Los dioses mesopotámicos más importantes

Conoce en el siguiente artículo cuáles fueron los principales y más importantes dioses mesopotámicos y la función que tenían cada uno de ellos en las diferentes ciudades de la región de Mesopotamia. Este post, seguro le parecerá interesante!

Dioses mesopotámicos

Dioses mesopotámicos

En esta oportunidad queremos realizar un interesante viaje por una de las culturas más impactantes de todos los tiempos. Estamos hablando acerca de la mitología de Mesopotamia, especialmente sus dioses. Los dioses mesopotámicos son las entidades espirituales pertenecientes a la mitología que nació en las civilizaciones mesopotámicas que vivieron en el Medio Oriente durante la Edad Antigua.

Antes de conocer un poco sobre los principales dioses mesopotámicos es necesario hablar brevemente acerca de la ubicación de esta región y cómo fue su cultura. Mesopotamia es una región histórica que se encuentra situada en Oriente Próximo. El nombre de esta región significa “dos ríos” dado a que la misma se localiza entre los ríos Éufrates y Tigris.

Hoy en día la región de Mesopotamia ocupa una buena parte de Irak y porciones de Siria. Durante la época de la antigüedad vivieron varias civilizaciones en estos territorios, principalmente Asiria y Babilonia, ésta última que a su vez se dividía e Acadia y Sumeria. Es importante destacar que a lo largo de la historia no hubo una unión en cuanto a todas las creencias culturales mesopotámicas.

A pesar de ello, la religión que más logró destacarse por encima de las demás y la que incluso pudo hacer que todos compartieran parte de sus elementos fue la religión de la sumeria. La historia nos indica que los dioses acadios, sumerios y babilonios fueron los mismos, compartiendo de esa manera su sistema de creencias politeístas.

Dioses mesopotámicos

La realidad es que en esta región existieron una incontable cantidad de dioses y al haber tantas deidades, la creencia indicaba que cada uno de ellos se dedicaba a alguna actividad o respondía a algún fenómeno en específico. Según la cultura, los dioses mesopotámicos fueron los encargados de la creación del universo y con el paso del tiempo fueron naciendo nuevos dioses que abarcan diferentes ámbitos de la vida y a quienes las personas rendían adoración.

Mitología de Mesopotamia

Antes de conocer cuáles fueron los principales nombres de dioses mesopotámicos es importante hacer una breve parada para hablar un poco sobre la mitología de Mesopotamia, nombre que se le da al conjunto de mitologías de las civilizaciones mesopotámicas anteriores a la civilización persa: Sumeria, Acadia, Asiria y Babilónica.

La primera de estas civilizaciones de la que haremos mención es de Sumeria cuyos habitantes se caracterizaron por practicar una religión sincretista con una impresionante cantidad de dioses, demonios y espíritus que representaban fuerzas naturales o presencias en el mundo, al igual que lo haría más adelante la civilización griega. Parte de sus creencias indican que los dioses originalmente fueron los responsables de crear a los seres humanos para que rindieran adoración a los dioses.

Estudiando la historia nos podemos percatar que muchas de las narraciones relacionadas con la religión sumeria son el precedente de historias similares en religiones del Medio Oriente, por ejemplo, el relato bíblico de la creación del hombre, al igual que la narrativa del diluvio universal y el arca de Noé. En pocas palabras, los dioses sumerios tenían mucha similitud con las religiones acadias, cananeas y de otras culturas de Oriente Próximo.

Cosmología

La cosmología mesopotámica revela que el universo apareció por primera vez cuando Tiamat y Apsu, elementos acuosos, concibieron a los primeros dioses Anshar y Kishar de cuya descendencia proviene el resto de dioses sumerios que conoceremos más adelante. La historia narra que la unión de Anu y Ki produjo a Enlil, el señor del viento, quien se convirtió temporalmente en el líder de los dioses.

Tiempo después, Enlil fue desterrado de Dilmun, considerado como el hogar de los dioses, dado a la violación de Ninlil, de la que tuvo un hijo llamado Sin, considerado como el dios de la luna, aunque también recibe el nombre de Nannar. Luego Sin y Ningal dieron a la luz a Inanna, descrita como la diosa del amor y de la guerra y a Utu, dios del sol.

Se dice que durante el destierro, Enlil engendró tres deidades del inframundo junto co Ninlil, el más notable de ellos fue Nergal. Nammu dios a luz al dios Enki, rey del Abzu, abismo acuático. Enki también controlaba los ME, los principios sagrados que gobernaban las cosas básicas como la física y las cosas complejas tales como el orden y leyes sociales.

Divinidades sumerias y semitas

Es importante aclarar que dentro de la mitología mesopotámica no se puede realizar una división clara entre las divinidades sumerias y las semitas. Se podría decir que hay al menos cuatro cosmogonías; la de Eridú, la de Shuruppak, la de Nippur y la de Uruk. En el lenguaje sumerio, la palabra Nin significa indistintamente “señora o señor” y En “señor, dueño, patriarca”. Por su parte Ki es “tierra” y Lil es “aire”.

Mitos sumerios

Cuando estamos hablando sobre los mitos sumerios nos referimos directamente a esas historias de explicación sencilla y que son fáciles de comprender, destinadas a la gente sin mucho conocimiento acerca de la antigua Sumeria. Estos mitos por lo general están plasmados en textos acadios como el Enuma Elish y el Atrahasis. Los mitos tocan temas teológicos, políticos o filosóficos y reflejan aspiraciones expresadas en forma de novelas y poemas.

La mayoría de los mitos sumerios comparten una característica en particular y es la de situar el personaje, por lo general un hombre, en su entorno normal, pero sometido a las fuerzas de la naturaleza, la política o la economía. Los mitos sumerios también pueden considerarse como parábolas y los mismos se encuentran divididos en varios temas.

Por ejemplo, encontramos los mitos que están enfocados directamente en los orígenes de la tierra y de las cosas. También están los mitos que hablan acerca de la organización, cómo fue la fundación de las ciudades, el origen del mundo y los grupos sociales. Mitos relacionados con el contacto de los dioses con los hombres y mitos que se relacionan exclusivamente con el más allá, por ejemplo, el mito de Inanna o el descenso a los infiernos.

Descripción de los dioses de Mesopotamia

Analizando la mitología de Mesopotamia, los dioses mesopotámicos fueron quienes tuvieron la ardua labor y responsabilidad de crear el universo. También narra la historia que con el pasar de los años fueron naciendo nuevos dioses que abarcan distintos ámbitos de la vida y a los que las personas rendían culto y adoración con frecuencia, según sus peticiones.

En esta parte de nuestro artículo queremos conocer junto a ustedes algunas de las características que tuvieron los dioses mesopotámicos más importantes de la historia. Para nadie es un secreto que estos dioses destacaban principalmente por tener un poder sin límites, estaban siempre disputando entre sí y, sobre todo, despertaban un insuperable temor entre los hombres, que habían sido creados exclusivamente para servirles y adorarles.

La historia nos habla sobre algunas de las cualidades que tenían los dioses mesopotámicos, por ejemplo, ellos se mostraban con ciertas similitudes a la de los seres humanos, es decir, se alimentaban, se peleaban, se amaban, se casaban y hasta tenían familias. Se podría decir que estos dioses tenían la apariencia, las cualidades y los defectos de los hombres dado a que habían sido concebidos a semejanza humana.

Los dioses mesopotámicos entonces eran un claro reflejo de la sociedad que los había creado. Se podría considerar como una trasposición a nivel celestial de lo que ocurría en el mundo terrenal. Aunque estos dioses hacían las mismas labores que los humanos, había una gran diferente y era que la muerte les era desconocida. Entre las características de los dioses mesopotámicos estaban la inmortalidad y la posesión de un poder ilimitado y sobrenatural.

Divinidades temibles

Cuando se estudia la historia de los dioses mesopotámicos podemos darnos cuenta de una gran realidad y es que éstas deidades no sólo tenían la huella marcada de lo humano, sino que además eran una proyección de la sociedad misma. Los dioses, al igual que ocurría en la sociedad, estaban organizados en diferentes categorías y su panteón era una reproducción de la organización social.

Dentro de la organización de dioses había un dios soberano, una familia real, al igual que funcionarios, técnicos y ayudantes que constituían el grupo de las divinidades principales o mayores. Por debajo de toda esa organización estaba una corte deidades de menor rango. Como líder de todo este sistema se hallaba Anum, que era el fundador de la dinastía divina y el padre de los dioses.

Acompañando a Anum estaba Enlil, considerado como el dios del viento, además de Enki, el dios de las aguas dulces subterráneas, juntos constituían la gran tríada de los dioses supremos. Además de ellos estaba el grupo de los siete grandes dioses mesopotámicos que era conformado por los dioses Shamash, el dios sol, Sin, el dios luna, Ishtar, la diosa del amor y de la guerra y Ninhursag, la diosa madre.

A pesar de los que muchos pueden llegar a imaginar, este tipo de sistema o de organización celestial no era inmutable, es decir, podía sufrir ciertos cambios y así ocurrió en el II milenio antes de Cristo cuando se produjo en Babilonia la sustitución de Enlil por Marduk, mientras que los reyes casitas de la segunda mitad del II milenio antes de Cristo adoptaron como propios a los dioses tradicionales babilónicos, aunque no renunciaron a los suyos.

Según narra la historia, los hombres tenían la labor de humillarse y temblar ante la presencia de los dioses mesopotámicos, teniendo conocimiento del poder que éstos tenían. Al comprender ese gran poder, los habitantes de Mesopotamia no tenían otra opción que mostrar una actitud de sumisión, de admiración, respeto e incluso temor ante los dioses.

Los hombres en realidad no sentían amor hacía los dioses mesopotámicos, todo lo contrario, lo que sentían era un profundo miedo. Todo lo que ocurría en la tierra tenía un origen divino. Los dioses mesopotámicos estaban descritos como los poderosos amos de los hombres. Por muchos años fueron infinidades de dioses los que reinaron sobre las ciudades de la antigua Mesopotamia, cada uno era servido y adorado por los sacerdotes que les llevaban comida, los vestían y sacaban en procesión.

La morada de los dioses

Según la tradición, cada ciudad perteneciente a la región de Mesopotamia contaba con su dios particular, una autoridad suprema que los protegía de todo peligro y de esa protección dependía en gran parte su prosperidad. De acuerdo a la mentalidad mesopotámica, la ciudad era concebida y fundada para ser la morada de una determinada divinidad.

La morada estaba caracterizada principalmente por la presencia de un templo base es por esa razón que desde el III milenio antes de Cristo, los reyes invirtieron grandes esfuerzos en la construcción y levantamiento de los principales santuarios y así se puede evidenciar en las diferentes inscripciones conmemorativas relativas a la conclusión de trabajos de edificación, reparación y embellecimiento de los mismos.

Es importante señalar que el éxito o el futuro de cada ciudad y reino dependían mucho de la armonía que existiese entre los dioses y reyes. Un largo reinado feliz y años de gozosa abundancia deseó el dios Shamash, dios de la justicia, al rey Yahdyn.Lim por haberle construido un templo magnífico en la ciudad de Mari, en el Medio Éufrates sirio.

Tanto el templo como el palacio constituyen los dos polos de poder en Mesopotamia. En los últimos años la arqueología e investigaciones se han encargado de revelar cientos de templos repartidos a lo largo y ancho de la geografía. Se podría decir que el templo era básicamente la casa del dios, el lugar donde vivía y donde se le rendía culto a diario.

También fue una realidad que a medida que avanzó el tiempo y la historia, las características físicas de la mayoría de estos templos o lugares sagrados fueron cambiando y evolucionando, incluyendo su parte más importante, el llamado lugar santo o sanctasanctórum. Tres elementos se consideraron siempre indispensable en todo templo: El emplazamiento del trono del dios, el lugar de presentación de las ofrendas y la zona donde se preparaban los alimentos o sacrificio de animales.

El servicio en el templo

En cada templo se tenía la tradición de realizar una serie de rituales o ceremonias en honor al dios correspondiente. Los dioses recibían cada día dos comidas mayores y otras dos menores. Se les alimentaba con pan, dátiles y diversos tipos de carnes elaboradas. También bebían vino y leche. Los dioses además recibían todo tipo de cuidados, se le hacía el aseo personal y se adornaba con joyas.

Dioses, demonios, héroes y otros personajes mitológicos

Al comienzo de nuestro artículo dijimos que los dioses mesopotámicos son las entidades espirituales pertenecientes a la mitología que surgió en las civilizaciones mesopotámicas que habitaron el Medio Oriente durante la Edad Antigua. En esta parte queremos hablar acerca de los dioses mesopotámicos principales y la función que representaban dentro de la cultura.

Infinidades de dioses reinaban sobre las principales ciudades de la antigua Mesopotamia. Cada una de las deidades era servido y adorado de gran manera por parte de los habitantes de la región y por los sacerdotes, quienes cumplían con el deber de llevarle comida, vestirlos y sacarlos en procesión para que el pueblo les adorara.

Los dioses mesopotámicos se encargaron de la creación del universo, según la mitología de Mesopotamia. Entre las deidades más importantes o conocidas están:

Kur

De acuerdo a las creencias de los sumerios, el universo antes de ser creado era un mar de agua salada primordial que nació a raíz de Nanmu. En la parte inferior del universo había un océano de agua dulce que era llamado o conocido como el inframundo. Ese era el Kur, también llamado como Irkalla, que se grafica como una serpiente dragón, con gesticulaciones muy terribles y atemorizantes.

An

Luego de la autoproducción de Nammu, nacieron dos dioses llamados An y Ki. An, también conocido como Anu, éste era descrito como el dios del cielo, además del señor de las constelaciones y los astros, para los sumerios. Este dios se casó con Ki y se adaptó entre los babilonios como Marduk y con los sirios como Assur. Es sin duda uno de los dioses más grandes de la historia.

 Ki

Nació de la autoproducción de Nammu. Ki es considerada como la diosa de la Tierra y también es conocida como Ninhursag. Es una de las diosas de mayor importancia del panteón mesopotámico dado a que representa uno de los dos elementos que fueron creados después de que Nammu se segregó: La tierra

Nammu

Origen de creación del universo en su conjunto. A raíz de una implosión personal, Nammu creó a An y Ki. Es una diosa, considerada antes como un abismo, específicamente antes de que desde su interior emergiera el mundo. Su lugar de culto se situó principalmente en la ciudad de Ur.

Enlil

Este dios surgió de la unión entre An y Ki. Se convirtió en el dios de los vientos y fue el más venerado y adorado según la historia debido a que se constituyó como el líder de los dioses. Se hacía responsable de los asuntos relacionados con el aire, desde grandes tormentas hasta la respiración humana.

Ninlil

Fue la consorte de Enlil, por lo que era considerada la señora de los aires. Fue además llamada Sud y vivía en Dilmun, una tierra virginal que era habitada solo por los dioses. La historia dice que mientras que Ninlil se bañaba en el río, Enlil la violó y tras ese hecho fue desterrado de Dilmun. De la violación nación Nannar.

Nannar

Hijo de Enlil y Ninlil. Este dios fue venerado por ser el dios de la luna. Los sumerios lo conocen como Nannar pero los babilonios y arcadios lo reconocen como Sin. Llegó a ser dios supremo del panteón y fue considerado el padre de la sabiduría.

Nigal

Madre de los hijos y compañera de Nannar, también fue conocida como Ningal y es llamada la diosa de la luna y de las cañas. Fue venerada por pastores de ganado vacuno al igual que su esposo.

Inanna o Ishtar

Fue la diosa del amor, la belleza y la fertilidad. En la mayoría de los casos es representada como una mujer desnuda, por lo que se le relaciona con la diosa de la sexualidad.

Utu o Shamash

Era llamado el dios de la justicia y del sol.

Erra

Fue considerado como el dios de la guerra, de las revueltas, de los alzamientos y de cualquier movimiento armado.

Enki

El dios de la tierra. Su función fue la de crear hombres bajo el amparo de las deidades.

Marduk

Dios supremo en indiscutible de los babilonios.

Lista de dioses mesopotámicos

  • Adapa: Primer rey
  • Anat: diosa de la fertilidad y la guerra
  • Anshar: padre del cielo
  • Anu: el dios del cielo más elevado
  • Antu: diosa creadora
  • Apsu: el gobernante de los dioses y de los océanos subterráneos
  • Assur (mitología): dios nacional de los asirios
  • Atrahasis: Protagonista del poema épico del mismo nombre**
  • Baal: deidad superior a todas las demás y principal dios de los Caldeo-Asirios
  • Damkina: diosa de la madre tierra
  • Dumuzi: dios de la vegetación
  • Ea: dios de la sabiduría
  • Emesh: dios de la vegetación
  • Enbilulu: dios a cargo del Éufrates y el Tigris
  • Enmesarraa: dios de las leyes
  • Endursaga: dios heráldico sumerio
  • Enkimdu: dios de los ríos y canales
  • Enlil: dios del clima y las tormentas
  • Enten: dios agricultor
  • Enurta: dios de la guerra
  • Ereškigal: diosa del inframundo
  • Erra: dios de la guerra, disturbios y revueltas
  • Gilgameš: héroe de la gran epopeya de Gilgameš posterior al diluvio
  • Geshtu-E: dios menor de la inteligencia
  • Gugalanna: consorte de Ereshkigal
  • Gula: diosa de la sanación
  • Hadad: dios del clima
  • Huwawa: guardián del bosque de cedros de los corazones
  • Inanna: diosa del amor y la guerra, protectora de Uruk
  • Ištar: diosa del amor
  • Isimud: dios mensajero
  • Ishkur: dios de las tormentas y las lluvias
  • Kabta: dios responsables de los picos, palas y moldes de ladrillos
  • Kingu: marido de Tiamat
  • Kishar: padre de la tierra
  • Lahar: diosa del ganado
  • Marduk: dios nacional de los babilonios
  • Mummu: dios de las neblinas
  • Mushidama: dios puesto a cargo de los edificios y las casas
  • Mušḫuššu: animal mitológico
  • Nabu: dios de las artes de escribir
  • Namtar: dios sirviente en el inframundo
  • Nannar: dios de la luna
  • Nanshe: diosa de la justicia
  • Nergal: dios del inframundo
  • Nidaba: diosa de la fertilidad y la escritura
  • Ninazu: dios secundario del inframundo
  • Ningal: diosa de las cañas
  • Ningikuga: diosa de las cañas
  • Ningizzida: dios del árbol bueno
  • Ninhursag: diosa de la madre tierra
  • Ninkasi: diosa de la elaboración de alcohol
  • Ninkurra: diosa madre menor
  • Ninlil: diosa del aire
  • Ninmah: diosa creadora
  • Ninsar: diosa de las plantas
  • Ninsikil: diosa patrona del paraíso mítico de Dilmun
  • Ninsubur: diosa o dios mensajero
  • Ninsuna: diosa de las vacas
  • Nintu: deidad madre
  • Ninurta: dios de Nippur
  • Nunbarsegunu: diosa madre
  • Nusku: dios de la luz y el fuego
  • Oannes: Personaje mitad hombre mitad pez
  • Pasittu: demonio que arrebata bebés
  • Šamaš: dios del sol y de la justicia
  • Sin: dios de la luna (otro nombre de Nannar)
  • Tasmetu: diosa consorte de Nabu
  • Tiamat: diosa dragón
  • Tišpak: dios de Ešnunna
  • Uras: diosa ctónica (véase ctónico)
  • Utnapishtim: protagonista del diluvio
  • Utu: dios del sol
  • Uttu: diosa de los tejidos y la ropa
  • Utukki: demonios del inframundo
  • Zarpanitu: diosa del nacimiento
  • Ziusudra: protagonista del diluvio

A continuación le dejamos algunos enlaces de su interés:

(Visited 658 times, 1 visits today)

Deja un comentario