, más sin embargo hoy en día no se considera válida en ninguna especialidad médica ni en la psicología.

¿Por qué sucedió esto?Porque por  un lado, no se prescribió sobre doctrinas y composturas filosóficas admitidas hoy en día (la teoría humoral) y por otro lado, que la forma en el que se relatan los diferentes temperamentos es muy confusa.

Importancia de conocer el temperamento de los hijos

Es muy importante conocer el temperamento de nuestros hijos; más si tienes varios, lo más probable es que te sorprendas ya que conocerás y te percatas de que cada uno tiene su propia personalidad y que la irán desarrollando aún más en la medida de que ellos vayan creciendo, algunos pueden ser de temperamento suave y calmado, en tanto otros son agradables y  amorosos.

Algunos se adecuan fácilmente a los cambios, pero otros necesitan mucho más tiempo para estos.Inclusive los chicos que fueron criados por los mismos padres, bajo el mismo techo, con igual formación cultural,  verán la vida de distintas maneras.

Te invitamos a ver en este vídeo las características y clasificación de los temperamentos, ¿cuál es el tuyo?

Cuando hablamos de temperamento estamos refiriéndonos a nuestros atributos individuales y de cómo respondemos ante la vida. Especialistas e investigadores habitualmente distinguen que el ser humano puede presentar algunas de las características que a continuación se destacan:

  • Ímpetu emocional
  • Nivel de actividad
  • Pasividad a la frustración
  • Renuencia a nuevos individuos
  • Reacción al cambio

Cada individuo nace con distintas y únicas peculiaridades de temperamento y personalidad. La naturaleza del temperamento no es ocasionada por alguna cosa que hayas experimentado o no, mucho menos que se haya generado por la cultura, más sin embargo el entorno de un niño pudiera jugar un papel significativo en cómo se distingue así mismo y en cómo se adecua a la vida. Conocer el temperamento de tu hijo te puede ayudar a entender mejor sus exigencias.

Algunos consejos para seguir:

Adapta tu estilo parental a su personalidad

Determina el temperamento de tu hijo, reflexiona sobre su comportamiento usual. ¿Le complace conocer nuevas personas y percibir algunas cosas nuevas o necesita algo de tiempo para entrar en escenarios de sociabilidad. Tal vez ajusta en el medio. ¿Tu hijo percibe las emociones intensamente, partiendo desde la alegría intensa hasta el enojo exagerado o habitualmente sereno?

Reconoce los distintos temperamentos y acéptalo

A tu pareja y a ti les gusta conocer más personas, sin embargo tu hijo prefiere mejor quedarse en casa. A menudo hay una diferencia entre la naturaleza del niño y el temperamento de los papás, esta discrepancia puede provocar problemas. Razonar sobre tu propia naturaleza y el de tu hijo te da la oportunidad de retroceder, ver con más claridad y ser más tolerante. En vez de rendirte podrías pensar sobre las soluciones. por dar un ejemplo, tu puedes socorrer a tu hijo tímido aportándole algunos consejos ante una nueva realidad.

Proporciónale referencias acerca de  cómo debe contestar. Una gran idea sería que participare en equipos pequeños en vez de reuniones grandes, en la medida que sea posible. Es muy positivo negociar ante esta escenario así lo encuentran los padres. Por ejemplo: “Estoy al tanto de que no te agradan las reuniones. Estemos unos cuarenta y cinco minutos y prontamente volvemos a casa”

Conserva tus exigencias separadas

Existe otro reto muy frecuente y es el apartar las necesidades y el temperamento propio al de nuestros hijos. Algunos padres podrían pensar que un niño “necesita” mucha interacción con personas nuevas y en realidad son los mismos padres quienes lo quieren así. Estar al tanto o conocer bien tu propio estilo parental y sus necesidades puede hacer que veas a tu hijo como individuo.

Intercede por tu hijo

En la cultura que vivimos hoy en día a los niños que son más calmados solemos premiarlos. Si en tu hogar tienes un niño que es muy enérgico y de carácter fuerte, probablemente en cierto momento te habrás sentido criticado por familiares o amistades.

Comprender que las peculiaridades del temperamento son únicas e innatas pueden ayudarte a quitarte esa carga de tus hombros, haciéndote ver esas peculiaridades de tu niño como una virtud.

Tampoco esto te coloca en un lugar superior para contestar ante los observaciones negativas de manera que favorezcan a tu hijo, por ejemplo, “Sí, goza de mucha energía y es autónomo. Sabe debidamente lo que desea. Todavía está trabajando la manera de cómo instruirse en la negociación”.

¿Qué características deben observar los padres?

Esto lo comenzaremos con los bebés, ya que es importante que te fijes desde el principio, existen algunas características que pueden observar fácilmente:

Actividad: ¿cuánto movimiento realiza el bebé?, ¿hace mucho movimiento cuando duerme o cuando los estás cambiando? o ¿duerme tranquilo, se deja cambiar fácilmente?

Estado de humor: ¿se ríe con frecuencia? ¿Usualmente está contento?, o ¿está casi siempre como enfadado o quejándose?.

Irritabilidad o frustración: ¿llora o se enoja fácilmente por cualquier cosa como  un ruido, que alguien platique fuerte, o cambiarle el pañal?, o ¿llora con más intensidad cuando le molesta el  hambre ,pañal mojado o llora poco?, ¿se queja menos, como responde cuando no logra alcanzar un juguete?.

Atención y perseverancia: ¿cómo se fija en algo nuevo?, ¿es fácil llamar su atención con algo cuando está enojado?, ¿es muy perseverante cuando quiere agarrar alguna cosa?, “llamar la atención”, o ¿se da por vencido con facilidad?.

Adaptación a los cambios: ¿Cómo acepta la cosa o a las personas nuevas?, ¿Cómo se adapta cuando se cambia la rutina?, o ¿no le agradan los cambios?.

Regularidad: ¿se ha adaptado rápido a los horarios regulares para dormir?, comer entre otros.

Características propias de un niño 

 Para entender la naturaleza de un niño, debemos tener en cuenta por sobre todas las cosas, que un chico es una persona adulta en miniatura y solamente se diferencia de los adultos por ser tremendos y no estar quietos.

Provocamos muchos trastornos en el comportamiento de los niños en el momento que les pedimos una madurez mayor a la que se le pude pedir en etapa de desarrollo y su edad. Ellos pasan por distintas etapas hasta llegar a la madurez  y la conducta que los adultos deseamos.

En conclusión debes tratar de “leer” las necesidades de tu bebé, su comportamiento, como son sus reacciones, les aseguro que va a ser muy gratificante  y les va servir de mucha utilidad para su crianza y que tú le ayudes a ser un niño feliz.

Si te ha interesado el articulo y te servido de ayuda, compártelo entre tus amistades, también te invitamos a ver los siguientes link:

Reflexiones para un drogadicto ¡Conócelas!

Piedra Alumbre: ¿Para qué sirve? Y sus beneficios

¿Cómo vivían los primeros cristianos? ¡Sorpréndete!

(Visited 142 times, 1 visits today)
Categorías Dudas

Deja un comentario