Descubre la Poderosa Oración a San Antonio de Padua

Entre las oraciones más destacadas que rezan los seguidores de la iglesia católica tenemos la oración a San Antonio de Padua. Si están interesados en conocer al respecto, les invitamos a seguir leyendo para que descubran algunas de las potentes plegarias que emplean sus devotos.

¿Quién fue y porqué se le ofrece oración a San Antonio de Padua?

Antes de empezar a orarle es conveniente tener conocimiento, aunque sea mínimo, sobre este santo. Es decir, conocer un poco de su historia y qué hizo para ser canonizado.

Antonio de Padua fue un sacerdote de la Orden Franciscana, predicador y teólogo. Más adelante, fue reconocido como doctor de la iglesia.

En todos sus años de vida predicó y ayudó a muchas personas acercándolas a Dios. Recibió mucho cariño de la gente que lo rodeaba por sus grandes obras católicas y por ayudar a los necesitados sirviendo como un médico.

Su labor como médico no era solo curar enfermedades, ya que también hacía “arrepentirse” a los pecadores. Estos, admitían sus pecados, se curaban y seguían por el camino de Dios.

El siguiente video se los recomendamos si quieren saber más sobre la vida de San Antonio de Padua:

San Antonio de Padua fue el segundo santo en ser canonizado por la Iglesia Católica, y sus escritos para dar sermones y predicar se han expandido por todo el mundo. En muchos países se le rinde homenaje y se le pide ayuda cuando se le necesita.

Milagros que se le atribuyen

Como santo, son muchos los milagros que se le atribuyen, entre ellos tenemos los siguientes:

  1. Visita del niño Jesús

La historia cuenta que cuando Antonio era apenas un fraile dentro de la iglesia, él recibió la visita del niño Jesús. Este milagro dio origen a muchas pinturas donde se ve al santo abrazándolo.

  1. Techo para las tormentas:

Sucedió durante unas de sus tantas predicaciones. Ese día llegó a la iglesia tanta gente que no cabían todos y él decidió llevar a cabo el oficio al aire libre. Al salir, el clima anunciaba una tormenta y esto asustó a muchos de sus fieles. En ese momento, él predijo: “No habrá ningún problema, lloverá pero ustedes no se mojarán”. Todo transcurrió como él había dicho: ninguno se empapó por la lluvia. Esto fue considerado un milagro.

  1. La mula:

Durante una discusión entre San Antonio de Padua y un individuo que no creía en él, éste le retó a que “invocara” la presencia de Dios o Jesús. El reto consistió en mantener a una mula en ayuno y tiempo después soltarla para que eligiera entre la comida o una figura religiosa.

La mula al tener esas dos opciones lo primero que hizo fue arrodillarse ante la figura religiosa, que en ese caso fue una imagen de Cristo.

Tipos de oraciones a San Antonio de Padua

San Antonio de Padua es muy famoso y como tal cuenta con una gran variedad de plegarias generadas en su honor. Tiene no solo súplicas específicas para diferentes malestares, sino también oraciones generales que incluyen muchos de los problemas cotidianos de las personas.

Les recordamos que no siempre la oración más larga es la indicada, todo depende de la necesidad de cada quien y de su fe. Si se sienten cómodos con una plegaria extensa, corta, específica o general, esa será la correcta para ustedes y con la que podrán transmitir mejor su súplica.

Primer tipo de oración a San Antonio

Este tipo de oración se presta para que cada creyente la modifique a medida que la vaya rezando y la ajuste a sus necesidades. Lo mejor es encontrar la que más les guste y con la que se identifiquen por las bendiciones recibidas.

A continuación, un ejemplo de una oración que invoca tanto a Dios como a San Antonio y se puede rezar diariamente.

Oh Dios, que escogiste a San Antonio como modelo de todas las bondades y virtudes de toda la humanidad. Has transformado para bien a muchas almas a través de sus sermones y su buen ejemplo.

Concédeme a mí, tu fiel siervo, que pueda transformarme completamente en un seguidor tuyo, olvidándome de los pecados y de cualquier ansia de pecar, conviérteme en alguien de tu agrado para que pueda predicar bondad como San Antonio de Padua. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén”.

Otra oración a San Antonio de Padua que se pueda usar diariamente es la siguiente:

“Dispón de mí, ¡oh, glorioso San Antonio! Amigo del Niño Jesús e hijo amado de María Inmaculada.

De ti nunca se escuchó mal alguno. Escuchando a los muchos que han recurrido a ti, implorando vuestra protección, ninguno fue o será abandonado.

¡Oh tranquilizador de los adoloridos y consternados! Entusiasmado y con confianza vengo a ti, pidiendo bajo el peso de mis errores. Me arrodillo a tus pies y suplico que, a pesar de todos mis pecados, no me ignores y cumplas mis pedidos.

Tú que eres tan poderoso y estás tan cerca del corazón de Jesús, escúchame amablemente y has que mis deseos se hagan realidad, mis pesares se desvanezcan e ilumines mi camino hacia Dios.  Amén”.

Segundo tipo de oración a San Antonio de Padua

El Santo de los objetos perdidos, así es una de las maneras que se le conoce a San Antonio de Padua, por ello, el segundo tipo de oración es para encontrar las cosas que uno ha perdido. A continuación, un ejemplo:

“Bendito San Antonio, tú que has practicado el poder sagrado para encontrar lo que todos han perdido.

Ayúdame a encontrar la gracia del Señor, hazme atento al servicio de Dios y que pueda vivir de acuerdo con sus bondades y virtudes.

Haz que encuentre lo que se me ha perdido, para que así me muestres la presencia de Dios y de tu bondad. (Gloria al Padre, al hijo y al espíritu santo, Amén.)

San Antonio, glorioso cordero de Dios, famoso por tus ideales y los méritos milagrosos que hiciste durante toda tu vida, ayúdame a encontrar las cosas perdidas.

Dame tu ayuda e ilumina nuestra mente en la búsqueda de la voluntad de Dios. Ayúdame a encontrar de nuevo la vida de gracia, que mis pecados profanaron y condúceme hacia la gloria prometida por nuestro Salvador.  Te pido esto por Cristo, nuestro Señor. Amén”

oración a san Antonio de Padua

Esta otra oración es más corta y puede servir para lo mismo que la anterior, encontrar cosas perdidas:

“¡Oh Glorioso San Antonio de Padua!

Las cosas que he extraviado son halladas por obra de tu ayuda, gracias a tu mediación y el cómo actúas con todos tus devotos. Yo te ruego y suplico que me otorgues el camino hacia la divina gracia y me permitas encontrar todo lo que he perdido (aquí incluir lo que se desea que él encuentre).

El favor que ahora te pido lo deseo desde el fondo de mi corazón, te imploro que actúes sabiendo que todo será para la Gloria de Dios y el bien de mi alma. Amén”.

Tercer tipo de oración

San Antonio de Padua es famoso por transformar en realidad deseos de cualquier índole, y por eso hay muchas plegarias que se le ofrecen. A continuación, algunas de las oraciones más poderosas para cumplir deseos:

“¡Oh admirable y bienaventurado protector mío, San Antonio de Padua!

Siempre he tenido mucha confianza en que cada vez que necesite de ti, tú me vas a ayudar en todas mis necesidades, rogando por mí al Señor a quien sirves directamente allá en lo más alto.

A la Virgen Santísima a quien amaste mientras estabas en la tierra y al divino Niño Jesús que tan bien se llevaban.

Te suplico que les ruegues por mí, para que por tus palabras me escuchen y puedan cumplir lo que les pido”.

La anterior es una oración corta y general para pedir deseos, si se busca una más específica, a continuación la siguiente:

“¡Oh san Antonio, el más compasivo de todos los santos! Tu amor por el Señor y sus creaciones te otorgaron su favor y bendición para crear milagros por donde pases.

Yo te suplico que le cuentes mis penurias a aquel que tanto te quiere, al que le gustaba estar en tus brazos. Susúrrale al Niño Jesús en mi nombre, para que él junto a ti, me puedan ayudar en lo que hoy te imploro. Aquí te pido… (Expresa tu petición)

Lo que te pido no es tan grande como todos los milagros que ya has hecho, solo lléname de tu favor y gracia. Concédeme lo que suplico y te estaré en deuda eternamente, compadécete de mí y ayúdame ¡oh tú, San Antonio, que tienes  un corazón lleno de la bondad que necesito! Amén”.

oración a san Antonio de Padua

Cuarto tipo de oración a San Antonio de Padua

Este tipo de oración es parecido al anterior, se centra en pedir ayuda para resolver los problemas que nos atormentan. Con la asistencia de las siguientes oraciones, tus circunstancias las encomendarás a Dios a través de San Antonio de Padua.

“Te saludo San Antonio, santo de los necesitados y del que ha perdido el camino.

Me llena de felicidad los favores que nuestro Señor te ha dotado. Te aseguró que tú ni nadie olvidará tu momento de mayor dicha, cuando el divino niño se acurruco y estuvo contigo.

¡Oh, qué gran dicha y alegría llenaría tu corazón! Por este especial privilegio que tuviste, por la alegría que sentiste y sentirás ahora que puedes hablar con Él cara a cara, te pido y ruego hoy.

¡Oh querido San Antonio! Ayúdame con mis quejas, problemas y ansiedades, y con lo que me atormenta hoy en día: (Aquí mencionas tu problema).

Deja que tu piadoso corazón se conmueva con mis súplicas, escúchame y respóndeme intercediendo a mi favor. 

 Cuéntale al Señor de los altos cielos de mis plegarias y necesidades de su devoto siervo. Tan solo una palabra que le digas hará que mi corazón se llene de alegría y dirigirá mi camino hacia el éxito que necesito. Amén”.

En tiempos de necesidad cuando no da tiempo para una oración elaborada, solo hacen falta unas pocas palabras y San Antonio de Padua nunca te defraudará:

“San Antonio, quien recibió la bendición del Divino Niño, escúchame y concédeme lo que hoy te pido.

Querido San Antonio, poderoso hacedor de milagros, yo note pediré uno, sólo te pido que me concedas lo que te suplico.

Misericordioso Santo, nunca defraudas a los que te suplican, sé que tampoco me defraudarás a mí, así que concédeme lo que te pido. Por la gracia de Dios. Amen”.

Quinto tipo de oración

Estas oraciones resultan ser las más potentes, ya que se le pide que intervenga “directamente” ante cualquier necesidad que se le plantea.  Esta clase de oración a San Antonio de Padua termina siendo bastante general, pero es grandiosa por la fe que transmite.

oración a san Antonio de Padua

 “¡Oh bendito San Antonio! Tú eres el más gentil de todos los santos, tu amor por Dios y tu cuidado por todas sus creaciones te dieron el derecho de hacer milagros por cualquier lugar que pasaras.

 Los milagros rodean tu ser y hacen cumplir tu palabra, ya que tú estás siempre dispuesto a hablar y actuar por los necesitados, perdidos o desafortunados. Te imploro intercedas por mí… (Aquí mencionas dónde o en qué quieres que él intervenga).

La respuesta a mis plegaria no necesita de ninguno de tus grandes milagros, por eso espero que no sea ningún tipo de problema para ti cumplirle un simple deseo a tu fiel siervo y cordero de Dios.

¡Oh gentil y querido santo! la bondad y compasión llena tu corazón, hazle saber mis problemas al Niño Jesús y al Señor de todos nosotros, sólo eso y tendrás por siempre la gratitud de mi corazón. ¡Oh santo de la bondad y milagros! Amén”.

Oración a San Antonio de Padua, la más eficaz.

La siguiente oración es una que me ha servido siempre que la he usado, es la que nunca falla. Cada vez más la recomiendo e incluye muchas cosas de las oraciones antes mencionadas, además de que es bastante versátil.

 “¡Oh glorioso San Antonio!

Dios te ha elegido como embajador de los humanos en nuestros apuros y problemas de la vida cotidiana, convirtiéndote también en nuestro defensor de los desafortunados y perdidos del camino del Señor.

Te ruego, protégenos con tú gracia y cuidado en todas nuestras necesidades y dificultades de nuestra vida.

Otórganos sincero y eterno amor, mucha confianza en nuestro Señor y un alto apego a las bondades de la vida. Ofrécenos lo mismo a todos, desde los necesitados a cualquiera que te ruegue y te tenga en cuenta a la hora de los rezos.

Especialmente suplico tu intervención en este favor que te pido hoy. (Contar en lo que necesitas que intervenga)

¡Oh Bondadoso y misericordioso San Antonio! Te agradezco de una vez, porque sé que tú siempre me escuchas y haces cumplir la voluntad de Dios. Amén”.

oración a san Antonio de Padua

Milagros poco conocidos sobre San Antonio de Padua

Una vez conocidas todas las oraciones anteriores, no se pueden perder el saber algunos más de sus milagros. Tal vez, la próxima vez que hagan una oración a San Antonio de Padua, reciban también un milagro.

  • Peces de Dios:

Durante una época donde San Antonio predicaba en un pueblo. La gente dejó de ir a la iglesia por culpa de algunos no creyentes que no los dejaban pasar. San Antonio al descubrir que nadie venía, fue directo a la orilla del mar, donde mucha gente estaba reunida. Al llegar no les dio sermones a las personas, no, él gritó:

“Oigan la palabra de Dios, ustedes los peces del mar, ya que los pecadores de la tierra no la quieren escuchar”.

Al gritar eso, empezó a predicar, los peces en las proximidades empezaron a llegar, saltando y asomándose para poder escuchar a San Antonio de Padua.

  • El perdón al pecador:

Este caso sucedió durante una de las sesiones de “limpieza” de los pecados. Llegó un pecador que no podía hablar nada, solo lloraba y pedía perdón frente a San Antonio.

El pecador no era mudo, era solo que estaba muy arrepentido y no le salían las palabras. Al apreciar eso, San Antonio le hizo escribir una lista de sus pecados. Dicho registro era enorme, pero aun así él la leyó completa en voz alta y en presencia de mucha gente.

Cuando terminó de leerla se la devolvió al pecador. Para sorpresa de éste, la hoja estaba completamente en blanco. San Antonio le dijo que por su arrepentimiento sus pecados fueron limpiados.

No se olviden de revisar los siguientes enlaces, puede que alguno les llame la atención:

Conoce la Poderosa Oración de sanación para los enfermos

Divino Niño Jesús: Historia Oración y Cantos

Oración antigua a San José ¡La más Poderosa!

(Visited 24 times, 1 visits today)

Deja un comentario