Rosario al sagrado corazón de Jesús

El Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, está compuesto por un conjunto de oraciones y plegarias, conformadas por cinco decenas, las cuales, son invocadas en honor a las cinco llagas de dolor que padeció Nuestro Señor Jesucristo.

rosario al sagrado corazón de Jesús

Rosario al Sagrado Corazón de Jesús

El Rosario al sagrado corazón de Jesús, son plegarias religiosas recitadas en le doctrina del catolicismo, para conmemorar parte de la Pasión de Cristo, pues está compuesta por 5 decenas, con las cuales se le rinde tributo a las cinco llagas de Jesús en la Cruz.

Generalmente, el Rosario al sagrado corazón de Jesús, se reza para solicitud del perdón de los pecados y la obtención de la gracia de la Misericordia. Puede ser rezado de manera individual o en grupos, y consagrarlo a alguna causa particular u especifica.

Los participantes del santo rosario, al iniciar, deben realizar la oración de San Ignacio, en vez del tradicional acto de contrición. El mismo se hace de la siguiente forma: Ánima Christi

Santifícame poderosa alma de Jesús;

Sálvame, Cuerpo de nuestro Señor Jesucristo;

Vivifícame, inmaculado Corazón de Jesús;

Embriágame, Oh poderosa Sangre de Cristo;

¡Lávame!, con el agua del costado de Cristo;

Confórtame, Pasión de Cristo;

Escúchame, ¡Oh, buen Jesús! y escóndeme dentro de tus llagas;

Defiéndeme del enemigo maligno y no permitas que me aparte de Ti.

Mándame a ir hacia Ti a la hora de mi muerte,

Para que con La Virgen María, San José, tus Santos y todos tus Ángeles,

te bendiga y te alabe eternamente y por los siglos de los siglos. ¡Amén!.

(Con este rezo, según la tradición religiosa, se obtienen 300 días de Indulgencias a quienes oren).

Al comienzo de cada decena, se debe repetir la siguiente frase:

V.- Oh Jesús, tu que eres de humilde y dulce Corazón,

R.- Haz que el mío sea semejante al tuyo.

(Al repetir esta frase, según la tradición religiosa, se obtienen 300 días de Indulgencias a quienes oren)

Luego, deben pronunciar diez veces:

V.- Sagrado Corazón de Jesús,

R.- En ti confío

(Al repetir esta frase, según la tradición religiosa, se obtienen 300 días de Indulgencias a quienes oren)

Con respecto a las cuentas grandes, en cada una se debe pronunciar lo siguiente:

V.- Corazón Inmaculado de la Santísima Virgen María

R.- Sé la Salvación del alma mía

(Al repetir esta frase, según la tradición religiosa, se obtienen 300 días de Indulgencias a quienes oren)

Y, cuando ya vayan a concluir la quinta decena, los participantes deben repetir:

V.- Dulce Corazón de Jesús

R.- Sé Tú mi amor y ten piedad de nosotros

(Al repetir esta frase, según la tradición religiosa, se obtienen 300 días de Indulgencias a quienes oren)

V.- Dulce Corazón de María

R.- Ruega por nosotros

(Al repetir esta frase, según la tradición religiosa, se obtienen 100 días de Indulgencias a quienes oren)

Este santo Rosario al sagrado corazón de Jesús, es considerado como un tesoro verdadero de Indulgencias, ya que al repetir las oraciones que lo conforman, los participantes se ganan 18 mil 500 días de Indulgencias, en tan solo 3 minutos de duración.

También está constituido de otras frases como las que se colocan a continuación, que fueron extraídas de Rosario al sagrado corazón de Jesús, que fue aprobado en Canadá, por parte del Obispo de Montreal, y que estuvo originalmente publicado en idioma francés.

V.- Sagrado Corazón de Jesús

R.- ¡Misericordia!

(Al repetir esta frase, según la tradición religiosa, se obtienen 50 días de Indulgencias)

V.- Corazón agonizante

R.- Ten piedad de los moribundos

Para el cierre final, se reza un Padre Nuestro y un Ave María, especialmente si se está ofreciendo el santo rosario, para mejorar la salud de una persona enferma.

La santa Iglesia en la actualidad, ha clasificado las indulgencias únicamente en dos tipos: parciales y plenarias, siendo estas últimas aquellas que se adquieren cuando se está en el purgatorio y se va a rescatar a un alma, obteniéndose solo una por día.

Las parciales, se obtienen a través de las acciones u oraciones que se realicen, siendo hasta de carácter dobles, cuya indulgencia misma la enriquece. Cabe destacar que es necesario estar en gracia de Dios para poder ganar indulgencias, además de rezar por las intenciones del Santo Padre.

rosario al sagrado corazón de Jesús

Novena al sagrado corazón de Jesús

El Rosario irresistible al sagrado corazón de Jesús, se inicia como en la mayoría de los rosarios u otros tipos de plegarias y oraciones, con la realización de la señal de la Cruz. Cada oración debe repetirse una diez veces, y al final de cada una, se reza un Padre Nuestro, un Ave María y un Gloria.

Generalmente, el santo Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, se recita dentro de una novena o novenario, el cual puede ser dedicado a alguna causa o para solicitar un favor en pro de caso de salud o bienestar de quienes participan en la novena o para alguien cercano a estos. La novena se comienza recitando las siguientes palabras:

1.- Señor, tu que dijiste: “Busca y hallas, llama y se les abrirá, pide y recibirás”.

Por eso Padre: Yo busco, yo llamo y pido esta gracia (se hace la petición especial)

2.- Señor, tu que dijiste: “Todo lo que le pidan a mi Padre en mi nombre, se les será concedido”.

Por esa razón, en tu nombre Señor le pido al Padre santo por esta gracia.

3.- Señor, tu que dijiste: “Cielos y tierras pasarán, más mis palabras no pasarán”.

Concédeme esta gracia, Oh dulce Jesús mío.

4.- Señor, tu que dijiste: “Yo soy el amor, la luz y la paz”.

Dame tu amor, tu luz, tu paz y la tranquilidad, la salud que necesito hoy en mi hogar.

5.- Señor, tu que dijiste: “Todo el que crea en Mí, se salvará”.

Pues yo en Ti creo y por tanto de ti espero por mi salvación y la de mi alma.

NOTA: Al final, se reza un Credo.

rosario al sagrado corazón de Jesús

Historia del Rosario y sus letanías

Este santo Rosario se suele rezar en honor al Sagrado Corazón de Jesús, siendo tomado como una corona o coronilla, conformada por cinco cuentas mayores y treinta y tres menores, estas últimas en salutación por los 33 años que vivió nuestro Señor Jesucristo en el mundo.

En cuanto a las cinco cuentas mayores, se incluyen para honrar las cinco llagas que padeció Cristo mientras estuvo en la Cruz. Y también, en correspondencia de aquella corona de espinas penetrantes, se presenta ésta corona de piadosos afectos, la misma con que vio la Venerable Madre Margarita, coronado al Corazón Santísimo.

Al iniciar cada cuenta mayor, se dirá siguiente afecto:

Oh Dulcísimo Jesús, haz que mi corazón sea como el tuyo

Y con cada cuenta mayor se pronunciará lo siguiente:

Oh santo Cristo afligido en el Huerto, te adoramos;

Que en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía

Has sido despreciado por los hombres ingratos.

tú sólo Altísimo Jesús; Tu sólo Santo; tu sólo Señor.

Y con cada cuenta menor se pronunciará lo siguiente:

Corazón sacratísimo de Jesús, te adoramos;

Con el divino fuego en que te abrasas, enciende mi corazón.

Al final, se reza el Padre nuestro y Ave María, acompañado con la oración siguiente:

Oh! Jesús, que en el Sacramento del Altar te dignaste a darnos todo en manjar,

Llevado por el maravilloso milagro del amor que habita en tu Corazón,

Haz que todos los que de corazón lloramos y detestamos los sacrilegios e injurias,

cometidos en este sagrado misterio por los ingratos mortales contra Ti,

Con los afectos de tu sacrosanto Corazón, seamos encendidos,

y enaltezcamos con dignas alabanzas a la misericordia de ese mismo Divino Corazón,

haciéndolo por toda la eternidad. ¡Amén!.

rosario al sagrado corazón de Jesús

Oración especial

Como ya se ha dicho, el Rosario al Sagrado corazón de Jesús, es un compendio de un grupo de oraciones y plegarias, que se realiza principalmente para buscar el perdón de los pecados de la humanidad, y el otorgamiento de la gracia de Dios y su misericordia.

Pero, también, muchos de los fieles lo realizan de manera habitual o dentro de novenarios de fechas conmemorativas o festividades religiosas, para ofrecerlo como ofrenda generosa ante Dios, su Santo Hijo y hasta a María Santísima rogando por su intervención ante el Padre y el Hijo, por la sanidad de la familia, un ser querido o de nosotros mismos.

Una de estas oraciones es la siguiente:

¡Oh, Sagrado Corazón de Jesús!

Al cual, le es imposible no sentir compasión por los infelices,

Te pedimos hoy en este día que tengas piedad de todos nosotros,

Hombres y mujeres, pobres pecadores,

y concédenos por medio del Corazón Inmaculado de María,

las gracias que hoy humildemente te pedimos, ¡Amén!

¡Oh venerable San José!,

Fiel guardián de los Corazones Sagrados de María y de Jesús,

ruega por todos nosotros. ¡Amén!

Para finalizar esta oración, se debe cerrar con el rezo de la Salve.

Letanías al Sagrado Corazón de Jesús

Dentro del Rosario al Sagrado Corazón de Jesús, al igual que otros rosarios pertenecientes a la doctrina del catolicismo, está conformado por las santas letanías, las cuales también se ofrecen en nombre de alguna entidad celestial y a cambia de algún favor por la salud y la salvación de todas las almas.

V.- Señor, ten piedad de todos nosotros.

R.- Señor, ten piedad de todos nosotros

V.- Cristo, ten piedad de todos nosotros.

R.- Cristo, ten piedad de todos nosotros

V.- Señor, ten piedad de todos nosotros.

R.- Señor, ten piedad de todos nosotros.

V.- Cristo, óyenos.                                         R.- óyenos

V.- Cristo, escúchanos                                  R.- escúchanos

V.- Dios Padre celestial                                R.- Ten piedad de nosotros

V.- Dios Hijo, Redentor del mundo          R.- Ten piedad de nosotros

V.- Dios, Espíritu Santo                               R.- Ten piedad de nosotros

V.- Santísima Trinidad                                 R.- Ten piedad de nosotros

V.- Corazón de Jesús, Templo dignísimo del Padre Eterno,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, asiento del Verbo Divino,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, morada del Espíritu Santo,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, Sagrario de la Santísima Trinidad,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, en quien habita toda la plenitud de la Divinidad,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, en quien están depositados los tesoros de la Sabiduría eterna,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, en quien se encierran las riquezas del amor increado,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, afligido por nosotros,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, injuriado con nuestras ingratitudes,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, herido con la lanza por nuestros pecados,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, fuente de toda consolación,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, refugio de los atribulados,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, amparo y defensa de los que te adoran,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Corazón de Jesús, delicia de todos los Santos,

R.- Inflama mi corazón con el amor divino en que te abrasas.

V.- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, R.- perdónanos Señor.

V.- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, R.- escúchanos Señor.

V.- Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, R.- ten piedad de nosotros Señor.

V.- Jesús humilde y manso de Corazón, R.- haz que mi corazón sea como el tuyo

Oración final

Oh Señor, Divino Jesucristo, tu que dejaste al descubierto

las innumerables riquezas de tu Corazón,

y todos los beneficios nuevos de tu santa Iglesia;

haznos capaces de corresponder al amor de tu sacratísimo Corazón,

ayúdanos a compensarte por las injurias hechas por los hombres ingratos,

aliviando un poco así las penas de tu afligidísimo Corazón. ¡Amén!.

A los muchos y piadosos afectos, estas son las fórmulas que pueden servirles como ejemplos con los cuales pueden ejercitar sus almas espirituales, al momento de manifestarles su devoción amante ante el divino Corazón de Jesús.

Afectos para ejercitar el culto al Sagrado Corazón de Jesús   

Existe diversos ejercicios que componen el culto celestial al Sagrado Corazón de Jesús, y que vienen a formar parte de la preparación previa al rezo de novenas, oraciones, coronas o coronillas, incluyendo por supuesto al santo Rosario al Sagrado Corazón de Jesús.

Dichas prácticas que forman parte del culto, fueron enseñadas por personas ilustres en mística y en santidad. Como ejemplos, se darán a continuación algunos afectos y oraciones dedicadas al Corazón Sagrado y amabilísimo de Jesús, para que sirvan cada una de inspiración para su devoción.

Alabanza y adoración

¡Oh Divino Corazón de Jesús!, eres digno de ser adorado por ángeles y los hombres,

¡Oh Maravilloso Corazón de Jesús! digno de adoración por ser fuente de todos los bienes,

Te brindo mis infinitas alabanzas por ser el origen de todas las virtudes,

por ser entre todas las criaturas, el de mayor agrado de la Santísima Trinidad.

¡Oh dulcísimo Corazón de Jesús! Yo te adoro profundamente y te alabo,

con todos los sentidos de mi pobre corazón.

De los más amantes serafines y toda tu corte celestial, yo te ofrezco alabanzas,

Y todas las alabanzas que puedan entrar en el Corazón de tu Santísima Madre.

Ejercicio de amor

¡Oh amantísimo Corazón de Jesús!, ardentísimo en el amor de los hombres,

Porque es un Corazón humildísimo, generosisimo, mansisimo, nobilísimo, y liberalísimo.

¡Oh Corazón de mi Padre, Esposo y Redentor!

¡Oh Corazón, que sirves como refugio especial para el descanso de mi alma,

descanso de las almas castas que han sido víctima por mis pecados.

¡Oh amabilísimo Corazón de Jesús!, que resulto herido con la lanza de mi amor,

Yo los amo con todas mis fuerzas, mi alma y corazón;

Y todos los instantes de mi vida, deseo continuar este amor,

y que todos los hombres, los amen con una amor igual.

Invocación por medio del Rosario al Sagrado Corazón de Jesús

¡Oh poderosísimo Corazón de Jesús!, Señor de todos los corazones,

Mantén sujetos a tu imperio nuestros corazones; ejercítale en las almas justas,

y oblígalos con tu santo poder a que los rebeldes e ingratos corazones te sirvan.

¡Oh noble Corazón de Jesús, ejemplo perfecto entre todos los corazones,

Haz que los nuestros sean semejantes al tuyo,

Con la mismo obediencia y humildad, que querías que aprendiéramos de ti.

Dolor por las injurias cometidas en contra del Corazón de Jesús

¡Oh Corazón de Jesús! que por los hombres has sido amado y también olvidado,

Yo, que soy un pecador ingrato, me encuentro vehementemente conmovido

Por las ofensas e injurias que padeces por nuestra ingratitud,

especialmente en lo que se refiere con el Santísimo Sacramento de Amor.

Llego hasta ti, reconociéndome cautivo, pidiendo perdón por mí y en nombre de los hombres,

¡Oh dulcísimo Corazón de Jesús!, pudiera yo con mi sangre y mis lagrimas

borrar todas las ofensas y sacrilegios que ha sido cometidas contra ti.

Ofrecimientos al Sagrado Corazón de Jesús

¡Oh amantísimo Corazón de Jesús!, digno de todo mi amor y adoración,

Yo, [se dice el nombre de la persona] en el deseo de borrar y compensar

tantas y graves injurias  que fueron cometidas contra ti,

eliminando de mi esa parte del vicio ingrato,

te consagro y entrego de todo mi corazón conjuntamente con todos sus afectos,

al igual que con todo cuanto soy, me doy a ti por entero.

Manifiesto que es mi deseo sincero y puro,

olvidarme de todo desde esta hora y desde este sagrado momento,

de todas mis cosas y hasta de mí mismo, para que al quitar todos los obstáculos,

pueda entonces entrar en tu Corazón Sacrosanto,

que me has abierto, con una singular misericordia,

y habitar dentro de él, tanto en vida como en muerte, junto a los siervos fieles.

Gustoso ofrezco a este Divinísimo corazón, toda la satisfacción y méritos,

que pueda obtener a través de los santos sacrificios de la Misa,

de las manifestaciones de obediencia y humildad, obras de penitencias y otras oraciones,

así como de todas las demás virtudes que por todo el tiempo que me quede ejercitare,

por el resto de mi vida y hasta el último aliento de ella.

Pido humilde ante el Corazón de Jesús,

que se digne de admitir esta perfecta donación que le hago de todas mis cosas,

no sólo como honra y alabanzas al Corazón Santísimo,

sino también para que cuente con la facultad de ofrecerlas al que más le agradare.

Toda la satisfacción que pueda tener mediante mis obras,

las tengo cedida a las ánimas del Purgatorio,

para que se les otorgue, de acuerdo al beneplácito del Corazón de Jesús.

Pero, esta donación no debe impedir, que yo pueda ofrecer mis oraciones y Misas,

según lo demandaren algunas veces la caridad y la obediencia,

valiéndome entonces, de los bienes ajenos que ya le pertenecen al Corazón de Jesús.

Entonces, todas las obras de virtud que ejercitare, quedarán como bienes propios suyos,

Consagradas y dedicadas al Corazón de Jesús, como es mi intención que queden.

¡Oh Santísimo Corazón de Jesús! te ruego me enseñes el camino que debo tomar,

para que llegue a conseguir la pureza de tu amor, olvidándome de mí mismo,

tras haber infundido en mi ese deseo.

Pero, siento que de no contar con tu gran auxilio,

no habrá maneras de obtenerlo, solo tú puedes dármelo.

¡Oh santísimo Corazón de Jesús!, Perfecciona dentro de mí,

todo lo que es conforme y agradable a tu voluntad.

¡Oh santísimo Corazón!, se deberá sólo a ti, toda la gloria de mi santidad,

En el caso que yo merezca conseguirla,  pues no quiero aspirar a la santidad,

con otro fin que no sea el de tu gloria y alabanza. ¡Amén!.

El Venerable Padre Colombière, hizo este ofrecimiento devoto, considerado como digno de su elevado espíritu, propicio para la formación de amantes serafines, en camino al Sacratísimo Corazón de Jesús. Esto lo emulo de su hija espiritual, la Venerable Margarita, quien hizo una entrega similar de sí misma y de sus cosas al Corazón Sagrado, a petición del propio Cristo.

Al entregársela escrita, obtuvo como recompensa, que nuestro Señor Jesucristo, le retribuyera tal donación de la misma manera, con el estampado de una auténtica escritura, firmada o rubricada con el sello real de su Sacrosanto Nombre, que es una de las riquezas  del tesoro inmenso de su sacratísimo Corazón.

Si alguna persona, desea hacer este feliz contrato con el excelso Corazón de Jesús, aspirando a la perfección y en virtud de que su alma, renuncie a sus buenas obras en Jesús, quedara entonces mejorada con respecto a las riquezas y bienes de su Corazón divino. A cambio de esta muestra de buena voluntad, el Señor le ofrecerá autenticarle su firma, añadiendo en dicho acuerdo el año, mes y día, en que lo hiciera.

Un perfecto día para ello sería después de la Octava del Corpus, o de algún otro Viernes que se dedique o consagre al Corazón Sagrado de Jesús, un vez que se haya recibido mediante la conmemoración de la Sagrada Comunión.

La persona podrá renovarle todos los años, mediante la celebración del día de la fiesta principal del Corazón de Jesús para mayor firmeza de su afecto. De igual manera, podrá hacerlo en las mayores ceremoniales donde se honre a Cristo, Dios y Señor nuestro. Sin embargo, se le advierte que este piadoso ofrecimiento, es para una generosa y noble demostración del amor hacia el sagrado Corazón de Jesús, y no por algún voto u obligación que lleve consigo algún de pecado mortal o venial.

rosario al sagrado corazón de Jesús

Las doce promesas del Sagrado Corazón de Jesús

El rosario al sagrado Corazón de Jesús, contempla además la existencia de las doce promesas que hace el sagrado Corazón de Jesús a sus fieles.

¡Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío!

1.- A las almas que se consagran a mi corazón, les otorgaré las gracias que necesiten para su estado (Referido a la Condición Civil y vida Legal de la persona).

2.- Les brindare paz a ellas y a sus familias.

3.- Les daré consuelo en todas sus angustias.

4.- Seré un refugio y amparo seguro durante el trayecto de sus vidas, y estaré con ustedes especialmente a la hora de su muerte.

5.- Derramaré abundantes bendiciones sobre sus Negocios y Empresas.

6.- Dentro de mi Corazón, los pecadores hallarán el océano y la fuente de infinitas Misericordias.

7.- Se harán fervorosas todas las almas tibias.

8.- Las almas fervorosas, se enaltecerán velozmente hacia su gran perfección.

9.- En los hogares donde sea expuesta y se honre mi imagen de sagrado corazón, recibirán mi bendición.

10.-Otorgaré la Gracia de mover los corazones de los pecadores empedernidos a los Sacerdotes.

11.- Aquellos quienes trasciendan ésta Devoción, tendrán dentro de mi Corazón su nombre escrito para jamás ser borrado de Él.

12.- A los que por nueve meses consecutivos comulguen el primer viernes de cada mes, contaran con la gracia de la penitencia final.

rosario al sagrado corazón de Jesús

Devoción al Rosario del Sagrado Corazón de Jesús

Desde los primeros tiempos de la Iglesia, se comenzó a cultivar una devoción hacia el Sagrado Corazón de Jesús, que luego fue transferido al rezo de su santo Rosario. Esto tuvo su origen cuando los fieles comenzaron a contemplar el costado y el Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua tras aquella herida de la lanza mortal, como un lugar para la meditación.

Por ese Corazón, fueron abiertas las puertas del Cielo y luego de allí, nació la santa Iglesia. Esta devoción al Rosario del sagrado corazón de Jesús se eleva por encima de otras devociones cristianas y católicas, ya que por medio de esas oraciones, estamos venerando al mismo Corazón de Dios.

El mismo Jesús dejó establecido en qué consistía esta santa devoción, lo que se conjuga en dos palabras: Amor y Reparación. El amor que nos manifestó al morir por nosotros en la Cruz y por el cual debemos mostrar eterna gratitud, y la reparación a los muchos desagravios e injurias que recibió.

Si te gusto este articulo, te invitamos a leer también estos:

(Visited 2.667 times, 16 visits today)

Deja un comentario